La quinoa, los hongos y la coca mantuvieron a este hombre vivo por 124 años

El Boliviano Carmelo Flores podría ser el hombre más longevo que haya vivido y atribuía esto a su dieta andina que consistía de quinoa, hongos silvestres y hojas de coca.

Carmelo Flores, indígena y granjero de Frasquia, Bolivia, podría ser la persona más vieja que jamás haya vivido y atribuyó su longevidad a los granos de quinoa, hongos silvestres y hojas de coca. Flores decía que esta dieta tradicional andina lo había mantenido vivo por 123 años (murió en junio de 2014 pasado).

“La papa con quinoa es deliciosa”, apuntaba Flores en Aymara, el único lenguaje que habla. Y aunque debido a que Frasquia empezó a emitir certificados de nacimiento hasta 1940 y por lo tanto es imposible verificar su edad, el boliviano tenía un certificado de bautismo que data de 1890.

Flores vivía en una cabaña en las alturas de Bolivia, y aún en 2013, era suficientemente fuerte para tomar caminatas diarias con sus huaraches de llanta reciclada. El resto del tiempo se sentaba sobre una cobija a ver la vida del pueblo pasar y masticar hojas de coca.

[NBC]



¿El hongo podrá ser el próximo sustituto ecosustentable del plástico?

Entre otras alternativas, investigadores de Utrecht University, en Países Bajos, han encontrado que un remplazo viable del plástico puede llegar a ser el fungus.

El consumo desmesurado del plástico ha traído serios problemas en el medio ambiente, pues no sólo los animales sufren su invasión en los hábitats naturales, también lo convierten en su alimento y sufren, en consecuencia, graves alteraciones en su salud. Se ha invitado a realizar numerosas medidas para contener el impacto del plástico en el medio ambiente, tales como realizar campañas que impliquen reducir, reciclar y reusar este producto tóxico.

Entre otras alternativas, investigadores de Utrecht University, en Países Bajos, han encontrado que un remplazo viable del plástico puede llegar a ser el fungus. De acuerdo con Han Wösten, profesor y microbiólogo, el crecimiento en forma de filamentos de los hongos puede desarrollarse en deshechos materiales. Por ejemplo, cuando un hongo crece junto con pulpa de madera, el resultado es algo muy similar al corcho.

Mientras que en Zaandam, muy cerca de Utrecht University, Eric Klarenbeek explica que usando un filamento de impresión en 3D se logró crear almidón de papa, con un diseño poroso de manera que el hongo pueda crecer fácilmente dentro de él. Después del choque de fungus, el modelo se hornea –matando al hongo–, y el resultado es el apoyo de peso completo de una persona.

Esto quiere decir que, moldeando los diseños, se pueden emular diferentes tipos de plásticos. Desde una versión elástica hasta una más fuerte y dura, este método permite remplazar a más de un tipo de plástico. Te compartimos el siguiente video que explica el método con mayor detalle y profundidad:

 



15 hábitos saludables alimenticios que funcionan según la ciencia

No es necesario que vayas siempre al nutriólgo, la premisa milenaria de Conócete a ti Mismo aplica en la salud alimenticia también.

No se trata de que seas un dogmático de lo que ciencia dicta, pues siempre existen estudios que se contradicen entre sí. Sin embargo sí existen patrones de buenas costumbres que estudios y estudios rectifican en su veracidad. Hoy compartimos algunas buenas prácticas que te ayudarán a mantener un peso y vitalidad saludables.

1.Aunque suene increíble, come lo que disfrutes

Quieres comer saludable pero la alimentación que has elegido en realidad no te agrada mucho. Lo mejor es que elijas una saludable que te agrade, de lo contrario es mucho más difícil que la cumplas. No se trata de que elijas toda la chatarra que disfrutas como dieta, sino que de lo saludable, elijas, lo más posible, lo te agrade.

2. La clave está en las porciones

Hay estudios que han encontrado que lo esencial cuando una persona tiene como objetivo perder peso es concentrarse en las porciones. Ser consiente de la cantidad de alimento que estás ingiriendo es esencial, por ejemplo, recuerda siempre el método del plato. Tu alimentación en equilibrio es muy importante.

3. Evita los restaurantes y haz tu propio lunch

Para que consumas exactamente el número de calorías que necesitas es más fácil si el control lo llevas tú. En los restaurantes, al menos en Estados Unidos, se sirven el doble de las porciones necesarias. Mejor prepárate tu comida en casa y llévala al trabajo. También en los restaurantes solemos pedir un platillo que no necesariamente es balanceado.

4. Que tus snacks sean altos en fibra y proteína

Estudios de la Universidad de Sussex han encontrado que los principales nutrientes que te harán sentirte satisfecho son la proteína y la fibra. Por ello, si vas a consumir un snack, lo mejor es que lo hagas de manera que integren estos últimos. Hay muchas barras, de muy buena reputación, que te dotarán de fibra, por ejemplo.

5. Ve por la comida mediterránea:

Además de gourmet y exquisita; con condimentos deliciosos y elementos deliciosos clave como el aceite de oliva, pasta tomate, pescado, etc., sus efectos para la salud son sorprendentes. Por ejemplo, el hecho de que reduce enfermedades cardiacas, es benéfica contra el cáncer de mama o ayuda a mejorar la memoria. Este tipo de comida, además, suele estar lejana a la engordadora comida procesada.

6. Evita las bebidas con calorías, siempre

En un estudio donde se analizó hasta a 173 mujeres obesas, se concluyó que su pérdida de peso estuvo ligada notablemente al cese de consumo de bebidas azucaradas o muy calóricas. Ello porque en esta época, y afortunadamente cada vez menos, solemos ingerir bebidas de lo más azucaras como los refrescos. Que tu ingesta de calorías provenga de tus alimentos, no de tus bebidas, asegúrate.

7 .Variedad

Las dietas con más variedad de platillos han probado ser más efectivas que las que uniforman sus opciones. Quizá lo anterior porque es más probable que sigas una dieta más estimulante que una que definitivamente te aburrirá más pronto.

8. Conoce tu microbioma

En los últimos años se ha comprobado cómo los microbios que viven en ti abarcan el 90% del ADN cargas. Estudios han descubierto que a partir del conocimiento del estado de tu microbioma puede diseñarse el mejor tipo de dieta para ti.

9. Toma agua antes de comer:

Si tomas poco menos de 500 ml de agua antes de una comida, ello hará que tu organismo no se vaya con la señal de que tienes demasiada hambre, ello, además, hará que digiera mejor lo que has ingerido.

10. Evita ir al super cuando tengas hambre

Vete con el estómago satisfecho, de lo contrario tus decisiones estarán más basadas en tu estado hambriento que en un criterio nutricional.

11. Duerme bien

Un estudio ha encontrado cómo las personas que han dormido poco son más susceptibles a tener antojos de comida chatarra. Es curioso, es como si el desequilibrio que causara el no dormir también lo hiciera en tu disposición a lo no saludable.

12. Desayuna, siempre.

Justo el desayuno hace que tu metabolismo convierta la alimentación en energía. Además de que ello te hará sentir bien también te hará mantenerte lejos de los snacks al menos hasta la hora de la comida.

13. No botaneés luego de la cena.

En los países de habla hispana la cena suele acostumbrarse luego de la  8 p.m. Es necesario que cenes poco, y además, que evites comer luego de la cena pues es demasiado trabajo para tu sistema digestivo, y naturalmente, tu cuerpo quema menos calorías en comparación con el día, cuando estás más activo.

14. Evita las bebidas dietéticas:

Además de que estas incrementan los riesgos de enfermedades cardiacas y de derrames cerebrales, estudios han probado cómo las personas que llevan una dieta específica pierden mayor peso si evitan las bebidas dietéticas.

15. No comas siempre que tienes hambre:

Quizá has acostumbrado tanto a tu organismo a comer, que este estará pidiéndotelo todo el tiempo. Conoce cuántas son las calorías que necesitas, pues aunque existe un estándar de 2000 calorías para adultos, quizá necesites menos, o más. Come con organización y acostumbra a tu cuerpo a hacerlo así.

[ScienceAlert]



¿Por qué es mejor dejar tiradas las hojas otoñales de tu jardín?

Parece ser que las hojas de otoño en el suelo son capaces de reestructurar el piso y apoyar la salud de la tierra.

Otoño es hermoso. Se trata de una temporada de ensueño en donde la naturaleza se encarga de renovar sus cabellos a través del follaje. Sin embargo, ¿qué tan bueno son las hojas revueltas en el suelo de los jardines y terrenos?

Desde hace años ha permeado un mito acerca de cómo las hojas secas caídas de los árboles matan la yerba del terreno. Sin embargo, de acuerdo con un estudio realizado por David Mizejweski del National Wildlife Federation Naturalist, las hojas caídas brindan un beneficio doble a la tierra: “Las hojas son un mantillo natural que ayuda a eliminar las malas hierbas de la tierra. Por lo que, ¿para qué gastar el dinero en fertilizantes cuando se puede usar uno natural?”

Parece ser que las hojas de otoño en el suelo son capaces de reestructurar el piso y apoyar la salud de la tierra. Esto se debe gracias a que las hojas fungen como una capa física de materiales orgánicos que proveen cobijo a una variedad de vida salvaje de la zona; tales como los insectos. El suelo, por sí solo, recibe una serie de beneficios gracias a las hojas pues también se encargan de alimentar a una gran cantidad de microbios, dandole oportunidad a que crezcan más plantas según la biología del piso. En otras palabras, las hojas generan que la tierra sea fértil, ayudándola a que se vuelva fuerte y llamativa.



Más de 100 mil hongos existen en México (solo 3 mil han sido estudiados)

De la totalidad, unos 200 son comestibles.

El reino fungi se rige con sus propias reglas, y de alguna manera es un misterio. Con su propia naturaleza, química y nutrición es como si retara al reino vegetal convencional para siempre separarse de él, pero por esto mismo este mundo es aún un misterio, pues los hongos han sido poco estudiados en relación a su gran numerosidad.

En México, ubicado como uno de los 5 países más megadiversos del mundo, lo anterior es también una realidad. Por su misma diversidad es tierra de hasta 100 mil hongos pero solo unos 3 mil han sido estudiados, apunta para La Jornada Gastón Guzmán Huerta, de la Unidad de Micología del Instituto de Ecología de Xalapa, Veracruz; uno de los pocos micólogos (especialista en hongos) del país.

Los hongos de México

En 1977 Guzmán publicó el libro Identificación de los hongos, el primero en su tipo en todo América Latina y México; en este se dan las nociones elementales para que puedas distinguir los tipos de hongos sin necesariamente ir a un laboratorio.

Guzmán lleva más de 50 años estudiando los hongos, sobre todo los de México, y entre sus publicaciones también están Hongos de parques y jardines y sus relaciones con la gente y Los hongos de El Edén. Todos estos libros son un tesoro, por lo poco que se ha investigado y escrito sobre este tema en este país.

Como resultado de sus investigaciones sabemos que en México existen más de 200 especies comestibles de hongos; muchos de ellos dependen de la temporada del año. Como parte de las generalidades de los hongos mexicanos, Guzmán recuerda que ninguno mortal crece en los jardines y parques.

Por el tipo de toxicidad, los hongos tóxico son clasificados en tres grandes rubros: gastrointestinal, cerebral y mortal:

Los primeros se manifiestan media hora después de ingerirlos, con vómitos y diarreas; la persona se recupera tras vomitar o al recurrir a lavados intestinales. Los de tipo nervioso, conocidos como alucinógenos, provocan una intoxicación de tipo cerebral media hora después de la ingestión y se manifiestan con alucinaciones; los trastornos duran aproximadamente cinco horas, después de las cuales se vuelve a la normalidad. 

¿Cómo distinguir los hongos mortales en México?

Según Guzmán son fáciles de reconocer por el color blanco de todas sus partes. Te darás cuenta que estás intoxicado si 24 horas después tienes vómitos, diarreas con sangre (pues ataca directamente a tu hígado).

Los hongos mexicanos son aún un tema prácticamente inexplorado, pero que despiertan cada vez más fascinación por la misma naturaleza encantadora del mundo al que pertenecen.



Esta ensalada vegetariana te dará un punch de energía: de quinoa con aguacate y espinaca

Las propiedades nutricionales del conjunto que hace esta receta son extraordinarias.

La quinoa es sumamente proteica, está de moda, pero una moda que parece que se quedará con nosotros para la posteridad. Anteriormente ya te habíamos recomendado eco recetas con esta especie de cereal andino, como la leche de quinoa, o una ensalada de quinoa, lentejas y feta. 

Hoy te traemos una opción que es conocida como una ensalada super energética, pues su combinación te dará el empujón que necesitas. Hacértela al menos una vez cada quince días será muy bueno para tu salud: ensalada de aguacate, quinoa y espinacas cortesía de hegardengrazer.

Necesitas:

 

Ingredientes:

1 taza de quinoa seca

1 aguacate 

3 onzas de espinaca bebés

8 onzas de tomates cereza

3 cebollas verdes

 

Para aderezar se recomienda:

2 dientes de ajo molidos

2 cucharadas de vino tinto 

2 cucharadas de aceite de oliva

1/8 de cucharada de sal

 

Modo de preparación:

Cocina la quinoa según las intrusiones del empaque.

Pica los demás ingredientes en trozos medianos y revuélvelos en un recipiente.

Una vez cocinada la quinoa espárcela sobre el tomate, espinacas y aguacate picados. El calor de la quinoa suavizará deliciosamente a las espinacas. 

Finalmente esparce sobre la ensalada los aderezos antes mencionados.

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca