21 de Julio: Día Mundial del Perro

Este 21 de julio se conmemora el Día Mundial del Perro, una fecha para homenajear las muchas cualidades que han mantenido a esta especie con la humanidad por miles de años, pero también darnos cuenta de la difícil situación que los canes viven en nuestros días.

Probablemente ninguna especie animal tan íntimamente relacionada con el ser humano como el perro. Ninguna que tenga ese estatus simbólico de compañía y asistencia que común y justificadamente se asocia con los canes. Desde que comenzó su proceso de domesticación ―un proceso cuyo origen se estima en decenas de cientos de años de antigüedad, aunque al parecer fue ya irreversible hace 30 mil 0 15 mil años― el perro figura en la historia de la civilización en las más diversas actividades, una presencia constante de las muchas formas de la cotidianidad humana.

Este domingo 21 de julio se celebra en México el Día del Perro, una efeméride que homenajea esas cualidades por las que el perro se ha mantenido por tanto tiempo al lado de la humanidad.

Asimismo, de acuerdo con la situación actual de estos animales domésticos, la fecha nos recuerda la importancia no solo de cuidar responsablemente a nuestra mascota ―vigilar su alimentación, vacunarla, educarla, quererla (con todo lo que ello implica) ―, sino también ir un poco más allá y darnos cuenta de ciertas prácticas contemporáneas que afectan la calidad de vida de los perros: su cruza indiscriminada, el supuesto valor monetario que tienen unas razas sobre otras, su comercialización en tiendas especializadas, el privilegio que por estos y otros motivos se le otorga a una raza por encima de miles de perros que viven abandonados en la calle, los métodos llenos de sufrimiento con que se mata a animales que se encuentran en esta situación y otras realidades sin duda reversibles por la vía de la exigencia y el trabajo colectivos, acaso también del gesto voluntario y desinteresado de quien, por ejemplo, prefiere adoptar un perro antes que comprar alguno en un centro comercial.

A fin de cuentas, al domesticarlos, el ser humano adquirió un enorme grado de responsabilidad sobre el destino como especie del perro.

En Ecoosfera:

38 maneras en que los perros mejoran tu vida (INFOGRÁFICO)

Calcula la edad de tu perro: científicos concluyen equivalencia en años humanos según la raza canina

El estado emocional de un perro sí se refleja en su rostro (y el ser humano tiene la capacidad de identificarlo)

La (triste) historia de un refugio para perros en Taiwán (FOTOS)

 



Descifra la conducta de tus perros con estas pistas

Se sugirió entonces que esta respuesta en perros refuerza la conducta moral, donde ellos son capaces de experimentar un rango de emociones e, inclusive, de reconocer estas mismas emociones en otros caninos.

Los perros son increíblemente sinceros en sus movimientos. Sus saltos juguetones, la mirada vivaz y los mordiscos inofensivos, son simplemente una especie de energía positiva que remueve toda nostalgia, congoja o malestar tanto físico como emocional. Es como si sus movimientos, sus miradas y ladridos, revelaran un lenguaje –¿o un código?–, el cual, de acuerdo con Marc Bekoff, profesor de la Universidad de Colorado, implica una conducta primordialmente de… ¿dominación? 

El científico, tras estudiar la conducta animal en los últimos 40 años, encontró un patrón entre los perros, lobos y coyotes: el doblar sus patas delanteras y el de saltar uno encima del otro. Se sugirió entonces que esta respuesta en perros refuerza la conducta moral, donde ellos son capaces de experimentar un rango de emociones e, inclusive, de reconocer estas mismas emociones en otros caninos.

En especial cuando los perros doblan sus patas delanteras bajando la parte frontal, pues puede considerarse como una invitación a jugar. De modo que cuando veas a tu perro realizar esta posición hacia otros perros, quizá lo que está buscando es un compañero de juegos. No se trata de un acto de agresión, sino de una manera de transmitir que… quiere jugar.

play-bow

 

Otro ejemplo que implica una invitación a jugar es cuando el perro está dejando su vientre hacia el cielo. De hecho este acto puede significar más allá de un gesto de sumisión. Estudios realizados en la Universidad de Lethbridge y la Universidad de Sudáfrica demostraron que, aunque no todos los perros giraban, ninguno de los participantes lo hacía para exhibir sumisión ni disminuir el tiempo de los juegos. Parece ser que los 248 perros de la muestra simplemente lo hacían para facilitar el juego y la diversión 

El juego parecer ser realmente más importante en los caninos, pues, de acuerdo con un estudio realizado en 2008, los cachorros machos frecuentemente dejan que la hembra gane durante el juego –aún cuando él sea más grande y fuerte–. De hecho los machos se colocan inclusive en posiciones más vulnerables al ataque, dejando a las hembras la oportunidad de morderlas fácilmente. ¿La razón? Parece ser que crear un vínculo cercano entre sí ayuda al proceso del juego.

 Así que, quizá lo ideal es que dejemos a los animales disfrutar de su dinamismo nato, de lo que mejor pueden disfrutar: de sólo existir en su inocente jugueteo. ¿Por qué? Porque sólo son así. Sin más.

puppies wrestling.jpg.838x0_q80

 



¿Dónde y cómo comenzó la domesticación de los perros?

Se descubrió que los primeros domesticadores de perros habitaron en Asia central, un lugar entre Nepal y Mongolia.

Los perros, simpáticos y alegres, son seres de luz que transmiten energía positiva a sus dueños. Sin embargo, antes, hace aproximadamente 15 o 40 miles de años, no solía ser así. De acuerdo con algunos estudios genéticos, se sabe que los perros fueron domesticados primero por los lobos gris eurasiáticos; no obstante aún se desconoce cuándo y por qué estos caninos se convirtieron en el mejor amigo del hombre.

European_grey_wolf_in_Prague_zoo

 

Ahora, un estudio realizado por Cornell University, descubrió que los primeros domesticadores de perros habitaron en Asia central, un lugar entre Nepal y Mongolia. Esta costumbre se fue expandiendo primero por Asia oriental hasta recorrer el mundo entero. Lo interesante es que estos perros cuentan con una mayor diversidad genética, una mayor presencia geográfica y una mayor cantidad de camadas.

Si bien se desconoce las razones exactas para que haya sucedido esta domesticación, se especula que los humanos y los perros empezaron a interactuar entre sí mientras salían a cazar mamíferos de gran tamaño. Con el paso del tiempo los perros comenzaron a ser gradualmente domesticados con el paso de esas interacciones. Quizá esta sea la razón por la que los perros comenzaron a formar parte de la costumbre de caza de las familias acaudaladas en la antigüedad.

stick-dog_2603828b



¿Por qué las personas somos más empáticas con los animales que con otros humanos?

Un estudio comprueba que las personas solemos ser más sensibles con los animales que con otros, acá la respuesta del por qué sucede esto.

Foto: Taringa

Es curioso, los seres humanos, hasta ahora, somos los únicos capaces de ser conscientes plenamente de nuestra condición. Es decir, somos la única especie que puede sentirse, pero también saberse, miserable o alegre, por ejemplo. Un perro puede ser estar sufriendo, pero ese dolor es parte de un presente físico y psicológico; pero pareciera que el ser humano carga con un doble dolor al saberse víctima de ese sufrimiento, algo así como el ¿por qué a mi?

Esta condición, probablemente habría de volvernos más empáticos hacia el dolor ajeno, pero, como seguro habrás notado, a veces pareciera que el dolor de los animales nos es más importante que el de nuestros pares. ¿Por qué sucede esto?

Dos sociólogos de la Universidad Northeastern, Arnold Arluke y Jack Levin, hicieron un experimento para, primero, comprobar si es que esta tesis es verdadera, y dos, averiguar el porqué sucede. En su análisis retomado por Wired, mostraron notas informativas a distintos participantes sobre ataques o situaciones de peligro tanto en humanos como en animales; los analizados se sintieron más empíricos generalmente con los animales que con los humanos a tal grado que en situaciones de peligro preferirían salvar a los animales. En esta investigación también se comprobó que las mujeres son más propensas a sentir empatía por los animales, pero además, en ambos géneros, esta sensibilidad a los animales crece más según la especie. Como podrás intuir,la más alta suele estar dirigida a los perros.

¿Por qué?

La respuesta que encontraron estos investigadores al por qué somos más empáticos con los animales que con nuestra especie es por que encontramos a los primeros mucho más inocentes e indefensos que a nuestros pares.



El bello contraste del tiempo: imágenes de perros de pequeños y en su vejez (FOTOS)

La fotógrafa Amanda Jones ha captado durante veinte años la vida de decenas de caninos para mostrarnos la belleza de todas las etapas.

La cultura actual privilegia enormemente la juventud. Casi cualquier publicidad que encuentres, la cual por cierto marca en buena parte las aspiraciones de la sociedad, está enmarcada en los privilegios de la juventud.

Una persona no joven en esta sociedad va perdiendo interés colectivo; la sabiduría reconocida ancestralmente en la vejes ha sido sustituida por la aparente información nueva, relevante, disruptiva: nuestros viejos, los cuales seremos algún día, son relegados.

Lo anterior de alguna manera pasa con los animales también. Admiramos la juventud en los animales; su vigorosidad o capacidades y energía. Pero ¿y qué hay de la belleza del paso del tiempo?

La fotógrafa Amanda Jones, consciente de todo lo anterior, desde hace 20 años ha retratado el paso del tiempo en la vida de distintos perros, y su trabajo ha sido documentado en el libro Dog Years: Faithful Friends Then & Now. Las fotos, silenciosamente, nos dan una linda lección sobre la superficialidad de nuestra época; en la que hemos perdido la capacidad de si quiera echarle un ojo a la belleza de la huella del tiempo…

Cooper: 2 y 10 años

young-dog-old-years-book-amanda-jones-2 Corbet: 2 y 11 años

young-dog-old-years-book-amanda-jones-3Lily: 8 meses y 15 años

young-dog-old-years-book-amanda-jones-6

Maddy: 5 y 10 años

young-dog-old-years-book-amanda-jones-7

Maddy y Ellie: 7 y 6 años; 14 y 13 años

young-dog-old-years-book-amanda-jones-12

Rufus: 6 meses y 13 años

young-dog-old-years-book-amanda-jones-14

[Boredpanda]



La domesticación del perro es más vieja de lo que se creía; comenzó hace más de 27 mil años

Un estudio reveló que el perro lobo de Taimyr representa el más reciente ancestro común entre los lobos y los perros modernos.

Hasta hace poco se creía que la domesticación del perro comenzó hace unos 16 mil años. También que fue esta característica la que hizo divergir el ADN del precedente de los perros y la mutación de los lobos en este tiempo, después del periodo glaciar.

Un nuevo estudio de investigadores suecos publicado en el Current Biology sugiere que la domesticación de los perros comenzó mucho antes, entre hace 27 mil a 40 mil años. Las conclusiones salieron luego de un análisis genético de un fragmento de mandíbula de un lobo siberiano de hace 35 mil años que reveló que el perro lobo de Taimyr representa el más reciente ancestro común entre los lobos y los perros modernos.

Los análisis de ADN muestran también que los perros de trineo husky, actualmente en Siberia y Groelandia tiene un número inusualmente elevado de genes comunes a los del antiguo perro lobo de Taimyr de hace 35 mil años.

Esta especie “vivió solo algunos millares de años después de la desaparición del hombre Neandertal de Europa y la aparición de los humanos modernos en Europa y Asia”, indican los investigadores.

[AFP]

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca