¿Por qué el olor de la lluvia es agradable a nuestro olfato?

Debido a reacciones químicas, es posible anticipar que viene una tormenta por medio del olfato.

rain

El olor de la lluvia es agradable al olfato. De hechos, algunos científicos creen que disfrutamos ese olor debido a que nuestros ancestros aprovechaban el clima lluvioso para su supervivencia.

Pero ¿qué hace a la lluvia oler tan bien? Hay varios olores en la lluvia que agradan a las personas. Uno de éstos es el “pretichor”, que se deriva de reacciones químicas.

Algunas plantas secretan aceites durante los periodos secos, y cuando llueve, estos aceites se evaporan. Otra reacción ocurre cuando se liberan químicos producidos por bacterias conocidas como actinomycetes.

Otra esencia asociada con la lluvia es el ozono. Durante una tormenta, los rayos pueden derramar oxígeno y moléculas de nitrógeno en la atmósfera, y éstas se vuelven óxido nítrico. Esta sustancia interactúa con otros químicos en la atmósfera para formar ozono, el cual tiene un olor agudo.

Es posible oler la lluvia cuando el viento de una tormenta que se avecina contiene ozono proveniente de las nubes.

[Live Science]

 



Ley obligaría a captar el agua de lluvia en la Ciudad de México

Esta disposición quizá transformaría la manera en que aprovechamos y valoramos el agua de lluvia en los hogares.

Por muchos años se confió en la viabilidad de las presas artificiales para el abasto de agua. Pero la anterior medida, además de atentar contra la topografía natural, requiere de una enorme infraestructura, que a largo plazo es muy costosa: imagina el mantenimiento que requieren las mega tuberías que recorren el subsuelo para alimentar a megapolis como  la Ciudad de México. El uso de presas es aún más obsoleto, si se piensa en el agua de lluvia desperdiciada. Por esto, ecologistas pugnan por transformar el modelo de abasto de agua: la captación de agua puede  hacerse desde cada hogar.

Una nueva iniciativa de ley en la Ciudad de México (La Ley de Agua y Sustentabilidad Hídrica), obligaría a que las nuevas construcciones incluyan sistemas de captación de agua pluvial como requisito para conseguir los permisos de edificación. Además otorgaría incentivos fiscales, a quienes implementen la captación a sus espacios. Aunque la ley aún deberá ser aprobada por la asamblea legislativa del Distrito Federal, es la primera en su tipo en este país.

En México se desperdicia el 72% del agua pluvial, según la ONG Fondo pala la Comunicación y Educación Ambiental A.C, un absurdo que podría eliminarse a partir de la transformación cultural, y la inserción, obligatoria, de sistemas de captación de agua. El creador de Isla Urbana (Enrique Lomnitz): un proyecto que monta sistemas de captación de lluvia en zonas marginadas, asegura que la inversión en uno de estos sistemas se recupera, gracias a la captación del líquido, en tan solo un año.

La mayor parte del agua de lluvia en las ciudades mexicanas se desaprovecha en las cañerías, esta nueva ley podría figurar una nueva etapa en la manera en que  se concibe socialmente al vital líquido. Aunque los proyectos hidrológicos de gran magnitud se gestan desde el gobierno, la conciencia ciudadana sobre la viabilidad en la captación de agua pluvial es todavía escaza. Afortunadamente, la cultura cambia, y en ocasiones, algunas medidas legales aceleran el proceso: quizá esta iniciativa concrete uno de estos acertados casos.



Caracol se pasea con una flor como paraguas bajo la lluvia de Ucrania (FOTO)

En una coincidencia fotográfica que se creería increíble, el fotógrafo ucraniano Vyacheslav Mischenko logró captar esta imagen de un caracol protegiéndose de la lluvia con una flor.

La coincidencia es sorprendente, casi tanto como la imagen que la consigna: un caracol se pasea bajo la lluvia de los bosques de Ucrania protegiéndose con una flor.

La fotografía fue tomada por Vyacheslav Mischenko, quien como esos coleccionistas de miniaturas que, a su modo, admiraba Walter Benjamin, prestó atención a lo que muchas veces nos pasa desapercibido, ese mundo donde las cosas transcurren con otro ritmo y la lluvia cae de diferente modo.

Uno de los muchos motivos de asombro que nos ofrece gratuitamente la naturaleza.



Las plantas absorben menos ozono durante las olas de calor

Durante las olas de calor, las plantas tienden a absorber menos contaminación del aire; esto conlleva un mayor riesgo para la población humana de desarrollar enfermedades respiratorias.

UrbanTrees

Un estudio publicado en la prestigiosa Atmospheric Chemistry and Physics encontró que durante las olas de calor, las plantas tienden a absorber menos contaminación del aire; esto conlleva un mayor riesgo para la población humana de desarrollar enfermedades respiratorias. Lisa Amberson y sus colegas creen que hasta 460 personas pudieron morir durante la oleada de calor que sacudió al Reino Unido durante el 2006.

El estudio describe la función de las plantas para limpiar la contaminación del aire: las plantas absorben ozono, y aunque el ozono es bueno en la atmósfera para contrarrestar los rayos que vienen del espacio exterior, cuando el ozono se queda en la superficie de la Tierra es el principal componente del smog y fuente de enfermedades respiratorias.

El ozono se produce en la superficie debido a la oxidación fotoquímica de dióxido de carbono, metano y otros compuestos orgánicos –en otras palabras, nuestros combustibles y emisiones industriales. Usualmente las plantas ayudan a contener las emisiones de ozono a través de las stomata, pequeñas ranuras en las hojas; pero durante las olas de calor las plantas cierran sus stomata para evitar perder el agua necesaria para seguir vivas. Mientras más seco el suelo, más cuidarán las plantas su agua, cerrando las stomata.

El peligro de esto es que al absorber menos ozono, las plantas no evitan que el ozono inunde las poblaciones. Es preciso contener y limitar al máximo las emisiones de dióxido de carbono, especialmente durante la temporada de calor.

[NatGeo]



¿Cómo se forman los arcoíris gemelos?

Un modelo ya puede recrear a la perfección los arcoíris sencillos, dobles, cuádruples y gemelos.

Todos conocemos los arcoíris y no pocos hemos visto a los arcoíris dobles. Ahora hay una variante aún más exótica: los arcoíris gemelos, que consisten en dos arcos que se dividen a partir de una misma base.

Sabemos que la luz del sol se refleja y refracta con las gotas de agua en la atmósfera, por lo que se separa en sus componentes de color básicos. Ahora bien, cuando coinciden dos lluvias, con dos tipos diferentes de gotas, reflejan un arco distinto cada una, que terminan por coincidir en su base.

Un grupo de científicos encontró que la mayoría de los modelos y simulaciones consideran a las gotas de agua como esféricas, cuando en realidad se desfiguran debido a la resistencia del aire: adquieren una forma “hamburguesada”.

Wojciech Jarosz, un investigador de Disney Research en Zúrich, comentó que se percataron de ello cuando estudiaban al arcoíris para su uso en películas animadas y videojuegos. Ahora tienen un modelo que los puede recrear a la perfección: sencillos, dobles, cuádruples y gemelos.

“Somos los primeros en presentar una precisa simulación de arcoíris gemelos”, dijo Iman Sadeghi, un ingeniero de software para Google de Santa Mónica. Sin embargo, aunque sus modelos parecen explicar el funcionamiento de los arcoíris, aún no se han validado físicamente.



La fabrica de nubes de Bill Gates

Bill Gates financia un proyecto masivo de Silver Lining para desarrollar un generador artificial de nubes que permita combatir eficientemente el cambio climático

Hace unos meses, durante su intervención en TED, el fundador de Microsoft sorprendió al mundo declarando que la mayor amenaza que enfrenta la humanidad es el cambio climático. Y agregó que utilizaría los recursos necesarios para respaldar la lucha contra este fenómeno.

Hoy, se ha confirmado que Bill Gates ha realizado una donación de $300,000 dólares al Instituto de Investigaciones Silver Lining, con sede en San Francisco, para  consolidar una nueva tecnología enfocada en la creación artificial de nubes. Aparentemente este proyecto permitiría reducir los efectos del calentamiento global en el clima planetario, y así ganar tiempo para encontrar medidas definitivas que eliminen esta virtual amenaza.

En torno a la agenda verde que ha surgido para combatir esta polémica amenaza climática, existen algunas ideas algo surrealistas que se han presentado ante el congreso estadounidense: desde la implementación de naves espacial forradas de espejos que orbiten entre el sol y la Tierra, como un escudo para ahuyentar los rayos solares, hasta el desarrollo de “bosques robot” compuestos por árboles que succionan mayores cantidades de CO2 que los naturales. Sin embargo, entre este tipo de propuestas, parece que la fabrica de nubes que esta financiando Gates resulta una idea más factible.

El plan consiste, básicamente, en equipar flotillas de barcos que a través de un sofisticado sistema vaporizador, conviertan millones de galones de agua marina en monumentales nubes. Estas serían lanzadas a una altura de 3,000 pies sobre la superficie y, previamente, se les agregaría un lubricante que haría más pesada su densidad, logrando con ello una mayor reflexión de los rayos solares.

Al parecer Bill Gates gusta de jugar con las fuerzas bioplanetarias, ya que hace unos meses anunció la creación de un sistema para detener huracanes y así evitar la destrucción masiva que este fenómeno implica anualmente.

Via MNN

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca