Detergente lavatrastes hecho en casa: una alternativa ecológica para un imprescindible del hogar

Aquí una buena receta para dejar de usar detergente industrial.

dishwasher2

Los detergentes comerciales son un contaminante de difícil degradación. Hacer detergente lavatrastes es una alternativa ecológica además de ser fácil, rápido y barato. Aquí una receta.

Ingredientes

1 taza de Bórax

1 taza de bicarbonato de sodio

1/4 taza de sal epson

3/4 taza de jugo de limón

Charolas de plástico para hacer hielos

Instrucciones

1. Mezclar todos los ingredientes secos

2. Cuando los ingredientes estén perfectamente mezclados. Separa una taza de la mezcla a otro bowl y agrega 4 cucharadas de jugo de limón. De este modo, el resto de los ingredientes secos puede guardarse para hacer otra tanda de cubos de detergente más adelante. La mezcla debe quedar un poco pegajosa y húmeda. Es normal que al agregar limón la mezcla burbujee.

3. Verter la mezcla en las charolas y comprimirla para que no se desmorone al desmoldar.

4. Colocar las charolas en algún lugar seco y dejarlas durante una noche.

5. Desmoldar

 [Make:]



Nourishmat: la manera más fácil de cultivar alimentos orgánicos en casa

Este innovador paquete trae todo lo que podrías necesitar para fácilmente cultivar productos orgánicos en casa.

Este sistema de jardinería de casi dos metros² es el sueño de todo principiante en el arte de cultivar alimentos. Básicamente, trae todo lo que necesitamos para empezar con nuestro cultivo: semillas orgánicas incrustadas en bolas de fertilizante y un tapete con un mapa e indicaciones que te muestran exactamente en dónde debes plantar tus plantas para que tengan suficiente espacio para crecer. Las simpáticas bolas de fertilizante están hechas de barro, chile en polvo y nutrientes que ayudarán a las plantas a crecer sanas mientras que alejan a las pestes (naturalmente).

El Nourishmat y Herbmat fueron desarrollados por el dúo de Earth Starter, Phil Weiner y John Gorby. Estos dos creativos jardineros diseñaron este “tapete” para que fuera lo más sencillo posible. Como bien nos muestra el video, se trata de seguir instrucciones muy sencillas. Las ventaja principal del producto es que este nos permite ser autosuficientes y sustentables con un esfuerzo mínimo ya que  auto-regula la cantidad de agua que cada planta necesita, usa tinta-tóxica, cada tapete se puede utilizar hasta por cinco años y jamás dañará las plantas. El paquete incluye 19 plantas en 82 bolas de semillas que requieren muy poca atención ya que prácticamente se cuidan a sí mismas.

Y aunque el comercial para el Nourishmat aborda el tema con bastante humor, lo que dicen es cierto, dedicarle un poco de tiempo al jardín y a crecer nuestros propios alimentos tiene incontables beneficios para nuestra salud. El tapete sigue un sistema que optimiza el espacio al crecer las plantas en cuadrícula y no en fila, cosa que también optimiza el control de plagas ya que según Weiner “la distribución de las plantas está centrada en la siembra complementaria, por ejemplo, el tipo de insecto que gusta de comer caléndula es el mismo tipo de insecto que ama comer insectos que aman comer jitomates.”

Actualmente el Nourishmat está en proceso de producción pero la empresa tiene una cuenta en el sitio de crowdfunding, Kickstarter. Los fondos recaudados serán utilizados para ayudarlos con la infraestructura de Earth Starter y para desarrollar más productos como este (que necesitamos mucho). Estos tapetes solo estarán disponibles para aquellas personas que contribuyan con más de $55 USD, sin embargo el dúo estima que se pueden cultivar más de $200 dólares de productos con el tapete.

La idea de un jardín práctico, fácil y que prácticamente se cuida solo es innovadora y transformativa. Si todos pudiéramos tener uno de estos (o quizá un par de ellos), podríamos estar completamente involucrados con un gran porcentaje de la comida que consumimos, sabríamos exactamente el proceso por el que pasó alimento antes de llegar a nuestros platos y disfrutaríamos de los beneficios de la jardinería orgánica (tanto físicos como emocionales). Además podríamos llevar una vida mucho más sustentable, sin tener que preocuparnos por la cantidad de energía que requiere transportar comida desde el otro lado del mundo hasta nuestras mesas.

[Treehugger]



Vivir cerca de áreas verdes mejora la salud mental

Vivir cerca de áreas verdes puede mejorar la salud mental.

Un estudio hecho por investigadores de la Universidad de Exeter utilizó información de una fuente de datos que miden la satisfacción y tranquilidad mental y asoció esos datos a 32, 482 áreas verdes. Encontraron que quienes vivían más cerca dichas áreas mostraron mucho más satisfacción y tranquilidad.

El estudio se apoyó en investigaciones previas que también habían asociado la salud mental a la proximidad con áreas verdes pero que tenían problemas de selección, ya que los investigadores no podían decir si eran los espacios verdes que hacían a la gente más feliz o si la gente feliz se mudaba a dichos espacios. Sin embargo el  trabajo  de la Universidad de Exeter sigue a la misma gente durante un periodo de 18 años.

El autor del último estudio, Mat White, dice que, estadísticamente, a nivel individual el impacto no es tan grande pero es significativo en términos comparativos. Por ejemplo, de acuerdo con la investigación, vivir cerca de un espacio verde tiene un tercio del impacto mental positivo que ocurre al casarse y un décimo del impacto de obtener un trabajo después de estar desempleo.

Mejor aún, el efecto de bienestar que causa un espacio verde se puede extender a muchísimas personas, a diferencia de casarse, que sólo atañe a dos. Estas pequeñas diferencias se vuelven importantes cuando es posible impactar a toda una población.

Por ello, Mat White sugiere que los planificadores de las ciudades, entre muchas otras cosas,  deberían tomar en cuenta esto antes de construir sobre áreas verdes públicas o cortar los presupuestos de las ya existentes.

[Co. Exist]

 



Zonas urbanas con más árboles son también en las que menos delitos se cometen

De acuerdo con un estudio realizado para la ciudad de Philadelphia, las áreas verdes contribuyen a hacer más seguro el espacio público urbano, disminuyendo notablemente los índices de criminalidad.

Uno de los grandes contrates entre la ciudad y el campo es la cantidad de vegetación que se encuentra en cada uno. Las grandes ciudades por lo regular se caracterizan por la cantidad más bien menor de áreas verdes, aunque también es cierto que en décadas recientes son cada vez más constantes los esfuerzos por revertir esta tendencia.

Y más allá de los beneficios inmediatos que conlleva, para quienes viven en una ciudad, encontrarse con una ciudad verde y viva, un estudio reciente ha encontrado que al menos en lo que respecta a Philadelphia, una mayor cantidad de árboles se traduce en una baja de los índices de criminalidad.

La investigación, publicada en el número más reciente de la revista especializada Landscape and Urban Planning, corrió a cargo de Mary K. Wolfe y Jeremy Mennis, del Departamento de Geografía y Estudios Urbanos de la Temple University.

Los académicos recolectaron información sobre los delitos cometidos en la zona desde 2005, clasificándolos por vecindario (cada uno aproximadamente mil personas) y tipo de crimen (asalto callejero, carterismo, robo a casa o negocio y otros; los únicos no incluidos fueron el asesinato y la violación, que son poco usuales en Philadelphia). El siguiente paso fue confrontar esta información con imágenes de un satélite de la NASA capaz de detectar la cantidad de clorofila presente en determinado territorio.

De acuerdo con este ejercicio, la presencia de áreas verdes coincidió con los barrios más seguros y, por el contrario, aquellos donde los índices de criminalidad eran más altos, eran también los que menos vegetación presentaban. Lo interesante es que esta conclusión se mantuvo incluso tomando en cuenta otros factores como la densidad de población y los índices de pobreza y educación de determinada zona.

En cuanto a la posible explicación de este fenómeno, los autores sostienen que, por un lado, las áreas verdes estimulan a las personas a salir y ocupar el espacio público, hacerlo suyo, lo cual debilita la ocurrencia de crímenes. Por otro, la vegetación posee un probado efecto terapéutico, que calma y atempera emociones ligadas con el estrés, la irritabilidad y otros asociados a etapas previas a un acto violento.

La conclusión, por supuesto, todavía es provisional, pero sin duda promisoria, pues presenta un argumento potencialmente incontrovertible para llenar de áreas verdes los espacios urbanos.

[Discover]



Bosque vertical en Milán: árboles y granjas en medio del paisaje urbano

Los arquitectos de Stefan Boeri han diseñado un edificio que alberga un bosque vertical.

bosquevertical

El grupo de arquitectos Stefan Boeri ha creado un diseño innovador y ecológico que se construirá en Milán, Italia.

El Bosco Verticale es parte de un proyecto llamado BioMilano en el que se incorporarán 60 granjas abandonadas a un cinturón verde que rodeará la ciudad. Se trata de la construcción de un edificio con árboles en todas las caras de su fachada.

Entre los dos edificios que conformarán el Bosco Verticale de Milán se sumarán 900 árboles. La irrigación para el riego de los éstos se suministrará con aguas tratadas provenientes de los lavabos del mismo edificio. Además, la energía fotovoltaica generará energía para las habitaciones del Bosco Verticale.

Sin duda este tipo de construcción no se reduce a un diseño arquitectónico estético sino que ejemplifica que la creación de espacios urbanos puede ser favorable para el medio ambiente.

 [Collective Evolution]



Arquitectura Verde: la Fachada de la Torre de Especialidades Médicas, en México, que consume la contaminación

El hospital Manuel Gea González en la Ciudad de México presume un tesoro arquitectónico, no sólo por poseer una estética sublime pero porque limpia el aire que lo rodea.

1681660-slide-elegant-27-12La ciudad de México es una de las ciudades más contaminadas del mundo y cuenta con una población de casi nueve millones de habitantes, muchos de los cuales cruzan la ciudad de extremo a extremo diariamente para ir a su lugar de trabajo. En épocas recientes se han incluido diversas formas de transporte más amigables con el medio ambiente sin embargo, el tamaño de la población (que sigue creciendo rápidamente) dificulta la posibilidad de vivir en una ciudad libre de emisiones nocivas.  A pesar de las predicciones un tanto negativas, un nuevo proyecto parece haber encontrado una innovadora solución al problema de la calidad del aire.

El resultado de la alianza entre el hospital Manuel Gea González y una firma de arquitectura alemana resulto en una fachada que neutraliza las emisiones contaminantes. El proyecto utiliza un nuevo tipo de azulejo hecho de Prosolve370e cuya forma y cubierta neutralizan los químicos que componen el esmog. Al ser puestos cerca de calles o vías principales el Prosolve370e es capaz de neutralizar la contaminación producida por 8,750 carros diario.

1681660-slide-elegant-27-08

El proceso químico funciona de la siguiente manera: la pintura que cubre los azulejos está compuesta de dióxido de titanio, un pigmento que le da el color blanco a cosas cómo bloqueadores solares y algunos alimentos y funciona como un catalizador en algunas reacciones químicas. Al hacer contacto con rayos ultravioleta una reacción química ocurre entre los azulejos y el esmog, resultando en la neutralización de la contaminación.

Los resultados de la reacción química son sustancias mucho menos nocivas que la contaminación: nitrato de calcio (una sal utilizada en fertilizantes), dióxido de carbono y agua, el dióxido de carbono no es alterado y continúa trabajando a un ritmo constante.

1681660-slide-elegant-27-11

El diseño estuvo a cargo de una firma alemana llamada Elegant Embellishments. El diseño es particularmente importante ya que aparte de ser agradable a la vista y realmente intrigante ya que la forma potencializa el alcance de la reacción química. La cofundadora de la firma Allison Dring explica que la forma de los azulejos son una “red quasicristalina, crean una omni-direccionalidad, y engrandecimiento de la superficie la cual mejora su habilidad de recibir y dispersar los rayos UV. Además las formas disminuyen la velocidad de los vientos y crean una turbulencia que distribuye mejor los contaminantes sobre las superficies activas.”

El proyecto es el primero de su tipo en México y tiene el potencial de imponer un nuevo estilo arquitectónico para la ciudad y quizá más allá de convertirse en una moda, será una ola de transformación que cambie la percepción de la función de la arquitectura dentro de una ciudad y cambie la manera en la que algunas comunidades perciben la ciudad que los rodea; las paredes pueden dejar de ser objetos inanimados que nos contienen, pueden convertirse en una parte activa de nuestra futura sustentabilidad.

[Fast Co.Exist]

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca