Close

TOP: 10 deliciosas maneras de comer vegetales crudos

El verano trae consigo una buena dosis de productos frescos que en otras épocas no se dan o no se antojan. Los mercados, las tiendas y los huertos rebosan de vegetales frescos listos para consumirse. Se pueden asar a la parrilla o saltear, pero esta época se presta para comerlos en su estado natural: crudos. Aquí hay diez recetas para disfrutar vegetales crudos. (Las recetas completas se pueden encontrar en cada enlace.)

slide_309767_2729757_free

 1. Cous cous de rábano

Es un platillo un poco crujiente y un poco cremoso, balanceado entre dulce, amargo y un poco de picante. El aceite de aguacate le agrega profundidad al aderezo sin hacerlo demasiado pesado. Es una ensalada que se puede hacer en menos de treinta minutos, perfecta para una cena ligera entre semana, tal vez con una copa de vino rosado.

2. Pepino cremoso como guarnición

El éxito de este platillo está en los detalles: salar el pepino y la cebolla para evitar que estén pastosos y demasiado suaves, aumentar lo dulce del yogur con un poco de vinagre y azúcar, y agregar limón y eneldo fresco para alcanzar esas sutiles capas de perfume.

3. Ensalada de col veraniega

Algunos chef aligeran la ensalada de col al quitarle la mayonesa al aderezo, pero, ¿por qué quitar ese gusto? Se pueden agregar trocitos de almendra y ajonjolí para un resultado más crujiente, y un poco de jengibre le dará brillo.

4. Ensalada César con queso de cabra

Este es el tipo de receta que podría parecer de restaurante, pero que tiene un alma de comida casera. Tiene su complejidad: una cama de queso de cabra condimentado debajo de la ensalada, unos cuantos jitomates cherry y una capa de queso parmesano. Sin embargo cada una de esas partes es fácil y se puede hacer con anticipación.

5. Slaw de apio, rábano y nabo en salsa de blue cheese

Esta ensalada de verano combina un aderezo agrio y cremoso con una genial lista de vegetales crujientes: rábanos, nabos jóvenes, apio y cebolletas. Ni siquiera es necesario prender la estufa: con un cuchillo y una tabla para cortar estás preparad@.

6. Ensalada de elote y pepino

El aderezo con tintes agrios de yogur recubre este platillo, con elote y pepino cubiertos por una fina capa de sabor. El eneldo y el perejil combinados con la cebolla y el ajo del aderezo se juntan con el queso feta para hacerlo aún más atractivo.

7. Ensalada picante de pepino

Esta ensalada se puede disfrutar inmediatamente o guardarse en el refrigerador para picar ocasionalmente. Va bien con pescado o carne de cordero, y por supuesto también sola

8. Ensalada de verdolaga

Mientras la verdolaga mantiene la ensalada crujiente, el melón le da un contraste dulce y suave, junto con un poco de queso feta salado que redondea el sabor. Pepinos y rábanos también le agregan otra capa a la textura: una rica combinación agridulce.

9. Ensalada de menta y espárragos rasurados

El brillante sabor del espárrago a veces se pierde cuando es cocinado, por eso esta ensalada guarda ese sabor. Cada listón de espárrago le da una sensación crujiente. Las avellanas le hacen eco al queso, y la menta le da a la ensalada una frescura placentera.

10. Ensalada verde partida

Una variedad de verdes se juntan en este platillo: pepino, pistache, aguacate y lechuga entre pasas y queso. Simple como la tradicional ensalada verde con algunas modificaciones que le dan un toque perfecto para esta temporada.

(Huffington Post)

Ver Más
Close