8 menús orgánicos fáciles de preparar que puedes empacar en la lonchera

Ocho deliciosas y sanas recetas para preparar la noche anterior y asegurarte de que los niños se alimenten bien en la escuela y lo disfruten.

Dado que la rutina de las mañanas puede ser algo caótica y rápida, pensar en un buen lunch para mandarle a tus hijos a la escuela puede ser un reto. A veces la imaginación no está disponible tan temprano y bajo presión. Es por ello que preparar alimentos la noche anterior es la mejor opción. Así evitas empacar productos procesados o preempaquetados. Aquí te ofrecemos ocho deliciosos lonches para que dejes de preocuparte por esto, y para que tus hijos (o tú) estén más sanos. Procura utilizar productos orgánicos y naturales en la preparación de cada uno.

chicken-wraps-0310-l

1. Rollo para llevar

Los wraps son ideales para los niños porque se pueden hacer con distintos ingredientes. Ya sea con tortilla de trigo o de vegetales, añadir muchos vegetales frescos, queso y un rico dip lo convierte en un gran lunch. Piensa en él como una ensalada enrollada en un sándwich.

070

2. Refrigerios sanos

A muchos niños les gusta comer refrigerios, el problema es que los que se compran preempaquetados estos tienen colores artificiales, sabores y conservadores. Sin mencionar la basura que hace el plástico del paquete. En lugar de ello, empaque un surtido de galletas orgánicas, quesos y untables, y compleméntalo con una fruta fresca y un vegetal y tendrás un gran lunch que cualquier niño devorará.

a2

3. Panqués de fruta y vegetales                                                           

A todos nos gusta un buen panqué. Una gran manera de añadir un poco de fruta o verdura extra al alimento de tus hijos es al añadirlos a tu receta favorita de panqués. Pueden incluir casi cualquier fruta o vegetal dentro (zanahoria, brócoli, hongos).

IMG_4355

4. Bolsitas de pita

Las bolsas de pita son perfectas para las loncheras. Son compactas y están rellenas de cualquier cantidad de ingredientes sanos. Pueden rellenarse con queso, lechuga, tomate, aguacate y cualquier vegetal que se te ocurra.

August-2012-0141

5. Sándwiches tipo paninos

Los paninos son ideales porque derriten todos los ingredientes dentro de un pequeño sándwich. Puedes aplastar aguacate con queso, fresas y queso de cabra.

green-goddess-soup

6. Escoge tu plato de sopa

Para asegurarte que tengas una sopa lista en la mañana, puedes almacenar grandes cantidades de ella en frascos en el refrigerador. Cada mañana simplemente sacas uno de estos frascos del refrigerador, la calientas y la metes a un termo. También puedes mandar una deliciosa sopa fría y poco de pan de granos.

DSC_0639_2

7. Manda porciones de varias cosas

Si tu hijo está cansado de la misma comida, empacar varias porciones de distintas cosas resolverá el problema. Puedes mandarle, por ejemplo, pedazos de fruta en un palito, una porción de pita rellena, nueces, semillas y algunos dips que pueda ponerle a todo lo anterior.

lasagna-009

8. Sobras

Si no te sientes muy creativo o no tienes mucho tiempo, puedes hacer un poco de extra cena y mandarlo de lunch. Esta es una de las mejores opciones para el recreo, un pedazo de lasaña, un poco de espagueti, arroz o vegetales salteados serán bienvenidos por los niños.

 

[Inhabitots]



Receta para unos deliciosos chiles en nogada vegetarianos

La mezcla dulzona, ácida y picante de los chiles en nogada vegetarianos hacen de la experiencia gastronómica un placer casi orgásmico.

Los chiles en nogada son un platillo típicamente mexicano que cuenta historia, cultura y tradición del país. De hecho, se dice que este platillo surgió en el estado de Puebla a finales de la independencia de México, como un homenaje a la bandera trigarante de Iturbide, representando con orgullo a la lucha, héroes y la libertad buscada. 

La mezcla dulzona, ácida y picante de los chiles en nogada hacen de la experiencia gastronómica un placer casi orgásmico. Sin embargo, la mayoría de las recetas de restaurantes cuentan con productos de origen animal; por lo que, en caso que desees adaptar la receta a una dieta vegetariana, te compartimos los siguientes pasos sobre cómo hacer unos chiles en nogada vegetarianos

Necesitas:

Para los chiles y relleno: 6 chiles poblanos grandes, 100 gr de almendras fileteadas, 100 gr de hongos, 2 manzanas en cuadritos, 2 peras en cuadritos, 2 duraznos en cuadritos, 1/2 taza de pasas, 5 jitomates previamente asados, pelados y en puré, 1 cebolla, 2 dientes de ajo, 5 huevos, 1/2 taza de harina, aceite de olivo, nuez moscada en polvo, canela en polvo, hojas de laurel, tomillo y mejorana, sal y pimienta. 

Para la nogada: 250 gr de nuez de castilla, 2 cucharaditas de azúcar, 1 pizca de nuez moscada, 1/2 de leche de almendras y 1/8 taza de jerez. 

Para el topping: 1 granada y perejil desinfectado. 

Instrucciones –tiempo de elaboración: 2 horas–: 

– Para el relleno, pica la cebolla y el ajo hasta que queden muy finos. Una vez listos, colócalos en una cacerola u olla, junto con las hierbas de laurel, tomillo y mejorana. Agrega los hongos –o tofu–, las frutas cortadas, las pasas, las almendras o piñones. Por último, añade el puré de jitomate previamente preparado. Hiérvelo mientras agregas sal y pimienta al gusto. 

– Limpia los chiles poblanos, lavándolos bien, dejándolos escurrir y, una vez secos, colocándolos a la flama del fuego alto. Dales un par de vueltas con unas pinzas hasta que la piel esté quemada y los puedas pelar más fácil. Cada que termines un chile, mételos a una bolsa de plástico. Deja los chiles en la bolsa durante 20 minutos para que suden y se ablande su piel. Después, pásalos por agua y retira la piel quemada. Haz una abertura para retirar las venas y semillas. Guarda los chiles con un poco de sal, pimienta y nuez moscada. 

– A cada chile agrégale el relleno preparado con anterioridad, en una cantidad que sea suficiente para que no se deshagan. 

– Bate los huevos a punto de turrón. Pasa el chile por la harina y, después, por el huevo batido. Fríe en un sartén con aceite suficiente y caliente. Colócalos en un plato con papel absorbente. 

– Para la nogada, licúa la leche de almendras, nuez, 2 cucharadas de azúcar, una pizca de nuez moscada, canela y 1/8 de jerez; sal y pimienta el gusto. Mezcla bien hasta alcanzar la consistencia deseada. 

– Finalmente, coloca el chile en el plato, vierte la nogada con cucharadas generosas y coloca encima el perejil picado junto con la granada. Y listo. 



EcoReceta: Sushi de aguacate y quinoa

El resultado, como intuirás, es frescura al por mayor.

Foto:thesmartcookieblog.com

Uno de los motivos que mantuvieron vivo a uno de los hombres más longevos de los últimos años, al boliviano Carmelo Flores, fue el consumo de quinoa. Es indudablemente uno de los superalimentos favoritos de la década, en parte porque cada vez más se ha estudiado sus beneficios. Además su sabor sobrio, y aún así exquisito, puede combinarse en todo tipo de recetas como ensaladas vegetarianas o snacks saludables.

La quinoa equilibra tus niveles de colesterol, revierte el estreñimiento y te da energía por sus minerales, hidratos complejos y proteínas. El aguacate, por su parte, previene enfermedades cardiovasculares, mejora tu vista y piel, aumenta la absorción de nutrientes en tu organismo, es un antioxidante, etc.

Por ser el aguacate y la quinoa un combo perfecto, hoy te compartimos esta receta de lo más original:

Sushi de aguacate con quinoa:

Quinoa+Sushi+5+8-7-2013+3-28-12+PM

Foto:thesmartcookieblog.com

Ingredientes

1 taza de quinoa

2 tazas de agua

3 cucharadas cafeteras de aceite de arroz negro

1 cucharada cafetera de jarabe de maple

1 pellizco de sal

1 pepino pequeño

1 manojo de espinacas

1 aguacate

4 sábanas de alga para envolver sushi

 

Instrucciones

Pon la quinoa en una olla y agrégale agua, hierve hasta que la quinoa la haya absorbido y quede cocida.

Mientras, corta el aguacate y el pepino en tiras delgadas

En un recipiente mezcla de vinagre, jarabe de maple y un poco de sal

Agrega esa mezcla a la quinoa

Esparce la quinoa sobre el papel de sushi 

Sobre la quinoa coloca la espinaca, un par de trozos de pepino para cada sushi y un par de trozos de aguacate

Envuelve y luego corta los sushis

[thesmartcookieblog]



Ciencia y drama: los alimentos que han sido demonizados en los últimos años

El azúcar, el aceite de oliva, la carne, los transgénicos: todos ellos condenados por la ciencia reciente, pero ¿qué hacer ante la información que nos depara a la desconfianza a todos los alimentos?

Foto: stellar-therapy.com

¿Has sentido que no queda más por comer? Los alimentos inmiscuidos en la cadena de la producción y agricultura industrial están inmersos en el uso de agroquímicos, conservadores, sabores artificiales, ¿Qué hacer?

“Primero fue el azúcar. Y el mundo abrazó la sacarina. Pero luego la sacarina se reveló dañina y apareció la estevia. El aceite de oliva, saludable por el tipo de grasas que posee, fue una vez demonizado hasta que el de girasol le sustituyó como enemigo mortal.” Así comienza un interesante artículo reciente de El País.

Este texto devela una premisa que muy pocos medios tocan. Y es que, es verdad, pareciera que hay tendencias según la información científica en boga. Tampoco es tan extraño, cada vez vamos a ir descubriendo lo que es mejor para el organismo; y la información irá tumbando algunos mitos por otros… lo nocivo es que quizá se siembre una desesperanza respecto a la alimentación en general.

Fernando Rivera, de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), nos comparte una noción básica: más allá de cada uno de los ingredientes, lo que importa más es la mixtura final que integra tu dieta. En el informe reciente de la OMS donde las carnes procesadas se catalogan como cancerígenas la recomendación es comer solamente dos veces por semana este producto, no necesariamente causar la  demonización por completo del mismo.

El equilibrio, como siempre, pareciera la mejor respuesta:

“No son tan importantes los alimentos concretos, que siempre deben ser de calidad y lo más frescos posibles, sino el patrón alimentario [la dieta]” apunta María Ballesteros, nutricionista y vocal de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN).

 

Twitter de la autora: @anapauladelatd



Cómo averiguar si tu producto es orgánico en dos minutos

Existe un estándar de la industria, que aunque no está dirigido directamente a los consumidores, es un indicador que puede revelarte datos importantes.

Cuando vas a un mercado de trato directo con los granjeros locales es mucho más sencillo que te asegures de que tus productos son orgánicos. Pero si estás inmiscuido como la mayoría de nosotros en la vida citadina y quizá tu sitio de compra más accesible es el supermercado, entonces ello se complica.

La especialista en mercado verde, Melissa Breyer, ha desglosado para TreeHugger una fórmula de lo más sencilla para que descubras qué productos del supermercado son orgánicos.

La fórmula, además, puede funcionar en muchas partes del mundo, pues se trata de un estándar internacional que no depende de los gobiernos nacionales. En realidad este código que nos invita Breyer a revisar, no está dirigido a los consumidores, sino a la misma industria (lo que quizá lo hace más seguro. Existe una fórmula para enterarte si el producto que buscas es realmente orgánico y es la siguiente:

Debes ubicar el PLU (Price Look Up) que obedece a un sistema global estandarizado por la Federación Internacional para Productos Estandarizados (IFPS por sus siglas en inglés). Sus códigos son de 5 dígitos y ha sido empleado desde 1990.

Si la serie comienza con un 9, entonces es un indicador de que el producto es orgánico.



Recetas veganas: pasta de crema de aguacate y arúgula

Un toque cremoso no necesariamente debe venir de los lácteos; mira.

Es una de las recetas más rápidas y sencillas. El veganismo no necesariamente es limitado con la imaginación suficiente. Te presentamos hoy una opción del sitio especializado en platillos vegetarianos amuseyourbouche que hará que tu pasta tenga mucho sabor; con propiedades, además, exquisitas para tu salud.

Pasta vegana de crema de aguacate y arúgula

Ingredientes:

150 g de pasta

1 diente de ajo ( o 2 o 3 dientes de ajo asados)

50 g de arúgula fresca

1 aguacate

2 cucharadas de jugo de limón fresco

1 cucharada de aceite de oliva

sal

pimienta negra

Instrucciones:

Hierve la pasta.

Mientras tanto, licúa la arúgula y la pimienta; agrega el jugo de limón y el aguacate picado y licúa de nuevo. Si la mezcla parece muy seca añade entonces un poco de aceite de oliva.

Cuando la pasta esté lista, agrega la salsa que has hecho en la licuadora y deja cocinar por 5 minutos.

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca