SodaStream, el mayor enemigo de la industria refresquera

Dispositivo ecoamigable que te permite crear bebidas carbonatadas en casa pone a la industria refresco ( Coca-Cola y Pepsi) muy nerviosos.

Las míticas batallas a las que se han enfrentado Coca-Cola y Pepsi a lo largo de la historia ahora cambian de rumbo para enfrentarse con un nuevo enemigo: SodaStream. Se trata de una máquina que permite crear bebidas carbonatadas de varios sabores en casa, lo cual se traduce en un beneficio enorme para el medio ambiente; la idea es poder prescindir de las botellas de plástico.

El eslogan de SodaStream es simplemente: “Con SodaStream puedes ahorrar 2 mil botellas cada año. Si amas las burbujas, déjalas libres”. Este es el mensaje que han buscado transmitir con su última campaña publicitaria, que, además de ser todo un escándalo, arremete directamente contra los gigantes refresqueros Coca-Cola y Pepsi que tienen todo menos conciencia ecológica.

La marca difundió este spot en el Reino Unido, donde se ve a distintas personas utilizando este dispositivo para crear refresco en casa. Cada vez que la activan explotan las botellas de refresco en las tiendas y los almacenes. Poco tiempo después de su emisión, el gobierno prohibió que la pieza fuera difundida en televisión alegando que “denigraba a los refrescos”. Ante esto los creadores sacaron partido de la situación y crearon otro video donde no se ve como se volatizan los refrescos, pero sí se escuchan, evocando claramente la pieza censurada.

Como era de esperarse, la censura sólo logró que el video se viralizara en la Red y lo vieran más de un millón de personas; las ventas de SodaStream se han disparado.  Coca-Cola y Pepsi tienen razón en estar nerviosos, nunca antes una campaña había acometido tan poderosamente contra ellos, y, cabe decir, tan elegantemente. Ya era hora de que surgiera un dispositivo así.

[Yahoo]



Las estufas ahorradoras de leña que pretenden revolucionar la gastronomía maya

Estas estufas se han construido con materiales locales, como el sascab –roca calcárea–, nopal licuado, cáscara de elote desmenuzada, tierra roja y cemento.

Si bien en la gastronomía indígena latinoamericana la leña es un elemento indispensable para un sabor inigualable, las estufas de leña son consideradas como “los asesinos de la cocina” por la Organización Mundial de la Salud –OMS– pues el mismo humo mata y enferma a quienes lo inhalan constante y frecuentemente. Las víctimas de este tóxico gas son las mujeres de comunidades indígenas que suelen tener un fogón al interior de su casa para calentar el café y el agua para el baño, cocinar sus alimentos y mantener un ambiente agradable. 

Entre las enfermedades más comunes derivadas de la inhalación del humo de estas estufas son infecciones de oído en los niños, ataques frecuentes y graves de asma, malestares del corazón y cáncer de pulmón. Sin embargo, ¿cómo eliminar esta práctica ancestral sin alternativas viables y efectivas bajo las condiciones climatológicas y socioeconómicas de las regiones latinoamericanas? 

Frente a esta situación, el primer Laboratorio de Innovación y Evaluación de Estufas de Biomasa –Lineb–, en México, desarrollaron 25 modelos de estufas ahorradoras de leña y se encuentran actualmente distribuidas en todo el país; entre ellas se ubican las Patsari, Onil, Ecostufa, Lorena, Quetzal, Palermo, María, Xalpaneca, Mera Mera, Justa, Teponaztli, Ñuu Savi, Ludeé Biché y Túumben K’óoben.

Estas estufas se han construido con materiales locales, como el sascab –roca calcárea–, nopal licuado, cáscara de elote desmenuzada, tierra roja y cemento. Y actualmente las Túumben K’óoben, por ejemplo, están siendo colocadas en diversas comunidades de Yucatán con el objetivo de cuidar la salud de las mujeres mayas en toda la península de Campeche, Quintana Roo y Yucatán. En palabras de Gabriel Arcángel Zulub, director general de Túumben K’óoben, “Hay aproximadamente 1 500 de estas estufas colocadas en diversas comunidades de Yucayán. La labor no ha sido fácil. Los fogones de tres piedras, abiertos, y el humo, son parte de las tradiciones de las comunidades mayas.”

Como medida para sustituir las tradiciones indígenas por unas nuevas y ecosustentables, Túumben K’óoben ha decidido no sólo colocar las estufas, también sensibilizar, informar, familiarizar, capacitar a las mujeres, acompañarlas y asesorarlas tanto en la utilización como en el mantenimiento de las estufas. El objetivo es lograr que las mujeres mismas vean los beneficios de estas estufas de leña ecosustentables: desde la disminución de enfermedades respiratorias –como gripa– hasta la permanencia del sabor inigualable de sus recetas ancestrales. 

De acuerdo con Arcángel Zulub, para tener una Túumben K’óoben basta una condición: comprometerse a sembrar y cuidar 50 plantas en sus traspatios o parcelas. Para asegurarse del cumplimiento de la misma, la organización lleva las plantas, verifica y marca con GPS los puntos en donde fueron sembradas. Esto con el interés de contribuir paralelamente con el proyecto Cosechando Sabores de la organización The Nature Conservancy, el cual se encarga de visibilizar cinco sistemas sustentables de producción y transformación de alimentos en la selva maya para salvarla de su extinción cultural. 

 



Los mexicanos también son los mayores consumidores de pastelillos (además de refrescos)

Coca Cola y Bimbo han inundado dramáticamente los hábitos de los consumidores mexicanos.

En México 7 de cada 10 adultos tienen sobrepeso, y 1 de cada 3 niños también sufre algún tipo de obesidad. Si revisamos los hábitos alimenticios de los mexicanos entonces encontramos que esta sociedad es la mayor consumidora de refresco en el mundo, con 163 litros de bebidas azucaradas al año. Sin embargo, la epidemia de obesidad no viene solo de un hábito tan común como la ingesta de refresco o del uso nocivo de alimentos fritos; uno de los mayores enemigos de la obesidad mexicana es que su sociedad también es la mayor consumidora de panecillos en el mundo. 

Aunado a lo anterior, México no solo es el principal consumidor de refrescos y panecillos en el mundo, sino que su relación de consumo con los segundos lugares del están muy distantes entre sí. Según un análisis que hace el activista Alejandro Calvillo en un artículo reciente, si México es el principal consumidor de pastelillos en el mundo, los belgas, que ocupan el 2º lugar, consumen casi 100% menos. 

En el caso del refresco, México rebasa en 30% el consumo total de refresco del segundo lugar: Estados Unidos. En este escenario, las marcas Bimbo, la panificadora más grande del mundo, y Coca-Cola, una de las compañías más poderosas del planeta, son las responsables de este consumo en México, y en buena medida de la obesidad. 

Calvillo apunta a que si bien las empresas argumentan que sus productos son solo para alimentación esporádica, y que ellos no son responsables de las decisiones de los consumidores, también es cierto que las maquinarias en que invierten: en etiquetados engañosos (gracias a cabildeo político) campañas estratosféricas de publicidad y lúgubres  alianzas: en una promoción reciente “si compra usted una Coca Cola con tapa verde tendrá un descuento de 3 pesos en productos Bimbo, en pastelillos” han abonado notablemente a afianzar su poder en el país.

Bimbo y Coca Cola juntos tienen un red de distribución que superan el millón de puntos de venta en México. ¿En qué medida los consumidores están indefensos contra el poder que ejercen estas corporaciones? ¿La publicidad ha sustituido la labor nutricional educativa? México es el principal consumidor de refrescos y pastelillos. ¿Qué dice ello sobre las mismas corporaciones?



Baja 10% la venta de refrescos por los nuevos impuestos en México (pese a estrategias publicitarias)

En un año la disminución en el consumo es notable, aun cuando algunas marcas han implementado ingeniosas estrategias de marketing

Por primera vez, después de muchos años en auge, cayeron las ventas de los refrescos y las bebidas azucaradas en México. Este país es el principal consumidor de refrescos y también el más obeso del mundo, tanto en el nivel infantil como adulto.

El año pasado fueron etiquetados nuevos impuestos a las bebidas azucaradas y al refresco; también se bloqueó la publicitación de comida chatarra en horarios para niños (aunque algunas marcas lograron colarse tramposamente, pese a no ser nutritivas). En este contexto, han emergido los primeros resultados de ventas. 

Afortunadamente, en un año cayeron 10% las ventas de refrescos, desde el inicio de la aplicación de los nuevos impuestos (aproximadamente de 1 peso por litro). Esto pese a las estrategias de marketing altamente afectivas implementadas por Coca-Cola (principal refresco ingerido en México), que desde julio ha incrustado nombres de personas a sus latas para generar un vínculo emocional con los consumidores. Según la propia marca: “Las reacciones positivas de la gente nos han dejado impactados, pues más allá de un nombre en un empaque hecho especialmente para ellos, se han creado motivos para compartir momentos de felicidad con quiénes más quieren” (declaración de José Luis Basauri, director de marca de Coca-Cola México para El Financiero).

En una reciente encuesta hecha por la Alianza por la Salud Alimentaria se develó también que 52% de los mexicanos considera que consume menos refresco y 16% de los padres señala que sus hijos casi nunca los consumen, 9% más que el año pasado. Al parecer, los nuevos impuestos están impactando positivamente en la disminución del consumo en bebidas chatarra; ahora, las organizaciones como la antes mencionada buscarán que parte de los nuevos impuestos sean destinados verdaderamente a la implementación de bebederos en las escuelas de todo el país.



Otra razón para que dejes de consumir refresco…

De acuerdo con la investigación de la Keck School of Medicine, el nivel de la fructosa supera el 55 por ciento del contenido de azúcar en total.

Desde 1980, el índice de obesidad ha ido en aumento a nivel mundial. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), alrededor de 1 400 millones de adultos viven en condición de sobrepeso; mientras que 200 millones de hombres y 300 millones de mujeres, son obesos. 

Varios investigadores han tratado de encontrar las verdaderas razones de esta epidemia metabólica: el sedentarismo, una dieta alta en calorías vacías, horarios y proporciones inestables de los alimentos, etcétera. Uno de los encargados de esas investigación es Robert Lustig, neuroendrocrinólogo y presidente del Institute for Responsible Nutrition, quien explica que el enemigo non plus ultra de la obesidad no es la grasa, sino el azúcar:

El verdadero problema no es la obesidad ni la grasa. [Es] la industria de la comida que quiere que nos enfoquemos en tres mentiras, las cuales nos mantienen en un estado de culpa. La primera, es la obesidad. La segunda, una caloría es una caloría. La tercera, todo es acerca de una responsabilidad personal. Es decir que, si la obesidad hubiera sido el problema desde un principio, las enfermedades relacionadas con el metabolismo no hubieran aumentado en los últimos años. Si fuera sólo un problema conductual, más de la mitad de la población no tendría problemas. Entonces debe ser la presencia de otro factor. Y ése es el azúcar.

Desgraciadamente, a donde dirijamos nuestra mirada, encontramos la presencia casi omnipresente de este condimento dulzón. Está en alimentos naturales como las frutas; pero también en los deliciosos panecillos, pasteles, frutas en almíbar, refrescos y demás gustos culposos. 

Entonces, si el azúcar se encuentra en alimentos benéficos para la salud… ¿por qué entonces puede causar tanto daño? 

En las etiquetas de nutrición, el azúcar es sólo azúcar. Pero cuando el cuerpo empieza a metabolizar este producto, se distinguen dos tipos de moléculas: la glucosa, la cual ofrece energía al cuerpo; y la fructosa, que sólo puede ser procesada en el hígado y se encuentra asociada con la diabetes tipo 2 y la obesidad. 

El problema se presenta cuando consumimos más fructosa de la que deberíamos al ingerir alimentos como aquellos panecillos, pasteles,  refrescos y demás. A diferencia de la glucosa, que funciona para energizar al cuerpo, la fructosa se convierte en grasa y aumenta el riesgo de enfermedades como la diabetes y problemas cardiovasculares. 

En el caso de los refrescos, de acuerdo con la investigación de la Keck School of Medicine, el nivel de la fructosa supera el 55 por ciento del contenido de azúcar en total como VitaminWater, Pepsi, Coca Cola, Sprite, Dr. Pepper, Arizona, entre otros. Mientras que bebidas como Red Bull, CapriSun, Snapple y la Coca Cola de México, no contaban con niveles altos de fructosa. 

Fructose2



Microcultivos caseros te permitirán cosechar todo lo que comes

¿Te imaginas poder cultivar fresas, lavanda, hierbas de olor y demás cultivos desde tu casa? SproutsIO te permite hacerlo de la manera más fácil posible.

Cualquier jardinero sabe que cada cultivo tiene su estación. Dependemos en gran parte del sol, clima y lluvia cuando sembramos y cuidamos de plantas. Los cultivos urbanos son aún más dependientes del clima de la ciudad (al menos que cuenten con un sistema acuapónico sofisticado), y muchas frutas y verduras que nos gustaría cosechar en casa sencillamente no se dan. Unos estudiantes de MIT han decidido cambiar esto y han creado un sistema de microcultivo que te permite cosechar todo tipo de plantas, todo el año, en casa.

SproutsIO es un sistema que utiliza tecnología de punta para cuidar de cultivos en una escala pequeña. Utiliza aeropónicos para regar las plantas con una brisa nutritiva, y todo se controla a través de una aplicación para smartphones.3031326-slide-sproutsioprofessional

Uno de los creadores de SproutsIO explicó al sitio FastCo. que otro factor que lo inspiró a crear este producto fue la cantidad de energía y recursos que son desperdiciados durante la producción de alimentos, desde su cultivo, su transportación y hasta que llegan a nuestra mesa. El SproutsIO utiliza 90% menos agua y 60% menos fertilizantes. Adicionalmente, el diseño es elegante, blanco y plateado, una ecológica adición al hogar.

Estas microgranjas inteligentes estarán a la venta dentro de un año. El SproutsIO es uno de esos gadgets que nos podría ayudar a apreciar el origen de los alimentos, transparentando un mercado que hoy en día explota a muchos trabajadores y al planeta.

 

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca