Madesmith: la historia detrás de los objetos da sentido a los hábitos de consumo

Rescatando la idea de artesano, Madesmith ofrece una plataforma para promover y comercializar productos hechos a mano, añadiendo el valor único de las historias detrás de sus creadores.

¿Quién diseñó y fabricó la ropa que usas? ¿Sabrías decirlo si pensaras quién hizo la taza donde bebes tu café o el cuchillo que usas para cocinar? La tienda electrónica Madesmith busca generar una nueva conciencia de las compras que hacemos para nuestra vida cotidiana, con la idea de que las historias detrás de los artesanos y fabricantes de los productos les quitan ese halo de “prefabricado” para entregar una parte de la vida de alguien junto con el objeto en sí.

Las fundadoras de Madesmith, Sheila Iverson y Sumeera Radul buscan que la gente que compra sus productos tome mayor conciencia de sus hábitos de compra; además de ofrecer ropa, joyería y accesorios para el hogar, esta tienda te permite conocer las historias de vida de joyeros que escaparon del aparato corporativo del mundo de la moda para hacer joyas a mano; la de las personas que volvieron la cerámica de hobby su trabajo de tiempo completo y de aquellos conocimientos, como el de la herrería, que pasan de generación en generación.

Rasul, de procedencia pakistaní, afirma que su padre le dijo una vez: “compra una cosa, pero compra una cosa muy bien hecha.”

Contra la idea de la obsolescencia programada a la que nos orilla nuestra forma de vida hipertecnológica y la tentación de ver los objetos cada vez más como herramientas desechables, Madesmith liga la historia de los objetos a la historia de sus creadores, recordándonos que hubo días en que cada cosa debía ser fabricada a mano, y que incluso las pequeñas imperfecciones de estas cosas los vuelven objetos únicos, no provenientes de una impersonal línea de producción.”

[Co.Exist]



¿Cuántos recursos consumirás en toda tu vida?

En 65 años habrás comido más de 13 mil huevos.

Todos los días consumimos, ya sea alimentos, ropa, tecnología, papelería, agua o cualquier otro artículo que nos resulte necesario para sobrevivir. El planeta nos brinda todos estos elementos con la materia prima para transformarlos a nuestra utilidad.

Sin embargo, actualmente se consumen recursos naturales más rápido de lo que se pueden volver a generar y se desechan residuos más rápido de lo que pueden ser degradados. Se calcula que actualmente el medio ambiente tarda 18 meses en recuperarse de lo que los humanos gastan y desechan en un año.

Ser consciente de lo que se consume y desecha implica una serie de pequeñas decisiones día con día, ¿beber café en vaso de unicel?, ¿reutilizar o no el papel?, ¿qué envoltura utilizar para envolver un regalo?, etc.

A lo largo de toda una vida habremos consumido una gran lista de productos naturales y manufacturados, mismos que se traducen en enormes cantidades de residuos, por ejemplo, se calcula que en México existen 65,000,000 de teléfonos celulares y cada año se desechan 15,000,000 de los mismos.

Para hacernos una idea de cuánto consume una persona en toda su existencia, la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) hizo el cálculo promedio de una vida de 65 años.

thumbnail_16-02-25 consumo 2

Los resultados son los siguientes:

* 13,345 huevos

* 5,272 manzanas

* 400 cremas

* 5,800 pañales

* 4,280 barras de pan

* 15 cerdos

* 845 latas de alimentos

* 190 shampoos

* 78 cepillos de dientes

* 35 geles para el cabello

* 270 desodorantes

* 2,450 periódicos

* 16 teléfonos celulares

* 1,200 pollos

* 7,550 litros de leche

* 10,866 zanahorias

* 276 pastas de dientes

* 5.6 bronceadores

* 21 borregos

* 4 vacas

* 4,500 litros de cerveza

* 5,600 litros de refrescos de cola

* 4,000 rollos de papel higiénico

* 11,000 toallas sanitarias o tampones

* 10,000 barras de chocolate

A cada habitante del planeta nos corresponde un promedio de 1.8 hectáreas para satisfacer nuestras necesidades, el equivalente a 2.5 canchas de fútbol, sin embargo, actualmente cada persona consume 2.7 hectáreas, es decir, 3.6 canchas.

Sin duda, estas cifras nos hacen considerar integrar prácticas a favor del consumo responsable que pueden resultar muy sencillas como consumir productos locales, frutas de temporada y elegir productos ecoamigables. Con pequeñas acciones se pueden resultar grandes resultados. Y tú ¿cuánto consumes?



¿Tienes una mente verde? Descúbrelo

Para conseguir un consumo responsable, es importante reflexionar sobre actividades y actitudes que te permitan cuidarnos, a los otros y al medio ambiente

El consumo responsable es la capacidad de satisfacer necesidades y deseos reduciendo al máximo las consecuencias en el medio ambiente como en el bienestar de otros como de uno. Por lo que a la hora de escoger un producto contaminante tiene repercusiones en diferentes niveles: individual, social y ambiental.

Para conseguir un consumo responsable, es importante reflexionar sobre actividades y actitudes que te permitan cuidar esos tres niveles. Esto formará a una mente verde, la cual cuenta con ciertas características indispensables; tales como:

Compra los productos por su contenido (en vez de su presentación), revisando la información y comparando precios.

Escoge los productos con menos envoltorios plásticos.

Reduce el uso de artículos desechables.

De preferencia elige aquellos hechos a nivel nacional.

Toma en cuenta la etiqueta de la certificación de los productos.

Reduce la cantidad de basura al reducir, reutilizar y reciclar.

Utiliza la donación como un método para reutilizar.

Junta y aplasta los envases de aluminio para reducir su volumen.

Reutiliza y recicla todos los artículos al darles nuevas funciones; como por ejemplo, transforma las latas en lapiceros, joyeros o macetas, usa las bolsas del supermercado para los residuos, entre otras.

Cuida el agua potable.

Coloca un balde para acumular el agua fría de la regadera en lo que se calienta.

Cierra las llaves del agua mientras te lavas los dientes, te enjabonas o afeitas.

Si el agua de la limpieza se encuentra libre de productos químicos, úsala para regar el jardín (o en su defecto, las plantas).

En caso que sea complicado plantar un árbol, mantén plantas en casa.

No dejes basura en calles ni áreas verdes. Recoge la que encuentres (aunque no sea tuya), ya que estás cuidando a tu hogar.

Aprovecha al máximo la luz natural.

Si necesitas pilas, procura que sean recargables.

No abuses de los aparatos electrodomésticos.

Ve la televisión cuando realmente te interese un programa.

Desconecta los aparatos que no estés ni vayas a utilizar.

¿Cuáles son tus características de una mente verde?



¿La artesanía mexicana se adelantó al reciclaje moderno?

Miles de piezas que figuran en el folclor desde hace años y que quizá, sin percatarnos, están hechas con materiales reciclados

Podría decirse que el reciclaje ha existido desde siempre, pero sin que le hubiésemos atribuido una palabra. De hecho es un concepto nuevo, propio del capitalismo neoliberal: un producto de la necedad del consumismo excesivo. Antes de la producción en serie, iniciada a principios del siglo pasado, las personas usaban las cosas hasta su término. De hecho, quizá se imprimía más valor a las cosas, sin que ello significase materialismo absoluto. 

La historia moderna del reciclaje se remonta al año de 1970 cuando en torno al primer Día Mundial de la Tierra se propagó la mentalidad de la ética de la reutilización. Para los años noventa, muchos países desarrollados tenían ya algunas leyes sobre reciclaje. Pero si miramos a otros sectores que no rayan en el de la industrialización, podemos encontrar claros atisbos que ya pintaban una tendencia de reciclaje. Por ejemplo, en México, cientos de habitantes han hecho desde al menos hace cuatro siglos sus artesanías con material reciclado desde una conciencia del aprovechamiento de los recursos.

Te presentamos algunas artesanías icónicas hechas a partir de material reciclable desde hace muchos muchos años:

Las piñatas: creadas con una estructura de barro, papel maché (hecho a base de papel usado, como revistas) o con periódico, son usadas desde hace 500 años en México. Siempre empleando residuos que además, curiosamente, le han inyectado mayor creatividad a los colores y formas, a raíz del aprovechamiento de los materiales disponibles con que se cuenta.

 pinata

Los alebrijes: estos muñecos que figuran animales fantásticos y que quizá evocan a los naguales de las tradiciones chamanas, fueron inventados por el artesano-artista Pedro Linares en 1936. Se hacen con una técnica de cartonería, que es un modelado de papel periódico con cartón.

 

armadillo1

Las muñecas de Tusa: hechas con hojas de maíz, fueron creadas por la artesana Sonia María Vazquez en 1988. Hoy en Oaxaca se hacen piezas que además del tronco, cabeza y vestido hechos a base de hojas, son adornadas con otros aditamentos con materia prima del bosque como hongos, flores, tintes naturales, semillas, bejucos y pegamento natural.

muecas-de-tusa-1-1024

Las marionetas: suelen hacerse con pedacería de madera, que de otra manera se desperdiciaría, papel maché (hecho con papel usado de periódico o revistas) y pedacería de tela.

marionetasas-13550-MLA134420163_5045-F

Las tablitas: este juguete, hecho con sobras de madera y acoplado con listones pegados, tiene una lógica curiosa: la fuerza de gravedad hace que las piezas se ensamblen y desensamblen según las muevas.

maderitas

Los camioncitos: son muy populares los camiones hechos a base de madera (también de pedacería), con llantas de corcholatas.

camioncitos2

 

Twitter de la autora: @anapauladelatd



Buycott, la app para comprar responsablemente y saber si tu dineró terminará en manos de las corporaciones

La app Buycott permite saber la información necesaria para un consumo responsable mediante el escaneo de los códigos de barras.

buycott

Una nueva app llamada Buycott, desarrollada por Ivan Pardo,  tiene como razón de ser que los consumidores encuentren qué corporaciones son dueñas de los productos, mediante el escaneo de los códigos de barras. De esta manera se puede evitar comprar a la compañías que indeseables.

Por ejemplo, al escanear una botella de agua Ethos la app revelará que pertenece a Starbucks. Si se escanea Honest Tea, la app dirá que es de Coca-Cola. Buycott provee información de las compañías como teléfono de contacto, página de Facebook y Twitter. También un “árbol genealógico” de la línea corporativa, para ligar marcas a cadenas de subsidiarios.

Lejos de sólo proveer información, a través de Buycott también es posible unirse a campañas por causas como “Avoid Koch Industries” o “Demand GMO Labeling”. Una vez que te unas, la app indicará si el producto que escaneaste rompe con algunos preceptos de las campañas de las que eres miembro, por ejemplo, indicará si alguna marca ha donado a las campañas anti etiquetado de GMO, como Monsanto.

Buycott se define a sí misma como “lo opuesto a un boycott. Es una campaña activa para comprar productos o servicios de una compañía o marca particular.” El objetivo es que el consumidor tenga la opción de decidir con conocimiento.

 [Co. Exist]



Ciclo incompleto entre marcas ecológicamente responsables y consumidores

Un estudio revela que los consumidores que compran productos ecológicamente responsables depositan toda la responsabilidad del cuidado ambiental a las compañías.

ecofriendly2

Una encuesta llamada Green Gap Trend Tracker de Cone Communications reveló que la mayoría de los estadounidenses (71%) piensan en el cuidado ambiental cuando compran, y casi la mitad de los encuestados buscan información ambiental sobre los productos que adquieren. Sin embargo los consumidores no completan el ciclo, son descuidados con las instrucciones de lo que compran.

Mientras 71% de los consumidores leen y siguen las instrucciones de cómo usar productos con precauciones ambientales, sólo 66% hacen caso a las instrucciones y únicamente 41% hacen investigación acerca de la eliminación apropiada de residuos.

Liz Gorman vicepresidente de prácticas de negocios sustentables de Cone Communications afirmó: “El nuevo hueco verde ocurre porque los consumidores solo toman la idea de responsabilidad, en lugar de sentirse responsables por el uso adecuado del producto. Compran con la idea de cuidar el ambiente pero se confían completamente de las compañías para que los eduquen.”

De hecho 71% de las personas encuestadas dijeron que deseaban que las compañías hicieran un mejor trabajo en describir los términos ambientales, mientras que 78% afirmaron que dejaban de consumir el producto o lo boicoteaban en caso de que la información ambiental fuera engañosa.

[Co. Exist]

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca