Asesinados en México más de 20 activistas ambientales desde 2006

Activistas en pro de la conservación del medio ambiente ven peligrar sus vidas frente al avance de las corporaciones forestales y mineras. Esta es una preocupación creciente en el clima de violencia que vive nuestro país.

México es un país rico en biodiversidad y recursos naturales, los cuales se ven amenazados de manera sistemática por el avance de distintas industrias, como la minera o la forestal, además de los intereses del narcotráfico, los cuales dictan qué plantas producen ciertas comunidades. El único contrapeso frente al desinterés o la complicidad de las autoridades es el activismo civil –sin embargo, esta se ha vuelto una peligrosa actividad, la cual ha cobrado las vidas de muchas personas.

Eva Alarcón y Marcial Bautista denunciaron amenazas en su contra por parte de personas no identificadas desde diciembre del año pasado; se encontraban realizando actividades de conservación en las montañas del estado de Guerrero cuando desaparecieron sin dejar rastro. Ellos son sólo dos de los más de 20 defensores del ambiente asesinados durante los últimos seis años en México.

Y es que los activistas “se enfrentan a una mezcla de poderes fácticos y corrupción gubernamental. Si revisamos los casos vemos que son gente que mayoritariamente defiende sus tierras frente a compañías con intereses económicos que compran voluntades políticas”, según Jesús Robles Maloof, abogado especializado en derechos humanos.

Un informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos informó que entre 2006 y 2009 al menos once personas fueron asesinadas, entre los que se cuentan casos como el de Aldo Zamora, defensor de los bosques del Estado de México asesinado a golpes por los talamontes, o el de María Edy Fabiola Osorio, activista opositora a la construcción de un muelle en la laguna de Pie de la Cuesta en Acapulco, Guerrero; en México, enfrentarse a las grandes corporaciones, públicas o privadas, pone en peligro la vida de los activistas.

Desde los manglares en Nayarit hasta la reserva sagrada en el desierto de Wirikuta en San Luis Potosí, al riesgo de la explotación indiscriminada de los recursos naturales se suma el peligro que corren cotidianamente quienes tratan de preservar el patrimonio natural del país. Sin embargo, sin la labor que estos hombres y mujeres realizan cotidianamente, el avance de la tala inmoderada o la minería excesiva sería aún más arrollador.

[El País]



¿Por qué el guardaparque es importante en las áreas naturales protegidas en México?

Se requieren más de 200 mil millones de dólares para que los guardaparques resguarden y operen las ANP de forma adecuada

El fortalecimiento del sistema de áreas naturales protegidas (ANP) debe de incluir el fomento de las capacidades y herramientas para los guardaparques, ya que representan un nexo entre la conservación y las comunidades. A pesar de que las ANP son una de las estrategias implementadas en la política pública ambiental para conservar los ecosistemas, su biodiversidad y sus servicios ambientales fomentando el desarrollo sustentable, la figura del guardaparque no ha sido valorada de una forma sobresaliente en la gestión estos espacios en México.

La gobernanza ambiental internacional ha sido severamente criticada por haber sido ineficiente ante la problemática global (Alfie-Cohen et al., 2011), y México no es la excepción de esta realidad. Si bien, la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente (LGEEPA) no considera a las ANP como un instrumento en la política ambiental, son la mejor herramienta que tiene el país para conservar la biodiversidad (Bezaury-Creel y Gutiérrez-Carbonell, 2009). El fortalecimiento del sistema de ANP es una de las tareas más importantes y fundamentales para poder mantener la representatividad y funcionalidad de los ecosistemas de México, y este fortalecimiento debe de incluir el fomento de las capacidades y herramientas de los guardaparques.

El objetivo de este ensayo es analizar las fortalezas y las debilidades de los guardaparques que laboran en México. Como ellos son la primera imagen que tienen las comunidades que habitan en las ANP, deben de generar un estrecho vínculo con estas. Su visión tiene que ser amplia para que abarque aspectos socio-culturales, económicos y ambientales de los recursos naturales porque son el nexo entre la comunidad y la conservación; así que su función es fundamental. Las actividades prioritarias que en general realizan los guardaparques son (Paz-Barreto, 2009):

1. Extensionismo y educación ambiental

2. Control y vigilancia

3. Atención al visitante

4. Monitoreo y apoyo a la investigación científica

5. Relación con las comunidades y resolución de conflictos

Reserva de la Biosfera Volcan Tacana

A partir de la última década del siglo XX es cuando verdaderamente se empieza a consolidar la atención y manejo de las ANP en México (Bezaury-Creel y Gutiérrez-Carbonell, 2009). Desde entonces se han realizado avances significativos, sin embargo, las ANP se enfrentan a problemas por decretos antiguos e imprecisos, conflictos de tenencia de la tierra, pobreza y marginación de sus habitantes (Brenner, 2010; Campos y Boada, 2008), así como de falta de presupuesto, infraestructura y personal suficiente para llevar a cabo las diversas líneas de conservación. Aún queda mucho para cuidar efectivamente el patrimonio

natural dentro de las ANP, y para ello, es necesario primeramente un análisis de las políticas públicas ambientales para buscar un resultado que apunte la solución de esta necesidad (Merino y Cejudo, 2010). Quiero remarcar una falta considerable de personal y de financiamiento para la realización de acciones de conservación enmarcadas en los programas y estrategias de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP).

Las actividades fundamentales de los guardaparques están claramente implicadas en los objetivos específicos del Programa Nacional de Áreas Naturales Protegidas 2014-2018, aunque para realizarlas solamente se cuenta con 500 guardaparques para atender las ANP que cubren más de 25 millones de hectáreas, esto equivale a que cada guardaparque es responsable de una superficie igual a la isla de Cozumel, Quintana Roo. Se sabe que la CONANP reconoce en discurso que la figura del guardaparque es el primer contacto con las comunidades. En la Estrategia 2040 (CONANP, 2014) se establece dentro del eje “Administración para la Conservación” como línea de trabajo el aseguramiento de suficiencia presupuestaria para garantizar la operación de las diferentes áreas y el fortalecimiento de la plantilla del persona en número, remuneración y capacidades, y dentro del eje “Capacidades Institucionales” como línea de trabajo, asegurar la suficiencia del personal con plazas acordes con responsabilidades, contar con programas de fortalecimiento y capacitar al personal en las diferentes herramientas. En la realidad, es bien sabido que esta situación pasa desapercibida.

Si bien, dentro de la CONANP existe el “Programa Formando para la Conservación” y la “Iniciativa Guardaparque” para profesionalizarlos con herramientas que les permita orientar su trabajo y mejorar sus conocimientos técnicos, no es suficiente para lograr un correcto alcance para la capacitación de todos los guardaparques en las ANP. La formación en México es poco sólida, a diferencia de otros países donde están preparados en botánica y zoología, ecología, pedagogía, resolución de conflictos, adiestramiento policiaco, primeros auxilios, legislación, entre mucho otros temas, e incluso existen programas académicos que avalan y profesionalizan la figura del guardaparque como en Argentina, Ecuador o Costa Rica.

Reserva de la Biosfera Zicuiran-Infernillo

En estos tiempos, aún la forma de contratación de los guardaparques y los técnicos responsables de programas de conservación es poco institucionalizada, pues no tienen plazas permanentes, y además de ello el personal actualmente en la CONANP resulta insuficiente para todas las actividades colocadas en el Programa Nacional de Áreas Naturales Protegidas y en la Estrategia 2040. Sumado a esto, el salario va de seis mil pesos a 12 mil pesos mensuales, y en muchos casos, no cuentan con condiciones óptimas de seguridad, servicios médicos y equipo necesario.

Ahora bien, el presupuesto asignado a la CONANP de parte del gobierno federal es insuficiente, pues se requieren más de 200 mil millones de dólares para que los guardaparques resguarden y operen las ANP de forma adecuada (Escobedo, 2015). Esta institución recibe aproximadamente una cantidad que sobrepasa un poco más de 1,000 millones de pesos mexicanos al año (CONANP, 2010); por mucho un valor inferior al deseado. Justamente el año pasado la Secretaría de Hacienda y Crédito Público recortó el presupuesto de la institución, afectando considerablemente la operatividad de la misma con más de 100 despidos en todo el país. A razón de eso, los avances y esfuerzos que se venían acumulando desde su creación se han visto perjudicados por esta decisión, incluyendo el limitado presupuesto que siempre ha tenido. Además de esto, México tiene ANP incluidas como Patrimonio Mundial de la Humanidad, en el Programa El Hombre y la Biosfera, y en la Convención Ramsar. También nuestro país se comprometió a aumentar la superficie protegida de acuerdo con las Metas de Aichi, y otros convenios internacionales. Todo esto se traduce en la necesidad de un mayor presupuesto y un mayor número de personal capacitado y con las herramientas necesarias para completar estos objetivos.

Reserva de la Biosfera Archipielago de Revillagigedo

En conclusión, las ANP podrían constituir la base para la conservación de la biodiversidad y para fomentar un desarrollo sustentable en las comunidades y del país, pero para ello se necesita resaltar y fortalecer la labor del guardaparque. A pesar de esta situación, el personal de la CONANP tiene una identidad y un sólido compromiso con la institución y con el trabajo de conservación, aunque no reciba el valor que se merece, derivado principalmente por el desconocimiento de su importancia por parte de la sociedad. Por consiguiente es necesaria una política que genere una marcha hacia el desarrollo sustentable junto con la conservación del patrimonio natural y, que de igual forma, integre en esta política la formación de personal capacitado para poner en marcha un manejo efectivo de las ANP.

Autor: 

Leonardo Noriel López Jiménez, Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas. 

Referencias bibliográficas

Alfie-Cohen, M., L. Díaz-Abraham y R. Castañeda. (2011). Una ventana de oportunidad: la gobernanza ambiental, un nuevo instrumento de política. En: Alfie-Cohen (ed.). Comprometidos para negociar: conflicto y gobernanza ambiental (pp. 25-84). Universidad Autónoma Metropolitana, México, D.F.

Bezaury-Creel, J. y D. Gutiérrez-Carbonell. (2009). Áreas naturales protegidas y desarrollo social en México. En Shaha y haha, (Eds.), Capital natural de México, vol. II: Estado de conservación y tendencias de cambio. (pp. 385-431). México, D.F.: CONABIO.

Brennet, L. (2010). Gobernanza ambiental, actores sociales y conflictos en las áreas naturales protegidas mexicanas. Revista Mexicana de Sociología, 72(2), 238-310.

Campos, M. y M. Boada. (2008). Integración de diferentes modelos de protección para el diseño de un área natural protegida en Michoacán, México. Document d’Analisi Methodologic en Geografia., 51:39-57.

CONANP. (2010). Logro 2010. México, D.F.; Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

CONANP. (2014). Estrategia hacia 2040: una orientación para la conservación de las áreas naturales protegidas de México. México, D.F.: Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

CONANP. (2016). Indicadores de programas presupuestarios. Recuperado de http://www.conanp.gob.mx/

Escobedo, M. (2015). Áreas naturales protegidas, entre el abandono y la conservación. Crónica Ambiental, 12: 18-27.

Merino, M. y G. Cejudo. (2010). Introducción. En: Merino, M., G. Cejudo, D. Arellano-Gault, T. Bracho, M. Casar, R. Gil-García, C. Maldonado, J. Mariscal, L. Santibáñez y L. Sour (Eds.), Problemas, decisiones y soluciones. Enfoques de política pública. (pp 9-25). México, D.F.: Fondo de Cultura Económica.

Paz-Barreto, D. 2010. Capacitación para guardaparques en América Latina. Revista Parques.



Microgrupos, el mejor formato para ejercer el activismo medioambiental

La formación de microgrupos de trabajo demuestra ser una excelente opción para activar la organización comunitaria en el cuidado del medio ambiente.

Imagen:thefrogblog.es

 

Para nadie es secreto el delicado panorama ambiental en la Tierra: basta con ver lo que pasa en las grandes ciudades con el aire, con las áreas verdes cada vez más escasas, con la polución a gran escala. No es menor entonces lo que ocurre en zonas desprotegidas del mundo, tales como los campos de Sichuan, en China, donde se llevó a cabo un largo estudio recientemente publicado en el periódico Proceedings of the National Academy of Sciences, sobre la conservación de los bosques. 

El estudio se concentra en la Reserva Nacional Natural de Wolong, donde habita el 10% de la población mundial de pandas en peligro de extinción. ¿Por qué aquí? Desde la década de los 70 la tala ilegal en la región pone en peligro a los panda. Lo que ha ocurrido es que las autoridades locales, desde el 2001, comenzaron a pagarle a los lugareños para que ellos se hicieran cargo del bosque, ya que a veces eran ellos mismos quienes talaban ilegalmente los bosques de la Reserva. Lo que las autoridades buscan, en base a las determinaciones de los especialistas, es que el grupo que vive en el lugar sea quien responda por ese lugar, que son el grupo idóneo para hacerse cargo –proceso de concientización mediante- del paisaje, del ecosistema, de la vida que los rodea. Hay una entrega de responsabilidad natural, por cuestión de ubicación, hacia la gente del lugar. Hay un empoderamiento político y ecológico.

Para optimizar estos procesos de empoderamiento, el estudio se enfocó en la comparación de los grupos que venían trabajando en terreno, puesto que hubo grupos que marcaron diferencias de efectividad respecto de los otros. Buscaban un equilibrio en el personal para la mantención de los bosques. Los resultados arrojaron que un grupo pequeño, entre ocho y nueve lugareños, mejora la conservación y es la óptima cantidad de gente por área.

En el fondo se trata de una cuestión organizacional, donde el cuidado del medioambiente depende de cómo se estructuren los grupos humanos que allí van a trabajar. Sin ir más lejos, los encargados del estudio, Wu Yang y Jack Liu, concluyen que un grupo grande dificulta la comunicación y un grupo excesivamente pequeño se ve sobrepasado. Además, dicho sea de paso, estos grupos pueden formarse espontáneamente si la gente busca organizarse y colaborar con el cuidado del planeta. Vale decir, no hay que esperar una subvención para tomar conciencia de que hay que cuidar el espacio donde nos es dado vivir.



La nueva colonia: en 10 años corporaciones extrajeron 4 veces más oro que en 300 de conquista en México

Las mineras llevan privilegios que resultan en que sus ganancias sean exhorbitantes, explotando recursos naturales que definitivamente no debieran pertenecerles.

En muchos de nuestros discursos lamentamos cómo Europa llegó en su miope visión expansionista a saquear a cientos de países de sus recursos, haciéndolo de una manera materialista:  la riqueza parecía ser el único valor importante en su cosmovisión.

En los 300 años de conquista española en México recordamos el saqueo absoluto. Sin embargo, actualmente el neoliberalismo bajo la bandera del libre mercado (los países abren sus fronteras a corporaciones poderosas que van adueñándose del mapa tanto de producción como de comercio) es un tipo de conquista más silencioso, pero más definitivamente más avasallador.

Según un artículo de Roberto Garduño para La Jornada, elaborado a partir de cifras de anuarios estadísticos de la minería mexicana 2013 y 2014, y de datos de la Dirección de Control Fundamental de Indicadores Estratégicos de la Secretaría, en México en solo una década ha sido extraído 4 veces más oro que en la época de la conquista de 300 años.

En un comparativo, en la época novohispana fueron extraídas 190 toneladas de oro; en 10 años han sido extraídas 774 toneladas. Esta tendencia  acelerada se ha dado desde el 2006 (con las concesiones de Felipe Calderón)o aunque sus antecedentes vienen desde inicios de los 90 cuando en el sexenio de Carlos Salinas comenzaron a facilitarse las concesiones nacionales a empresas estatales que fueron privatizadas, o bien a extranjeras.

Con las empresas mineras el gobierno mexicano ha sido bastante condescendiente, tienen extensiones fiscales; sus utilidades son exorbitantes en comparación con la riqueza que regresan a México. También, en el caso de las mineras nacionales los hombres que más se han favorecido de esta riqueza han sido los mismos enriquecidos gracias a las compras que hicieron al gobierno de empresas estatales y concesiones por parte de Salinas, sus nombres son Germán Larrea, Carlos Slim y Alberto Bailleres; Slim llegó a ser considerado como el hombre más rico del mundo por Forbes, y Larrea y Bailleres figuran entre los hombres más ricos del país.

El otro fuerte “inversionista” pues en realidad llevan todos los privilegios sin expandir esa riqueza a la población son empresas canadienses.

Con las reformas privatizadoras y la priorización de la inversión extranjera como prácticamente la única y exclusiva política económica, el saqueo a México ha sido mucho más voluptuoso; asimismo más discreto y silencioso…

 

 Twitter de la autora: @anapauladelatd

 



Comunidades de la montaña de Guerrero rechazan la minería por estas razones

La minería se ha convertido en uno de los principales riesgos ambientales en el país en las últimas décadas.

La extensión territorial de la Costa Chica y Montaña es de 700 mil hectáreas, y la tercera parte de esta extensión está concesionada a distintas mineras en el estado de Guerrero, México. Hoy en este país existen 70 mega proyectos de este tipo; de los cuales 25 operan a cielo abierto.

Las promesas de las minerías para las comunidades, como el empleo y el desarrollo regional han quedado en el papel, pues las afectaciones ambientales son altas y los salarios son mínimos; a los habitantes de estas zonas nunca les llegan los beneficios prometidos.

Por lo anterior los conflictos ambientales mineros en México son muchos, y en el estado de Guerrero se acumulan numerosos de ellos. Recientemente, representantes agrarios de la Montaña Alta y Costa Chica Guerrero han realizado asambleas para exigir la cancelación de dichas concesiones en estas zonas; un documento será entregado al presidente de la República.

Para muchos puede ser ilusorio el esfuerzo que están haciendo los indígenas como los me’phaa, na savi y nauas, sin embargo, existen casos como Wirikuta, que por parte de luchas comunitarias de los Wixárikas, lograron proteger su territorio al menos temporalmente.

El Consejo Regional de Autoridades Agrarias por la Defensa del Territorio y en Contra de la Minería y de la Reserva de la Biosfera en la Montaña y Costa Chica insistió en que los pueblos deben ser consultados respecto a las concesiones mineras apegándose al Artículo 169 de Organización Internacional de Trabajo (OIT), y señalaron que sus decisiones están basadas no sólo en este convenio, sino en la Ley 701 del Estado de Guerrero y en la Declaración sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas de las Naciones Unidas. Dice su comunicado de prensa.

Las comunidades también denunciaron las estrategias “legaloides” del gobierno federal pues el Registro Agragio Nacional (RAN) solo ha aceptado 3 de sus actas, el resto, las rechazó por supuestos defectos de forma y fondo. En el manifiesto también rechazan el parcelamiento de sus tierras para poder ponerse en venta a particulares y dejar de ser de uso común.



4 consecuencias de la minería a cielo abierto (hoy es el #DíaInternacionaldeAcciónContralaMineríaaCieloAbierto)

Comunidades mexicanas víctimas de esta práctica nos comparten, luego su experiencia, algunos de los efectos inaceptables de este tipo de minería.

 Foto:ocio.net

Justamente por la expansión de la minería que se ha hecho durante años, los metales se encuentran cada vez más en capas profundas de la Tierra. Lo anterior, sobre todo para el oro, hace que los minerales deban extraerse con técnicas cada vez más dañinas, como la con inyección de agua y químicos como el cianuro (algo parecido al fracking) y que se hace a cielo abierto; hoy el 90% del oro extraído se logra de esta manera.

En el caso de México existen unos 70 mega proyectos mineros, de los cuales 25 de ellos operan a cielo abierto. Hoy en el mundo se celebra el Día Internacional de Acción Contra la Minería a Cielo Abierto y organizaciones de este país como el Frente Amplio Opositor, FAO, en San Luis Potosí; La Vida o La Mina, en Veracruz; o la Red Mexicana de Afectados por la Minería comparten  algunas consecuencias del conocido como  tajo abierto.

  • Por cada gramo de oro producido, queda una tonelada de tierra con cianuro, arsénico, ácido sulfúrico, plomo y otros metales pesados, que por siglos contaminará el aire y los mantos de agua.
  • Donde antes había ecosistemas complejos quedan cráteres enormes donde la flora y fauna no se regeneran.
  • La economía local, lejos de mejorar,  es afectada. Se pierden tierras para cultivo y la presencia de minas ahuyenta al turismo.
  • Se consumen enormes cantidades de agua: la Minera San Xavier, en San Luis Potosí, zona desértica, utiliza 32 millones de litros al día. Aunque a veces se recicla una parte, no hay ninguna garantía de que esa agua sea segura.

Para el abogado y teórico indígena Francisco López Bárcenas, “se despoja a todos los mexicanos; las mineras se llevan el material y nos dejan un ambiente destruido, tierras contaminadas y población con enfermedades. La inmensa mayoría de los afectados son pueblos indígenas, y las beneficiadas son las transnacionales”.

Hace unos años los Wixárikas defendiendo su wirikuta marcaron un inicio en la lucha contra las mineras del mundo pues la explotación de sus tierras sagradas sigue varada; sin embargo en muchas partes del planeta la oposición a este tipo de proyectos apenas se está haciendo más fuerte.

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca