¿Consumes cereales Kellog’s? Cuidado: podrías ingerir un trozo de cristal

En Estados Unidos el gigante de los cereales procesados, Kellogg’s, alertó sobre el peligro de encontrar pedazos de cristal en algunas de sus cajas.

special_k_fragmentos_cristal

Hace unos meses, en octubre del año pasado, la trasnacional Kellog’s se vio envuelta en un escándalo luego de haber aceptado que casi 300 mil de cajas de su producto Mini-Wheats podrían contener fragmentos de metal mezclados con el cereal de trigo.

Con todo, tal parece que este es un “accidente” habitual de la compañía, pues ahora el peligro se ha repetido con un lote de cajas del cereal Special K Red Berries, las cuales podrían contener fragmentos de cristal en su interior, según un aviso emitido por la firma en Estados Unidos.

La alarma es sobre todo para territorio estadounidense, donde se distribuyó esta producción, sin embargo, el suceso nos invita a poner atención en la calidad de los alimentos que consumimos diariamente: ¿de verdad queremos en nuestro cuerpo alimentos que pasan por infinidad de procesos industriales que, por lo mismo, aumentan la probabilidad de que se mezclen con sustancias altamente tóxicas para nuestro organismo?

[Take Part]



¿Qué es la cocina ayurvédica y por qué sería bueno que te enteraras?

Con más de 5 mil años de antigüedad, el ayurveda es una suma de conocimientos que en la práctica mejorarán holísticamente tu vida.

Ayurveda es un término que alude a una serie de conocimientos obtenidos durante más de 5000 años de observación y práctica, que promueven la longevidad y una mejor calidad de vida desde una perspectiva holística que incluye aspectos como el uso de hierbas medicinales, la práctica del yoga y la alimentación.

Esta última ocupa una parte importante del conocimiento ayurvédico, en donde hierbas, alimentos y bebidas se clasifican según cinco características elementales: sabor, propiedades, energía, efecto (o sabor) después de la digestión y propiedades especiales, cada una con su propio efecto terapéutico.

Sabor

Rasa” es la palabra en sánscrito para “sabor”, y significa deleite o esencia. En el contexto de la medicina ayurvédica se considera que estas dos cualidades promueven los canales de sanación que van de la boca a la cabeza, llevando la esencia directamente al cerebro. La esencia estimula el prana y este a su vez el agni o “fuego” digestivo.

Propiedades

Seis sabores para cinco elementos: dulce, salado, ácido, picante, amargo y astringente. Todos necesitamos un poco de cada uno en nuestra dieta.

Energía

Los alimentos y bebidas pueden enfriar o calentar el cuerpo, dependiendo del sabor que tengan y de la relación de cada uno con la energía.

Efecto postdigestivo (vipak)

Una vez que ingerimos determinado alimento, su sabor cambia cuando el proceso digestivo termina. Según los principios del ayurveda, esto ocure a causa de los jugos del “fuego” digestivo (agni).

Propiedades especiales (vishisht prabhav)

Particularmente las hierbas poseen propiedades únicas que se han descubierto conforme se ha experimentado con su efecto, algunas terapéuticas, otras medicinales, etcétera.

Asimismo se aconseja que en la determinación de hábitos alimenticios se tenga en cuenta la calidad, la cantidad, el hambre, las combinaciones, las especies, los pensamientos, el tiempo, las estaciones del año, la geografía, la edad, el género y el ama (un concepto complejo que alude a la multitud de factores que condicionan la buena o la mala digestión).

Por último, en el Ashtanga Hridayam, uno de los libros canónicos del ayurveda, se lee este consejo: “Come hasta un tercio de la capacidad de tu estómago, bebe hasta otro tercio y deja un tercio a Dios”.



Por fin: hospital crea su propia granja para dar alimentos nutritivos a sus pacientes

Este año llegará a tener 4.5 hectáreas para crecer alimentos nutritivos de temporada todo el año.

Foto: St. Luke´s University Health Network

Tanto las cafeterías de las escuelas del mundo, como las de los hospitales, tienen algo en común: la comida es espantosa. Desabrida, con pocos nutrientes, cocinada sin esmero; esto es una paradoja, cuando la nutrición es el primer escalón de la salud. Como lo advierte Hipócrates: “que tu comida sea tu medicina, y que la medicina sea tu comida”. 

Curiosamente, apenas hace un año, un hospital en Pensilvania, el Hospital de la Universidad de San Lucas, creó una granja en mancuerna con el Instituto Rodale (líder en investigación de agricultura orgánica) para cultivar alimentos nutritivos, sanos y frescos para sus pacientes.

Este año la granja doblará su tamaño de 2 a 4.5 hectáreas y cultivará de 12 variedades hasta llegar a 30; proveerá también más de 20 mil kilogramos de vegetales al hospital. 

Además de proveer a los pacientes, y de que su cafetería ofrece comida mucho más sabrosa para el staff, visitantes, etc., también se hará un día de mercado semanal para que estos puedan llevarse vegetales frescos a casa.

Es la primera iniciativa de este tamaño en su tipo, y con suerte, quizá se convierta en una tendencia para todos los hospitales del mundo, que debieran procurar la salud desde su aliada más elemental como la alimentación.

[Treehugger]



Descubre los ingredientes tóxicos de los cereales procesados

La elaboración de los cereales comerciales cuentan con un proceso llamado extrusión, el cual expone los granos a niveles excesivos de calor y presión.

Los cereales son casi omnipresente en la mayoría de los hogares con familias. Basta con estirar el brazo ante un desayuno apresurado, un snack rápido o una cena sencilla. Sin embargo, esta asequibilidad tiene sus lados oscuros que, a largo plazo, pueden provocar graves consecuencias en relación con la salud. 

La elaboración de los cereales comerciales cuentan con un proceso llamado extrusión, el cual expone los granos a niveles excesivos de calor y presión. Esto genera un cambio en la naturaleza del mismo grano, destruyendo sus nutrientes básicos y convirtiéndolo en un producto tóxico.

De acuerdo con Dirty Secrets of the Food Processing Industry, existen dos estudios inéditos en donde se demostraba la toxicidad de este tipo de productos: en el primero, el grupo de control de ratas que tenían una dieta con base en cereales y agua, murió antes que aquel de las ratas con una dieta regular; en el segundo, las proteínas de estos alimentos podían interactuar entre sí y entre otros compuestos, formando unos nuevos que son ajenos al cuerpo humano.

Esto trae como consecuencia, por un lado, la eliminación de los nutrientes naturales, y la acumulación excesiva de nutrientes tóxicos. Algunos de los ingredientes tóxicos que normalmente se encuentran en estos alimentos son:

Jarabe de maíz con fructrosa, también llamado azúcar de maíz.

Aceites hidrogenados, los cuales contienen grasas saturadas o trans, y por lo tanto se relacionan con cáncer, enfermedades cardiacas y problemas inmunes.

Aditivos GRAS (o BHA), son conocidos como productos cancerígenos.

Lecitina de soya. Este producto, derivado de la soya genéticamente modificada, cuenta con altas cantidades de toxinas cancerígenas.

Annatto. Es un saborizante natural que ha entrado, últimamente, en controversia. De acuerdo con WebMD, este producto afecta los niveles de azúcar en la sangre. Inclusive se le asocia con la diabetes y ciertas alergias.

Existen alternativas saludables a estos productos rápidos y azucarados. El objetivo es que a través de una alimentación nutritiva se equilibre en índice glucémico. En Ecoosfera te compartimos una lista de desayunos saludables, vegetarianos y rápidos de hacer. Dale click aquí.

Más información al respecto en Ecoosfera:

http://ecoosfera.com/2014/03/10-smoothies-deliciosos-para-empezar-tu-dia-de-la-mejor-manera/



Los alimentos que debes evitar si sufres de estos males

Para fomentar la salud integral de nuestro ser, debemos tomar en consideración nuestra alimentación de acuerdo con nuestras propias necesidades corporales

La salud es un tema complejo. Consideramos que una buena salud se genera debido a la ausencia de una enfermedad, cuando en realidad se trata del resultado positivo de prácticas constantes en relación con el cuerpo, el pensamiento, las emociones y el espíritu. 

De modo que, para fomentar la salud integral de nuestro ser, debemos tomar en consideración nuestra alimentación de acuerdo con nuestras propias necesidades corporales. Según Melissa Breyer, editora de Modern Mother Nature, es importante tomar en consideración la dieta que necesita tu cuerpo para mantenerse en su óptimo funcionamiento. Así que escucha a tu cuerpo y enfócate en cuidarlo adecuadamente a través de la comida:

Consume menos alimentos con margarina si tienes altos niveles de colesterol. Escoge alternativas más saludables libres de grasas trans, las cuales aumentan los niveles de colesterol malo (LDL), reduciendo el colesterol bueno (HDL). Por ejemplo, mantequilla o aceite de oliva.

En caso de que quieras bajar de peso olvídate de los endulzantes artificiales, ya que inducen el aumento de niveles de glucosa (y por lo tanto, el incremento del peso) en el cuerpo. Además, estos productos se encuentran relacionados con la contaminación de la vida marina.

Si quieres regular tu sistema hormonal, evita consumir productos enlatados. No todos los productos cuentan con el certificado de higiene libre de Bisfenol A(BPA), un estrógeno sintético que altera el sistema hormonal. El BPA  se asocia con enfermedades como la infertilidad, el cáncer de mama, obesidad, diabetes, pubertad precoz y cambios conductuales, entre otros.

Reduce el consumo de azúcar dejando de comprar cereales comerciales. La mayoría de los cereales comerciales, tales como los de Kellogg’s, contienen 56% de azúcar en su peso. Ahora imagínate consumir un tazón de estos cereales a diario.

Si estás preocupado por los alimentos genéticamente modificados, procura evitar productos derivados de la soya y el maíz. En su lugar, busca productos que tengan el certificado libre de cualquier alteración genética.

Elimina los pescados si estás preocupado por el mercurio, el cual es una neurotoxina que puede afectar tanto al cerebro como al sistema nervioso en caso de una exposición constante.

Si te gusta la comida limpia, entonces olvídate de la comida chatarra, rápida o procesada. La mayoría de este tipo de alimentos cuenta con altos niveles de alteraciones genéticas, así como de químicos que pueden afectar al cuerpo. Además fomentan un gran riesgo de contaminación en todo el medio ambiente.

No bebas refresco si tienes diabetes.

Busca manzanas orgánicas en caso de que quieras productos libres de pesticidas (conocidos como principales cancerígenos).



¿Te gustan las semillas? Entonces no dejes de probar esta recetas

En Ecoosfera te compartimos 5 deliciosas recetas en donde las semillas son lo importante; ¡para que aproveches todos sus beneficios!

Aunque el ser humano ha incorporado las semillas a su dieta desde tiempos remotos, en los últimos años algunas variedades han ganado fama por causa de sus propiedades nutricionales. La linaza, la chía, la quinoa, las semillas de calabaza y algunas otras han conquistado los menús cotidianos de miles de personas en todo el mundo, quienes las han vuelto parte de su licuado en la mañana, sus ensaladas, el agua con que acompañan sus alimentos y más.

A continuación compartimos con nuestrxs lectorxs de Ecoosfera 5 recetas en donde distintas semillas tienen un lugar protagónico, además de que los invitamos a explorar nuestro sitio tanto para saber más al respecto de los beneficios de comer semillas como, por otro lado, para conocer y probar otras ecorecetas.

 

1

Bocadillos de tofu con ajonjolí

350 g de tofu extra firme

50 ml de salsa de soya baja en sodio

2 cdita. de jengibre rallado

2 dientes de ajo picados

1 cdita. de azúcar morena

1/3 de taza de semillas de ajonjolí tostadas

1 cdita. de panko

1 cdita. de harina

60 ml de aceite de canola

2 cditas de salsa picante agridulce

2 cditas de cilantro fresco picado

6 cditas de yogur natural (tipo griego)

2 cditas de jugo de limón

1 pizca de sal 

Coloca el tofu sobre toallas absorbentes de papel y después sobre una tabla; presiónalo un poco para remover el exceso de humedad; repite esto hasta que esté lo menos húmedo posible. Después córtalo en cubos pequeños.

Aparte mezcla la salsa de soya, el jengibre, el ajo y el azúcar en un tazón. Revuelve bien y agrega el tofu, asegurándote de que todos los pedazos queden cubiertos por esta mezcla. Refrigera un par de horas.

En otro recipiente revuelve el ajonjolí con el panco y la harina. Saca el tofu del refrigerador y cúbrelo con esta segunda mezcla. De nuevo verifica que cada pedazo quede bien espolvoreado. Déjalo reposar por 5 minutos.

En un sartén calienta el aceite. Fríe los cubos de tofu hasta que doren y escúrrelos en papel absorbente. Una vez que hayas terminado, colócalos en una charola y mételos al horno precalentado a 120°C.

Para el aderezo mezcla la salsa picante, el cilantro, el yogur y el jugo de limón.

 

2

Salsa Harissa 

6 pimientos cereza picantes partidos a la mitad [puedes sustituirlos por 2 o 3 chiles habaneros]

1 cdita de semillas de alcaravea

1 cdita de semillas de cilantro

4 dientes de ajo picados

120 ml de aceite de oliva

1 cdita de hojas de menta secas

1 cdita de sal 

Asa los pimientos o los chiles para retirarles la piel. Aparte tuesta las semillas hasta que suelten su aroma y comiencen a brincar (aprox. 2 minutos).

En un procesador de alimentos muele los pimientos con el ajo; agrega las semillas, el aceite y las hojas de menta y continúa moliendo hasta tener una mezcla uniforme. Agrega la sal.

Si envasas esta salsa su duración es hasta de una semana.

 

3

Smoothie de fresas y plátano

[4 porciones]

2 plátanos

2 tazas de fresas

3 tazas de leche de almendras o leche regular

1 cdita de semillas de linaza molidas

1 cdita de extracto natural de vainilla 

Pela los plátanos y congélalos junto con las fresas hasta que estén completamente sólidos. Una vez que sea así, en una licuadora mezcla la fruta, la leche, la linaza y la vainilla. Licúa hasta que la mezcla sea uniforme.

 

4

Salsa de semillas de calabaza

 1 chile chipotle seco

60 ml de aceite de canola

2 chiles jalapeños

2 chiles serranos

2 jitomates en rebanadas

1 1/2 tazas de semillas de calabaza (sin cáscara)

2 dientes de ajo

1/4 de taza de cilantro fresco, cortado toscamente

 Fríe el chile chipotle en aceite. Una vez que esté bien frito, agrega los otros chiles. Después de un rato en el aceite retíralos y ásalos en el horno junto con el jitomate. Deja que todo dore un poco y retira. A continuación asa las semillas de calabaza. Remueve para que no se quemen y espera a que doren y suelten su aroma (aprox.8 minutos).

Una vez que las semillas hayan dorado colócalas en un procesador de alimentos. Tritúralas. Agrega los chiles y el jitomate y pulsa otra vez; a continuación el cilantro, el ajo y un poco de aceite de canola y pulsa de nuevo hasta que se forme una pasta uniforme.

Sirve inmediatamente.

 

5

Ensalada de espinacas con aderezo de semillas de amapola

 4 tazas de espinacas baby

2 tazas de arúgula

3 cditas de mayonesa reducida en grasa

3 cditas de yogur natural (tipo griego)

3 cditas de azúcar blanca

60 ml de leche (entera o descremada)

1 o 2 cditas de semillas de amapola

2 tazas de fresas rebanadas

1/2 taza de almendras tostadas

 Para el aderezo mezcla la mayonesa, el yogur, el azúcar y la leche hasta integrar todo de manera uniforme; al final espolvorea las semillas de amapola.

Aparte mezcla las espinacas y la arúgula con las fresas y las almendras. Al servir puedes bañar la ensalada con un poco de aderezo o presentarla fresca y el aderezo en un recipiente aparte.

vía MNN

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca