Estas bacterias se alimentan de electricidad y producen combustible

La sorprendente propiedad de “comer” electricidad de las Mariprofundus ferrooxydans PV-1, convierte a estas bacterias en una posibilidad de energía alternativas sumamente sustentable y orgánica.

bacterias

El “progreso”, así entrecomillado, de la civilización humana guarda una relación proporcional inversa con la energía disponible para sus actividades, o al menos eso es lo que parece deducirse de la trayectoria histórica que ha seguido el desarrollo social y el alarmante descenso de las reservas energéticas, especialmente luego de que, a partir del siglo XIX, el petróleo fue el principal combustible de la humanidad.

Por esta razón, desde hace unos años se incrementan las iniciativas de alternativas energéticas, opciones para transitar hacia formas más sustentables y limpias de satisfacer las necesidades propias de las actividades humanas.

En este sentido destaca la biotecnología basada en la bacteria Mariprofundus ferrooxydans PV-1, la cual tiene la singular característica de “comer” electricidad y, como resultado, producir combustible.

Esto es posible porque el microorganismo pertenece a los quimiolitótrofos, un tipo de ser vivo capaz de reducir los minerales a combustible para su metabolismo. Como sabemos, lo común es que, por ejemplo, el agua o el dióxido de carbono se conviertan en energía pero solo al combinarse con la radiación solar u otros químicos (como en la fotosíntesis).

Sabiendo que la Mariprofundus ferrooxydans posee esta propiedad, Jeffrey A. Gralnick, Daniel R. Bond y Zarath M. Summers, investigadores de la Universidad de Minnesota consiguieron aislar el comportamiento de la bacteria y hacer que solo comiera electrones de una corriente proveniente de un cátodo. Y si bien no había átomos de hierro que pudiera consumir, la bacteria igualmente se desarrolló, creciendo como un bio-filamento del electrodo.

De acuerdo con los científicos, los resultados de este experimento sugieren que algún día organismos como este podrían utilizarse en fuente de energía viable, un biocombustible orgánico y limpio que sin duda contribuiría a disminuir o erradicar los problemas ambientales asociados con la prevalencia del petróleo como fuente de combustible.

[Co.Exist]



Chernobyl podría convertirse en huerto solar que brinde energía renovable a Ucrania

Ahora, tras 30 años del accidente, el gobierno ucraniano anunció un plan para convertir este desastre ambiental en un huerto solar al construir una serie de páneles solares dentro de la zona de alienación.

Imagen principal: www.mcclatchydc.com

Chernobyl, uno de los mayores desastres medioambientales en la historia del planeta, fue el accidente nuclear más grave en la Escala Internacional de Accidentes Nucleares –sobre 7–. La explosión de hidrógeno, dióxido de uranio, carburo de boro, óxido de europio, erbio, aleaciones de circonio y grafito, provocada por el sobrecalentamiento del núcleo del reactor nuclear, liberó  500 veces más materiales radiactivos que la de la bomba atómica en Hiroshima en 1945. Esto provocó no sólo la muerte de 31 personas, también forzó al gobierno soviético a evacuar repentinamente a 116 000 personas y a emitir una alarma internacional de radiactividad en al menos 13 países de Europa central y oriental. 

Este accidente aisló la zona con 30 km de radio alrededor de la central nuclear y se le conoció como zona de alienación, la cual, por cierto, sigue aún vigente. De hecho, inmediatamente después del accidente, se construyó un “sarcófago” que aislara el interior del exterior con el fin de evitar la contaminación de radioactividad que continúe afectando el medio ambiente y la mortalidad poblacional. 

chernobyl huerto solar, paneles solares, energia renovable
globalnews.ca

Ahora, tras 30 años del accidente, el gobierno ucraniano anunció un plan para convertir este desastre ambiental en un huerto solar al construir una serie de páneles solares dentro de la zona de alienación. De acuerdo con Ostap Semerak, el ministro de Medio Ambiente de Ucrania, Chernobyl es un sitio potencial para energía renovable: “Ya tenemos actualmente unas líneas de transmisión de alto voltaje, las cuales fueron usadas previamente para las estaciones nucleares, y la tierra es muy barata y tenemos gente entrenada para trabajar en plantas de energía.

El objetivo no es sólo aprovechar una zona inhabitable por el humano, también conseguir, de manera económica y asequible, fuentes de energía renovable, que permitan reducir la dependencia energética hacia Rusia. De modo que se planea construir una serie de páneles solares que, una vez terminados, proveerán 4 megawatts de energía a todos los ciudadanos del país. 

Esto, de acuerdo con California Energy Commission, tan sólo 1 megawatt es suficiente para casi 1 000 casas; por lo 4 megawatts podría hacer la diferencia para los locales ucranianos. Para Semerak, pretenden establecer la zona con los estándares ecológicos que permitan el cuidado del medio ambiente y el uso ecosustentable de energía renovable para sus ciudadanos. 

Actualmente los oficiales ucranianos están tratando de conseguir los fondos económicos para elaborar este proyecto, pidiendo un préstamo al gobierno de EE.UU. y Canadá. Por lo que, en caso de conseguir la inversión, el proyecto tendrá cuidado en cuidar la vida salvaje que se encuentra al interior de Chernobyl, la cual ha regresado a florecer apenas el año pasado –2015–. 

 



La ciudad subacuática de Grecia que no fue construida por humanos (FOTOS)

Pese a que las estructuras tienen una semejanza a las ruinas de pilares antiguos, no hay evidencia que sugiera una civilización humana.

Cuando unos turistas, al ir buceando en las islas griegas de Zakynthos, encontraron unas estructuras que parecían estar hechas por humanos, creyeron que habían encontrado una ciudad antigua. Sin embargo, conforme las investigaciones de Julian Andrews, un científico ambientalista de la Universidad de East Anglia, en Reino Unido, fueron tomando lugar, se descubrió que al sitio le faltaban algunos de los signos más comunes de la presencia humana. 

Pese a que las estructuras tienen una semejanza a las ruinas de pilares antiguos, no hay evidencia que sugiera una civilización humana: “No hay cerámica ni monedas ni cualquier otra cosa que acompaña normalmente a este tipo de objetos.” Fue así que tras el análisis de los compuestos químicos de las rocas, encontraron que las estructuras habían sido construidas por bacterias. Sí, bacterias. 

Andrews descubrió que lo que parecía ser roca, era realmente una formación mineral natural que normalmente se forma alrededor de fuentes naturales de metano, los cuales pueden emitirse como desintegraciones de materia orgánica o fugas de metano del gas natural que proviene del suelo oceánico: “Conforme algunas especies de microbios se alimentan de metano, producen un mineral llamado dolomita que normalmente se forman en sedimentos del mar.”

Zakynthos se encuentra cerca de una zona de hidrocarburos, en el Golfo de Patras, lo que explicaría tanto la formación de metano, como la presencia de las bacterias y las estructuras de dolomitas. En este caso, las fugas de metano han llevado a los microbios generar estructuras con formaciones de columnas y de donas, con una corteza cercana a fuentes pequeñas de comida: “Básicamente, lo que hay ahí son bacterias que están fozilando el sistema de plomería.”

Las estructuras parecen datar de la época del Plioceno, de hace aproximadamente 2.6 millones de años. Esto ha permitido compararlas con otras similares alrededor del mundo, como en Monterrey Bay, en California, EE.UU., el Golfo de Cádiz en el Mediterráneo o en el Mar del Norte: “Este tipo de cosas que en el pasado se han reportado en aguas muy profundas, miles de metros de profundidad. Por lo que es inusual que estas estructuras griegas se encuentren cerca de la superficie del mar. Su presencia sugiere que hay una falla, una ruptura parcial, justo por debajo del suelo marítimo de esta región.”

*Dale click a la imagen para verla en pantalla completa.

[Smithsonian]

 



Estos son los países que más (y menos) invierten en energía limpias en Latinoamérica

El Informe sobre Tendencias de Inversión en Energías Renovables ha dado la sorpresa de presentar a países en desarrollo, por primera vez, como los principales inversionistas.

Foto:feminte.com

En la última década los países que habían llevado la batuta en la inversión de energías limpias habían sido las naciones desarrolladas. Sin embargo el año pasado, por primera vez, esta estafeta ha pasado a manos de países en desarrollo.

Según el décimo Informe sobre Tendencias de Inversión en Energías Renovables, realizado por el Centro de Colaboración para la Financiación de Clima y Energía Sostenible de UNEP (el programa de Medio Ambiente de Naciones Unidas) y dado a conocer mediante publicación especializada Bloomberg, este año los grandes inversionistas han sido China, India y Brasil.

Si excluyes a Brasil, que es el líder indiscutible de América Latina, hace 10 años la inversión regional era de US$1.000 millones al año, o quizás un poco más. Mientras que en los últimos tres años ha aumentado a US$6.000, US$7.1000 y US$9.3000 millones, así que definitivamente hay una curva de crecimiento en Latinoamérica”. Advierte Angus McCrone para BBC Mundo.

 

Los siguientes países, excluyendo a Brasil fueron los países que más invirtieron en 2015 en energías limpias:

México US$3.900 millones

Chile US$3.400 millones

Uruguay US$1.100 millones

Honduras US$567 millones

Perú US$155 millones

 

Por su parte, los países que menos invirtieron:

Argentina

Colombia

Venezuela

 

Cabe apuntar que lo anterior no significa que las inversiones sean hechas directamente por los gobiernos, sino en su mayoría por corporaciones. Sin embargo, se reconoce que estas inversiones pudieron hacerse gracias a las políticas públicas orquestadas por el Estado.

En el caso de México, por ejemplo, la apertura al sector energético por medio de la Reforma Energética ha permitido la entrada de capitales para la inversión en energías limpias, aunque la reforma refuerza, paradójica y mayormente, la explotación de hidrocarburos. También, el hecho de que sean energías limpias, no significa que no generen conflictos ambientales y sociales en las comunidades...



Adolescente Sara Volz podría revolucionar la industria energética

La estadounidense Sara Volz ganó este año el premio Intel Science Talent Search por potencializar la capacidad de las algas para generar energía.

Foto:therebelution.com

Actualmente el petróleo, como fuente energética, continúa siendo el más redituable de todos –al menos para las agendas financieras–. Algunas otras fuentes alternativas de energía comienzan a utilizarse, pero la hegemonía de este recurso continúa siendo innegable. La gran pregunta de científicos e inversionistas es cómo reemplazar los hidrocarburos por otra opción.

Este año, Sara Volz, ganadora del premio “Intel Science Talent Search”, se preguntó cómo volver más rentable el uso del alga marina como biocombustible. Posteriormente la joven de 17 años separó las células del alga que producen más aceite –componente que funciona como fuente de energía–, del resto. Y descubrió que al unir las líneas de las células que producen más aceite, este se multiplica en cantidad. Dicho descubrimiento aumenta la productividad de las algas como energía renovable.

Entre las principales ventajas de este biocombustible, es que no depende de tierra cultivable –por lo que no compite con el cultivo de alimento– y que además absorbe el bióxido de carbono, lo cual contribuye a reducir el calentamiento global.

Sara Volz partió de la idea de estudiar el comportamiento del alga con un fin integral, persiguiendo la posibilidad de aportar tajantemente al bienestar futuro de la sociedad. Y con intención, claridad, y buena voluntad, en combinación con un pequeño laboratorio alojado debajo de su cama, hoy ofrece una de las alternativas más viables para romper nuestra nociva dependencia ante el petróleo.



Podría abastecerse solo con energías verdes México: Universidad de Stanford (Infográfico)

La riqueza de este país lo sitúa como un espacio especialmente privilegiado respecto a las energías renovables.

De entre los países con una diversidad importante de recursos naturales está México. Figura entre los 3 más biodiversos del mundo; esta cualidad hace que también sea uno de los más potenciales en el abastecimiento de energías sustentables.

Cuenta con energía solar, hídrica, de viento, etc.,  ello es un conocimiento popular; sin embargo, más aterrizado, ¿Qué tan cierta es su autosuficiencia energética?

La Universidad de Stanford ha publicado recién un infográfico que nos muestra con estudios cómo es que las cifras nos hablan de una autosuficiencia energética sustentable en México si es que los intereses económicos abrieran paso a esta posibilidad.

Las imágenes dividen el tipo de energía y el porcentaje que podría abastecer del total de las necesidades energéticas del país, asimismo nos explican las ventajas económicas y de salud que esto representaría a largo plazo.

Quizá sea tiempo de ir haciendo nuestra este tipo de información; al hacerlo parte de la cultura es una herramienta útil para exigir una política energética distinta. Curiosamente este tipo de data es empoderadora y también nos da luces sobre las posibilidades no tan brumosas para un futuro, como lo pintan las energía con hidrocarburos.

su1 su 2 su 3 su4 

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca