Ante el cambio climático, el amaranto se perfila como una de las mejores alternativas al maíz

Entre las cosechas más afectadas por el cambio climático alrededor del mundo se encuentra el maíz uno de los alimentos principales para los mexicanos, pero el amaranto podría reemplazarlo.

amaranth04

El amaranto es una de las semillas más antiguas de México, y su cosecha data al tiempo de los aztecas cuando el amaranto era igual de común que el maíz y el frijol. Fue hasta la llegada de los españoles que se le dio una preferencia al maíz. El amaranto era una semilla sagrada que se mezclaba con sangre y se ofrecía a los dioses, y ya que a los españoles no les gustaban estos rituales “salvajes”, decidieron abolir su cosecha. Así el maíz dio el primer paso para establecerse como uno de los principales cultivos a nivel mundial.

Mary Delano, la bioquímica que fundó México, Tierra de Amaranto, sin embargo quiere cambiar esto, y en vista de que el cambio climático está arrasando con los campos donde se cultiva el maíz alrededor del mundo, esto bien podría ser más una medida necesaria que una opcional. La fundación benéfica ayuda a mujeres de bajos recursos a cultivar amaranto en pequeños jardines en sus cocinas.

La ventaja del amaranto es que es una súper semilla, tiene más proteína que cualquier otra planta y por eso puede reemplazar al huevo, carne y leche en términos nutricionales. Las hojas, que no se consumen normalmente contienen más vitamina C, calcio y hierro que la espinaca. Por algo NASA incluyó al amaranto en la dieta de los astronautas.

Ahora, en cuanto al cambio climático, a la semilla no le va tan mal como al maíz durante las sequías.  Lo que ahora es el árido valle de Tehuacán, dónde originalmente se cosechaba la planta ya no es tan fértil como antes, sin embrago el amaranto ha continuado creciendo bien mientras que aquellos agricultores que se dedican exclusivamente al maíz han perdido cosechas enteras. Juan Núñez un agricultor local es parte de una cooperativa orgánica que vende el amaranto en forma de harina, cereal y aperitivos.

Pero el problema con el amaranto, es que a pesar de ser maravilloso en términos de nutrición, economía y adaptación climática, la gente no está acostumbrada a consumirlo de la misma manera. Delano espera que poco a poco haya una conversión y un efecto dominó. En palabras de la bioquímica “Quizás pequeñas semillas aquí y allá, eventualmente estarán en todos lados.”

Con información de Treehugger



Después de leer esto, querrás comer amaranto más seguido

Se ha tratado de uno de los pilares, junto con el maíz y el frijol, de la dieta mesoamericana, pues sus propiedades aportan los niveles ideales de nutrientes y proteínas necesarios para el cuerpo.

Imagen principal: Pinterest

El amaranto ha sido considerado por la ONU como el mejor alimento de origen vegetal para el consumo humano. Se ha tratado de uno de los pilares, junto con el maíz y el frijol, de la dieta mesoamericana, pues sus propiedades aportan los niveles ideales de nutrientes y proteínas necesarios para el cuerpo. 

De acuerdo con las investigaciones de México Tierra de Amaranto, el consumo constante del amaranto brinda numerosos beneficios a la salud: 

  • Aporta tanto la cantidad como calidad de proteínas, lípidos, almidones, carbohidratos, vitaminas A, C, D y K, así como minerales; 
  • es una fuente importante de lisian, un aminoácido que favorece a la ejecución de las funciones cerebrales
  • facilita el proceso digestivo
  • ayuda a reducir los niveles de colesterol en la sangre gracias a sus grasas insaturadas; 
  • es libre de gluten
  • contiene escualeno, ideal para el cuidado de la piel y enfermedades como el cáncer y estreñimiento
  • tiene altos niveles de calcio, hierro y vitamina C, lo cual ayuda a fortalecer el sistema inmunológico, previniendo enfermedades como anemia y osteoporosis
  • es rico en ácido fólico, reduciendo el riesgo de contraer enfermedades neurodegenerativas

amaranto

Dado su bajo costo, en comparación con otras fuentes de proteína como la leche, carne y huevo, el amaranto puede ser usado en tortillas, tamales, repostería y otros guisos. 

Su consumo es recomendable principalmente en pacientes con cáncer, pues sus propiedades ejercen reacciones antioxidantes y anticancerígenas; como por ejemplo el de las sustancias escualeno y lunasin. De hecho, se estima que la actividad anioxidante de estas sustancias es tres veces superior al poder antioxidante de la vitamina C. 

Además, el amaranto resulta ser un delicioso tratamiento preventivo para enfermedades cardiovasculares, pues su contenido en carbohidratos de lenta absorción, libera con mayor facilidad ácidos grasos esenciales, fibra, calcio y magnesio. De acuerdo con un estudio en Functional Foods Center de Dallas y la Universidad Estatal de Voronezh, el amaranto disminuye los niveles de colesterol total, de triglicéridos y de colesterol LDL. 

Entre otros beneficios del amaranto es su actividad diurética, la cual se facilita gracias a los niveles de calcio, fibra y potasio. Pues incluso resulta benéfico para los vasos sanguíneos y, por tanto, de enfermedades como la hipertensión. 

El amaranto puede usarse en platillos como sopas, atoles, tamales o postres –en México se les conoce como “dulce de alegría”; decoración de panes, elaboración de helados y turrones; en salsas con tomate; tortitas, ensaladas, como harina para galletas, crepas y bechamels, como aceite e inclusive bebidas alcohólicas –en Bolivia se le conoce como Chicha–. 



Conoce esta campaña mundial para proteger al maíz nativo

Las luchas ambientalistas se han convertido en un interés que trasciende fronteras, culturas y países

El maíz tiene a nivel mundial una reputación loable; esta planta icónica y endémica de México y Centroamérica se ha convertido en un referente global de seguridad alimentaria, nutrición y sabor. El maíz es tan democrático que su uso se da en muchísimas nuevas culturas que lo han adoptado para hacer todo tipo de aditamentos, como harinas para la creación de alimentos tan comunes como los cereales del desayuno de miles de personas. Sin embargo, tras la máscara de una producción global ambiciosa que supuestamente palie los problemas alimentarios mundiales están las ambiciones de empresas transnacionales, de las más oscuras del planeta, como Monsanto. 

Una de las críticas más emblemáticas contra el uso del maíz transgénico es que este cultivo ha pertenecido por milenios a los campesinos e indígenas que lo han adoptado y lo han heredado a nuestra cultura como símbolo identitario, pero también como un medio de supervivencia. Los sembradíos de maíz transgénico suelen contaminar los cultivos que se encuentran a kilómetros de distancia y luego los campesinos pueden ser injustamente demandados, como ya lo ha hecho Monsanto en la India. 

Pareciera que el objetivo de las empresas transgénicas transnacionales es obligar al mundo a comprar sus semillas, de las cuales tienen los derechos de propiedad intelectual. Así, todos los campesinos del mundo deberán pagarles por producir alimentos, y las semillas nativas se irán perdiendo como un aliciente gratuito y natural que ha sido un patrimonio mundial por años. 

Más allá de los efectos imprecisos que pueden tener los transgénicos en el medio ambiente y en la salud (que es quizá la parte más importante de este polémico tema) está el hecho del poder desmedido que van sumando las empresas transgénicas al volverse los dueños intelectuales del alimento en el mundo. Dimensionar lo anterior es tenebroso. 

En México, la cuna más reconocida del maíz en el mundo, los esfuerzos civiles han logrado que el maíz transgénico aún no sea legal para su uso y comercialización, pero las transnacionales están emprendiendo un feroz lobby que muchos temen. Las medidas legales que hasta hoy han puesto candados al maíz transgénico podrían ser compradas por las grandes cantidades financieras de que disponen estas empresas y gracias a la imperante corrupción en México. En este escenario, las organizaciones sociales se perciben a sí mismas como limitadas para hacer frente a estos consorcios; por ello, han lanzado una campaña mundial a través de Greenpeace para conseguir fondos en la lucha contra el maíz transgénico.

La campaña transferirá los recursos a la organización radicada en Puebla, México, llamada Alternativas y Procesos de Participación Social A.C. (Alternativas), una coalición de organizaciones que defiende los derechos humanos de luchadores ambientalistas y que cubrirá los costos del proceso legal en la lucha contra el maíz transgénico. La campaña es ambiciosa y ha llamado la atención del mundo, hoy que las luchas ambientalistas ya no atañen a las fronteras sino a una conciencia global. 

Si quieres encontrar mayor información de la campaña, da clic aquí.

 



El germinado de amaranto es aún más nutritivo: descubre por qué

Cada vez se conocen más las propiedades nutritivas del amaranto pero ahora han descubierto que, cuando es germinado, sus beneficios son aún más sorprendentes

Hace poco el Amaranthus cruentus (amaranto) fue designado por la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos como “el mejor alimento de origen vegetal para consumo humano”. Esta planta empleada como grano reventado, harina o verdura, es endémica de México y Centroamérica y en los últimos años ha visto crecer su fama por sus grandes propiedades nutritivas.

Recientemente el científico Abel Cerón García, del Centro de Investigación y Asistencia en Tecnología y Diseño del Estado de Jalisco A.C. (CIATEJ) ha descubierto cómo el amaranto, en su fase de germinado, es aún más nutritivo y podría ayudar a paliar serios problemas nutricionales en México.

A la fecha, en este país se suelen hacer germinados de soya y alfalfa, pero no de amaranto. Según Cerón, es necesario comenzar a impulsar el cultivo de germinado de esta maravilla natural, que además podría ser un gran aliciente económico para familias de escasos recursos. 

Como un contexto nutricional, el grano de amaranto posee aproximadamente 16% de proteína: 9.33% más que el maíz, 8.77% más que el arroz y 18.48% que el trigo. También tiene un contenido importante de lisina, que es un aminoácido esencial en la alimentación humana, y es de alto valor en carbohidratos, fibras y sales minerales.

“Por su valor nutrimental se le ha denominado como el alimento del futuro, ya que es una proteína económica; se trata de darle un valor agregado en forma de germinado al acelerar su metabolismo”.

“Al poner a germinar una semilla es como poner una fábrica de compuestos bioactivos, de fito-químicos, que brindan aprovechamientos muy importantes a la salud. El amaranto tiene un valor agregado al consumirse de esta manera”, explicó el doctor Cerón para La Jornada.



El Carnaval del Maíz en México (24 de mayo 2014)

Por segundo año consecutivo en México se celebra el Carnaval del Maíz, consulta aquí la información necesaria para que participes.

Sincronizado con la marcha mundial contra Monsanto, este 24 de mayo se llevará a cabo en México, por segundo año consecutivo, el Carnaval de Maíz. El objeto de esta celebración no es solo honrar este alimento fundamental de la dieta mexicana y de otros países, ícono cultural y protagonista cosmogónico. Se trata también se trata de defenderlo contra los embates de las corporaciones, y las autoridades cómplices, que quieren introducir en México semillas transgénicas de maíz, propiedad de empresas como Monsanto y DuPont, las cuales presumiblemente terminarían contagiando las milpas que utilizan el maíz criollo o nativo, cuya variedad y riqueza se ha trabajado a lo largo de siglos de siembra. 

El carnaval  se transmitirá en vivo desde http://m.ustream.tv/channel/yo5oymexico. En México se han unido estados como Aguascalientes, Chiapas, Chihuahua, Distrito Federal, Durango, Guanajuato, Guerrero, Jalisco (2 eventos), Michoacán, Nuevo León, Oaxaca, Puebla (2 eventos), Querétaro, Quintana Roo, Veracruz y Yucatán (2 eventos).

Puedes encontrar más información sobre los eventos en toda la República aquí.

En el Carnaval del Maíz habrá música, intercambio de semillas nativas, y comida para compartir. Es un evento simbólico, una jornada contra una empresa, pero también contra las prácticas corrosivas en la industria alimenticia que buscan la rentabilidad como prioridad en detrimento de la salud, el medio ambiente y la cultura ancestral.

También te invitamos a participar en Twitter con los siguientes hashtags:

 

#CarnavaldelMaíz #FueraMonsanto #NoAlMaízTransgénico #MarchaMundialcontraMonsanto #Monsatan #SoydelMaíz #YoSoyActivistadelMaíz #NoMasOGMs #OGTniMaiz #SAGARPAnoSeasOGT #MaízLibre #EtiquetadoYA.

 

Los Tuits podrás dirigirlos a los siguientes personajes, recordemos que la presión direccionada es mucho más efectiva, porque los políticos desean más puestos públicos:

 

@cibiogem @Conabio @SAGARPA_mx @SEMARNAT_mx @CONANP_mx @SE_mx @PresidenciaMX @EPN @jc_ramirezmarin (JC Ramírez Marín. Secretario de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano de México) @Enrique_MtzyMtz (Enrique Mtz y Mtz. Secretario de SAGARPA) @JuanJoseGuerra (Juan José Guerra. Secretario de SEMARNAT) @ildefonsogv (Ildefonso Guajardo. Secretario de Economía) @Rosario_Robles_ (Rosario Robles Secretaria de Desarrollo Social) @osoriochong. (Miguel Ángel Osorio Chong, Gobernación).

 

¡Para firmar contra el maíz transgénico hazlo aquí!



¡A consumir maíz nativo! por sus propiedades anticancerígenas

Las importaciones a bajos precios del maíz híbrido sustituyen el consumo del maíz criollo o nativo que tiene fantásticas propiedades.

El maíz es el cereal más consumido del mundo. Esta planta gramínea es oriunda de América aunque no ha sido ubicado su origen exacto: en el Valle de Tehuacán en Puebla, México, se encontraron restos arqueológicos alusivos a esta planta de hace ocho mil años, y en la década de 1950 se hallaron extractos de polen de maíz con una antigüedad de entre 60 y 80 mil años ceca de la ciudad de México, aun así se desconoce su sitio de nacimiento. A lo largo de Latinoamérica hay al menos 300 especies,  y su presencia es tal,  que se cree que su origen se dio en brotes separados por todo el continente.

En México como otras regiones de Centroamérica, el maíz está profundamente arraigado a la identidad cultural: este producto ha sido el sustento de millones de familias por milenios, es el compañero y musa del arte e idiosincrasia de América. Desde Brasil y Argentina, hasta Norteamérica,  los cientos de especies de esta venerada planta han acompañado la cultura.

Las 300 especies de maíz existentes,  hoy tienen un enemigo común, los transgénicos producidos en enormes cantidades en Estados Unidos. En México desde el 2008, el Tratado de Libre Comercio con América del Norte ha permitido que por primera vez ingresen toneladas de maíz híbrido a precios muy bajos, lo que ha hecho que la producción con semillas nativas sea un mal negocio, y que la compra de maíz a menor calidad sea barato y accesible.

Las variedades criollas o nativas de maíz tienen una gran cantidad de propiedades que aquí te compartimos. Consumir maíz natural es actuar por tu salud:

– Es un alimento muy eficaz para saciar el hambre por su almidón.

– Consumido en una ración de 100 g brinda la mitad del total de calorías y el 60% de proteínas requeridas diariamente.

-Tiene altos contenidos de fibra soluble.

-Concentra un alto contenido de antioxidantes y por lo tanto, muchas  propiedades anticancerígenas.

– El maíz dulce es rico en hidratos de carbono, en vitaminas A, B1, B2, B3, B6, B9, E y C, en fibra y en sales minerales como potasio, magnesio, hierro, calcio,zinc, sodio y fósforo.

– Tiene grasa, proteínas, hidratos de carbono, fósforo, potasio, hierro, sodio, manganeso, magnesio, calcio, cinc, selenio y Niacina.

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca