Ciclistas desnudos en la Ciudad de México, una manera peculiar de crear conciencia

Un grupo de ciclistas desnudos recorrieron la Ciudad de México a manera de protesta.

cliclistas

En la Ciudad de México miles de ciclistas se desnudaron para captar atención en un intento por crear conciencia sobre la importancia de suplir el uso de automóviles por bicicletas.

Este movimiento tuvo origen en Canadá y se lleva a cabo cada año en varias ciudades del mundo.

Los organizadores también dijeron que montar bicicletas desnudos resalta la fragilidad del cuerpo humano y la necesidad de que los automovilistas sean más cuidadosos cuando manejan.

La caravana de ciclistas desnudos pasó por varios importantes de la ciudad y terminaron el recorrido en la plaza del Zócalo.

Los ciclistas mexicanos afirman que aunque en la ciudad ya existen varias políticas en pro de los ciclistas y poco más de infraestructura, los automovilistas siguen hacen del ciclismo un proeza.

Una ciclista llamada Mila dijo que desnudarse era una buena forma de enviar el mensaje: “En México es una pesadilla montar una bicicleta. Es casi como si uno no existiera, eres como un fantasma.”

Se estima  que 300 ciclistas formaron parte de este evento.

[BBC]



Productos de higiene que pueden ser tóxicos

Estos químicos entran a nuestro interior a través de nuestro órgano más grande, la piel, ya que todo lo que le aplicamos ella lo absorbe y lo lleva vía sanguínea a todo el organismo, intoxicándolo.

Sin duda en el planeta existen varios elementos químicos, unos naturales y otros que con el paso del tiempo hemos fabricado para beneficio humano.

Hoy en día es impensable realizar ciertas actividades cotidianas sin equipo o productos tales como el jabón de baño, pasta de dientes o el champú, productos que utilizamos varias veces todos los días.

Pero, ¿te has detenido a ver los ingredientes que componen estos artículos? El 90% de los productos de este género que se encuentran en el mercado contienen ingredientes nocivos para nuestra salud.

Estamos expuestos diariamente a más de 200 químicos en diferentes productos tales como cremas, fragancias, pasta de dientes, en juague bucal, champú, acondicionador, jabón, gel para peinar, jabón para baño de burbujas, crema para rasurar, protector solar y todo tipo de cosméticos.

Estos químicos entran a nuestro interior a través de nuestro órgano más grande, la piel, ya que todo lo que le aplicamos ella lo absorbe y lo lleva vía sanguínea a todo el organismo, intoxicándolo.

El contacto prolongado nos puede causar alergias, fatiga, pérdida de la memoria y concentración, problemas respiratorios, envejecimiento prematuro, dermatitis y ha generado el aumentado de las tasas de cáncer de mama, hígado y riñón, asma, autismo así como de problemas reproductivos.

Algunos de estos químicos son: Lauril Sulfato de Sodio (SLS) y Lauril Éter Sulfato de Sodio (SLES), Triclosán, Compuestos de Polietilenglicol (PEG), Dietanolamina (DEA), Momoethanolamine (MEA), Trietanolamina (TEA), FD&Colorantes artificiales, Parabenes y Ftalatos.

Por ejemplo, el Aceite para bebé es 100% mineral. Usado comúnmente como ingrediente de petróleo, el aceite mineral cubre la piel como una envoltura plástica. El sistema natural inmunológico de la piel es interrumpida por esta capa plástica, impidiendo que pueda respirar y absorber humedad y nutrición. Siendo la piel el órgano más grande de eliminación del cuerpo, esta capa plástica le impide eliminar las toxinas y puede causar acné y otros desórdenes de la piel. Este proceso retrasa el funcionamiento normal y natural del desarrollo de nuevas células, lo que puede causar que la piel envejezca prematuramente.

El Propilene Glicol (PG) es un solvente, componente activo en el “Antifreeze”. Se utiliza para romper la proteína y estructura celular, que es de lo que está hecha la piel, sin embargo, la encontramos en cosméticos, productos para el cabello, lociones para después de afeitarse, desodorantes, enjuagues bucales y pastas de dientes. El PG puede traer consecuencias de anormalidades en el cerebro, hígado y riñones. El desodorante en barra es el que contiene la mayor concentración de esta sustancia.

El consumidor está desprotegido, no hay advertencia en las etiquetas sobre el peligro de estas sustancias que son utilizadas la mayoría por su bajo costo y que los usuarios terminan pagando con su salud.

Ahora que ya lo sabes, has una mejor elección la próxima vez que vayas de compras, revisa las etiquetas y prefiere los fabricados de manera natural.

COLABORACIÓN DE EARTHGONOMIC MÉXICO, A.C. Nuestra misión es fomentar el desarrollo de la sociedad en armonía con el entorno natural y el respeto a los seres vivos. Para más in información visita: www.earthgonomic.org @Earthgonomic y /Earthgonomic



¿Qué es el SlowFood y por qué necesitas comenzar a aplicarlo a tu estilo de vida?

“La cadena alimentaria es criminal ya que “produce, produce, produce… mucha cantidad para luego tirarla. Esto es criminal.”

Carlo Petrini, fundador del movimiento internacional SlowFood, ha recorrido el mundo entero visitando huertos agrícolas con el fin de reivindicar la producción de alimentos “buenos, limpios y justos”. Él comenzó su filosofía de “productos de proximidad y kilómetro cero” en Italia hace más de 20 años, y ahora se ha extendido a más de 170 países.

De acuerdo con él, SlowFood apoya y defiende la economía local, reduce la contaminación en el planeta, mejora las tierras y los cultivos de manera significativa. Por lo que el incentivo a la agricultura urbana, como un fundamento medioambiental hacia el futuro, se establece como símbolo de revolución “contra el maltrato medioambiental y la ignorancia que hoy existe sobre los alimentos que comemos.”

Gracias a esta motivación revolucionaria desde hace 20 años, Petrini se ha dedicado a recrear los huertos en Alemania, EE.UU., África, etcétera, con los cuales dan trabajo a más de 100 000 personas y de comer a más de 1 300 niños. Además que busca la manera de generar consciencia sobre el consumo de carne sostenible, mediante “la contracción por parte de quienes son consumidores y convergencia por parte de quienes consumen poca”. Para él, “[e]n África se consumen 5 kilos de carne al año, nada. Nosotros, los italianos, consumimos casi 100 kilos anuales. Y la salud lo sufre. La OMS ha denunciado que el consumo de carne roja está generando efectos tumorales, hay que tomar nota.”

De modo que esta revolución, como “cosa seria”, se relaciona con la economía y política. Pero ahora la gastronomía actual se habla como “espectáculo desde su aspecto económico y social”. Para él, “[f]alta educación alimentaria en Europa, también la enorme necesidad de defender a los agricultores locales y la cultura alimentaria. Estamos condicionados por una publicidad masiva de la industria alimentaria.” En otras palabras, “el sistema alimentario actual es ‘criminal’” ya que “destruye la biodiversidad, la pequeña producción agrícola, el medioambiente, la monocultura. Se usan de forma exagerada productos químicos y transgénicos.”

Frente a esta situación, Petrini invita a volver a las buenas prácticas de la agricultura local, en donde la política se interese más por la economía local. Como por ejemplo, menciona el sociólogo y gastrónomo, “[e]stamos condicionados por una publicidad masiva de la industria alimentaria. Pero, ¿no somos demasiados para poder abastecernos así? ¿No es más fácil y barato acudir al supermercado? ¿Cómo se puede llevar a cabo este cambio de paradigma?” Al responder estas preguntas, uno se va dando cuenta de los pros y contras de esta situación: “ Los productos industriales de los supermercados son más baratos, pero luego se pagan en medicinas. Los productos de los agricultores quizás sean un poco más caros, pero ayudan a la economía del territorio, a defender la propiedad pública.”

En otras palabras, al ir al super y no comprar los productos nacionales, sino aquellos que llegan de la otra parte del mundo, se está hablando de una insostenibilidad: “Productos llenos de conservantes y colorantes.”, en donde la cadena alimentaria es criminal ya que “produce, produce, produce… mucha cantidad para luego tirarla. Esto es criminal. Esta sensibilidad está creciendo en el mundo.” Concluye Petrini que “los productos industriales de los supermercados son más baratos, pero luego se pagan en medicinas.” Por ello es importante la implementación de huertos urbanos y el consumo de productos locales que fortalezcan la salud y economía de una comunidad. 



Biofertilizante para maíz blanco podría convertirse en arma contra EE.UU.

En palabras de Echaide Aquino, “la idea era crear un biofertilizante a base de bacterias con la capacidad de aumentar la asimilación de principales nutrientes hacia la planta, en este caso el maíz blanco.”

Nació como una alternativa a la fertilización química y una medida para reducir el impacto económico, ecológico y salubridad, el biofertilizante para maíz blanco se presentó como un proyecto dedicado a cuidar a las tierras mexicanas.

Para su inventor, Jesús Francisco Echaide Aquino de la Universidad Autónoma de Guadalajara –UAG–, se trata principalmente de un proyecto para reducir el uso de los productos comerciales que tienden a generar contaminación en el cultivo y toxicidad en las tierras fértiles. Mediante el uso de ocho bacterias endófitas –aquellas que habitan en tejidos de las plantas–, el biofertilizante se encarga de aumentar la asimilación de los principales nutrientes del maíz blanco y de regular los químicos que pueden afectar el suelo.

En palabras de Echaide Aquino, “la idea era crear un biofertilizante a base de bacterias con la capacidad de aumentar la asimilación de principales nutrientes hacia la planta, en este caso el maíz blanco.” De modo que al ser orgánico y específico con el cultivo, “esas bacterias por lo regular son propias de la planta, no estamos echando nada extraño.”

Según las pruebas, la calidad del biofertilizante es superior a la del fertilizante tradicional, “pues tenían más vigor y un color más uniforme.” Además que se evidenció una disminución significativa de la plaga del huitlacoche y roya, funcionando como fungicida o biocontrol: “Notamos más salud en nuestro cultivo y el tamaño de las mazorcas era comparable al del fertilizante químico” importados de países como EE.UU. y Europa

Este proyecto ganó el Premio Estatal de Ciencia y Tecnología 2016 en la categoría de Investigación Temprana.



Ciclistas exigen redes de monitoreo del aire en el D.F.

Existe una norma incumplida que dicta que las ciudades con más de 500 mil habitantes deberán instalar centros de monitoreo de la calidad del aire.

Los ciclistas en las ciudades no solo enfrentan una cultura que es producto de años en los que el automóvil ha sido privilegiado en las ciudades. Ello implica el peligro de que la importancia del ciclista aparentemente lleva un valor menor en relación al automovilista. Además de los obstáculos y la mala cultura, naturalmente también los ciclistas enfrentan los estragos de una mala calidad del aire de una manera más directa en comparación con los automovilistas.

En días pasados decenas de ciclistas en el D.F han hecho una protesta muy puntual. Lejos de las generalizaciones, como el mejorar las condiciones para los ciclistas, exigieron que se cumpla la Norma Oficial Mexicana 156 con el fin de que existan redes de monitoreo del aire en las más de 34 ciudades del país con más de 500 mil habitantes.

En México cada año la mala calidad del aire causa la muerte, directa o indirectamente, de hasta 14 mil 700 personas en el país.

Esta protesta es considerada una de las más directas respecto a los derechos, tanto del peatón como de los ciclistas, como miembros de una cuidad que habría de ser pensada en relación a todos.

[La Jornada]

Fotografía principal: indeporte.mx



Activistas se encargan de mejorar las condiciones para ciclistas en Seattle

Al ver las condiciones viales a las que se exponían, un grupo de ciclistas de Seattle decidió usar activismo “cortés” para proteger su carril en una vía pública.

DIY_Safer_bike_lane.png.662x0_q100_crop-scale

En abril, un admirable grupo de ciclistas de Seattle decidió tomar acciones para remarcar lo importante que es garantizar la seguridad de ciclistas, y a la vez, lo fácil que es hacerlo. El grupo, que se hace llamar los Reasonably Polite Seattleites, invirtió $350 USD y un poco de trabajo manual gratuito para instalar torres reflectantes a lo largo del carril para bicicletas de Cherry Street.

La intención de este grupo no era dedicarse a mejorar las calles de Seattle al hacerlas más seguras para los ciclistas y conductores, más bien, era llamar la atención del gobierno —cosa que lograron. Después de instalar las torres con almohadillas desmontables, el grupo escribió una carta al Departamento de Transporte de la ciudad, explicando que las torres eran necesarias ya que mejoraban el tránsito al advertir a los conductores que debían respetar el carril para bicicletas, y además, prevenían que autos y camiones se estacionaran en él.

El gobierno respondió a dicha manifestación pacífica y removió las torres de los ciclistas para instalar unas permanentes de menos altura (ya que estás les ofrecían a los ciclistas más espacio).

Los Reasonably Polite Seattleites ejemplifican el potencial de una iniciativa ciudadana; demostraron que el papel de toda persona es mejorar el espacio en el que viven, e inspiraron al gobierno a actuar, siguiendo su ejemplo.

[Treehugger]

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca