Close

Cuatro parásitos que quisieran invadir tu cerebro

En el último mes, dos niños de doce años han llegado a los titulares después de haber sido hospitalizados por una infección extremadamente rara y terrorífica: la amiba come-cerebros.

Encontrada generalmente en lagos, ríos y manantiales frescos, la Naegleria fowleri puede entrar por la nariz de una persona y llegar al cerebro en donde comienza su trabajo de destruir tejidos cerebrales. Treinta y dos casos en Estados Unidos entre el 2001 y el 2010  han ocurrido en los alrededores de Florida.

braineatingamoeba

Desafortunadamente la Naegleria fowleri no es el único microorganismo que, dada la oportunidad, querrá invadir el cerebro humano.

La Taenia solium, común en África, Asia y Sudamérica es un tipo de Cestoda que puede vivir en el tracto intestinal humano produciendo huevos que luego serán expulsados fecalmente por su anfitrión humano. Luego, los huevos pueden ser ingeridos por puercos mientras buscan comida. Las larvas nacen en el estómago del puerco y encuentran su camino hacia el torrente sanguíneo y eventualmente llegan sus músculos, donde muy probablemente serán comidos por un humano. Una vez que esto sucede, los parásitos viajan al cerebro del humano y forman quistes que causan una enfermedad llamada  neurocisticercosis. Esto puede provocar ataques epilépticos, dolores de cabeza e incluso llevar a la muerte.

porktapeworm

Otro parásito de este tipo es el Toxoplasma gondii, un organismo unicelular que sólo se puede reproducir en condiciones provistas por los intestinos de un felino. Cuando infecta a una rata hace que esta pierda todo el miedo a la orina de gato, incrementando su probabilidad de ser comido por un gato y devolver el parásito a su lugar favorito. Tristemente los humanos también pueden ser infectados por el gondii. En Estados Unidos una de cada cuatro personas han sido infectadas con este parásito, pero sólo un porcentaje pequeño se enferma lo suficiente como para darse cuenta. El riesgo de este parásito es la automutilación (sobre todo en mujeres). Llega al cerebro y provoca una suerte de psicosis que puede derivar en la autodestrucción de la víctima.

tgondii

Por último, el Loa-loa es un gusano que se establece en los ojos. La especie, encontrada en el oeste y el centro de África, puede emigrar por los tejidos humanos por periodos de diez a quince años. La infección ocurre por la mordida de un venado y por las moscas mango que viven en selvas tropicales y pantanos. Tener un gusano viajando por tu cuerpo puede causar comezón, inflamación, daño al sistema nervioso y a la retina. Paradójicamente, utilizar medicinas para matar la Loa-loa puede ser peligroso; cuando un gran número de sus larvas mueren alrededor del cerebro pueden bloquear las capilares y causar encefalopatía, una condición que puede causar pérdidas cognitivas, problemas de memoria, cambios de personalidad y otras.

loaloa

[PopSci]

 

Ver Más
Close