¿Qué países han implementado programas de préstamo público de bicicletas? (INFOGRÁFICO)

París, Londres, Montreal, Suzhou y muchas otras tienen sistemas de bicicletas compartidas, aquí te mostramos sus estaciones para que compares los programas más eficientes.

Bike-Sharing

El nuevo trend del transporte público global parece ser bicicletas compartidas con estaciones en diferentes puntos de las ciudades. Andar en bicicleta es un sistema de transporte lógico, ideal para distancias medianas. Esto último se ha hecho significantemente más accesible para muchas personas al convertirse parte de un sistema de transporte público.

El nuevo infográfico de Quartz nos presenta 29 de los programas más grandes de bicicletas compartidas en el mundo. El infográfico se creó al dibujar las estaciones de bicicletas a la misma escala y después acomodarlas de acuerdo al número de estaciones.

Los creadores del infográfico mencionan que no pudieron incluir algunos de los sistemas más grandes por la falta de información al respecto, especulan que en China se encuentran 17 de los sistemas de bicicletas más grandes del mundo (de acuerdo al número de bicicletas).

El sistema más eficiente que nos muestra el infográfico parece ser el de París, el más concentrado el de la Ciudad de México, y el más pequeño (concentración y número de estaciones) el de Ottawa.

El infográfico:

1682211-inline-yanofsky-every-bike-dock-002

[Quartz]



Explorador recorre en bicicleta uno de los sitios más remotos del mundo (VIDEO)

La bicicleta se posiciona como un vehículo para recorrer los parajes más insólitos como Kirguistán.

La república de Kirguistán es uno de los paisajes más remotos y alejados de la Tierra. Compartiendo fronteras con China, Kazajstán, Tayikistán y Uzbekistán, esta pequeña república fue el escenario de un épico viaje hacia lo desconocido por parte del aventurero Kyle Dempster.

“¿Cómo llegué aquí?”, se pregunta Dempster en una de las primeras escenas del documental The road to Karakol, donde podemos ver a Dempster atravesando las remotas llanuras de Asia a bordo de su bicicleta, atravesando ríos casi congelados en plena desnudez y dándose a entender con los pobladores de los lugares más escondidos del planeta.

El viaje estuvo patrocinado por Outdoor Research, una compañía de equipo para expediciones, los cuales pensaron que el viaje de 1,200 kilómetros de Dempster podría servir como un video corto; no imaginaron que el material que Dempster filmó durante su odisea serviría para que los cineastas Fitz Cahall y Austin Siadak dieran forma a un proyecto mucho más grande y ambicioso.

La soledad se vuelve apremiante entre la inmensidad: cada lugar donde el ojo se posa reviste una inusitada belleza, una complejidad, un problema al que nunca nos hemos enfrentado. Estamos viajando realmente hacia lo desconocido, con Dempster, solamente armados con una cámara de video, utensilios de sobrevivencia y un viejo mapa de Kirguistán.

Se trata de la experiencia de lo desconocido en grado sumo: de ponerse en un lugar de riesgo, que es el antiguo lugar de la aventura. Los exploradores del mar en los siglos XVI y XVII subían a los barcos sin una idea clara de lo que habrían de encontrar al otro lado del mundo. En nuestros días es fácil buscar “Kirguistán” en Google y hacernos una idea aproximada de ese lugar, pero visitarlo –incluso a través de los ojos de un explorador como Dempster– es una experiencia que compete solamente a nuestros sentidos, que modifica nuestras expectativas y que nos da un nuevo acercamiento a lo desconocido en nuestro mundo. Recorrerlo en bicicleta, además, confiere a este vehículo un valor que lo sitúa como uno de los inventos que más empata con la naturaleza.



La increíble historia de la bicicleta, el medio de transporte más ecológico del mundo

En 1813, el aristócrata alemán Karl Drais, presentó un artefacto construido con dos ruedas de madera y una silla de montar.

Sobre una silla de montar y dos ruedas, se presentó lo que hoy se considera la primera bicicleta en el mundo, un medio de transporte no contaminante que se ha convertido en todo un deporte de alto impacto.

En 1813, el aristócrata alemán Karl Drais, presentó un artefacto construido con dos ruedas de madera y una silla de montar, pesaba 20 kilogramos, se dirigía con un sistema rudimentario de manillar y el impulso se lograba con los pies. Fue bautizado como Draisine o hobby horse (caballos de batalla), ya que fue una alternativa a los caballos que transportaban carga.

Algunos aristócratas londinenses adquirieron este invento como un medio de transporte, sin embargo, años más tarde se prohibió su uso debido a que se consideraba un peligro para los peatones.

La bicicleta regresó al mercado en 1860 con el nombre de “velocípedo”, la cual contaba con un mecanismo de dos ruedas de acero, pedales y un sistema de engranaje. El alemán Karl Kech se atribuyó la invención, pero el francés Pierre Lattent fue quien consiguió la patente.

En Latinoamérica, la bicicleta tardó algunos años en llegar, pero poco a poco fue sustituyendo en algunas regiones a los caballos, burros y mulas como transporte. Incluso, se convirtió en una herramienta muy útil de trabajo para algunos oficios, como vendedores de pan, carteros y repartidores de periódicos.

bicicleta

A lo largo de los años, la bicicleta ha sufrido varios cambios, especialmente en el tamaño de las ruedas y los materiales para su fabricación. Al inicio de su comercialización era un artefacto caro, sin embargo, su producción masiva ha reducido los costos al público.

El nacimiento del ciclismo como un deporte popular se remite al 31 de mayo de 1868, cuando los hermanos Olivier se asociaron con la empresa fabricante Michaux para organizar una carrera de “velocípedos” en Saint Cloud, París. Se presentaron 7 ciclistas para recorrer 1,200 metros de distancia. El ganador fue el británico James Moore que hizo el recorrido en 3 minutos y 50 segundos. Años más tarde, el primer Tour de Francia se efectuaría en 1903 y contaría de un trayecto de 2,428 kilómetros.

Actualmente, la bicicleta es una opción de transporte ecoamigable, ya que no emite gases contaminantes y disminuye la presencia de vehículos en las calles, por lo que reduce congestionamientos viales. Además, montar en bici es una actividad física que trae consigo excelentes beneficios a la salud, como fortalecer el sistema cardiovascular, bajar de peso y reducir el estrés.

Te invitamos a rodar entre la naturaleza, ya que es una experiencia muy relajante y divertida.

 

COLABORACIÓN DE EARTHGONOMIC MÉXICO, A.C. Nuestra misión es fomentar el desarrollo de la sociedad en armonía con el entorno natural y el respeto a los seres vivos. Para más información visita: www.earthgonomic.org @Earthgonomic y /Earthgonomic



Si usas la bici, disminuirán también tus ganas de consumir alcohol y tabaco

Un informe señala que el uso de la bici es adictivo y contagioso, y que, además, disminuye los hábitos insanos.

Es curioso como muchos fenómenos atraen a sus pares similares. Así como la vida es una cadena unida al todo, en la vida cotidiana los hábitos (probablemente la herramienta al alcance más poderosa para impulsar una buena o mala calidad de vida), producen también una cadena de efectos similares.

Si adoptamos hábitos insanos, lo más probable es que estos crezcan en esta dirección (incluso aunque no te hagan sentir bien); en su contraparte, cuando adoptamos hábitos más saludables, van sumándose a esta cadena nuevos hábitos más sanos. 

En el caso de la bicicleta, que está siendo adoptada como medio de transporte por millones de personas en el mundo– de alguna manera orillados por la inviabilidad del tráfico en las ciudades, esta provoca que las personas que la usan se vuelvan más saludables. 

Un nuevo informe realizado por Cyclescheme sobre la población del Reino Unido ha comprobado cómo el uso de la bicicleta es contagioso y adictivo. Pero además, la mayoría de los encuestados que han adoptado su uso declararon haber disminuido sus hábitos de consumo de tabaco y de alcohol. 

Un 53% de los encuestados respondieron que el uso de la bicicleta se ha convertido en un hábito del que ya no desean prescindir: una saludable adicción. En el estudio fueron analizados 10.000 ciudadanos, y la mayoría coincide en que han reducido significativamente el consumo de alcohol y tabaco desde que decidieron usar la bicicleta como medio de transporte.



Por exceso de bicicletas, Amsterdam crea un estacionamiento acuático

La afortunada afloración de cada vez más bicicletas ha obligado a hacer uso de la imaginación.

En el uso de una bicicleta existe algo divertido que nos permite estar más alerta al entorno. Prestamos más atención a los sonidos, olores y sensaciones; inclusive, hasta cierto punto, a las calles que atravesamos en nuestra ciudad. Se trata de una sensación de libertad con múltiples beneficios en cuestión de la salud, el cuidado del medio ambiente y de la economía.

Sin embargo, en lugares como Amsterdam, el uso excesivo empieza a tener efectos un tanto negativos en su infraestructura. De acuerdo con Parool, un periódico local, Amsterdam tiene un exceso de bicicletas por lo que el gobierno ha tenido que crear un estacionamiento ciclista en una plataforma sobre el agua. Este sitio acuático planea contener a 7 000 bicicletas en el río IJ; aunque, para el 2030, el objetivo es llegar a 21 500.

Actualmente, el 57 por ciento de los ciudadanos que usan diariamente la bicicleta como medio de transporte. Sin embargo, las dimensiones de los estacionamientos ciclistas no se adecúan a las demandas de los habitantes de La Venecia del norte. Por consiguiente, el gobierno ha tenido que remover a más de 73 000 bicicletas de las calles, lo cual cuesta hasta cinco veces más que el costo de la liberación de la multa. La discrepancia tiene que ver con el descontrol de las bicicletas y el miedo de que aumente el precio de las multas, que podría provocar que, para evitar pagar el adeudo, las personas abandonen sus bicicletas confiscadas.

El exceso de bicicletas provoca el diseño único de una infraestructura, lo cual es un reto para mejorar la ciudad…



Las bicicletas como el medio de transporte más eficiente de todos

La bicicleta reduce la dependencia a energía no renovable para el cuidado del medio ambiente, la seguridad social y la competitividad económica. Además, es un excelente ejercicio para la generación de endorfinas y serotonina

Coches, aviones, trenes, transporte público y bicicletas; estos son los medios de traslado más comunes para recorrer una metrópoli a la hora de llegar a un encuentro profesional, escolar o casual. Sin embargo no son, forzosamente, los más efectivos…

De acuerdo con David Banister, profesor en estudios de transporte, la bicicleta es, entre todos los posibles, el medio de transporte más efectivo a nivel energético. Esto, evidentemente, en términos de megajoules de energía expandida por kilómetro viajado.

Bikes_Most_Efficient.png.662x0_q100_crop-scale

 

Mientras que los automóviles o autobuses requieren de energía contaminante para su funcionamiento, la bicicleta (y la caminata) sólo requiere cierta cantidad de calorías (conseguidas a través de la comida), menor a la gasolina, de modo que la bicicleta reduce la dependencia a energía no renovable para el cuidado del medio ambiente, la seguridad social y la competitividad económica. Además, es un excelente ejercicio para la generación de endorfinas y serotonina (hormonas del bienestar, la felicidad y la recompensa).

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca