Ento: la nueva línea de alimentos hechos con insectos

Un grupo de jóvenes de Londres ha creado una marca sustentable de alimentos hechos a base de insectos.

Lo que comenzó como un proyecto universitario ha desembocado en la marca de comida sustentable llamada Ento, que ha introducido al mercado platillos hechos con insectos. Los creadores de la línea desean que dentro de 18 meses haya un restaurante y que más lugares sirvan sus productos.

Julene Aguirre-Bielschowky quien conoció a sus compañeros cofundadores de Ento en el Royal College of Art and Imperial College London, contó que la mayor inspiración para crear esta comida vino de un libro japonés de hace 30 años que advertía a los turistas acerca de la “comida extraña con pescado crudo” que se servía en dicho país asiático. Julene pensó que si la concepción del sushi había cambiado tanto en sólo tres décadas, podría pasar lo mismo con el consumo de insectos.

“La idea de dar un subtexto asiático es un poco más profunda” dijo Aguirre, “se trata de crear las asociaciones correctas para los insectos. Vemos las comidas asiáticas como limpias pero exóticas. Es realmente importante considerar que la comida no sólo son ingredientes sino una cultura entera la que hace un platillo.”

Mientras que la caja Ento está diseñada para que los insectos sean irreconocibles, pues los creadores creen que la complicación principal para que la gente consuma insectos es la percepción visual. Una vez que los consumidores se familiaricen con el sabor podrán consumirlos más libremente, por ejemplo sustituyendo el tocino en  una ensalada por grillos.

Todos los insectos que sirve Ento son orgánicos y provienen de lugares cercanos a Londres.

[Co. Exist]



Oficialmente, ya se están cultivando insectos para alimentación en países desarrollados

Granjas pequeñas que crecen y abastecen de insectos a restaurantes de la zona.

Foto: Karen Bleier/AFP

En algunas partes del mundo la ingesta de insectos ha sido milenaria, parte ineludible de la gastronomía local (se calcula que actualmente hasta 2 mil millones de personas los consumen). Una delicia que, sin embargo, en otras partes del mundo pareciera una aberración. Aún así, las propiedades proteínicas de los insectos podrían ser el argumento base para asegurar una dieta balanceada en un futuro sin implicaciones tan devastadores para el medio ambiente.

Lo que antes sonaba terrorífico para muchos pinta para ser una realidad. Los insectos podrían ser el alimento del futuro. Lo anterior se confirma cuando aparecen cada vez más establecimientos que hacen su propia granja de insectos para integrarlos en sus menús. Lo que habría sido considerado hace unos años como un negocio destinado a la agonía ha probado ser una alternativa con un mercado en crecimiento.

Uno de estos casos sucede en Colorado, a unas pocas millas de Denver, en la granja conocida como Rocky Mountain Micro Ranch fundada por Wendy Lu McGill.

Las vacas necesitan 22 mil veces más cantidad de agua para proveer de la misma cantidad de carne que los insectos, dice Lu McGill.

Si consideramos que el consumo de carne implica el 70% de las emisiones de carbono que arrojamos a la atmósfera, encontramos que este es, presumiblemente, el principal problema medioambiental que enfrentamos, mayor que el uso de los automóviles.

Así, el cultivo de insectos podría ser una alternativa, que, de hecho, está probando sus crecimiento. ¿Quién habría imaginado hace unos años una granja estadounidense que abastecería de insectos a restaurantes de hamburguesas?

[Psmag]



Estos son los países que consumen más insectos, y el tipo de especies

“La recolección de insectos y su crianza a nivel del hogar o la escala industrial puede ofrecer importantes oportunidades de subsistencia para las personas, tanto en países en desarrollo como en países desarrollados.”

Se considera que para el 2030, el mundo tendrá que alimentar a más de 9 000 millones de personas cuando la agricultura ya no es una opción sostenible, los océanos están siendo sobreexplotados, la escasez de agua y el cambio climático complican la producción de alimentos. Por ello, y de acuerdo con la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), una dieta con base en insectos puede convertirse en la solución que destierre la hambruna del planeta.

Los insectos cuentan con una increíble gama de proteínas, similar a la de la carne, a un costo más económico. Se trata de una fuente alimenticia muy nutritiva y saludable, cuyos compuestos cuentan con alto cometido en grasas, proteínas, vitaminas, fibra, minerales.

Eva Muller, coatura del informe divulgado por la FAO, explica que los insectos son uno de los recursos que brindan bosques y con una capacidad de alimentar (en una dieta tradicional) a al menos 2 000 millones de personas en el mundo. Actualmente, se comen más de 1 900 especies, principalmente en África y Asia; entre los cuales se encuentran los escarabajos, las orugas, abejas y hormigas, saltamontes, langostas y grillos, cigarras, saltamontes, chicharritas, cochinillas y chinches, libélulas y moscas. 

La recolección de insectos y su crianza a nivel del hogar o la escala industrial puede ofrecer importantes oportunidades de subsistencia para las personas, tanto en países en desarrollo como en países desarrollados. […] En los países en desarrollo, los miembros más pobres de la sociedad pueden participar en la recolección, el cultivo, el procesamiento y la venta de insectos. Estas actividades pueden mejorar directamente sus propias dietas y proporcionar ingresos en efectivo a través de la venta de los excedentes de producción. […] Los insectos pueden ser recogidos directamente y con facilidad de la propia naturaleza o criados con una inversión mínima.

La FAO encuentra numerosos beneficios de incorporar masivamente a los insectos en nuestra dieta, entre los cuales la disminución de la emisión de gases de efecto invernadero y de amoniaco.

A continuación te compartimos un infográfico donde se explica la presencia de una dieta con base en insectos, así como las especies más consumidas alrededor del mundo:

1368558597_575195_1368559938_noticia_normal

 



Increíbles fotografías del mundo de los insectos

Seruyan es uno de los pocos fotógrafos que, gracias a su habilidad por el detalle, impacta con la mezcla de la belleza y fantasía de una realidad como la naturaleza. Les compartimos el resultado de su arte.

Aunque muchas personas sufrimos al ver un insecto en frente de nosotros, hay quienes optan por respetarlos y admirarlos. Por ello, diversos entomólogos han llegado observar y estudiar la forma y vida de estos pequeños artrópodos. Incluso, se llega a calcular que por cada ser humano, existen 200 millones de estos pequeños.

Gracias a esta fascinación, se ha descubierto que existen los insectos herbívoros, carnívoros y carroñeros; que contienen un alto nivel de proteínas y diversos minerales saludables para la salud de los humanos; que juegan un papel primordial en el ciclo de la vida: son los principales  depredadores de otros invertebrados y de ciertas plagas, eliminando gran porcentaje de materia orgánica. Sin embargo, dada su abundancia en el planeta, se han considerado como un grupo nocivo en relación con numerosas cosechas y con el origen de enfermedades humanas.

Por el otro lado, gracias a audaces fotógrafos como Nordin Seruyan, hemos podido observar de cerca la vida privada de estos pequeños. Autoconsiderado como “fotógrafo amateur”, Seruyan revela un mundo que, por aprendizaje o miedo, los humanos tendemos a ignorar a través de la técnica macrofotográfica.

Sus fotografías develan la fascinante y la temeraria vida de algunos insectos del sudeste asiático: los mantises haciéndose paso por la selva de céspedes, las acrobacias intrépidas de las arañas, la danza delicada de las libélulas y la paciencia de los caracoles. Seruyan es uno de los pocos fotógrafos que, gracias a su habilidad por el detalle, impacta con la mezcla de la belleza y fantasía de una realidad como la naturaleza. Les compartimos el resultado de su arte.

 



¿Conoces los beneficios de la chía? No lo vas a creer

Uno de los cultivos más importantes para los aztecas, consumir estas pequeñas semillas podría mejorar tu salud y, naturalmente, tu vida.

Los efectos positivos de esta semilla son casi innumerables. Cultivada desde hace muchos siglos en Centroamérica, principalmente en México y Guatemala, la chía alcanzó una popularidad global cuando en 1991, Wayne Coates comenzó a estudiar sus propiedades.

Existen muchas variedades de la chía, pero las más comunes son blancas, negras o cafés. Contienen calcio, magnesio y fósforo, así cómo grasas saludables del tipo omega-3. Los tipos de chía más saludables son los blancos o negros, si las semillas están de color rojo significa que no han madurado todavía.

Es muy fácil incluir la chía en tu dieta, y es ideal para aquellos que quieran consumir más proteína sin comer carne u otros productos animales.

Sus beneficios incluyen:

  1. Combatir la diabetes tipo 2: actualmente los científicos conducen estudios para determinar cómo la chía puede usarse para tratar la diabetes porque al consumirla los ritmos de digestión se vuelven más lentos. Además la capa gelatinosa que la chía desarrolla cuando se sumerge en un líquido controla los niveles de azúcar en la sangre.

  2. Más fibra: por cada 28 gramos de chía que consumas, esta aportará a tu dieta 11 gramos de fibra (más o menos un tercio de la cantidad recomendada por médicos para adultos).

  3. Altas cantidades de calcio: una porción de 28 gramos de chía contiene el 18% del calcio que necesitamos para tener dientes y huesos sanos. Consumirla desde una temprana edad podría prevenir la osteoporosis. Además su alta cantidades de fósforo también ayuda a mantener huesos y dientes sanos.

  4. Mucha proteína de origen vegetal: de manera similar, 28 gramos de chía contienen 4.4 gramos de proteína (10% de la cantidad requerida diariamente).

  5. Abdomen plano: ya que la chía regula los niveles de azúcar en la sangre, también puede ayudarte a control la cantidad de grasa abdominal que acumulas.

  6. Llénate más rápido: la chía contiene triptofano, un aminoácido que también se encuentra en el pavo. Este regula el apetito y el sueño, por lo tanto te mantiene más satisfecho y feliz.

  7. Un corazón más sano: de acuerdo a un estudio de la Clínica Cleveland, las semillas mejoran la presión sanguínea de diabéticos y puede que también incremente los niveles de colesterol sano mientras disminuye los niveles del colesterol dañino.

Puedes consumirla con tu cereal todas las mañanas, usarla para empanizar, echarla en agua de limón o agregarla a tus smoothies.



¿Por qué deberíamos comer más alimentos fermentados?

Conoce los beneficios de la comida fermentada, la cual aumenta la proliferación positiva de los probióticos en nuestros intestinos.

¿Quién no se ha enfermado por haber comido algún alimento en estado dudoso? Si lo has experimentado, o el amigo de un amigo, entonces estarás de acuerdo que la proliferación de bacterias en la comida aumenta el riesgo de infecciones y enfermedades; y que, por consiguiente, la esterilización ha salvado miles de vida a lo largo de su historia.

Pero por el otro lado, esta fobia contra las bacterias que ha crecido paulatinamente al grado de afectar la producción industrial de la comida. Actualmente nos es difícil encontrar un alimento que no sea alterado químicamente para evitar la introducción de una bacteria. En consecuencia, nuestra preocupación cultural por los alimentos 100% estériles de bacterias, ha provocado una pérdida considerable de bacterias buenas en nuestro cuerpo; las cuales son necesarias para el funcionamiento adecuado de la digestión y para proteger nuestro cuerpo de diversas enfermedades.

La fermentación puede ayudar a que alimentos difíciles de digerir entren fácilmente a nuestro sistema. Además que, la comida fermentada aumenta la proliferación de los probióticos en nuestros intestinos, reforzando así al sistema inmunológico: nos protegen de posible cáncer de colon; nos ayudan a prevenir intolerancia a la lactosa, virus como la diarrea, síndrome del intestino irritado, infecciones; nos mejora el proceso de la digestión, y por ende de la energía; y generan un equilibrio hormonal.

Es evidente que no comeremos cualquier alimento fermentado que, probablemente, nos causará más que un dolor de estómago. Por ello, te compartimos algunos alimentos fermentados que puedes mantener en tu dieta diaria:

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca