¿Qué tan bueno y saludable es desayunar ligero?

Algunos acostumbran desayunar ligero pero un plato de cereal o un yogur con fruta no es suficiente.

Muchas personas consideran que desayunar ligero es lo más conveniente, sin embargo, alimentarse mal al inicio del día sólo provocará falta de energía y hambre.

Quienes prefieren desayunar únicamente un plato de cereal deberían considerar que probablemente tienen que recurrir a la comida chatarra o a lo que tengan a la mano para deshacerse del hambre antes del medio día.

Las proteínas se digieren más lento que los carbohidratos por lo que desayunar un plato de cereal es insuficiente, un huevo duro podría complementar ese desayuno; y no, no es dañino al organismo.

Entre más azúcar tenga el cereal, más rápido se digiere. Es mejor que tenga por lo menos 5 gramos de fibra y que siempre sea más fibra que azúcar. Para aumentar el nivel de fibra se puede agregar chía.

Una comida sin grasa puede provocar hambre después de una hora. Aquellos que comen en el desayuno un yogur sin grasa, cereal alto en fibra y fruta estarán hambrientos pronto. La solución a esto puede ser agregar nueces al yogurt.

Aunque una pieza de fruta es rica en fibra, vitaminas y minerales, no es suficiente para el desayuno. Para llegar a la mitad del día sin sufrir por el hambre se debe hacer un desayuno de 300 a 400 calorías.

Lo recomendado es tener lapsos de 4 horas entre comidas. Mientras más largo sea el tiempo entre los alimentos, es más difícil quedar satisfecho.

[the huffington post]



La resacralización del alimento como un requisito evolutivo

El británico Jamie Oliver realiza una campaña mundial para revalorizar al alimento como promotor de vida.

Para culturas milenarias la comida es el principio de la concepción sobre el mundo. Es desde el alimento y sus características que estas civilizaciones iban forjando su identidad, pues representaba el principal eslabón de pertenencia después de la familia y la tierra misma: sus frutos constituían la evidencia más palpable de su entorno inmediato, y de sus variables fundamentales, como el clima y la fertilidad.

El alimento es obviamente vital para el desarrollo de la humanidad. Pero la cotidianiedad actual, con la inmediatez como una de sus principales cualidades, ha transformado nuestra relación con la comida. En el factor producción, nuestros alimentos son obtenidos en el menor tiempo posible, bajo el menor costo y en la mayor escala probable. En el componente de preparación y consumo seguimos un modelo de velocidad y vivimos alejados de su proceso de creación –para comprobarlo basta con analizar la hegemonía de la comida rápida.

1151047_648303475180492_1398709018_n

Para el chef británico Jamie Oliver, algunas de las principales problemáticas contemporáneas están relacionadas con la calidad de vida y la salud como el estrés y la frustración. Mismas que podrían resolverse, al menos parcialmente, por medio de la revalorización del principal eslabón de las necesidades humanas: la comida. La fundación Jamie Oliver Foundation crea programas en escuelas para que los niños cosechen lo que comen, y comprendan así las propiedades y efectos de cada alimento. Además, esta organización trabaja con comunidades y gobiernos para promover el auto-abastecimiento de insumos vía la agricultura, y la preparación de sus propios alimentos.

Estamos íntimamente unidos a lo que comemos, y debemos de respetar la jerarquía que la alimentación merece –algo así como re-sacralizar está práctica. El hacerlo representa un buen inicio para cuestionar nuestros hábitos cotidianos y, eventualmente, imaginar modelos alternativos al actual sistema. A fin de cuentas parece evidente la sabiduría implícita en ese refrán popular que reza: “Dime qué comes, y te diré quién eres”.

 

 



Ciencia y drama: los alimentos que han sido demonizados en los últimos años

El azúcar, el aceite de oliva, la carne, los transgénicos: todos ellos condenados por la ciencia reciente, pero ¿qué hacer ante la información que nos depara a la desconfianza a todos los alimentos?

Foto: stellar-therapy.com

¿Has sentido que no queda más por comer? Los alimentos inmiscuidos en la cadena de la producción y agricultura industrial están inmersos en el uso de agroquímicos, conservadores, sabores artificiales, ¿Qué hacer?

“Primero fue el azúcar. Y el mundo abrazó la sacarina. Pero luego la sacarina se reveló dañina y apareció la estevia. El aceite de oliva, saludable por el tipo de grasas que posee, fue una vez demonizado hasta que el de girasol le sustituyó como enemigo mortal.” Así comienza un interesante artículo reciente de El País.

Este texto devela una premisa que muy pocos medios tocan. Y es que, es verdad, pareciera que hay tendencias según la información científica en boga. Tampoco es tan extraño, cada vez vamos a ir descubriendo lo que es mejor para el organismo; y la información irá tumbando algunos mitos por otros… lo nocivo es que quizá se siembre una desesperanza respecto a la alimentación en general.

Fernando Rivera, de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), nos comparte una noción básica: más allá de cada uno de los ingredientes, lo que importa más es la mixtura final que integra tu dieta. En el informe reciente de la OMS donde las carnes procesadas se catalogan como cancerígenas la recomendación es comer solamente dos veces por semana este producto, no necesariamente causar la  demonización por completo del mismo.

El equilibrio, como siempre, pareciera la mejor respuesta:

“No son tan importantes los alimentos concretos, que siempre deben ser de calidad y lo más frescos posibles, sino el patrón alimentario [la dieta]” apunta María Ballesteros, nutricionista y vocal de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN).

 

Twitter de la autora: @anapauladelatd



Estudio demuestra que la sauna alarga la vida y mejora la salud de los hombres

Para los investigadores, la frecuencia entre las sesiones establece una diferencia en la salud y longevidad del individuo.

La sauna comenzó siendo un lugar sagrado que se ubicaba en el patio de las casas, y el cual conllevaba a un rito con varios lapsos de purificación corporal y espiritual. La costumbre finlandesa explica que, hasta la II Guerra Mundial, la sauna era el lugar donde se daba a luz y se preparaba el cadáver para el entierro; por lo que se usaba con fines tanto higiénicos como terapéuticos.

Originalmente, la sauna se trataba de un sistema de salas de calor a diferentes temperaturas; donde la primera estaba a 25°C, la segunda a 40°C y la tercera a 60°C. Por lo que se llegaba a combinar el calor seco y húmero, con frío y masajes; lo que proporcionaba beneficios corporales como la eliminación de sebo, toxinas y bacterias.

De hecho, de acuerdo con un estudio publicado en JAMA,  los hombres que asisten regularmente a la sauna gozan de una mejor salud y una mayor longevidad. La investigación tuvo lugar en Finlandia, donde se analizó una muestra de 2 315 hombres entre 42 y 60 años de edad a lo largo de 21 años.

Los resultados mostraron que la población que asistía a la sauna entre dos y tres veces por semana, redujo el riesgo de muerte súbita por infarto hasta un 22 por ciento; y para los que asisten entre cuatro y siete, hasta un 63 por ciento. Por otro lado, el riesgo de muerte por enfermedades arteriales disminuyó entre 23 y 48 por ciento; y de morir por cualquier causa, entre 24 y 40 por ciento menos.

Para los investigadores, la frecuencia entre las sesiones establece una diferencia en la salud y longevidad del individuo. Por ejemplo, para los hombres que se quedan menos de once minutos dentro del sauna, tienen un riesgo de morir por una crisis cardíaca de 7 por ciento mayor que aquellos cuya estancia ronda entre los once y 19 minutos.



Remedios caseros para aliviar la fiebre

Muchas infecciones se mantienen en una temperatura corporal normal, por lo que el sistema inmune eleva la temperatura para eliminar del cuerpo a las bacterias

La fiebre es, a pesar del malestar que puede causar, la reacción natural de nuestro cuerpo para protegerse de una infección o una enfermedad. Muchas infecciones se mantienen en una temperatura corporal normal, por lo que el sistema inmune eleva la temperatura para eliminar del cuerpo a las bacterias. Por ello, en la mayoría de los casos, la fiebre es una respuesta corporal que debería dejarse ser.

Esto se debe a que, en caso de reducirla, podría causarse que la enfermedad durara más tiempo. Además, medicamentos como Tylenol o Advil tienden a producir efectos secundarios, tales como problemas del hígado a futuro. Debido a esto, en caso de que la temperatura se mantenga a menos de 39º, puedes dejar que fluya para combatir naturalmente a la infección. De lo contrario, si la fiebre supera los 39º o 40º, es importante disminuirla para evitar cualquier daño neuronal.

Estos hacks naturales te ayudarán a cuidar tu cuerpo en esos momentos de fiebre:

Toma un baño de agua tibia. Si lo haces con agua fría, el cuerpo reaccionará tratando de calentarse.

Enchílate. La capsaicina, una sustancia típica de los chiles, generará sudor y estimulará la circulación sanguínea.

Enfría el cuerpo desde dentro tomando bebidas frías o paletas de jugo de frutas.

Bebe muchísimos líquidos, como agua o tés herbales.

Coloca compresas de agua fría y arcilla en la frente, nuca y vientre.

Después de remojar los pies en agua caliente y los calcetines en agua fría (y exprimirlos), póntelos antes de acostarte.

Prepara una fusión de ruda y eucalipto. Junta en un frasco de vidrio unas ramas de ruda y eucalipto, dos pastillas de alcanfor y ron (hasta la mitad). Deja reposar durante 2 días y guárdalo en un lugar fresco. Cada vez que alguien tenga fiebre, calienta esta preparación y aplícala en las coyunturas.

Alcohol de romero como un cataplasma.

Probióticos.



Prueba estas ecogalletas hechas con el ingrediente de la temporada navideña: la avena

Existen múltiples maneras de integrar la avena a nuestras dietas, en especial en estas fechas de navideñas

La avena, deliciosa, saludable y accesible, es un ingrediente que cuenta con múltiples propiedades nutricionales, tales como fibra y beta-glucano, proteínas, grasas no-saturadas, Omega 6, vitaminas como B1, B2, B3, B5, B6 y E y minerales como sodio, potasio, calcio, fósforo, magnesio, hierro, cobre y zinc. Gracias a ello, la avena ayuda a reducir el colesterol perjudicial, regula el funcionamiento intestinal así como los ácidos biliares, y promueve los aminoácidos esenciales; tiene un efecto de saciedad y absorción lenta, por lo que es recomendada para dietas y en pacientes con diabetes.

Existen múltiples maneras de integrar la avena a nuestras dietas, en especial en estas fechas de navideñas. A la hora de compartir aperitivos, postres o simplemente un snack, puedes ofrecer unas deliciosas galletas de avena hechas con esta receta:

Ingredientes: 200gr de copos finos de avena (machacados), 200gr de harina integral, 200gr de azúcar de caña integral (u 8 cucharadas de jarabe de agave), 1 sobre de levadura (tipo Royal), 1 naranja (aprovecharemos el zumo y la piel), 120ml de aceite y 150gr de chocolate (o chocolate troceado).

Instrucciones: Precalienta el horno a unos 200°C. Mientras tanto mezcla la avena, la harina, la levadura, la rayadura de la naranja y el azúcar o agave. Después de lograr una mezcla homogénea, añade el zumo de la naranja y el aceite. A continuación incorpora el chocolate. Vuelve a mezclar todo.

Forma pequeñas bolitas del tamaño en que deseas las galletas, aplanándolas de manera uniforme. Conforme las vayamos formando, las depositamos en la bandeja anteriormente barnizada con aceite o mantequilla. Introduce las bandejas con las galletas en el horno, esperando a que se doren (alrededor de 15 minutos) y ¡listo!

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca