5 deficiencias de vitaminas y minerales que pueden hacerte sentir mal

¿Te sientes fatigado o deprimido? ¿Sientes que no te calienta ni el sol? Tal vez no están ingiriendo la cantidad adecuada de estas vitaminas y minerales.

nutrient_deficiency

Hoy en día, un platillo promedio en un restaurante es 4 veces más abundante que en 1950, los adultos pesan 13 kilos más, pero aun así estamos sufriendo deficiencias de nutrientes, debido a la mala alimentación. La comida chatarra y los alimentos procesados nos están llenando de calorías vacías.

El problema es que la falta de algunas vitaminas y minerales causan daños de largo plazo a la salud de todo el cuerpo, pero también nos hacen sentir cansados o deprimidos durante el día a día.

1. Vitamina C

Los seres humanos no podemos sintetizar la vitamina C internamente. Necesitamos de cítricos, tomates, pimientos, kiwi y otros vegetales para que funcionen nuestros neurotransmisores, el metabolismo de las proteínas, nuestro sistema inmune, y para que haya funciones antioxidantes y biosintéticas correctas. Sin esta vitamina, sentimos fatiga, inflamación de las encías, dolor en las articulaciones y otros malestares.

2. Vitamina D

Esta vitamina regula el calcio en el cuerpo, se encarga de mantener los huesos fuertes y un correcto movimiento de los músculos; ayuda en las funciones inmunes y a reducir la inflamación. Se le encuentra en salmón, atún y otros peces grasosos. Además, nuestro cuerpo puede producirla cuando la piel se expone a la luz del sol. Su deficiencia, además de debilitar los huesos y músculos, se le ha relacionado con sueño y cansancio durante el día.

3. Hierro

Los síntomas de la deficiencia de hierro incluyen fatiga, debilidad, bajo rendimiento en la escuela y trabajo, mal desarrollo cognitivo y social durante la infancia, dificultad para mantener la temperatura corporal y malas funciones inmunes. De acuerdo con la Organización Mundial de Salud, la deficiencia de hierro es el desorden nutricional número uno en el mundo.

4. Magnesio

El magnesio ayuda a regular más de 325 enzimas del cuerpo. Su falta puede ocasionar desde pérdida de apetito, náusea, vómitos, fatiga y debilidad hasta adormecimiento, contracciones musculares, ritmos anormales del corazón, ataques y espasmos. Se encuentra en legumbre, nueces vegetales y granos enteros, sin embargo, los cambios en la agricultura han provocado que, en este último siglo, los niveles de ingesta de magnesio se redujeran a la mitad.

5. Vitamina B12

Se estima que un 15% de la población general tiene deficiencia de esta vitamina. Sus síntomas incluyen anemia, fatiga, debilidad, constipación, pérdida de apetito y de peso, problemas neurológicos, temblor en las manos, dificultad para mantener el equilibrio, depresión, confusión, demencia y mala memoria. La vitamina B12 se encuentra en pescado, carne, pollo, huevos, lácteos y, para los vegetarianos, en cereales fortificados o algunos productos de la levadura.

Nota: algunos de estos nutrientes tienen límites, el abuso de suplementos puede provocar consecuencias adversas. Si crees que estás sufriendo deficiencia de un nutriente, consulta con un nutriólogo antes de atiborrarte de suplementos.

[MNN]

 



La resacralización del alimento como un requisito evolutivo

El británico Jamie Oliver realiza una campaña mundial para revalorizar al alimento como promotor de vida.

Para culturas milenarias la comida es el principio de la concepción sobre el mundo. Es desde el alimento y sus características que estas civilizaciones iban forjando su identidad, pues representaba el principal eslabón de pertenencia después de la familia y la tierra misma: sus frutos constituían la evidencia más palpable de su entorno inmediato, y de sus variables fundamentales, como el clima y la fertilidad.

El alimento es obviamente vital para el desarrollo de la humanidad. Pero la cotidianiedad actual, con la inmediatez como una de sus principales cualidades, ha transformado nuestra relación con la comida. En el factor producción, nuestros alimentos son obtenidos en el menor tiempo posible, bajo el menor costo y en la mayor escala probable. En el componente de preparación y consumo seguimos un modelo de velocidad y vivimos alejados de su proceso de creación –para comprobarlo basta con analizar la hegemonía de la comida rápida.

1151047_648303475180492_1398709018_n

Para el chef británico Jamie Oliver, algunas de las principales problemáticas contemporáneas están relacionadas con la calidad de vida y la salud como el estrés y la frustración. Mismas que podrían resolverse, al menos parcialmente, por medio de la revalorización del principal eslabón de las necesidades humanas: la comida. La fundación Jamie Oliver Foundation crea programas en escuelas para que los niños cosechen lo que comen, y comprendan así las propiedades y efectos de cada alimento. Además, esta organización trabaja con comunidades y gobiernos para promover el auto-abastecimiento de insumos vía la agricultura, y la preparación de sus propios alimentos.

Estamos íntimamente unidos a lo que comemos, y debemos de respetar la jerarquía que la alimentación merece –algo así como re-sacralizar está práctica. El hacerlo representa un buen inicio para cuestionar nuestros hábitos cotidianos y, eventualmente, imaginar modelos alternativos al actual sistema. A fin de cuentas parece evidente la sabiduría implícita en ese refrán popular que reza: “Dime qué comes, y te diré quién eres”.

 

 



Los 10 alimentos más ricos en hierro son estos

Esencial para la oxigenación de tu sangre, el hierro está contenido en comunes alimentos.

 Foto:mundoalimentos.es

El hierro es necesario en el organismo para producir  las proteínas hemoglobina y mioglobina que transportan el oxígeno a la sangre. También constituye las enzimas que intervienen en el metabolismo energético; su origen puede ser animal o vegetal.

Hoy te presentamos un infográfico con el top de los alimentos que más contienen hierro; ello con el fin de que te asegures de incluirlos en un dieta. La selección fue hecha por el sitio momjunction.

 

Traducción:

Nueces

Hojas verdes; lecuchas, espinacas, etc.

Leguminosas

Frutas cítricas

Huevos

Carne Roja

Brocoli y mostaza

Frutas secas

Cereales

Pescado

cee964db44c5ba8dab6c0b6aa6efa792



Estudio demuestra que la sauna alarga la vida y mejora la salud de los hombres

Para los investigadores, la frecuencia entre las sesiones establece una diferencia en la salud y longevidad del individuo.

La sauna comenzó siendo un lugar sagrado que se ubicaba en el patio de las casas, y el cual conllevaba a un rito con varios lapsos de purificación corporal y espiritual. La costumbre finlandesa explica que, hasta la II Guerra Mundial, la sauna era el lugar donde se daba a luz y se preparaba el cadáver para el entierro; por lo que se usaba con fines tanto higiénicos como terapéuticos.

Originalmente, la sauna se trataba de un sistema de salas de calor a diferentes temperaturas; donde la primera estaba a 25°C, la segunda a 40°C y la tercera a 60°C. Por lo que se llegaba a combinar el calor seco y húmero, con frío y masajes; lo que proporcionaba beneficios corporales como la eliminación de sebo, toxinas y bacterias.

De hecho, de acuerdo con un estudio publicado en JAMA,  los hombres que asisten regularmente a la sauna gozan de una mejor salud y una mayor longevidad. La investigación tuvo lugar en Finlandia, donde se analizó una muestra de 2 315 hombres entre 42 y 60 años de edad a lo largo de 21 años.

Los resultados mostraron que la población que asistía a la sauna entre dos y tres veces por semana, redujo el riesgo de muerte súbita por infarto hasta un 22 por ciento; y para los que asisten entre cuatro y siete, hasta un 63 por ciento. Por otro lado, el riesgo de muerte por enfermedades arteriales disminuyó entre 23 y 48 por ciento; y de morir por cualquier causa, entre 24 y 40 por ciento menos.

Para los investigadores, la frecuencia entre las sesiones establece una diferencia en la salud y longevidad del individuo. Por ejemplo, para los hombres que se quedan menos de once minutos dentro del sauna, tienen un riesgo de morir por una crisis cardíaca de 7 por ciento mayor que aquellos cuya estancia ronda entre los once y 19 minutos.



¿Sabes por qué debes incluir las semillas de cáñamo en tu dieta?

Aquí te contamos los múltiples beneficios del cáñamo, el complemento ideal que fortalecerá tu dieta.

En los últimos años ha habido un boom en torno a los “súper alimentos” como la quínoa, la chía, las almendras y la cúrcuma (entre muchos otros), por lo que incluir otra semilla en tu dieta puede parecerte un poco difícil; sin embargo, las semillas del cáñamo son el suplemento ideal para cualquier dieta.

Estas semillas han sido utilizadas milenariamente en la medicina tradicional, aunque principalmente como aceite. Un estudio finlandés encontró que tanto las semillas como el aceite son excelentes fuentes de nutrición y, además, los niveles de THC, la sustancia que causa los efectos asociados con la marihuana, son prácticamente inexistentes. La semilla contiene altísimos niveles de ácidos grasos como el omega-6 y omega-3, dietas que contienen altos niveles de estos ácidos y menos grasas saturadas se asocian con una mayor salud cardiaca.

Nuevos estudios comienzan a trazar una relación entre el aceite del cáñamo y tratamientos para enfermedades cardiacas, sin embargo, estos apenas se encuentran en sus primeras etapas. Este estudio sugiere que todavía no comprendemos bien la relación entre el cáñamo y las enfermedades cardiacas, y además que el correcto uso de este todavía no es claro.

¿Cómo puedes consumirlo?

El sabor del cáñamo es un poco como el de las nueces, por lo que sus semillas pueden ser utilizadas en cereales o alimentos horneados como pan o pasteles. El aceite se puede incluir en aderezos pero no vale la pena cocinar con él porque al alcanzar ciertas temperaturas pierde su valor nutricional. 



5 hacks para que tu comida dure más

Estos sencillos consejos pueden ayudarte a siempre tener frutas y verduras frescas en casa y, además, te pueden ayudar a cuidar del planeta y ahorrar mientras lo haces.

No hay nada peor que querer comer un poco de fruta y ver que ya tiene moho. Por otro lado, es alarmante ver cuánta comida se desperdicia en la actualidad. Al dejar que la comida se eche a perder no solo estamos tirando dinero, también estamos desperdiciando el largo proceso que requiere llevar alimentos de la tierra de cultivo hasta nuestras mesas. 

Ahora te compartimos algunos sencillos tips para que tus alimentos duren más:

  1. Para conservar la frescura de los frutos rojos utiliza un poco de vinagre. Cuando recién hayas comprado tus bayas, en vez de meterlas al refrigerador disuelve una parte de vinagre blanco en 10 partes de agua y sumerge la fruta en la solución. Déjala reposar unos 5 minutos, enjuaga, seca y mete en el refrigerador.
  2. Voltea la crema y el queso cottage antes de guardarlo en tu frigorífico. Según Yahoo! Shine, esto crea una especie de vacío que no permite la existencia de bacteria.
  3. Si te gusta cocinar con hierbas de olor frescas, trátalas como si fueran flores. En vez de guardar tu albaca, tomillo, perejil, etc., en una bolsa de plástico en el refrigerador, ponlas en un vaso de agua y déjalas en un lugar fresco. Si cambias el agua cada 2 o 3 días, tus hierbas pueden durar semanas.
  4. Baja la temperatura de tu refrigerador. En vez de tenerlo a 38°C procura tenerlo a 36°C o 37°C. Si bajas más la temperatura se formarán cristales en algunos alimentos y bebidas.
  5. Haz tus propias conservas frutales. Puedes preparar una mermelada de los frutos más maduros que tengas o preparar un jarabe frutal.

Para el jarabe frutal necesitarás 2 tazas de fruta por cada medio litro de vinagre, y por cada taza y media de azúcar (esto último depende de ti, entonces agrega cuanta azúcar desees).

Método de preparación:

  1. Esteriliza tu contenedor: Lava tu frasco en agua caliente con jabón y enjuaga muy bien. Hierve tu frasco y su tapa en una olla por diez minutos.
  2. Agrega la fruta: Saca el frasco con mucho cuidado (utiliza pinzas o guantes para no quemarte. Introduce la fruta, esta puede estar cortada en trocitos o un poco machacada. Las mejores frutas para este tipo de jarabe son los frutos rojos, pero cualquier fruta en temporada funciona.
  3. Agrega el vinagre: Cualquier tipo de vinagre funciona: el vinagre blanco tiene un sabor fuerte, el vinagre de manzana tiene un sabor más suave y afrutado, y los vinagres de vino tienden a tener un sabor mucho más delicado. El vinagre balsámico funciona extraordinariamente bien con cerezas y fresas.
  4. Déjalo reposar: una vez que el frasco se haya enfriado, guárdalo en un lugar frío y fresco como el refrigerador o una alacena. Debe reposar un mínimo de 24 horas y un máximo de 4 semanas.
  5. Cuélalo: hazlo pasar varias veces por un filtro de café, para cuando el vinagre ya no tenga residuos de la fruta. La fruta la puedes emplear en un chutney.
  6. Agrega azúcar: Coloca el vinagre y el azúcar en una olla. Calienta hasta que hierva y mezcla hasta que el azúcar se haya disuelto. Vuelve a colocar en frasco (debe estar esterilizado).
  7. Refrigera: Guarda el jarabe en el refrigerador, si está bien sellado puede guardarse hasta por seis meses.
  8. Utiliza: puedes mezclar una cucharada sopera con agua mineral para crear una bebida refrescante y natural, o puedes añadirla a cócteles o aderezos. 

También en Ecoosfera: Inicia tu propia revolución contra el desperdicio de comida

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca