Científicos intentarán clonar un mamut a partir de material genético de tejidos congelados

Yuka, es la cría de mamut cuyo cuerpo se encontró congelado y muy bien preservado. Científicos tomarán muestras de sus tejidos para intentar clonarla.

mamut

El científico que creó a la oveja Dolly ha descubierto como células de mamut podrían resucitar animales extintos.

El procedimiento nocional fue expuesto por Sir Ian Wilmut, el científico cuyo equipo dio a conocer a Dolly, el primer animal clonado, en 1996.

Aunque es muy poco probable que un mamut pueda ser clonado en la misma manera que Dolly, hay más técnicas recientes que convierten tejidos de células en células madre con las que la clonación podría ser posible.

“Siempre me he sentido escéptico ante la idea pero luego pensé que si fuera posible superar el primer obstáculo para obtener células viables de mamuts, podría ser útil e interesante. Creo que debería hacerse mientras podamos cuidar muy bien al animal. Si hay posibilidades de que puede estar saludable, entonces deberíamos hacerlo. Podríamos aprender mucho de ellos.”

Los mamuts habitaron en la Tierra durante el Pleistoceno, hace decenas de miles de años. Su poblaciones comenzaron a verse reducidas en el norte de América y en el continente Eurasiático hace 10 mil años. Su extinción se debió a la caza y al cambio climático.

La posibilidad de crear mamuts ha tomado pulso en años recientes debido al número de cuerpos congelados recuperados del permahielo de Siberia.

Este mes se recuperó en Rusia el cadáver de mamut más completo hasta ahora y fue expuesto en una exhibición en Yokohama, Japón. El bebé hembra, apodada Yuka, vivió hace 39 mil años y su pelo, tejidos suaves y músculos, están bien preservados.

Se enviaron muestras de Yuka al laboratorio de Hwang Woo-suk, el científico surcoreano que, junto con su equipo de investigadores rusos, espera clonar un mamut.

Aunque Wilmut no duda de la sinceridad de los científicos que intentan clonar mamuts,  dice que la idea es muy optimista porque los retos técnicos son muy complicados.

En su artículo para The Converstation, Wilmut explica los obstáculos en el camino de los científicos que desean clonar. La técnica requiere muestras de células de mamut y cientos de miles de huevos de otras especies genéticamente cercanas, tal como el elefante Asiático.

El problema más inmediato es que las células de mamut tienen que mantener el DNA intacto. En la práctica, se degeneran rápidamente con la temperatura para derretir el hielo.

En caso de que la clonación se llevara a cabo exitosamente, el siguiente problema a resolver sería que habría que clonar a más animales para que no crezcan solos.

¿Será posible lograrlo? “Yo diría que es muy improbable, pero el mundo está lleno de sorpresas”, dijo Wilmut.

[the guardian]



¿Puede la clonación de árboles combatir la deforestación?

Esta organización defensora del medio ambiente piensa que la clonación de árboles milenarios podría combatir la deforestación y revertir algunos de los efectos del calentamiento global.

Archangel Ancient Tree Archive es una organización sin fines de lucro que quiere crear un registro genético de los árboles más resistentes del planeta para después clonarlos. Buscan crear un acervo con los genes de árboles capaces de sobrevivir en medios desfavorables o ejemplares que a pesar de haber sido talados hace muchos años logran crecer pequeñas ramas a partir del tocón.

Según su página, sus propósitos son los siguientes:

  • Propagar el crecimiento de los árboles más antiguos del planeta antes de que desaparezcan.

  • Crear un acervo genético de los árboles más antiguos alrededor del mundo y guardarlo para el futuro.

  • Reforestar el planeta con los retoños de estos para dar pie a una infinidad de beneficios ambientales, como producir oxigeno, consumir dióxido de carbono…y combatir el cambio climático.

Archangel-Ancient-Tree-Project-David-Milarch-planting-old-growth-redwoods-for-Earth-Day-2013-genetic-clonings

Actualmente, el Archangel Ancient Tree Archive está llevando a cabo su misión y ha plantado clones de secuoya en Alemania, Irlanda, Gales, Nueva Zelanda, Australia y E.U.A (Oregon y California).

El grupo escogió dichas ubicaciones porque proveen el clima ideal para la proliferación de estos árboles, que actualmente están sufriendo mucho en su hábitat natural a causa del cambio climático.

 



Clonan un sequoia gigante para recordar a John Muir

Horticultores de California confirman que han clonado una semilla del árbol que John Muir plantó en su rancho a finales del siglo XIX.

El naturalista John Muir pasó a la historia como uno de los primeros defensores de la preservación ambiental. Sus ensayos, libros y demás textos han inspirado a millones de personas a cuidar de la naturaleza, así como a maravillarse con su grandeza. Dado que uno de los árboles tipo sequoia que John Muir plantó en 1880 está plagado por un hongo, un grupo de científicos se dio a la tarea de clonarlo y plantarlo en California.

Una increíble historia relata como Muir dio con la semilla del árbol: el naturalista recogió la semilla cuando estaba de viaje en Sierra Nevada, y la llevó consigo hasta su rancho envuelta en un pañuelo húmedo. Plantó la semilla cerca de un cobertizo para carruajes en Martínez, donde él y su familia tenían cultivos de fruta.

El árbol, que mide más de 20 metros y se encuentra en el Rancho de Muir en Martínez, California, es “el último testigo de la vida y la época de Muir”. Una vez que el árbol mida 45 centímetros lo mandarán al rancho para que sea plantado en el mismo lugar. Cada año crecerá alrededor de un metro.

la-sci-sn-muir-redwood-clone-20131105-001

Keith Park, un horticultor del Parque Nacional cortó dos docenas de muestras sanas de las ramas del árbol y las mandó a Archangel, un centro que tiene experiencia clonando árboles. Ahí,  Jake Milarch cortó las muestras en 400 piezas y las trató con una combinación de luces artificiales, nutrientes, hormonas y una temperatura de 23° Celsius.

Milarch espera clonar más árboles que serán donados a parques nacionales.



¿Está la especie humana al borde de la extinción?

El rápido desarrollo de la tecnología y nuestra incapacidad de reconocer las desastrosas consecuencias de muchos de estos avances podrían hacer que este siglo sea el último de la humanidad.

Un equipo internacional conformado por científicos, matemáticos y filósofos en el Instituto del Futuro de la Humanidad en la Universidad de Oxford en Inglaterra se dedica a estudiar el tipo de amenazas a las que actualmente se enfrenta la especie humana. Todos comparten una escalofriante conclusión: el desarrollo tecnológico ha sido tan rápido que aún no podemos atisbar sus consecuencias.

Los campos de la inteligencia artificial, biología sintética y nanotecnología prometen enormes beneficios médicos y tecnológicos, sin embargo el grupo de científicos considera que “En términos de  responsabilidad moral tenemos un nivel infantil, pero con la capacidad tecnológica de adultos”. El grupo, conformado por Doctor Nick Bostrom, el director del Instituto, el genetista Seán O’Heigeartaigh y Lord Rees, Astronomo Real del Reino Unido entre otros, enfatiza la importancia de entender que “estamos desarrollando cosas que podrían salir profundamente mal”.

O’Heigeartaigh destaca que si bien las intenciones de los investigadores son generalmente buenas, la manipulación genética —la deconstrucción y reconstrucción de estructuras genéticas— podría llevar a eventos inesperados cuando algo bueno se vuelve malo después de transferirlo a otro ambiente y que “Con cualquier tecnología poderosa deberíamos pensar bien en qué es lo que sabemos —sin embargo, podría ser más importante saber sobre qué cosas no estamos del todo seguros”.

Por su lado la inteligencia artificial, la biotecnología y nanotecnología son herramientas increíblemente poderosas que “tienen reacciones en cadena, así que empezar con pocos recursos podría encausar proyectos que afectan a todas las personas del mundo”.

Según Lord Rees “Este es el primer siglo en la historia del mundo en el que la amenaza principal es la humanidad”. Ahora, si bien hemos sido capaces de sobrevivir miles de años de enfermedades, desastres naturales, predadores y el cambio ambiental, parece poco probable que nos extingamos tan pronto, es decir, aún con dos guerras mundiales y epidemias de gripe durante el siglo XX, la población mundial continuó creciendo rápidamente. Pero, según Bostrom lo preocupante es que estas amenazas son nuevas, y “no tenemos un historial de haberlas sobrevivido”.

Más allá de ser una predicción que parece sacada de una novela de ciencia ficción, lo que los científicos buscan destacar es que el avance desmedido de la tecnología podría alterar la naturaleza humana de maneras impensables e irreversibles, invitándonos a considerar que tan necesarios o relevantes son los cambios que supuestamente mejorarán a la especie.

[BBC]



Científicos toman células madre de la orina para crear dientes humanos

Científicos en China afirman que han creado un diente humano a paritr de células madre tomadas de la orina.

teeth

Científicos en China afirman que han creado un diente humano a partir de células madre tomadas de la orina.

Los investigadores que participaron en este experimento dicen que la técnica podría ser utilizada para reemplazar los dientes perdidos por edad u otros factores; además tiene la ventaja de tomar las células madre de una fuente menos controversial que los embriones humanos.

El equipo de Guangzhow Institute of Biomedicine and Health extrajo células de la orina y las manipuló para hacerlas células madre. Después las implantaron en las estructuras parecidas a dientes en ratones, y dijeron que el resultado final de las células contenía dentina y esmalte.

El reporte, publicado en Cell Regeneration Journal, afirma que esto podría llevar a otros estudios que resulten en “el sueño final de la regeneración total de los dientes”.

Sin embargo el proyecto ha atraído críticas y no sólo porque tuvo un rango de éxito de 30%. El profesor Chris Mason, un científico de células madre del University College London, dijo a la BBC que la orina era probablemente una de las peores fuentes para obtener células madre. Dijo: “Hay muy pocas células y la eficiencia de hacerlas células madre es muy baja. Es una mala manera de proceder.”

Mason también dijo que el riesgo de contaminación  era mucho más alto que con otras fuentes de células, y que hay un gran camino por recorrer antes de que la ciencia pueda integrar nervios y sangre a los nuevos dientes.

 [The Independent]



Científicos consuman la primera clonación exitosa del embrión de una especie extinta

Científicos de la Universidad de New South Wales confirman la clonación del embrión de una rana que desapareció del planeta hace casi 30 años.

frog_embryos.jpg.492x0_q85_crop-smart

El descubrimiento es parte de un esfuerzo de varios científicos alrededor del mundo para revivir algunas de las especies que el ser humano ha llevado a la extinción. Mientras para muchos parecería ser mejor ocuparnos por las especies que están en vías de extinción antes de recurrir a su clonación, el logro de estos científicos es altamente prometedor.

Siguiendo un método similar al que utilizaron para clonar a la oveja Dolly en 1996, los investigadores de la Universidad de New South Wales insertaron el ADN del Rheobatrachus, una especie de rana que se extinguió en la década de los ochenta, dentro de los óvulos de una rana de especie similar. Algunos días después del proceso el embrión del primer Rheobatrachus cobró vida.

Rheobatrachus

Mike Archer, uno de los investigadores describió el emocionante procedimiento ya que al principio el óvulo no parecía estar activo “pero de repente una de las células se dividió, y se dividió de nuevo y de nuevo.” El científico concluyó “realmente esperamos ver a este pequeño saltando de nuevo”.

El embrión no logró desarrollarse hasta convertirse en un renacuajo, sin embargo los investigadores creen que falta poco tiempo para que el procedimiento conocido como “transferencia nuclear de células somáticas” sea perfeccionado y sea exitoso.

Ya que “Esta es la primera vez que esta técnica es lograda para una especie extinta” dijo el biólogo conservacionista Michael Mahony, es a pesar de la crítica muy emocionante.

Otro científico que busca deshacer algunos de los daños que le hemos causado a la biodiversidad del planeta es el conferencista de TED, Stewart Brand. Es evidente que no tiene mucho punto revivir especies si no hay un medio ambiente habitable para ellos, pero el hecho es que el esfuerzo de estos científicos debe crear un eco en otras formas de conservación para fomentar un estilo de vida más sustentable.

[Treehugger]

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca