Ambientalistas mexicanos denuncian “terrorismo de Estado”

Al menos 11 activistas ambientales fueron asesinados entre 2006 y 2009, según un informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

acuerdo_defensa_tepoz-640x290
Ambientalistas de Tepoztlán protestan contra la ampliación de la carretera.
(Cortesía de www.tppmexico.org.)

El periodista Fernando Camacho escribe el día de hoy en La Jornada sobre la situación de violencia que desde hace años viven los activistas ambientales en México, los cuales ha sido perseguidos, desaparecidos y asesinados en diferentes casos denunciados incluso frente a comisiones internacionales de derechos humanos.

En un informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos se difundió que entre 2006 y 2009 al menos 11 ambientalistas fueron asesinados en territorio mexicano, a los que siguen sumándose casos como el de Noé Vázquez Ortiz, que tuvo lugar el 2 de agosto pasado.

Campesinos ecologistas como Teodoro Cabrera y Rodolfo Montiel denunciaron también la tortura y encarcelamiento de la que fueron objeto en 1999 por parte de miembros del Ejército Mexicano, y defensores de bosques como Aldo Zamora han desaparecido durante el periodo.

Octavio Rosas Landa, integrante de la Asamblea Nacional de Afectados Ambientales y académico de la UNAM afirma que “lo que priva en todos estos conflictos es que el gobierno y las empresas llevan a cabo una cuidadosa ingeniería del conflicto antes de que se manifieste cualquier oposición a sus proyectos, para generar rencillas y divisiones y decir que el problema surgió por motivos personales”, de manera que la opinión pública no pueda hacerse una idea clara ni de las demandas de los activistas ni de la manera en que desaparecen. Esta omisión fue caracterizada por el académico como “terrorismo de Estado”.

Francisco Saucedo del colectivo Proclama por el Rescate de la Nación enfatizó que a la violencia se suma la impunidad, y que los ataques contra ambientalistas son sólo un aspecto de la criminalización de la lucha social por parte del Estado mexicano, apoyado por organismos empresariales que buscan explotar desmedidamente el campo, las minas y las playas.

En el contexto de la Reforma Energética promovida por el presidente de México, Enrique Peña Nieto, las organizaciones no gubernamentales y los activistas con menos arrastre mediático están viviendo una situación de terrorismo de Estado por omisión: al igual que los periodistas del país, los ambientalistas se ven sólos frente a la mole de lo que buscan combatir a toda costa.

[La Jornada]



Liberan y deportan a cuatro ambientalistas mexicanos en Nicaragua

De acuerdo con el informe familiar, los seis personajes fueron liberados y abandonados por la Policía Nacional de Nicaragua en la frontera de Honduras.

En los últimos años, América Latina ha sido víctima de un patrón de criminalización y agresión hacia activistas ambientales. Un claro ejemplo de esta situación ha sido la muerte de Berta Cáceres. Para la directora de Acción Ecológica, Esperanza Martínez, esto se ha derivado de la expansión de las grandes empresas hacia territorios indígenas y áreas de conservación, con el fin de extraer recursos naturales que aporten beneficios a su empresa. 

América Latina es una de las fuentes principales de materias primas, provocando que territorios indígenas, mayoritariamente ambientes frágiles, se vean explotados por la industria minera, petrolera e inclusive algunos gobiernos. De manera que la llegada de defensores ambientales son vistos como personajes que frenan el desarrollo de la empresa. Por esta razón, sufren una serie de hostigamientos, amenazas, descalificaciones y estigmatizaciones; e inclusive hasta se avanza patrones de judicialización, en los que se les aprehende y condena –como pasó en las últimas semanas en Nicaragua. 

En La Fonseca, Nicaragua, seis extranjeros fueron detenidos pasadas la media noche por la Policía Nacional de Nicaragua. Entre ellos, estaban los cuatro mexicanos: Emanuel de la Luz, Salvador Tenorio Pérez, Eugenio Paccely Chávez y Daniel Espinoza Jiménez, quienes formaban la Caravana Mesoamericana para el Buen Vivir. En cuanto a los otros dos extranjeros, también miembros de la caravana, Ana Laura Rodríguez de Argentina y Byron Reyes Ortíz de Costa Rica, fueron dejados en la frontera de Nicaragua con Costa Rica. 

caravana mesoamericana para el buen vivir

De acuerdo con el informe familiar, los seis personajes fueron liberados y abandonados por la Policía Nacional de Nicaragua en la frontera de Honduras. Fue así que el gobierno hondureño rescató a los jóvenes y los entregó a la embajada de México –en ese país–. 

Todo parece indicar que los jóvenes fueron detenidos durante una redada de la Policía Nacional de Nicaragua, para llegar a la activista del movimiento Anticanal, Francisca Ramírez. Según las autoridades de la Cancillería mexicana, el gobierno de Nicaragua no pudo fincar cargos a los seis extranjeros, ya que se comprobó que su estancia en ese país era con fines altruista y de cuidado al medio ambiente para personas de escasos recursos. Esto ha provocado que la Secretaría de Relaciones Exteriores en México emitiera una alerta para el viajero. 

El embajador de México, señaló que los muchachos son ambientalistas reconocidos en sus universidades, quienes promueven un proyecto noble como es la protección de la naturaleza: “No son delincuentes”. Además, agregó que Daniel Espinoza es hijo de una reconocida promotora cultural que dirige La Casa del Lago de Chapultepec, y sobrino del famoso actor Daniel Jiménez Gacho: “Daniel es parte de una familia española muy arraigada y de gran influencia en el mundo cultural y académico de México.”

A continuación te compartimos un video realizado por los padres de Daniel Espinoza, quien fue uno de los mexicanos a quienes detuvieron en Nicaragua: 

 

El riesgo de relacionarse con el cuidado al medio ambiente se ha convertido en una actividad de alto riesgo, en la que se viven constantes agresiones –a veces, letales–. Sin embargo, el hecho de buscar la justicia con causas legales y ambientales, son fenómenos que fomentan que los defensores ambientales continúen alzando la voz a favor de la sociedad y el medio ambiente. En palabras de Esperanza Martínez: “Hay regiones movilizadas en defensa de la naturaleza. La sociedad ha avanzado y entendido que ya no puede seguir destruyendo la naturaleza. Uno mira con ojos más cariñosos a pueblos indígenas y campesinos.” 



La nueva colonia: en 10 años corporaciones extrajeron 4 veces más oro que en 300 de conquista en México

Las mineras llevan privilegios que resultan en que sus ganancias sean exhorbitantes, explotando recursos naturales que definitivamente no debieran pertenecerles.

En muchos de nuestros discursos lamentamos cómo Europa llegó en su miope visión expansionista a saquear a cientos de países de sus recursos, haciéndolo de una manera materialista:  la riqueza parecía ser el único valor importante en su cosmovisión.

En los 300 años de conquista española en México recordamos el saqueo absoluto. Sin embargo, actualmente el neoliberalismo bajo la bandera del libre mercado (los países abren sus fronteras a corporaciones poderosas que van adueñándose del mapa tanto de producción como de comercio) es un tipo de conquista más silencioso, pero más definitivamente más avasallador.

Según un artículo de Roberto Garduño para La Jornada, elaborado a partir de cifras de anuarios estadísticos de la minería mexicana 2013 y 2014, y de datos de la Dirección de Control Fundamental de Indicadores Estratégicos de la Secretaría, en México en solo una década ha sido extraído 4 veces más oro que en la época de la conquista de 300 años.

En un comparativo, en la época novohispana fueron extraídas 190 toneladas de oro; en 10 años han sido extraídas 774 toneladas. Esta tendencia  acelerada se ha dado desde el 2006 (con las concesiones de Felipe Calderón)o aunque sus antecedentes vienen desde inicios de los 90 cuando en el sexenio de Carlos Salinas comenzaron a facilitarse las concesiones nacionales a empresas estatales que fueron privatizadas, o bien a extranjeras.

Con las empresas mineras el gobierno mexicano ha sido bastante condescendiente, tienen extensiones fiscales; sus utilidades son exorbitantes en comparación con la riqueza que regresan a México. También, en el caso de las mineras nacionales los hombres que más se han favorecido de esta riqueza han sido los mismos enriquecidos gracias a las compras que hicieron al gobierno de empresas estatales y concesiones por parte de Salinas, sus nombres son Germán Larrea, Carlos Slim y Alberto Bailleres; Slim llegó a ser considerado como el hombre más rico del mundo por Forbes, y Larrea y Bailleres figuran entre los hombres más ricos del país.

El otro fuerte “inversionista” pues en realidad llevan todos los privilegios sin expandir esa riqueza a la población son empresas canadienses.

Con las reformas privatizadoras y la priorización de la inversión extranjera como prácticamente la única y exclusiva política económica, el saqueo a México ha sido mucho más voluptuoso; asimismo más discreto y silencioso…

 

 Twitter de la autora: @anapauladelatd

 



¿Por qué tienes que ver el documental “Huicholes: Los Últimos Guardianes del Peyote”?

Este documental pone en evidencia las contradicciones de nuestro mundo materialista y te muestra la lucha espiritual y política por el territorio sagrado, Wirikuta.

Hoy, a un año de haber asistido a la función de prensa, que nos tomó de sorpresa ya que la forma y el contenido nos conmovieron a todos  los presentes. La familia Ramírez, autoridades de las comunidades wixaritari (huicholas), junto a la productora Paola Stefani y el director Hernán Vilchez presentaron el largometraje documental Huicholes: Los Últimos Guardianes del Peyote. Ese día, en el Cine Tonalá, en la colonia Roma de la Ciudad de México, dio inicio el peregrinaje del mensaje del pueblo Wixárika por la defensa de Wirikuta, a través del filme independiente dirigido por Vilchez y fotografiado por José Andrés Solórzano.

Huicholes: Los Últimos Guardianes del Peyote narra la lucha espiritual y política de los huicholes por proteger el territorio natural sagrado donde crece el peyote, Wirikuta, amenazado hace más de cinco años por la industria minera.

La gira de lanzamiento “5 Colores de Maíz”, cuyo simbolismo dentro de la nuestra cultura, pero sobre todo en la wixárika, emprendió su peregrinaje para proteger la vida y poniendo en evidencias las  contradicciones de nuestro mundo materialista. 

La familia Ramírez, nos adentra en el viaje de peregrinación ritual que emprende hacia Wirikuta, para ir al encuentro de los ancestros espirituales que habitan este territorio de 140 mil hectáreas, ubicadas en el estado de San Luis Potosí, amenazadas por las múltiples concesiones mineras y la agroindustria.

La Reserva de Wirikuta fue incorporada en 1988 por la UNESCO a la Red Mundial de Sitios Sagrados Naturales. El territorio sagrado natural, posee un ecosistema único en el mundo, donde  se concentra la mayor biodiversidad y riqueza de cactáceas por metro cuadro en el planeta.  Más que un  desierto es un jardín, es el hogar del Águila Real, símbolo de nuestro país. Lamentablemente la mayor parte de la flora endémica de la región, está bajo la Norma Oficial Mexicana de plantas amenazadas y en peligro en extinción. 

Transversal a este ritual milenario, que se viene repitiendo generación tras generación, aparece el conflicto: la amenaza de las empresas mineras que, de concretar sus trabajos de explotación, podrían contaminar y destruir Wirikuta, convirtiéndolo en un territorio en estéril e inhabitable profanado. 

Huicholes: Los Últimos Guardianes del Peyote, nos acerca a las diferentes acciones de alcance público que el pueblo wixárika emprendió para dar a conocer la defensa de Wirikuta y su significado. 

Como parte de estas acciones, los productores apostaron desde sus inicios a que siempre que presentan el documental, cuenta con presencia de autoridades o representantes de las comunidades del pueblo wixárika. Donde el ritual de inicio, conmueve  y provoca una respuesta orgánica ante las muestras de enseñanza de estos grandes maestros peregrinos. Si se asoman a su Facebook y Twitter pueden  ser testigos de cada función que dan en México y otros países .

La producción en coordinación con las autoridades wixaritari han presentado Huicholes: Los Últimos Guardianes del Peyote en funciones masivas en las comunidades wixaritari (huicholas) en los estados de Jalisco, Nayarit y Durango, así como se ha seguido presentando en comunidades del bajío y la sierra de Catorce en Wirikuta.

Actualmente están realizando una gira por Europa en más de 13 países y tienen programadas dar más de 30 funciones para compartir el mensaje del pueblo Wixárika. En esta gira viajan Juan José “Katira” Ramírez y su hijo Enrique Ramírez, y el director Hernán Vilchez. El estreno fue en Berlín.En su último informe de exhibición anuncian que en la primera etapa de la gira europea más de 1,200 personas vieron la película en países de habla alemana. En el caso de la oferta en internet bajo la figura de Video On Demand, el documental se ha rentado 1,443 veces en más de 40 países en este año.

Hace un año, en la función de prensa, los productores y organizaciones civiles aliadas anunciaron que parte del compromiso con las comunidades campesinas e indígenas, es apoyar la promoción de proyectos productivos y culturales en Wirikuta.  Sí quieres conocer más de estas propuestas, proyectos y organizaciones que trabajan en la región, consulta  http://huicholesfilm.com/es/?p=8220

En las redes de Facebook y Twitter del documental se puede consultar y seguir el trabajo de exhibición que se realiza a favor de la vida en el planeta y la defensa de Wirikuta.
https://www.facebook.com/HuicholesTheLastPeyoteGuardians
https://twitter.com/PeyoteGuardians

Huicholes: Los Últimos Guardianes del Peyote, es una invitación a conocer, conmoverte y activarte en favor de la tierra, de la vida.  ¿Y tú qué estás haciendo por cuidar la vida?

Autor: Montserrat Salazar Gamboa.



Están por salir nocivas leyes ambientales de EPN por decreto: Greenpeace

Se había dicho que la creación del “Paquete Verde”, que hará operable la Reforma Energética, sería puesto a discusión; pero ahora el presidente mexicano busca decretarlo

En México hace poco fue aprobada la Reforma Energética, que prioriza el uso de hidrocarburos y gas shale por sobre las energías limpias. Aun con la inconformidad y descontento de decenas de organizaciones sociales y sociedad civil organizada, la reforma fue aprobada por ser supuestamente una palanca de desarrollo para el país. En ese entorno, el presidente Enrique Peña Nieto anunció, en una acción supuestamente democratizadora, que el “Paquete Verde” que hará operativa a la Reforma Energética (una serie de modificaciones a la Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable, la Ley General de Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente, y la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos, entre otros) sería sometido a discusión.

Luego de unos meses, el pasado 3 de noviembre Peña Nieto afirmó que había ya decretado el andamiaje para las modificaciones legales. Por su parte Greenpeace México, que buscar tomar parte en la elaboración de las leyes y de hecho ya cuenta con su propuesta, ha hecho dos invitaciones al presidente para elaborar el “Paquete Verde”, sin respuesta u obteniendo “largas” del gobierno. 

Las leyes del “Paquete Verde” son cruciales porque depende de ellas el impacto a las comunidades y al medio ambiente en el proceso de explotación de hidrocarburos (que ya de por sí es altamente cuestionable). Para Greenpeace es urgente que estas leyes sean percibidas por la sociedad con la relevancia que emanan, pues son quizá aún más importantes que la misma reforma.

El pasado 8 de octubre la organización hizo llegar al presidente una serie de iniciativas de reformas a diversas leyes con el fin de fortalecer la protección de los ecosistemas mexicanos por la inminente la amenaza de un deterioro mayor como consecuencia de la Reforma Energética, las cuales no fueron tomadas en cuenta.

Finalmente, el último intento de Greenpeace por lograr una audiencia con Peña Nieto se hizo el 29 de octubre, del cual no se ha obtenido respuesta:

“Con las reformas decretadas por Enrique Peña Nieto, no sólo se desoyen las recomendaciones de los especialistas y de los sectores preocupados por la protección del medio ambiente, sino que pone en riesgo el cumplimiento de las metas de sustentabilidad que el titular del Ejecutivo pregona en sus discursos”.
 

Si te suena, haz presión al presidente en redes sociales para que este tema cobre fuerza y se promueva un diálogo abierto con las organizaciones.



Conoce los mitos sobre la deforestación en México

Creencias comunes que empañan una problemática más profunda: el abandono, por parte del Estado, a los dueños de las tierras forestales

Hace unos días publicamos lo que asociaciones de campesinos e indígenas apuntan como los enemigos de los bosques en México. Suele haber algunos supuestos motivos que explican la causa de la disminución de los recursos forestales, casi siempre ligados al cambio de uso de suelo, la tala clandestina o al crimen organizado. Pero hay un férreo enemigo, el más poderoso de todos, que explicaría, de hecho, la existencia de las demás amenazas a los bosques y selvas mexicanas.

Paloma Neumann, coordinadora de la Campaña de Bosques de Greenpeace, quien conoce notablemente el tema forestal en México, desmitifica los usuales motivos que suelen asociarse a la disminución de bosques y selvas del país y nos da un atisbo de la verdadera máscara que se esconde tras el descuido de estos ecosistemas:

Mito 1. Existe información sobre el estado de los bosques y selvas: Neumann aclara con indignación que la misma Comisión Nacional Forestal (CONAFOR) ha aceptado que no existe información actualizada y confiable sobre el área forestal en México. Acusa que la dependencia, cómodamente, reporta ante la FAO de las Naciones Unidas un parámetro a nivel global que no mide toda la diversidad de ecosistemas forestales que tenemos en México. Prácticamente no conocemos el estado de los bosques y selvas; de hecho, para Neumann la información más confiable la ha realizado la Universidad Autónoma de México (UNAM) en su documento de 2009 llamado El capital natural de México.

Mito 2. La tala ilegal es la principal causa de la disminución forestal: Tampoco existe en México un estudio serio sobre la cantidad de madera ilegal en el país. Neumann advierte que quizá más de 50% de la materia prima de las madererías viene de tala ilegal, pero en realidad, esto sucede por un problema mucho más profundo, pues si el gobierno protegiera a 60% de los propietarios de los bosques, que suelen ser indígenas o ejidatarios, estos no tendrían que migrar y abandonar sus tierras a merced de los taladores, o bien no tendrían que volverse, como ocurre en algunos casos, contra sus propios recursos, por desesperación, haciendo ellos mismos una tala ilegal. En este sentido el Estado es el responsable del abandono de los bosques porque no otorga los apoyos suficientes, como las mismas organizaciones lo han denunciado y de hecho, según los monitores de Greenpeace, el presupuesto se ha usado con fines electorales: “La CONAFOR no ha comprobado que los recursos que se destinan a los programas realmente tienen un impacto directo en reducir la deforestación”. 

Mito 3. El cambio de uso de suelo es el gran culpable: Si uno busca en internet se encontrarán declaraciones, principalmente de funcionarios, que recalcan que el cambio de uso de suelo es la principal amenaza de la degradación de los bosques y selvas. Pero en realidad, esto es un distractor para atenuar la responsabilidad del gobierno. Es un juego político para llevar la discusión lejos del principal enemigo de los bosques, que es la falta de prioridad en las políticas públicas, pues se privilegian otros sectores como la agricultura, la ganadería, el desarrollo urbano o el turístico: “El cambio de uso de suelo ocurre debido a que las políticas públicas de este país están enfocadas en promover e incentivar otro tipo de actividades que tienen que ver con agricultura, ganadería,  desarrollo urbano, desarrollo turístico…”.

¿Qué hacer para cuidar los bosque y selvas?

Neumann aconseja:

Para empezar, difundiendo, porque hay mucha desinformación sobre qué es lo que pasa en los bosques en México. La mayoría de los medios de comunicación difunden la idea de que el cambio de uso de suelo y la tala ilegal son los principales obstáculos. (…) Que cuando vayamos a comprar papel, por ejemplo, nos fijemos si es de reúso o certificado. Cuando sean muebles preguntar si es madera certificada de las comunidades mexicanas que hacen un manejo sostenible de sus bosques, que sí hay varios sitios donde se pueden conseguir, desde tiendas como Palacio de Hierro, Home Depot, etcétera.

Twitter de la autora: @anapauladelatd

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca