Receta para jabón casero

Esta fácil receta para jabón casero nos permite revivir una antigua tradición, mientras que personalizamos un producto que usamos diario, con la posibilidad de mantenerlo orgánico.

Antes de empezar con el proceso, es importante destacar que aunque hacer jabón no es complicado, sí hay varias medidas de seguridad que debemos de tomar en cuenta antes de empezar.

Hacer jabón es peligroso, ya que está hecho con lejía, agua y una mezcla de aceites, y estos no se mezclan fácilmente, deben calentarse hasta alcanzar temperaturas similares. Cuando la lejía y el agua se mezclan, alcanzan temperaturas muy altas por lo que la mezcla se debe enfriar antes de agregar el aceite.

Los aceites deben calentarse con cuidado y gradualmente. Nunca se deben de calentar mucho, y cada aceite tiene su propio índice de saponificación, qué es lo que define la cantidad de lejía que se debe utilizar para convertirlo en jabón, por lo tanto, si se les acaba el aceite de coco no pueden remplazarlo con aceite de olivo.

La lejía quema, por lo que deben utilizar gafas de protección y un tapabocas.  Necesitarán un molde, se recomienda usar uno de vidrio de 35cm x 15cm x 13cm.

3585699_f520

Ingredientes:

Lejía: mezclar en una taza medidora, mover con un palillo (como los de comida china, limpio).

  • 700 mililitros de agua purificada
  • 270 gramos de lejía

Aceites (mezclar en una olla grande)

  • 955 gramos (4  ½ tazas) de aceite de oliva (el aceite barato funciona mejor que el extra-virgen).
  • 390 gramos (2 tazas) de aceite de coco
  • 515 gramos (2 tazas) de aceite de semilla de uva

Instrucciones:

  1. Dejar que la mezcla de lejía se enfríe hasta 110°F, calentar aceites hasta los 110°F. Cuando ambos lleguen a la misma temperatura lentamente mezclar la lejía en la olla de los aceites. Mezclar con una licuadora de mano (una especial que no usen para cocinar) o batir a mano, pero tomará hasta una hora.
  2. Mezclar hasta que todo se integre y la mezcla sea opaca (esto tomará de 3 a 5 minutos).
  3. Una vez que esté opaca la mezcla, agregar 10 mililitros de aceite de canela o lavanda. Mezclar muy poco.
  4. Verter en el molde. Cuando el jabón se endurezca sacar del molde y cortar en barras. Sobre papel dejar en un sitio seco y fresco por dos semanas, voltear las barras. Usar después de un mes.

[Mother Nature Network]



EcoReceta: Sushi de aguacate y quinoa

El resultado, como intuirás, es frescura al por mayor.

Foto:thesmartcookieblog.com

Uno de los motivos que mantuvieron vivo a uno de los hombres más longevos de los últimos años, al boliviano Carmelo Flores, fue el consumo de quinoa. Es indudablemente uno de los superalimentos favoritos de la década, en parte porque cada vez más se ha estudiado sus beneficios. Además su sabor sobrio, y aún así exquisito, puede combinarse en todo tipo de recetas como ensaladas vegetarianas o snacks saludables.

La quinoa equilibra tus niveles de colesterol, revierte el estreñimiento y te da energía por sus minerales, hidratos complejos y proteínas. El aguacate, por su parte, previene enfermedades cardiovasculares, mejora tu vista y piel, aumenta la absorción de nutrientes en tu organismo, es un antioxidante, etc.

Por ser el aguacate y la quinoa un combo perfecto, hoy te compartimos esta receta de lo más original:

Sushi de aguacate con quinoa:

Quinoa+Sushi+5+8-7-2013+3-28-12+PM

Foto:thesmartcookieblog.com

Ingredientes

1 taza de quinoa

2 tazas de agua

3 cucharadas cafeteras de aceite de arroz negro

1 cucharada cafetera de jarabe de maple

1 pellizco de sal

1 pepino pequeño

1 manojo de espinacas

1 aguacate

4 sábanas de alga para envolver sushi

 

Instrucciones

Pon la quinoa en una olla y agrégale agua, hierve hasta que la quinoa la haya absorbido y quede cocida.

Mientras, corta el aguacate y el pepino en tiras delgadas

En un recipiente mezcla de vinagre, jarabe de maple y un poco de sal

Agrega esa mezcla a la quinoa

Esparce la quinoa sobre el papel de sushi 

Sobre la quinoa coloca la espinaca, un par de trozos de pepino para cada sushi y un par de trozos de aguacate

Envuelve y luego corta los sushis

[thesmartcookieblog]



La única manera válida de rebasar un ciclista es dándole el espacio de un auto (VIDEO)

Aún si se trata de una sola bicicleta, su lugar de tránsito es el mismo que el de cualquier auto.

Jeremy Corbyn es un conocido y apasionado activista del ciclismo y suele recorrer en bicicleta muchos parajes del mundo. Entusiasmado por el crecimiento exponencial de la reincorporación de este medio de transporte, su tarea es cada vez llevar más cultura sobre el uso y respeto a los ciclistas.

¿Cómo rebasar a un ciclista? Crobyn lo deja por demás claro en el siguiente video: únicamente es válido otorgando al ciclista el espacio cabal que ocuparía un automóvil. Como apunta, no es solo ya un asunto de respeto o de ética; en muchos países es ya una afortunada condición legal.

En el siguiente video explica meticulosamente la mejor manera de rebasar una bicicleta. 



5 salsas de todos los días que saben mejor si las preparamos en casa

Cocinar VS Comprar: cuando preparas tus alimentos obtienes muchos beneficios; en Ecoosfera te compartimos 5 salsas que seguramente consumes con frecuencia y que fácilmente podrías hacer en casa.

Sea por nuestro ritmo de vida o porque la industria de los alimentos procesados ha sabido ganar terreno en esa cotidianidad, es posible que estemos habituados a comprar en vez de preparar, sobre todo en los casos específicos de salsas y aderezos que, creemos, es más sencillo adquirir ya envasados y listos para consumir en vez de tomarnos el tiempo de hacerlos nosotros mismos.

Esta, sin embargo, puede ser una falsa idea. Como bien nos muestra Mark Bittman en The New York Times, existen al menos 7 salsas con las que habitualmente acompañamos nuestros alimentos que además de ser sencillas de preparar, sin duda tienen potencialmente un mejor sabor que aquellas que se producen masivamente con una multitud de ingredientes.

A continuación compartimos las recetas, no sin invitarlos a consultar otras que tenemos aquí en Ecoosfera.

 

cat

Salsa cátsup

En una olla grande a fuego medio saltea durante una cebolla picada y un pimiento rojo también picado; utiliza aceite de sabor neutro (por ejemplo, de maíz o canola) y mantenlos en el fuego de 8 a 10 minutos. Añade 1 cucharadita de ajo picado y cucharada de puré de tomate; cocina hasta que la salsa adquiera un tono oscuro (de 2 a3 minutos). Agrega entre 8 y 10 jitomates escalfados y ligeramente aplastados, 1/3 de taza de azúcar morena, 1/4 de taza de vinagre de manzana, 1/2 cucharadita de mostaza (de preferencia “a la antigua”), una pizca de pimienta (puedes usar pimienta de Jamaica o de cayena), un par de clavos de olor y una hoja de laurel bien molidos, y una pizca de sal. Deja que esta mezcla hierva, baja la flama al mínimo, mueve de vez en cuando y espera a que la salsa espese (aprox. 1 hora). Una vez que esto suceda, retira del fuego y espera a que la salsa se enfríe, después muele todo en la licuadora o el procesador de alimentos hasta formar un puré terso. Si te gusta la salsa muy fina, puedes pasar esta mezcla con un colador fino. Rectifica el sazón, envasa y etiqueta con la fecha del día. En el refrigerador la mezcla dura hasta 3 semanas.

 

chi

Chimichurri

En un procesador de alimentos mezcla 1 1/2 tazas de hojas de perejil fresco, 1/2 taza de hojas de cilantro fresco , 1 cda. de hojas de orégano fresco, 3 dientes de ajo, 1 cdita. de hojuelas de chile rojo, 2 cdas. de vinagre de vino tinto, 3 cdas. de aceite (maíz o canola), sal y pimienta. Procesa todo sin moler por completo, solo a que se forme una mezcla homogénea. Retira del procesador y en un recipiente aparte (puede ser en el que presentarás el chimichurri) agrega 3 cdas. de aceite de oliva. Rectifica el sazón y consúmelo en el momento.

 

bbq

Salsa BBQ

En un procesador de alimentos agrega 100 gramos de chiles frescos rojos o verdes (pueden ser serranos), 1 cebolla en trozos y un diente de ajo. Acciona el procesador para picar finamente. Añade 1 1/2 tazas de pimientos picados (pueden ser rojos, amarillos o naranjas, o una combinación) y de nuevo pulsa hasta cortar en trozos más o menos finos. Aparte, en una cacerola, agrega 1/2 taza de vinagre de vino tinto, 1 taza de agua, 1/4 de taza de azúcar y una buena porción de sal; deja que esto hierva y entonces agrega la mezcla de pimientos y choles; cocina a fuego bajo hasta que los pimientos se suavicen y el líquido este evaporado casi porcompleto (aprox. 20-25 minutos). Rectifica el sazón, envasa y refrigera. La salsa dura hasta 2 semanas.

 

teri

Salsa teriyaki

Mezcla ½ ztaza de salsa de soya y 1/2 taza de mirin (si no consigues mirin puedes sustituirlo con 1/4 de taza de miel mezclada con 1/4 de taza de agua). Lleva esto al fuego y cocina con flama media hasta que la salsa comience a burbujear. Retira del fuego y agrega 1 cdita. de jengibre picado, 1 cdita. de ajo picado y 1/4 de taza de cebolla de rabo también finamente picada. Puedes consumir esta salsa en el momento o refrigerarla hasta por 2 semanas.

 

mayo

Mayonesa

En un procesador de alimentos o en la licuadora coloca 1 yema de huevo y 2 cdas. de mostaza de Dijón. Mezcla y mientras el aparato esté funcionando añade poco a poco (en forma de hilo) 1 taza de aceite (puede ser de maíz o canola). Al principio tendrás que hacerlo lentamente y quizá incluso con algunas pausas. Cuando veas que el aceite emulsiona (es decir, que se ha mezclado uniformemente con el resto de los ingredientes) puedes agregarlo con mayor velocidad. Verifica que la mezcla es homogénea, añade sal y pimienta y 1 cda. de jugo de limón o vinagre de jerez. En el refrigerador esta mayonesa casera dura hasta 1 semana.



¿Te gustan las semillas? Entonces no dejes de probar esta recetas

En Ecoosfera te compartimos 5 deliciosas recetas en donde las semillas son lo importante; ¡para que aproveches todos sus beneficios!

Aunque el ser humano ha incorporado las semillas a su dieta desde tiempos remotos, en los últimos años algunas variedades han ganado fama por causa de sus propiedades nutricionales. La linaza, la chía, la quinoa, las semillas de calabaza y algunas otras han conquistado los menús cotidianos de miles de personas en todo el mundo, quienes las han vuelto parte de su licuado en la mañana, sus ensaladas, el agua con que acompañan sus alimentos y más.

A continuación compartimos con nuestrxs lectorxs de Ecoosfera 5 recetas en donde distintas semillas tienen un lugar protagónico, además de que los invitamos a explorar nuestro sitio tanto para saber más al respecto de los beneficios de comer semillas como, por otro lado, para conocer y probar otras ecorecetas.

 

1

Bocadillos de tofu con ajonjolí

350 g de tofu extra firme

50 ml de salsa de soya baja en sodio

2 cdita. de jengibre rallado

2 dientes de ajo picados

1 cdita. de azúcar morena

1/3 de taza de semillas de ajonjolí tostadas

1 cdita. de panko

1 cdita. de harina

60 ml de aceite de canola

2 cditas de salsa picante agridulce

2 cditas de cilantro fresco picado

6 cditas de yogur natural (tipo griego)

2 cditas de jugo de limón

1 pizca de sal 

Coloca el tofu sobre toallas absorbentes de papel y después sobre una tabla; presiónalo un poco para remover el exceso de humedad; repite esto hasta que esté lo menos húmedo posible. Después córtalo en cubos pequeños.

Aparte mezcla la salsa de soya, el jengibre, el ajo y el azúcar en un tazón. Revuelve bien y agrega el tofu, asegurándote de que todos los pedazos queden cubiertos por esta mezcla. Refrigera un par de horas.

En otro recipiente revuelve el ajonjolí con el panco y la harina. Saca el tofu del refrigerador y cúbrelo con esta segunda mezcla. De nuevo verifica que cada pedazo quede bien espolvoreado. Déjalo reposar por 5 minutos.

En un sartén calienta el aceite. Fríe los cubos de tofu hasta que doren y escúrrelos en papel absorbente. Una vez que hayas terminado, colócalos en una charola y mételos al horno precalentado a 120°C.

Para el aderezo mezcla la salsa picante, el cilantro, el yogur y el jugo de limón.

 

2

Salsa Harissa 

6 pimientos cereza picantes partidos a la mitad [puedes sustituirlos por 2 o 3 chiles habaneros]

1 cdita de semillas de alcaravea

1 cdita de semillas de cilantro

4 dientes de ajo picados

120 ml de aceite de oliva

1 cdita de hojas de menta secas

1 cdita de sal 

Asa los pimientos o los chiles para retirarles la piel. Aparte tuesta las semillas hasta que suelten su aroma y comiencen a brincar (aprox. 2 minutos).

En un procesador de alimentos muele los pimientos con el ajo; agrega las semillas, el aceite y las hojas de menta y continúa moliendo hasta tener una mezcla uniforme. Agrega la sal.

Si envasas esta salsa su duración es hasta de una semana.

 

3

Smoothie de fresas y plátano

[4 porciones]

2 plátanos

2 tazas de fresas

3 tazas de leche de almendras o leche regular

1 cdita de semillas de linaza molidas

1 cdita de extracto natural de vainilla 

Pela los plátanos y congélalos junto con las fresas hasta que estén completamente sólidos. Una vez que sea así, en una licuadora mezcla la fruta, la leche, la linaza y la vainilla. Licúa hasta que la mezcla sea uniforme.

 

4

Salsa de semillas de calabaza

 1 chile chipotle seco

60 ml de aceite de canola

2 chiles jalapeños

2 chiles serranos

2 jitomates en rebanadas

1 1/2 tazas de semillas de calabaza (sin cáscara)

2 dientes de ajo

1/4 de taza de cilantro fresco, cortado toscamente

 Fríe el chile chipotle en aceite. Una vez que esté bien frito, agrega los otros chiles. Después de un rato en el aceite retíralos y ásalos en el horno junto con el jitomate. Deja que todo dore un poco y retira. A continuación asa las semillas de calabaza. Remueve para que no se quemen y espera a que doren y suelten su aroma (aprox.8 minutos).

Una vez que las semillas hayan dorado colócalas en un procesador de alimentos. Tritúralas. Agrega los chiles y el jitomate y pulsa otra vez; a continuación el cilantro, el ajo y un poco de aceite de canola y pulsa de nuevo hasta que se forme una pasta uniforme.

Sirve inmediatamente.

 

5

Ensalada de espinacas con aderezo de semillas de amapola

 4 tazas de espinacas baby

2 tazas de arúgula

3 cditas de mayonesa reducida en grasa

3 cditas de yogur natural (tipo griego)

3 cditas de azúcar blanca

60 ml de leche (entera o descremada)

1 o 2 cditas de semillas de amapola

2 tazas de fresas rebanadas

1/2 taza de almendras tostadas

 Para el aderezo mezcla la mayonesa, el yogur, el azúcar y la leche hasta integrar todo de manera uniforme; al final espolvorea las semillas de amapola.

Aparte mezcla las espinacas y la arúgula con las fresas y las almendras. Al servir puedes bañar la ensalada con un poco de aderezo o presentarla fresca y el aderezo en un recipiente aparte.

vía MNN



Sigue estos 5 pasos para evitar que te roben la bici

¿Y si te dijéramos que la vulnerabilidad de tu bici también depende, en parte, de ti?

En una ciudad donde la vialidad ciclista va en aumento, es indispensable tomar en consideración tanto las reglas para transitar en las calles como las acciones preventivas enfocadas en resguardar las bicicletas.

Para desplazarte en una zona urbana, es importante que puedas mirar hacia atrás, mantener el equilibrio y el control del manubrio con una sola mano, evitar obstáculos, usar los cambios de velocidades, acelerar en caso de ser necesario y hacer uso de señales básicas con las manos.

Por ejemplo si se detecta un obstáculo a tiempo, necesitas disminuir la velocidad para evadirlo suavemente; en caso que esté muy cerca, mueve el manubrio hacia el lado contrario, mientras balanceas tu cuerpo hacia la derecha de la bicicleta, jalándola hacia una nueva dirección. Otro ejemplo es generar una comunicación con los conductores de otros vehículos al indicar qué movimientos planeas hacer: al sacar la mano izquierda, estás señalando que planeas voltear a la izquierda; la derecha, una vuelta a la derecha; en caso de alzarla, marcas que estás deteniéndote.

Asimismo necesitas tomar en consideración que la calle es un área compartida tanto por transeúntes, conductores vehiculares y otros ciclistas. Por lo que debes conducir de manera visible, voltear y detenerse si es necesario, no circular en sentido contrario, respetar las luces de los semáforos, respetar entradas y salidas de estacionamientos, intersecciones, glorietas, entre otros. Es decir que puedes evitar poner en riesgo tanto a ti como a terceros sólo si sigues las flechas de las señales de tránsito, mantienes una trayectoria predecible (conduciendo en línea recta y al menos a un metro de distancia de los autos), evitas usar las banquetas para circular, rebasas sólo por la izquierda, eliges tu carril de circulación de acuerdo con tu velocidad, entre otras actividades. Para más información puedes leer El manual del ciclista.

Como notaremos, estas actividades son responsabilidad de la persona que maneja la bicicleta. Sin embargo hay otras que desgraciadamente son causadas por un factor externo: la inseguridad urbana, como el robo de tu bicicleta. Pero ¿y si te dijéramos que la vulnerabilidad de tu bici también depende, en parte, de ti?

De acuerdo con La Bicickleta, “[g]eneralmente los ladrones buscan una presa fácil”; por lo que los dueños de las bicicletas necesitan realizar ciertas prácticas que conviertan su pertenencia de botín asequible a un objeto seguro en las calles.

1. Se sugiere invertir en un buen sistema de seguridad que equivalga por lo menos el 10 por ciento del valor de tu bicicleta. Uno de los sistemas más comunes es el cable de acero; sin embargo éstos son extremadamente delgados y fáciles de cortar. Por lo que lo ideal es conseguir una cadena de acero templado y un candado de alta seguridad con grillete corto.

2. Procura encadenar tu bicicleta en un ciclopuerto o en alguna estructura fija, bien iluminada y a la vista. Evita los lugares de malla o postes de poca altura o cortos.

3. Cuando vayas a sujetar tu bicicleta, asegúrate que la cadena ni el candado no estén demasiado holgados o cerca del suelo. De este modo evitas que el ladrón tenga oportunidad de maniobrar o palanquear con el fin de tronar la cadena. Según La Bicikleta, encadena la bicicleta a una altura que te permita sujetar tanto las ruedas como el cuadro; y en caso de que sobre algunos centímetros de la cadena, dale un par de vueltas más alrededor del cuadro o de alguna rueda.

4. Por ello es importante que, cuando amarres la bicicleta, procura hacerlo en una estructura que te permita asegurar esas tres áreas: el cuadro y las dos ruedas.

5. Y finalmente, no te confíes en que te encuentras en una zona “segura”; ya que aun ahí puedes llegar a ser víctima de algún robo. “La verdad es que no hay lugar 100 por ciento seguro.” Por consiguiente, procura asegurarte que la bicicleta esté bien amarrada en todo momento y en cualquier lugar; en caso de dejarla en un estacionamiento del trabajo o de la escuela, pídele al vigilante que la cuide (además de encadenarla adecuadamente).

Gracias al boom en los últimos años del ciclismo en zonas urbanas, es posible encontrar fácilmente tanto accesorios como áreas para estacionar las bicis. Sin embargo eso no es suficiente: es importante tomar responsabilidad de nuestro traslado y de nuestra bicicleta.

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca