10 razones por las cuales los delfines son increíbles

El delfín es considerado el animal marino más amigable del mundo, sus hazañas demuestran valentía, inteligencia y enorme nobleza.

Todos hemos oído de las múltiples hazañas de los delfines, aquellos mamíferos que se han vuelto famosos por su caracterización en el cine, la literatura y otras manifestaciones culturales como animales amigables y hasta compañeros entrañables del ser humano. Les presentamos aún más razones por las cuales los delfines son dignos de su reputación y de nuestra admiración:

1-Les gustan los perros.

No sólo nosotros amamos a nuestros compañeros caninos, extrañamente los delfines también lo hacen. En Irlanda, hay un labrador que disfruta nadar al lado de un delfín. Por las mañanas el labrador se tira al mar donde lo espera su amigo y juntos disfrutan jugar en el agua. El vídeo captura la increíble relación entre Dougie, el delfín y su peludo compañero Ben.

2- Juegan con ballenas

Cerca de Hawai, en la isla de Kauai así como en Maui se ha documentado un extraño fenómeno, delfines que juegan con ballenas. Al parecer a estos mamíferos marinos les gusta jugar juntos, los delfines se recuestan sobre las cabezas de las ballenas jorobadas (Megaptera Novaeangliae) y ellas los levantan para que los delfines se deslicen por su espalda -una especie de resbaladilla de ballena.

3- Hasta los Cachalotes los aman

Los cachalotes (Physeter macrocephalus) son ballenas grandes que carecen de depredadores naturales, dado que su tamaño los hace una presa casi imposible. Los machos crecen hasta rebasar los 20 metros de longitud y son animales que aunque viajan en grupo se separan entre hembras con crías y manchos. A pesar de ser animales intimidantes, en lo que se considera un extraño suceso, un grupo de ellos adoptó a un delfín deforme. Una expedición en el mar del Atlántico Norte capturó imágenes del inusual grupo que se trasladaba lentamente para no dejar al delfín atrás.

4- Cuidan a sus amigos

Biólogos estudiando el comportamiento de delfines cerca de la costa de Corea del Sur presenciaron una cautivadora escena: un grupo de delfines estaba cuidando a uno de sus compañeros que parecía estar enfermo o lastimado. El grupo formó una especie de balsa con sus cuerpos para ayudar a su compañera a mantenerse a flote y así evitar que ésta se ahogara. Los lazos afectuosos entre estos animales demuestran que son seres extremadamente complejos.

5- Hacen aros de burbujas

Así cómo algunos fumadores saben hacer aros de humo, los delfines hacen aros de burbuja utilizando su espiráculo. El espiráculo fue un desarrollo evolutivo que permite que los delfines suban a la superficie por aire mientras se mantienen alerta y en busca de predadores. Algunos delfines los usan para divertirse con burbujas como se puede apreciar en el vídeo:

Los delfines sin lugar a dudas son criaturas maravillosas, dignas de nuestro afecto y asombro.

 

Conoce el resto de estas sorprendentes cualidades en este enlace.

 

[treehugger]

 

 

 

 

 

 



Delfines en cautiverio: la ilusión de una sonrisa

La desesperación de los delfines en cautiverio es tanta, que incluso algunos deciden brincar hacia las rocas, lo que termina en una muerte segura.

En algún lugar del mundo, es un día soleado y una familia visita un parque acuático para aprovechar el buen clima. Allí, se ofrece un espectáculo. Delfines de varias especies están actuando para el gusto de los visitantes. Desde las gradas, muchos ríen y aplauden al ver a esas magníficas criaturas sonreír mientras realizan acrobacias impresionantes. Pero la sonrisa del delfín es sólo una ilusión. Una ilusión de que todo está bien, de que no tiene nada de malo disfrutar de un espectáculo y de que la naturaleza está para servir al ser humano. Todavía tenemos la esperanza de que, si las personas entienden todo el sufrimiento que hay detrás de estos circos acuáticos, estos espectáculos terminen para siempre.

En las bahías de Taiji, Japón, acaba de iniciar la temporada anual de captura y matanza de delfines. Desde temprano, varios botes acarrean a grupos completos de delfines y otros cetáceos. Utilizan fuertes ruidos para obligar a los animales a entrar a las bahías, y una vez adentro son acorralados con redes. Por supuesto que los animales entienden que algo está mal, muy mal. Los delfines empiezan a comunicarse con chillidos y a entrar en pánico. La desesperación es tanta, que incluso algunos deciden brincar hacia las rocas, lo que termina en una muerte segura. Los botes continúan acorralando a los delfines hacía la zona más baja de la bahía. Una vez ahí, el acto es tan impactante que los pescadores cubren con lonas la zona para evitar ser fotografiados.

Bajo el cobijo del anonimato, los pescadores empiezan a seleccionar a los individuos más aptos para su venta. Aquellos que son jóvenes y visualmente más atractivos son los preferidos por los compradores (representantes de parques y acuarios), pues es más fácil someterlos a la voluntad de los entrenadores.

– “Estos dos son una madre y su bebé ¿Cuál quieres? ¿Quieres a los dos?”

– “Me llevo al bebé.”

delfines-cautiverio

Tras esas palabras, la cría es arrebatada de su madre. Son tales los chillidos y aleteos, que resulta imposible describirlo. Estos animales crean fuertes vínculos familiares, que al romperlos se crea un trauma tan profundo como lo sería para cualquiera de nosotros. Cada delfín alcanza un precio aproximado de 150,000 dólares. La demanda es tal, que antes de que empezara esta temporada, 150 delfines ya estaban vendidos. Hasta la fecha, 42 ya han sido capturados.

Aquellos animales que no son comprados sufren el peor y más violento destino. La forma en la que los asesinan es perturbadora. Los pescadores insertan una estaca metálica en la espina dorsal del animal. Los delfines no mueren de manera inmediata sino que agonizan durante varios minutos antes de morir. Las lonas y redes no evitan que la bahía se tiña de rojo con la sangre de estos indefensos animales.

La carne de estos animales se vende en los mercados y restaurantes. Sin embargo, la carne de delfín, además de contener altos niveles de mercurio, es considerada de baja calidad por los consumidores. Por ello, esta carne se etiqueta y se introduce al mercado como si fuera carne de ballena. Pero la venta de carne no es el objetivo principal de esta actividad, pues sólo representa un ingreso extra a las altas ganancias del comercio de animales vivos. Al final del día, sólo algunos cuantos son liberados y vuelven al mar.

Esta industria produce miles de millones de dólares en ganancias alrededor del mundo. Como en muchos otros casos, en donde hay dinero y falta de ética, están los problemas. ¿Cómo se puede detener esto? Para detener la oferta se necesita erradicar la demanda. Es importante que entendamos que estos animales no pertenecen al cautiverio, que no merecen estar confinados en tanques artificiales, que no nacieron para entretener a las personas por un par de minutos, que la única solución es nunca asistir a estos espectáculos y que la naturaleza no está para servir a los humanos.

– Si quieres conocer más sobre el tema, te recomendamos visitar Dolphin Project y ver el documental The Cove.

– Autores: Daniel Manzur (@DanManzT) y Fernando Córdova Tapia (@FerCordovaTapia)



25 años tardó en documentar la belleza de las ballenas y delfines (FOTOS)

Para Swann, los cetáceos epitomizan la perfección y belleza del mar: “Al ver a los animales tan grandes y humildes moverse en su propio medio ambiente es exquisito”.

Durante 25 años, las actividades majestuosas de ballenas y delfines han impactado al fotógrafo británico Christopher Swann; principalmente los vínculos afectivos de estos cetáceos que pueden llegar a inspirar la vida emocional de los humanos, como en el emparejamiento y el maternaje. 

Para Swann, los cetáceos epitomizan la perfección y belleza del mar: “Al ver a los animales tan grandes y humildes moverse en su propio medio ambiente es exquisito”. Sus fotografías revelan que no importa el tamaño, sino el empoderamiento y la paz en el que viven estas increíbles criaturas de la naturaleza: 

He visto a las ballenas en los últimos 25 años. Es lo que hago casi cada día. Originalmente, pasaba las vacaciones viendo a las ballenas, primero en Hebrides –mi bote, el Marguerite Explorer; la compañía se llamaba Western Isles Sailing and Exploration Co. Ltd.– en la costa oeste de Escocia y luego en las Islas Canarias –dos diferentes ubicaciones: uno frío y gris, el otro en aguas lúcidas, luminosas y azules –que me elevó el deseo de nadar con los cetáceos. He pasado gran parte de mi tiempo conociendo muchas especies y sus reacciones, cómo posicionarse incluso en el lugar correcto.

 

 

 

 



Apoya a Huatulco para impedir la construcción de delfinario

Con este delfinario, DD tendría ya presencia en cinco estados de la República Mexicana, y por tanto se consolidaría como la empresa más grande de México en relación con el nado con delfines.

Imagen: http://cdn2.upsocl.com/

Una iniciativa de Change.org ha solicitado detener a la compañía Dolphin Discovery, un delfinario que pretende expanderse de Cancún a las Bahías de Huatulco. De acuerdo con El Economista, DD solicitó la autorización de impacto ambiental para construir un nuevo delfinario en un terreno de más de 3 300 m2, así como una plataforma perimetral, playa de acceso, una alberca recreativa, restaurante, boutique, palapas, andadores y áreas verdes.

Con este delfinario, DD tendría ya presencia en cinco estados de la República Mexicana, y por tanto se consolidaría como la empresa más grande de México en relación con el nado con delfines. Incluso, se autocataloga como la firma de nado con delfines más grande del mundo. Y desde su apertura hasta la fecha, alrededor de 6 millones de personas han pagado para nada en los delfinarios de DD, actualmente ubicados en tres continentes y ocho países: México, Anguilla, Tortola, Grand Cayman, St. Kitts, República Dominicana, Estados Unidos y hace poco en Italia.

En 2014, esta empresa inició “un agresivo plan de expansión”, pasando de 15 a 20 delfinarios. Su primera incursión en Europa fue la compra de Zoomarine Roma, uno de los parques de diversiones más visitados de Italia. Y desde entonces, la empresa se ha fijado la meta de que en 2020, el 50 por ciento de los nados con delfín en el mundo se realicen en alguno de los delfinarios con el sello de DD. 

La razón por la que Huatulco se posiciona en contra del delfinario es que se trata de una región internacionalmente reconocida con una economía dinámica en el turismo, “siempre acompañada de responsabilidad ambiental que ha llevado al destino a conocerse como ‘una de las playas más sustentables de México'”. Si bien Huatulco “recibirá siempre felizmente proyectos de inversión que generen beneficio a la población, ya que todos buscamos el desarrollo de la comunidad”, la educación y amor por la naturaleza de la población obliga a rechazar la construcción del delfinario. La razón es que la comunidad considera que “los delfines no deben, por ningún motivo, ser mantenidos en cautiverio para realizar actos que van en contra de sus instintos, con el único fin de ‘divertir’ al público […] en Huatulco respetamos y aprendemos de estos hermosos mamíferos observándolos en su hábitat natural, sin obligarlos a vivir encerrados.”

Según los datos de la firma, a nivel nacional hay más de 320 delfines, focas y lobos marinos que están en cautiverio o son explotados en una industria del entretenimiento, la cual se refugia bajo el argumento de querer educar y conservar a la especie. Por ello, se propuso “dar la espalda a esta empresa multimillonaria para ser referente nacional e internacional en lo que respecta la conciencia ambiental y social.”

El objetivo es no sólo eliminar por completo los delfinarios, también la creación de santuarios donde los animales tengan una vida en función de sus necesidades naturales: “Buscamos que se actúe de manera coherente, siendo un maravilloso destino que respeta a la naturaleza. Un destino de playa diferente, donde se demuestra que el desarrollo económico y el respeto al medio ambiente sí pueden ir de la mano.”

Para apoyar a la firma, dale click aquí

 



Rupert Sheldrake y los campos de información que unen a todos los seres vivos

El excepcional trabajo de hombre sugiere que la para acceder a la gran memoria colectiva es necesario volver a sentir la naturaleza en toda su envergadura.

El biólogo británico Rupert Sheldrake (1942) ha rebasado las fronteras convencionales de la ciencia para investigar fenómenos que van más allá de lo ordinario, pero siempre con gran rigor. Después de estudiar en Cambridge viajó a la India donde la tradición espiritual influenció de manera contundente su forma de pensar. A principios de los 80, Sheldrake desarrolló unas de las más novedosas y posiblemente revolucionarias teorías científicas de los últimos 50 años: la teoría de la resonancia mórfica.

Sheldrake describe la capacidad de autoorganización de sistemas biológicos y esboza un mecanismo, la resonancia mórfica, a través del cual es posible que miembros de una especie compartan información a distancia –esto es una causación formativa en una teoría de campos.
La aportación fundamental de Sheldrake es llevar la noción de un campo (en este caso compuesto de información), un concepto de la física, a la biología. Este campo es una especie de memoria colectiva bidireccional entre un individuo y su especie: cada conducta alimenta a este campo que a su vez alimenta los patrones conductuales de un individuo, tejiendo una memoria dinámica en la naturaleza. De esta forma, todos los hombres o todas las medusas, por mencionar sólo dos especies, están siendo afectados por los actos de todos los hombres y todas las medusas que jamás han existido.

La resonancia mórfica es un principio de memoria en la naturaleza. Todo lo similar dentro de un sistema autoorganizado será influido por todo lo que ha sucedido en el pasado, y todo lo que suceda en el futuro en un sistema similar será influido por lo que sucede en el presente. Es una memoria en la naturaleza basada en la similitud, y se aplica a átomos, moléculas, cristales, organismos vivos, animales, plantas, cerebros, sociedades y, también, planetas y galaxias. Así que es un principio de memoria y hábito en la naturaleza.
La teoría de Sheldrake implica que en la naturaleza todos los siglos son un solo presente –el tiempo en su instancia actual es un cúmulo resonante de todos los instantes pasados que confluyen para in-formarlo. De esta forma no sólo no nos podemos separar de la historia, sino tampoco nos podemos separar de nuestra especie y a última consecuencia no nos podemos separar de todos los seres que han existido en el planeta, ya que cada uno es parte de nosotros: su información sigue ocurriendo y programa, en menor o mayor medida, nuestros hábitos. De aquí surge una responsabilidad insoslayable –no sólo en lo que hacemos, sino en lo que pensamos, ya que todo, según Sheldrake, contribuye al campo morfogenético colectivo.

Un aspecto importante de la resonancia mórfica es que estamos interconectados con otros miembros de un grupo social. Los grupos sociales también tienen campos mórficos, por ejemplo una parvada de aves, un cardumen de peces o una colonia de hormigas. Los individuos dentro de un grupo social más grande y los mismos  grupos sociales más grandes tienen su propio campo mórfico, sus patrones de organización. Lo mismo aplica para los humanos.

Lo que haces, lo que dices y lo que piensas puede influir a otra persona por resonancia mórfica. Así que somos más responsables de nuestras acciones, palabras y pensamientos bajo este principio que lo seríamos de otra forma. No hay un filtro inmoral en la resonancia mórfica, lo que significa que debemos ser más cuidadosos de lo que estamos pensando si es que nos importa el efecto que tenemos en los demás.

Sheldrake, además, es uno de los pocos científicos que se han atrevido a estudiar fenómenos considerados como paranormales, generalmente deslegitimadas por la academia, como ocurre con la telepatía . Sus estudios de telepatía animal, telepatía telefónica y “la sensación de ser observados”, sugieren que este fenómeno ocurre comúnmente y debe ser reevaluado dentro del canon científico.



Las misteriosas piedras deslizantes de Racetrack Playa

Como si fueran patinadoras de otra realidad, las piedras de Racetrack Playa, en el Death Valley, de California dejan rastros de un movimiento que nadie nunca ha visto.

En el Valle de la Muerte de California hay un lago seco en el que ocurre un misterioso fenómeno: una serie de grande piedras que dejan huellas en zig-zag de cientos de metros de manera un tanto inexplicable. Es como si estas piedras se movieran cuando nadie las ve para jugarle una broma a los seres humanos –y nadie las ha visto nunca moverse, pese a tener una enorme cola que traza un sendero fantasmagórico.
 
Conocidas como las Piedras Deslizantes de Racetrack Playa, numerosos científicos han investigado este fenómeno sin lograr descifrarlo completamente. Estas piedras viajeras se mueven a lo largo del suelo liso del valle sin intervención humana o animal en ocasiones viajando claramente en paralelo con otra piedra como si fueran queridas compañeras. Investigaciones no han logrado encontrar patrones que determinen como funciona el movimiento de las piedras deslizantes. Como demuestra el caso de la piedra “Karen” que, con sus más de 300 kilos de peso, no se movió por 7 años y había desaparecido un año después cuando los investigadores regresaron (luego Karen fue identificada a más de medio kilómetro de donde se había localizado cuando se realizó el estudio).
 
Runningrock2
 
Entre las teorías que se manejan, menos poéticas que lo que evoca en primera instancia el fenómeno, la más aceptada es versión de que las piedras sólo se mueven en invierno, cuando las capas de hielo que se forman debajo de las piedras podrían ayudar a que el viento las desplace. En inviernos más fríos las piedras se mueven más distancia  Sin embargo, este desplazamiento no ha podido explicarse cabalmente y sin habiendo dudas sobre cómo ocurre bien a bien. Esta vacío cognitivo a hecho que algunas personas invoquen un extraño fenómeno magnético o cosas aún más extrañas.  Por lo pronto lo único claro es que, dentro del imponente paisaje del Valle de la Muerte, las piedras deslizantes son otra de las múltiples manifestaciones de la naturaleza que alía a la belleza con el misterio.
 

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca