Los jardines de autoconsumo más inesperadamente bellos (FOTOS)

Un jardín de autoconsumo no sólo permite sembrar frutas, verduras y plantas comestibles; su cultivo también promueve la integración comunitaria o familiar y el goce estético a través del espacio y los colores.

¿Crees que hacerte cargo de un jardín requiere mucho espacio e implica mucha responsabilidad? Con un poco de organización y mínimos recursos, un pequeño grupo de gente puede integrar un jardín de autoconsumo en su rutina diaria –no importa que trabajen en una oficina todo el día. He aquí algunos de los jardines que por su ubicación poco común o su belleza estética pueden ayudarte a imaginar el jardín de tus sueños.

[Tree Hugger]



17 razones de salud por las que tienes que evitar el estrés (Infográfico)

Encontrar hacks que disminuyan tu estrés es una de las medidas de salud más importantes a tomar.

Todos sabemos que el estrés es dañino pero quizá desconocemos hasta donde. El estrés crónico está ligado enfermedades como la infertilidad y la depresión, aunque probablemente ignoramos manifestaciones de malestar en la cotidianidad ligadas también a este.

Hoy te presentamos un inforgráfico elaborado por Wellwisdom sobre el porqué debes empezara a tratar (y a ubicar) ya tu estrés, y evitar enfermedades a futuro y complicaciones cotidianas como las siguientes (las fuentes que soportan cada una de las enfermedades están explicadas abajo en el infográfico):

Traducción:

  1. Dolores de cabeza: un mayor estrés está asociado a un mayor número de dolores de cabeza por mes.
  2. Pérdida de cabello: en un estudio hecho a distintas gemelas, se comprobó que aquellas con más estrés experimentaron una mayor caída de cabello.
  3. Memoria: en animales se ha comprobado que el estrés disminuye la memoria. 
  4. Acné: sobre todo en estudiantes varones se ha probado que el estrés aumenta el acné.
  5. Insomnio: un estudio de 2010 comprobó que aquellos ambientes de trabajaos psicosociales malos doblan las dificultades para dormir.
  6. Ataques cardiacos: un estudio comprobó que de 200 mil empleados en Europa, aquellos con trabajos estresantes, el 23%, estuvieron más predispuestos a tener un ataque al corazón.
  7. Empeoramiento del asma: en un estudio de 5000 adultos los que experimentaban estrés crónico fueron encontrados con el doble riesgo de desarrollar asma.
  8. Antojo de azúcar y grasas saturadas (y sus nocivos efectos): en animales se ha encontrado que a mayores niveles de estrés tienden a buscar más alimentos azucarados.
  9. Digestión: este puede desbalancear el equilibrio del sistema digestivo.
  10. Engordamiento del vientre: distintos estudios han ligado altos niveles de cortisol a una mayor acumulación de grasa en esta área.
  11. Dolor de espalda: altos niveles de cortisol y un estrés crónico ha sido ligado a dolores de espalda crónicos.
  12. Disminución del impulso sexual: los altos niveles de cortisol disminuyen la libido.
  13. Presión sanguínea: el estrés eleva la presión arterial, lo que pude desembocar incluso en ataques cardiacos.
  14. Fatiga suprarrenal: el estrés impide la exhalación de hormonas sexuales e incrementa la fatiga en todos los sentidos.
  15. Aumento de azúcar en la sangre: por el estrés, hormonas como la adrenalina o el cortisol, provocan que aumente el azúcar en la sangre. Un estudio mostró que los hombres bajo estrés son 45% más propensos a desarrollar diabetes tipo II.
  16. Envejecimiento: el estrés activa  indicadores de envejecimiento prematuro. 
  17. Afectación al sistema inmunológico: el estrés ha probado desmejorar las defensas en el cuerpo; sin embargo, se ha comprobado que más que los altos niveles de estrés, lo que más afecta es la periodicidad de experimentación de este.

a5fd81fb0b75233b99344d78ad6201d7



Sobrevive este invierno con estos hacks mientras cuidas el medio ambiente

En la actualidad los seres vivos somos testigos (y víctimas) del cambio climático que ha causado climas extremos como, por ejemplo, fríos insoportables que nos impiden realizar actividades regulares

El invierno, del latín vulgar hibernum, es la estación climática más fría del año, la cual dura alrededor de tres meses (diciembre, enero y febrero en el hemisferio norte; junio, julio y agosto en el hemisferio sur). De modo que, conforme nos acercamos a los círculos polares, existen menos horas de luz solar y se reduce la temperatura al grado de observar nevadas.

En la actualidad los seres vivos somos testigos (y víctimas) del cambio climático que ha causado climas extremos como, por ejemplo, fríos insoportables que nos impiden realizar actividades regulares. A pesar de realizar actividades proambientales que reduzcan los efectos de la contaminación en la Tierra, todavía no se encuentra una solución eficiente que los merme de manera inmediata.

Existen alternativas que al menos permiten dejar de sentir tanto frío de manera casi inmediata. Estas son algunas:

Cubre las ventanas después de asegurarte de que están bien cerradas, para evitar que entre una corriente de aire frío.

Consigue botellas de agua caliente: funcionará como un minicalentador (ideal para cubrirlo con un suéter y mantenerlo cerca de unx).

Bebidas calientes, ya sea café, té o chocolate.

Fortalezas. Aunque suene muy infantil, las fortalezas de almohadas y cobijas (junto con comida y bebidas calientes) ofrecen un asilo contra el frío.

Numerosas capas de ropa. Desde ropa interior térmica hasta dos pares de calcetines. Todo funciona para evitar sentir que la piel se enchine a la hora de salir al frío.

La inevitable compañía. Además de distraerte del frío, las personas transmiten su energía calorífica reduciendo, así, la sensación de calor.



Esto es lo que necesitas saber antes de crear tu propio huerto urbano

Es importante traer a conciencia que fuimos educados en una cultura urbana, cuyas fortalezas se basan en conocimientos e intereses pragmáticos y mercantilistas

Los huertos urbanos han invadido las ciudades en los últimos años. Este fenómeno ha ayudado a complementar la lucha en favor del cuidado del medio ambiente, de la economía y de la salud tanto física como mental. Inclusive, varios estudios han demostrado que este tipo de terapia, la horticultura, trae múltiples micro y macro beneficios a corto, mediano y largo plazo.

No obstante es importante traer a conciencia que fuimos educados en una cultura urbana, cuyas fortalezas se basan en conocimientos e intereses pragmáticos y mercantilistas, por lo que nuestra intuición asociada al cuidado de la naturaleza (y a nuestra supervivencia básica) se encuentra oscurecida. En consecuencia, probablemente tengamos algunos problemas a la hora de lograr que funcionen nuestros huertos urbanos, como por ejemplo:

-Traer a conciencia que, sin quererlo, mataremos a algunos de los retoños a pesar de nuestros mayores esfuerzos.

-Del espacio que usarás, toma en consideración que entre en contacto con el Sol. Las plantas necesitan al menos 6 horas a fin de que germinen sus frutos. Busca información y escoge las plantas cuyas necesidades se adecúen a la cantidad de luz que el espacio ofrece.

-Recuerda que los contenedores necesitan hoyos para que haya una ruta de escape para el agua (y así evitar desastres).

-Revisa la calidad del suelo para tener en mente qué tipo de trabajo necesita durante la temporada (y el próximo año).

-¿Sabes qué tipo de bebedora es tu planta? Las hay más sedientas que otras. Por ejemplo, los jitomates necesitan muchísima agua, a diferencia de otras que requieren poco a la semana. 

-Las plantas también necesitan comer… Es decir que necesitan fertilizantes o compostas que les permitan equilibrar sus nutrientes.

-¿Sabes quiénes son los mejores amigos de tus plantas? Si tienes insectos, es mejor que te deshagas de ellos. Sin embargo, si tus plantas se encuentran rodeadas de abejas o de catarinas, entonces déjalas ser en su medio ambiente.

-Requieres de mucha paciencia hasta que disfrutes del germinado de tu esfuerzo.

-Aprende a cortar a tus plantas y por qué lo necesitan. 

-Empieza a enfocar tus esquemas horticulturistas para una temporada de largo plazo.



Tips para hacer tu propio jardín en una botella de vidrio

Existen numerosas opciones para generar esta atmósfera de equilibrio dentro de nuestro hogar, y una de ellas es el cultivo dentro de botellas de vidrio

La naturaleza cuenta con características sorprendentes, como el equilibrio y la adaptabilidad. Gracias al balance de sus procesos, la naturaleza entra en perfecta armonía con el fin de asegurar su supervivencia.

Diario somos testigos de este tipo de pruebas al admirar árboles en las calles, plantar huertosy cuidar ciertos cultivos o flores, entre otros, e inclusive al enterarnos de la existencia de jardines embotellados desde 1960.

Existen numerosas opciones para generar esta atmósfera de equilibrio dentro de nuestro hogar, y una de ellas es el cultivo dentro de botellas de vidrio. La manera de hacerlo es sencilla, ya que sólo se requieren accesorios que se consiguen con facilidad.

Ingredientes: botella de vidrio, bolitas de arcilla (arena húmeda, mármol, piedra o grava), carbón activo u horticultural, tierra, semillas, musgo de turbera y cuchara (o pinzas).

Instrucciones: primero vierte 3cm de bolitas de arcilla dentro de la botella. Estos materiales fungirán como drenaje, absorbiendo el exceso de agua. Después agrega un poco de carbón activo u horticultural, el cual ayudará a mantener la tierra fresca. Cubre estas capas con 6cm de tierra y musgo de turbera. En caso de que la tierra se amontone en una parte, remuévela con una cuchara. Finalmente, planta las semillas desde afuera hacia adentro, esparciéndolas a 3cm de distancia; de ese modo las raíces cubrirán la tierra, estableciéndose.

Recomendaciones:

  • Para regar el jardín de botella, deja gotear un vaso de agua al interior de la botella, humedeciendo la tierra y zonas desnudas (sin musgo) para evitar que se reseque.
  • Los jardines de botella requieren un alto grado de humedad.
  • Evita mezclar plantas que necesitan diferentes tipos de cuidado y de riego.

Fotografía principal: Top Emprendedoras

 

 



¿Comienzas a cultivar? No cometas ninguno de estos 6 errores

Algunas sugerencias que harán de tu hortaliza un lugar más fértil y, además, harán tu labor más disfrutable.

Pocas cosas dan tanta satisfacción a un amante de la naturaleza como ver que una semilla se convierte en una planta, y todo bajo su supervisión. Sin embargo, para aquellos que por primera vez incursionan en el arte de la jardinería, hay ciertas reglas básicas que a veces se desconocen. A continuación les compartimos los 6 errores más comunes del hortelano principiante:

  1. Demasiada agua versus falta de agua: La cantidad de agua que cada planta necesita depende de una combinación de tres factores: el tipo de planta (un cacto necesitará menos agua que un azar), el tipo de clima y el tipo de suelo. Antes de plantar un huerto recuerda organizar tus cosechas de acuerdo a sus necesidades individuales, las plantas que requieren más agua deben de ir con aquellas que tengan necesidades similares. Durante el verano será necesario regarlas con mayor frecuencia y siempre de noche para evitar desperdiciar agua a través de la evaporación.
  2. Luz inapropiada: La mayoría de las plantas requieren un mínimo de cuatro horas de sol, sin embargo, es importante que tus plantas reciban la cantidad que requieres. Algunas plantas como las tomateras, la lavanda y ciertos cactos requieren al menos seis horas de sol para crecer.
  3. Falta de espacio: Las plantas necesitan espacio para crecer y necesita ser suficiente para permitir que circule el aire. Si siembras tus semillas demasiado cerca es posible que la planta se enrede o que se más vulnerable a plagas.
  4. Tierra mal preparada: Si no tiene suficientes nutrientes o si abusaste de un fertilizante comercial la tierra te causará muchos problemas. Es fácil preparar tu propia tierra rica en nutrientes naturales. Primero debes asegurarte de que esté bien aireada y floja, de preferencia con lombrices. Mientras más oscura, mejor.
  5. Fuera de temporada: Dejarnos llevar por nuestro primer jardín u hortaliza es sencillo, más si vivimos en climas que son generalmente templados; sin embargo, sembrar en el momento equivocado complicará todo enormemente. Muchas plantas requieren cierto tipo de climas pero la mejor manera de evitar que tu planta no se dé es buscar semillas locales, es decir, aquellas que crecerán en tu hortaliza. La otra es siguiendo un calendario de siembras, como este.
  6. Sembrar demasiado: No inviertas todo tu tiempo y dinero en una enorme siembra, mejor empieza poco a poco con las plantas que más quieres y ve agregando mes con mes. No tiene punto que te sientas agobiado porque tienes demasiadas plantas y no estás seguro de cómo cuidarlas.  Empieza con cuatro y de ahí ve cómo te va y cómo te sientes.

[Ecoagricultor]

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca