Una nueva generación de antioxidantes: el brócoli y el cáncer (III)

El brócoli es uno de los alimentos más efectivos para prevenir el desarrollo de esa temible enfermedad celular que es el cáncer. En este post de su blog Salud y Naturaleza, el etnólogo Andrés Sierra nos explica las etapas de dicho mal y, más importante, cómo utilizar el brócoli para combatir tanto el cáncer como otras enfermedades.

EL CÁNCER

La palabra «Cáncer»  designa un amplio grupo de padecimientos, que pueden afectar a cualquier parte del organismo. Una de sus características principales es la multiplicación rápida de células anormales que invaden tejidos aledaños y pueden invadir otros órganos, proceso conocido como metástasis. La metástasis es la causa principal de muerte por cáncer.

El cáncer es una de las principales causas de mortalidad a nivel mundial: el número de casos de cáncer subió un 20 por ciento en el mundo en la última década hasta alcanzar 12 millones de casos diagnosticados  al año, según divulgó en febrero del 2012, el Fondo Mundial para la Investigación del Cáncer (WCRF, por sus siglas en inglés) .

Siete de los doce millones de casos anuales de cáncer ocurren en los países del primer mundo. Sin embargo, la enfermedad también afecta cada vez más a los países en desarrollo, donde la infraestructura sanitaria carece de capacidad para enfrentarse al problema.

PROYECCIONES

La Agencia Internacional para la Investigación de Cáncer (IARC) en Francia, un organismo de la OMS, ha dado a conocer los datos de un estudio reciente. Los resultados, publicados en la revista The Lancet Oncology, han despertado la alerta mundial (1).

“Hoy tenemos cerca de 7 millones de casos de cáncer en el mundo cada año. Para el año 2030 habrá más de 22,2 millones, lo cual es un incremento de 75%”, comentó doctor Freddie Bray, quien dirigió el estudio.

Hoy en día los países de muy bajos ingresos -principalmente los de África subsahariana- tienen un alta incidencia de cánceres asociados a infecciones, como el de cuello uterino, hepático, estomacal y sarcoma de Kaposi.

En los países de altos ingresos actualmente se ve una alta incidencia de cáncer asociado al tabaco, factores de riesgo reproductivo, obesidad y dieta (cáncer de mama, próstata, de colon y recto).

La predicción para el 2030 es que en los países de bajos ingresos se reducirá el cáncer asociado a infecciones, pero se incrementarán los asociados a obesidad, reproducción y dieta. Los autores del estudio afirmaron  que   muchos países de medianos ingresos (incluida América Latina, China, India y Sudáfrica) experimentarán un incremento de 78% en los casos de estos tipos de cáncer, en particular de próstata y mama. Y en algunas regiones de muy bajos ingresos predicen un aumento de 93% en ese mismo período.

Tal como señala el doctor Bray, estas cifras son una “llamada de alerta”  sobre las tendencias de las próximas décadas, y enfatiza al recordar que “hay muchas cosas que podemos hacer para la prevención de cáncer”.

DATOS Y CIFRAS

El cáncer es una de las principales causas de muerte en todo el mundo.

Los que más muertes causan cada año son los cánceres de pulmón, estómago, hígado, colon y mama.

Aproximadamente un 30% de las muertes por cáncer son debidas a cinco factores de riesgo conductuales y dietéticos:

-índice de masa corporal elevado( sobrepeso u obesidad),

– ingesta reducida de frutas y verduras,

– falta de actividad física,

-consumo de tabaco (es la causa del 22% de las muertes mundiales por cáncer en general, y del 71% de las muertes mundiales por cáncer de pulmón),

-y consumo de alcohol.

Los cánceres causados por infecciones víricas, tales como las infecciones por virus de las hepatitis B (VHB) y C (VHC) o por papiloma virus humanos (PVH), son responsables de hasta un 20% de las muertes por cáncer en los países de ingresos bajos y medios.

Se prevé que las muertes anuales por cáncer sigan aumentando en todo el mundo y alcancen la cifra de 13,1 millones en 2030.

FACTORES DE RIESGO DEL CÁNCER (2)

El cáncer comienza en una célula. La transformación de una célula normal en tumoral es un proceso prolongado y suele consistir en la progresión de una lesión precancerosa a un tumor maligno. Estas alteraciones son el resultado de la interacción entre los factores genéticos del paciente y tres categorías de agentes externos, a saber:

– carcinógenos físicos, como las radiaciones nucleares, ultravioleta e ionizantes, etc.;

– carcinógenos químicos, como los asbestos, los componentes del humo de tabaco, las aflatoxinas (contaminantes de los alimentos) o el arsénico (contaminante del agua potable), etc.;

– carcinógenos biológicos, como las infecciones causadas por determinados virus, bacterias o parásitos.

El envejecimiento es otro factor fundamental en la aparición del cáncer. La incidencia de esta enfermedad aumenta muchísimo con la edad, muy probablemente por la acumulación de  factores de riesgo, en combinación con la disminución de la eficiencia de los mecanismos  de defensa y  de reparación celular  con la edad. También, ya lo dije pero enfatizo, la vida sedentaria es un factor de incremento del riesgo de sufrir  cáncer.

LA PREVENCIÓN DEL CÁNCER

El cáncer es fácil de prevenir, pero difícil de curar. Fue prácticamente descocido para las sociedades preindustriales, hoy en día es una de las principales causas de muerte a nivel mundial.

Como vemos por los datos arriba señalados, la mayor parte de los factores de riesgo del cáncer pueden evitarse, y otros más pueden neutralizarse:

-La predisposición genética escapa a nuestra voluntad.

-El abuso del consumo de alcohol y tabaco, así como la falta o no de ejercicio depende totalmente de nuestra voluntad.

-La exposición a los cancerígenos medioambientales podemos modularla y/o neutralizarla según nuestros hábitos de vida y de alimentación.

En las últimas décadas se ha generado una gran masa de información sobre las posibilidades de prevención del cáncer a través de la dieta.

  Así, por ejemplo, la Fundación Mundial Para la Investigación del Cáncer,  junto con la Asociación Americana para el Cáncer,  han señalado que del 30 AL 40% del total de los cánceres  a nivel mundial podrían prevenirse, con base en una nutrición y alimentación  adecuadas (3).

Como ya lo he señalado, las crucíferas destacan dentro del consumo humano de vegetales como poderosas aliadas en la prevención del cáncer.

LAS CRUCÍFERAS Y EL CÁNCER

Diversos trabajos han revisado la literatura existente sobre este tema.

Así, por ejemplo,  un artículo  publicado en 1999 (4)revisó la literatura sobre los datos epidemiológicos acerca de los efectos protectores contra el cáncer del consumo de crucíferas, incluyendo la col, la coliflor, el brócoli, la acelga, y la col de brúcelas.

Después de considerar los datos de seis estudios epidemiológicos, y setenta y cuatro estudios con casos de control, los autores del estudio señalaron que:

los 6 estudios epidemiológicos demuestran una asociación entre el consumo de vegetales crucíferos y una disminución del riesgo de sufrir todos los cánceres en su conjunto. En los estudios con casos de control se observó , en promedio, una reducción del 64% del riesgo de sufrir diversos tipos de cáncer.

El estudio concluye señalando que el consumo elevado de crucíferas se asocia con un riesgo disminuido de sufrir cáncer. Dicha asociación es más sólida para el cáncer de pulmón, de estómago, de colon y de recto y es menos consistente para el cáncer de próstata, de endometrio y de ovario.

LOS MECANISMOS DE ACCIÓN  DEL BRÓCOLI Y DE LAS CRUCÍFERAS CONTRA EL CÁNCER

El mecanismo de acción de las crucíferas para la prevención del cáncer es complejo y  ha sido estudiado ampliamente. Ya he comentado algo al respecto en una entrega anterior, pero vale la pena ofrecer un breve panorama de la información generada al respecto. Debo mencionar  que la mayor parte de dicha información ha sido generada en torno al sulforafano, un compuesto derivado de los glucosinolatos del Brócoli (5).

Los isotiocianatos provenientes de las crucíferas, contribuyen a prevenir y/o retrasar el proceso de la aparición del cáncer. La investigación ha demostrado que estos compuestos actúan en varios niveles. Para comprenderlo mejor es necesario describir someramente las fases del cáncer (6).

LAS ETAPAS DEL CÁNCER

1.La primera etapa la constituyen cambios que llevan a la reproducción celular  descontrolada.  Es la etapa más larga de la enfermedad y se denominafase de inducción. Durante esta etapa la enfermedad no es diagnosticable, ni produce sintomatología. Esta fase puede durar hasta 30 años.

2. Fase “in situ”: aparece una lesión cancerosa microscópica localizada en el tejido donde se ha originado el proceso. Puede durar entre 5 y 10 años en los adultos, dependiendo del tipo de cáncer. No genera síntomas. En casos como en el cáncer de mama, cuello uterino o colon, la enfermedad se puede diagnosticar en esta fase.

3. Invasión local:  la lesión comienza a extenderse  e invade tejidos u órganos adyacentes. En la edad adulta dura entre 1 y 5 años. Sí aparecen síntomas, que varían en cada caso.

4.Metástasis: aparecen lesiones tumorales a distancia, denominadas metástasis.

Las sustancias que nos proporcionan las crucíferas ayudan a combatir el cáncer en todas estas fases (7).

ETAPA INICIAL

Numerosos estudios han demostrado la asociación entre diversos tipos de cánceres y diferentes sustancias del medio ambiente actual (8).

Los isotiocianatos y los glucosinolatos de las crucíferas pueden actuar neutralizando los efectos potencialmente cancerígenos  de dichas sustancias. Los isotiocianatos incrementan la actividad de las enzimas de Fase I y II, encargadas de activar un complejo mecanismo destoxificador y antioxidante en nuestro organismo.

Las enzimas de Fase I y II, representan un complejo sistema de respuesta a los cambios del nivel de oxidación a nivel celular ,  es un sistema de regulación maestro, que induce la activación de genes protectores de las células. Permite diversas funciones a nivel celular, como:

-el metabolismo de los fármacos,

-la neutralización y eliminación de numerosas sustancias provenientes del exterior,

– el combate de los radicales libres de oxígeno,

-el equilibrio del glutatión (el antioxidante más abundante del cuerpo), -la activación de proteínas de respuesta al estrés,

-la producción de sustancias antiinflamatorias,

-la activación de mecanismos de eliminación a nivel celular,

-y  de diversos factores que pueden optimizar la producción de energía a nivel celular.

Funciones que en su conjunto resultan vitales para mantener la salud celular.

Dada su eficacia y su rango de acción global , este sistema defensivo se ha convertido en objeto de estudio privilegiado en vistas a la prevención y el tratamiento  de la agresión producida por sustancias del ambiente, del  estrés oxidativo y de las enfermedades relacionadas , como el cáncer, las enfermedades neurodegenerativas, cardiovasculares, metabólicas e inflamatorias.

NEUTRALIZACIÓN DEL ESTRÉS OXIDATIVO.

El estrés oxidativo está relacionado con la producción de las enfermedades crónico degenerativas, incluido el cáncer. El sulforafano no actúa como los antioxidantes clásicos,  que trabajan neutralizando directamente los radicales libres, en una lucha uno a uno, quedando a su vez oxidados  después de dicha acción. Por el contrario, el sulfurafano actúa desatando un marcado incremento de la acción de las enzimas de Fase II, que incluyen una diversidad de procesos de eliminación de radicales libres, que actúa continua y globalmente ( en la entrega anterior abordé este tema).

PROLIFERACION CELULAR

 Numerosos estudios han demostrado que el sulforafano del Brócoli, y también otros isotiocianatos, pueden detener el proceso de proliferación celular que caracteriza las etapas iniciales del cáncer.

 El crecimiento y la reproducción normales de nuestras células, constituye un complejo proceso controlado por diversos tipos de genes y de factores que determinan la activación de dichos genes.

 Una de las características suigéneris del cáncer es la reproducción celular acelerada debido a una falla en los mecanismos reguladores de la reproducción celular. La células cuentan con mecanismos que activan la reproducción celular y otros que frenan dicho proceso. El equilibrio de cada una de estas dos aspectos y de la relación entre ambos, contribuye a mantener saludable el proceso de la reproducción celular. Se ha demostrado en experimentos en tubos de ensayo, que el sulforafano activa notablemente los procesos que detienen la proliferación celular en algunos  tejidos precancerosos o francamente cancerosos, pero no en el tejido sano.

La proteína p53, por ejemplo, conocida también como “ el guardián de nuestro genoma”, es una proteína que participa activamente y de manera esencial en el  control de la proliferación celular. Cuando se produce un incremento del estrés celular, la proteína p53 se activa y actúa a nivel del núcleo celular,  promoviendo diversos procesos  involucrados en la apoptosis ( destrucción celular programada) y en la detención de la proliferación celular.

El sulforafano, y otros isotiocianatos, activan este y otros mecanismos de control selectivos del crecimiento celular excesivo.

Existe, por ejemplo, evidencia solida de que la administración de sulforafano induce la muerte celular programada en tejido canceroso de colon y de próstata.

En un estudio realizado con ratones la administración de SF redujo hasta un 70% el volumen y peso  de los tumores inducidos de próstata (9).

ACCIÓN A NIVEL DE LA RECEPCIÓN CELULAR DE LAS HORMONAS MASCULINAS.

Para  caso del cáncer de próstata,  la acumulación de las hormonas masculinas en dicha glándula, es uno de los mecanismos básicos asociados con dicha enfermedad. De echo, la búsqueda de fármacos capaces de actuar inhibiendo la recepción de dichas hormonas por parte del tejido prostático, constituye una importante vía de la investigación actual al respecto. Algunos trabajos recientes, han demostrado que el consumo regular y abundante  de brócoli y de otras crucíferas puede reducir el riesgo de sufrir cáncer. Al parecer, uno de los mecanismos de acción de las crucíferas en este caso, es la inhibición de la recepción de las hormonas masculinas por parte de  las células prostáticas.

CONCLUSIÓN

El Sulforafano, presente en nuestra dieta gracias al brócoli,  ha sido reconocido  como un agente quimio protector contra el cáncer. Su papel en esta área se ha demostrado sobretodo en numerosos estudios con animales, y con tejidos animales y humanos en tubos de ensayo.  Estos estudios han abordado diversos tipos de cánceres, a saber : de próstata, de colon , de mama, de hígado, de la vejiga, de huesos, de páncreas, de piel, la leucemia y otros. Los resultados obtenidos han sido en general positivos.  A esta abundante acumulación de datos al respecto, se le suma el hecho destacado de que el sulforafano, según vimos, tiene la capacidad de actuar en contra del cáncer en sus diferentes etapas; algo insólito, pues conforme le cáncer se desarrolla deben también cambiar en conformidad las estrategias para combatirlo.  De echo, uno de los grandes desafíos de la investigación moderna en el tratamiento del cáncer surge del echo de que en cada etapa de la enfermedad se presentan dificultades particulares para poder combatirlo. De suerte que la existencia de una sola sustancia que tenga la habilidad de promover diferentes mecanismos de combate contra el cáncer, que actúan con eficacia en las diferentes etapas de la enfermedad, es algo sumamente prometedor en la lucha contra el cáncer.

Es necesario señalar que, aún cuando son numerosos los estudios con animales que demuestran la eficacia del SF para prevenir y/o combatir el cáncer en sus diferentes etapas, así como también los estudios con tejidos humanos en tubos de ensayo,  sin embargo se han realizado pocos estudios sobre este tema en humanos. Digamos también que existen varios isotiocianatos y compuestos de las crucíferas que poseen características químicas similares y muestran propiedades y capacidades anticancerígenas semejantes a las del al Sulforafano. Mencionemos , por ejemplo: el indol 3 carbinol, el gluconasturtín y el glucoerucinel glucoiberin.

Seguramente las investigaciones por venir nos sorprenderán gratamente.

CONSEJOS PRÁCTICOS

-Como ya lo comentéen una entrega anterior, la cantidad y el tipo de glucosinolatos varía de una a otra especie de crucíferas. También las condiciones de cultivo, y las variedades de las especies influyen en el contenido de glucosinolatos y los métodos de preparación: se ha observado que el nivel de biodisponibilidad de los isotiocianatos va desde un 61% hasta un 10% para el consumo de vegetales crucíferos crudos y cocinados respectivamente.

De acuerdo con los conocimientos hasta ahora acumulados, la combinación de diversos isotiocianatos alcanza una actividad protectora que no logra ningún isotiocianato por separado. Y como cada crucífera contiene una gran diversidad de esos compuestos – hasta ahora sean identificado más de 120 glucosinolatos en el conjunto de las crucíferas, cada uno de los cuales da origen a varios subproductos entre los cuales se cuentan los isotiocianatos-  se recomienda consumir todas las variedades de crucíferas, continua y regularmente.

-Es mejor consumir las crucíferas crudas o cocinadas a fuego lento.

-El consumo cotidiano , y las diferentes variedades de crucíferas puede marcar la diferencia entre sufrir o no algunos tipos de cáncer.

– Consumir jugos a base de brócoli y otras crucíferas es una forma práctica de incrementar drásticamente el consumo de dichos vegetales:

Si se busca un efecto preventivo podemos consumir uno o dos vasos de jugo diariamente, si lo que buscamos es un efecto terapéutico debemos consumir 3 vasos de jugo diariamente durante varios meses ( el consumo de 3 piezas brócoli al día, constituye la cantidad óptima en estos casos).

JUGOTERAPIA

Jugo para añadir antioxidantes e isotiocianatos a la dieta: pasar por el extractor de jugos 2 zanahorias, 4 tallos de apio, ½ brócoli, 4 hojas de col, 1 trozo de betabel y 5 ramas de berro. Tomarlo 1 o 2 veces al día.

Jugos terapéuticos:

Enfermedades neurodegenerativas: pasar por el extractor 1 pieza completa de brócoli,4 tallos de apio,2 zanahorias,5 hojas de col blanca, 10 hojas de lechuga orejona y ½ manzana, licuar con 1 cda sopera de lecitina de soya líquida o en polvo. Tomar este jugo 3 veces al día.

Enfermedades cardiovasculares: pasar por el extractor 1 pieza de brócoli, 4 tallos de apio, 5 ramas de perejil y  ½ manzana, licuar con 2 dientes de ajo, 2 cdas sop. de aceite de oliva extravírgen y el jugo de 2 limones. Tomarlo 2 o 3 veces al día.

Como coadyuvante en pacientes con cáncer: pasar por el extractor 1 pieza completa de brócoli,5 hojas de col blanca, 5 ramas de berro, ¼ de un betabel, 2 zanahorias. Tomarlo 4 veces al día.

Enfermedades gastrointestinales: pasar por el extractor ½ pieza de brócoli, 5 hojas de col blanca, ½ manzana,  y ½ papa cruda, licuarlo con 1 cda. sopera de polen. Tomarlo 2 veces por día.

Enfermedades renales: pasar por el extractor 1 pieza de brócoli, ½ chayote, 5 ramitas de perejil, 4 tallos de apio. Tomarlo 2 veces por día.

PRECAUCIONES

Los jugos aquí referidos no constituyen más que elementos coadyuvantes en el tratamiento de los padecimientos mencionados.

 El consumo de cantidades elevadas de brócoli y de otras crucíferas puede producir algunas molestias gástricas: los isotiocianatos tienen un sabor ligeramente picante parecido al del rábano crudo y en algunas personas puede producir molestias, así mismo, pueden producirse al comienzo gases intestinales. Por otra parte es necesario recordar que el brócoli es un vegetal de naturaleza fría, y que por lo tanto los pacientes que presenten aversión al frío deben consumirlos con moderación, y de preferencia combinado con ajo o aceite de oliva extra virgen u otros ingredientes que neutralizan ese carácter frío.

BIBLIOGRAFÍA

1.The Lancet Oncology, Volume 13, Issue 8, Pages 745 – 746, August 2012.

2.www.who.int/mediacentre/factsheets/fs297/es/index.htlm  ; nota descriptiva # 297, Febrero 2012.

3. AICR Food, Nutrition, Physical Activity, and the Prevention of Cancer: A Global Perspective. World Cancer Research Fund/American Institute for Cancer Research; Washington, DC, USA: 2007).

4. Adv Exp Med Biol. 1999;472:159-68, Brassica vegetables and cancer prevention. Epidemiology and mechanisms, van Poppel G, Verhoeven DT, Verhagen H, Goldbohm RA.

5. Discovery and development of sulforaphane as a cancer chemopreventive phytochemical, Zhang Y, Tang L, Department of Cancer Prevention and Control, Roswell Park Cancer Institute, Buffalo, New York 14263, USA. (yuesheng

6. www.aecc.es, “las fases de la enfermedad”.

7. Antonietta MelchiniMaria H. Traka ;Biological Profile of Erucin: A New Promising Anticancer Agent from Cruciferous Vegetables, Toxins (Basel). 2010 April; 2(4): 593–612, Published online 2010, April 5.

8. Methods Mol Biol. 2009;472:243-64, Role of xenobiotic metabolic enzymes in cancer epidemiology, Singh MS, Michael M.

9. Carcinogenesis. 2004 Jan;25(1):83-90. Epub 2003 Sep 26, Sulforaphane induces caspase-mediated apoptosis in cultured PC-3 human prostate cancer cells and retards growth of PC-3 xenografts in vivo, Singh AV, Xiao D, Lew KL, Dhir R, Singh SV.Carcinogenesis. 2004 Jan;25(1):83-90. Epub 2003 Sep 26.


Andrés Sierra es licenciado en Etnología. En 1983,  por necesidades de cuidado de su propia salud, se acercó a las Medicinas Alternas. Desde entonces se ha dedicado  al estudio, la práctica y  la enseñanza de la Medicina Natural, con especial énfasis en  el uso curativo de los alimentos.

Ha participado en numerosos programas de radio, y ha impartido múltiples cursos y diplomados en la materia.

Actualmente funge como subdirector académico de la  Licenciatura en Medicinas Alternativas y Complementarias, impartida en la Escuela de Estudios Superiores en Medicinas Alternativas y Complementarias MASHACH en la ciudad de Puebla, y dirige el Centro Naturista “Naturalmar” en esa misma ciudad.



El cardo mariano, un verdadero aliado del hígado

Disminuye la producción de los radicales libres a nivel hepático (que son resultado forzoso de la labor destoxificante del hígado, pero que a su vez pueden autodestruirlo.

Imagen: http://www.cardomariano.net/

Esta planta, crece en Europa, África y Asia, y ha sido utilizada desde el siglo XVII como hepatoprotector. En 1965 fue aislado su principio activo más importante: La silimarina, cuyas propiedades hepatoprotectoras han sido confirmadas por numerosos estudios científicos modernos.

La “Comisión E”, es un grupo de científicos que fue encargado por el gobierno alemán de estudiar y regular en dicho país el uso de las plantas medicinales. Después de investigaciones que se prolongaron por más de 15 años este organismo generó un cuerpo de más de 300 monografías científicas sobre las plantas y sus usos, que ha servido de guía para la legislación sobre plantas medicinales en numerosos países.

En 1986 la “Comisión E” aprobó el uso medicinal del Cardo Mariano. Dicha comisión considera que la intoxicación por alcoholismo crónico representa el 71% de los casos de hepatotoxicidad, seguida por la intoxicación por fármacos (18%) y de la intoxicación con diversas sustancias (11%). El Cardo Mariano fue aprobado por la comisión E, después de la revisión exahustiva de la literatura científica existente, como un tratamiento adecuado y no tóxico para problemas digestivos y hepatobiliares (nauseas, recargo del hígado, congestión de la vesícula biliar, cálculos biliares, etc.), para daño del hígado por sustancias tóxicas y como coadyuvante en casos de inflamación del hígado, hepatitis y cirrosis.

Una anécdota ilustra las fabulosas propiedades hepatoprotectoras de esta planta. Esta historia fue publicada en el diario Santa Cruz Sentinel, el 14 de enero del 2007 y reportada en le revista Herbagram #74, (agosto 2007).

https://biocuidados.files.wordpress.com
https://biocuidados.files.wordpress.com

Una familia de 6 miembros resultó intoxicada en Santa Cruz, California luego de consumir unos tacos elaborados con hongos venenosos, que ellos mismos habían recolectado en el campo. Al ingresar al Hospital Dominicano, en dicha localidad, rápidamente fue establecido que los pacientes sufrían de intoxicación generada por el hongo llamado Amanita phalloides, que puede dañar el hígado y causar la muerte en cuestión de días.

El Dr. encargado del caso, Tod Michell, sabiendo de la gravedad del caso, y a d falta de un buen tratamiento farmacológico, tuvo la buena idea de hacer una búsqueda en internet sobre el tema. Por fortuna, dio con información sobre el Cardo Mariano, y sus efectos (hepatoprotectore. Finalmente, el Dr. Mitchell contactó una compañía fitofarmaceutica, Madeus Pharma, en Bélgica, que elabora un extractó de Cardo Mariano para aplicación intravenosa. La compañía accedió ante el llamado del Dr. Mitchell, a donar producto suficiente para tratar a esos 6 pacientes.

Mientras se llevaron a cabo los tramites para introducir el producto en los E.E.U.U. [se requería una licencia especial como “Nueva Droga en Investigación”] los pacientes recibieron Cardo Mariano por vía oral. Y aunque las posibilidades de obtener dicha licencia eran de 1 en 1000, ocurrió que en el lapso de unas cuantas horas el Hospital Dominicano de Santa Cruz fue autorizado a administrar el tratamiento intravenoso proveniente de Bélgica. El producto se llama <<Legalon-sil>>.

Los pacientes fueron tratados con dicho extracto, combinado con, carbón activado (que ayuda a eliminar tóxicos por vía intestinal), penicilina y un antídoto contra la sobredosis de tylenol (paracetamol, que a dósis altas genera daño hepático).

En pocos días 5 de los 6 pacientes fueron dados de alta y se recuperaron totalmente. Solo una señora de 83 años de edad falleció a causa de una insuficiencia renal aguda, a pesar de que su hígado estaba en franca recuperación.

Lo más probable es que todos hubieran fallecido si no se hubiese aplicado el Legalon-Sil.

Antes de pasar a explicarles a mis lectores como actúa a nivel hepático el cardo mariano, quisiera resaltar la importancia de este caso: una muestra clara de lo que puede ser la medicina del futuro: una amalgama entre los recursos naturales y la ciencia moderna, entre la farmacología y la medicina natural.

http://www.ortoflor.com/
http://www.ortoflor.com/

Acción antitóxica del Cardo Mariano.

La silimarina ha mostrado efecto protector de las células hepáticas contra diversas sustancias tóxicas como los componentes venenosos del hongo amanita muscaries, y otras variedades de hongos tóxicos, del paracetamol (fármaco que a dosis elevadas destruye a la célula hepática) y otros medicamentos, la galactosamina (una sustancia que produce hepatitis en ratas), el tetracloruro de carbono (cancerígeno) y otras.

Además de inhibir el ingreso de los tóxicos a las células del hígado la silimarina protege a este órgano por otros caminos:

* Disminuye la producción de los radicales libres a nivel hepático (que son resultado forzoso de la labor destoxificante del hígado, pero que a su vez pueden autodestruirlo. Así se produce, por ejemplo, la muerte por consumo del venenoso hongo amanita muscaries: en su intento por neutralizar los tóxicos, el hígado genera tal cantidad de radicales libres, destructores de las células hepáticas, que termina autodestruyéndose).

* Inhibe la producción de sustancias proiflamatorias al interior del hígado.

* Incrementa la producción del glutatión por parte del hígado, los intestinos y el estomago. El glutatión es un poderoso antioxidante, protector celular y estimulante del sistema inmunológico (encargado de nuestras defensas).

* La silimarina, en estudios con animales, ha demostrado que estimula la síntesis del ADN y por lo tanto, la regeneración de las células hepáticas.

¿EN QUÉ CASOS ESTÁ INDICADO RECURRIR AL USO DE ESTA PLANTA?

Por su efecto como hepatoprotector el cardo mariano alcanza una amplia gama de indicaciones:

* Recargo hepático y biliar.

* Congestión de la vesícula biliar, y/o cálculos biliares, Icteticia.

* Consumo de alcohol.

* Exposición a tóxicos medio ambientales (Como antídoto vs intoxicación por amanita muscaries).

* Hepatitis.

* Cirrosis hepática.

* Todo tipo de padecimientos en los cuales tenga sentido mejorar la destoxificación hepática, como problemas cutáneos e intestinales.

* También es útil en el tratamiento del colesterol elevado.

* En Europa se le han atribuido tradicionalmete los siguientes usos:

* Hepatoprotector y digestivo hepático(colagogo).

* Para tratar el estreñimiento crónico.

* Para combatir los cálculos biliares y la ictericia.

* Para combatir alergias.

* Para combatir el asma.

* Para mejorar la circulación y combatir las hemorroides.

* Como tónico cardiaco.

¿TIENE EFECTOS SECUNDARIOS EL CARDO MARIANO?

El Cardo Mariano es una planta muy segura.

La literatura no reporta efectos secundarios.



¿Existe alguna relación entre la osteoporosis, la salud cardiovascular y las bacterias intestinales?

Por extraño que parezca la respuesta es afirmativa. El elemento clave es la vitamina K2.

Todos hemos oído hablar de la vitamina K, útil para promover la coagulación de la sangre; pero seguramente no sabía usted, amable lector, que esta vitamina puede ayudarle a prevenir, e inclusive tratar, la osteoporosis, a mejorar sus arterias y a prevenir múltiples padecimientos, entre ellos diversos tipos de cáncer.

BREVE HISTORIA.

La vitamina K fue descubierta en 1929 por un danés, el Dr. Hendrik Dam, en experimentos con animales. En 1935 el Dr. Dam propuso la existencia de un factor antihemorrágico soluble en grasa, al cual denominó vitamina K (del vocablo danés Koagulation). Otros investigadores, lograron aislarla de las plantas y en 1939 fue sintetizada por Doisy, Karrer y Fieser. 

La vitamina K es reciclada por nuestro organismo.

TRES TIPOS DE VITAMINA K.

Existen tres diferentes clases de vitamina K:

  1. La K1, llamada filoquinona o fitomenadiona, que es la vitamina K de origen vegetal.
  2. La K2, menaquinona que es sintetizada por las bacterias  intestinales, o producida en el cuerpo a partir de la ingesta de grandes cantidades de K1, también se encuentra en algunos alimentos fermentados como el natto. 

       3. La K3, menadiona , es la forma sintética, obtenida en laboratorios y tiene la particularidad de que puede generar toxicidad, a diferencia de la K1 y la K2.

LA VITAMINA K Y LA SALUD DE LOS HUESOS.

Hoy en día se sabe que esta vitamina es indispensable para prevenir la osteoporosis y las fracturas en personas de edad avanzada.

La vitamina K1 es importante para los huesos porque ayuda a que una proteína del hueso llamada osteocalcina adopte su forma activa, lo cual le permite adjuntarse al calcio y permitir así que este importante mineral se fije en los huesos. 

 

En un estudio con 72327 mujeres, con edades de 38 a 63 años se monitoreó la dieta y la incidencia de fracturas de cadera a lo largo de 10 años. Se observó una marcada correlación entre baja ingesta de vitamina K1 y un riesgo más alto de sufrir fractura de la cadera.

Este estudio identificó el consumo de lechuga, entre otros alimentos ricos en vitamina K, como una clave en la protección contra fracturas de cadera. Las mujeres que consumían lechuga (Romanita o “iceberg”) una o más veces al día presentaban un riesgo 45% menor de sufrir  fractura de cadera en comparación con aquellas que sólo la consumían una vez por semana o menos. Por otra parte, mencionemos que la vitamina K2 ha demostrado, en estudios de laboratorio, ser capaz de inhibir la destrucción del hueso mejorando la acción del osteoblasto (célula formadora de hueso).

En experimentos con animales, la K2 ha demostrado inhibir la pérdida de hueso en ratas a las cuales se les han extirpado los ovarios. 

La investigación sobre el papel de la vitamina K en los procesos de calcificación ha dado pasos de gigante en las últimas décadas, arrojando luz sobre procesos fisiológicos sorprendentes. hoy sabemos que la vitamina K2 contribuye de forma decisiva no sólo a la fijación del calcio en los huesos, sino también a evitar su depósito en tejidos blandos como las paredes de las arterias y los riñones. Es decir que esta vitamina mantiene al calcio donde debe estar: en los huesos y lejos de los tejidos blandos.

Los mecanismos bioquímicos de esta función de la vitamina K2 van siendo cada ves mejor entendidos: existen un conjunto de proteínas que son activadas por la vitamina K, y que participan, unas de ellas,  en la fijación del calcio en los huesos y otras inhibiendo los depósitos de dicho mineral en los tejidos blandos. El mismo mecanismo que contribuye a la calcificación de los huesos puede causar calcificación de las arterias y/o de otros tejidos ajenos a los huesos. ¿ Cómo impide este riesgo nuestro organismo? Mediante factores inhibidores de la fijación de calcio en los tejidos blandos. Cuando faltan dichos factores  puede fijarse el calcio en los tejidos blandos. ¿ Por qué pueden faltar dichos factores inhibidores? Cuando existe déficit de la vitamina K2, presente en abundancia en los tejidos por fuera del hígado,(en el hígado se concentra la K1).

 La investigación reciente ha descubierto que existe una correlación directa entre la deficiencia de K2 y el riesgo de muerte por patologías asociadas con la calcificación de tejidos blandos, como endurecimiento de la aorta, insuficiencia renal crónica , enfermedad cardiovascular crónica y cardiopatía diabética. Inclusive se ha propuesto usar la medición de los niveles de K2 como marcador temprano del riesgo de enfermedad cardiovascular. 

El caso mejor estudiado es de una proteína llamada la “MGP”, o proteína GLA de la matriz ósea. La vitamina K2 activa dicha proteína, convirtiéndola en una antagonista de la calcificación en los tejidos blandos. Como la vitamina K2 es la más abundante en los tejidos blandos, es la encargada de dicha labor. Niveles elevados en sangre de MGP inactiva se han asociado con mayor riesgo de mortalidad en  patologías asociadas con la calcificación de tejidos blandos. En ausencia de MGP activada en los vasos arteriales se produce una intensa y extensiva calcificación ( endurecimiento) de los mismos .

LA SALUD VASCULAR : LA K2 Y LA CALCIFICACIÓN ARTERIAL.

Se sabe que la vitamina K2 es un poderoso antioxidante, y que al ser liposoluble, viaja en la sangre asociada a las lipoproteínas (colesterol) pudiendo protegerlas de la oxidación.

La forma activa de la vitamina K, la <<K-hidroquinona>> es un potente barredor de radicales libres, que protege de la oxidación a los lípidos sanguíneos, y que tiene la ventaja de que se está reactivando constantemente. 

La investigación ha demostrado que es la vitamina K2 ,  no la K1, la encargada de proteger a los tejidos blandos del depósito de calcio. Esto se debe a que la K2 es la forma predominante de dicha vitamina por fuera del hígado. La K2, a diferencia de la K1 y la K3, ha demostrado ser capaz de reducir la calcificación arterial, tanto en estudios con animales como también en estudios con humanos. En algunos estudios con humanos se ha correlacionado una mayor ingesta de K2 con menor incidencia de colesterol elevado, mejores niveles de colesterol bueno, y disminución de la calcificación y formación de placas en las arterias, y por ende, menor incidencia de patologías cardiovasculares (1).

OTROS USOS POTENCIALES. 

K2 y diabetes.

Se sabe que  los pacientes diabéticos presentan un riesgo de calcificación arterial 400% más alto de lo normal, y se han detectado altos niveles de MGP no activada en la sangre de estos pacientes, lo cual sugiere que además de otros mecanismos, la deficiencia de K2 puede ser causante de patología cardiovascular entre los diabéticos.  

La vitamina k y el cáncer.

La vitamina K2, ha mostrado tener poder anticanceroso en experimentos en tubos de ensayo y en estudios con animales. Sin embargo, el mecanismo de acción no está claro y se requiere mayor investigación al respecto.

 También se ha notificado en fechas recientes que el déficit de vitamina K2 es frecuente en pacientes que presentan esclerosis (endurecimiento) de la vesícula biliar.

En una palabra, diversas vías de investigación recientes, señalan que la vitamina K2 , es necesaria para un buen metabolismo del calcio, y que un déficit de dicha vitamina puede no solo incrementar el riesgo de sufrir osteoporosis y fracturas en la edad avanzada, sino también generar depósitos de calcio en diversos órganos (arterias, riñones, vesícula biliar., etc.).

 FUENTES NUTRICIONALES

Con excepción del hígado, los alimentos más ricos en vitamina K1, son los vegetales verdes, como lechuga, espinacas, col de brúcelas, brócoli, nabos y el té verde, que aportan 100 mcg. o más por cada 100 gr. de alimento. También las algas marinas son ricas en vitamina K1, y los alimentos que contengan clorofila, como el alga  Spirulina. 

Como ya dijimos la fuente principal de la K2 es su síntesis por parte de nuestras bacterias intestinales, los estudios sobre la K2 ofrecen  un nuevo campo de investigación que viene a corroborar la suprema importancia que tiene para nuestra salud global el mantener en equilibrio a nuestras bacterias intestinales

REQUERIMIENTOS Y DEFICIENCIAS.

Los requerimientos diarios se miden en microgramos (milésimas de gramo), y son los siguientes:

 

 

LA DEFICIENCIA DE VITAMINA K Y LOS REQUERIMIENTOS DIARIOS.

Hasta hace poco se pensaba que la deficiencia de dicha vitamina era rara pues los requerimientos – al menos los hasta ahora considerados- son bajos ( ver cuadro), las bacterias intestinales pueden sintetizarla y nuestro cuerpo la recicla. 

Sin embargo,  la investigación reciente ha demostrado que la deficiencia de vitamina K2 es frecuente tanto en niños como en adultos. Y esto puede ser muy lógico: la fuente nutricional más importante de la K1 prácticamente ha desaparecido de nuestra mesa, a saber los vegetales verdes; y para el caso de la K2, sabemos que la alimentación moderna, el abuso en el consumo de antibióticos y el estrés , entre otros factores, han generado serios trastornos en nuestras bacterias intestinales,  encargadas de sintetizar la vitamina K2. 

  Un estudio reciente realizado con 110 participantes sanos,  encontró deficiencia de dicha vitamina en la sangre de la mayoría de los  participantes (2).

.

De acuerdo con otra investigación , realizada por el “Instituto de Investigación Sobre la Vitamina K y la Salud Cardiovascular”, de la Universidad de Maastrich, la ingesta de vitamina K actual es muy baja, y los escrutinios realizados apuntan sólidamente al hecho de que la gran mayoría de los adultos y niños sanos presentan deficiencia subclínica de vitamina K2. La dosis diaria recomendada ha sido calculada sobre los requerimientos de K1, señalan los investigadores de dicho instituto, sin tomar en cuenta las necesidades de la K2 (3).

Mencionemos también otro estudio publicado en 2009, basado en una revisión exhaustiva de la literatura científica publicada desde 1970 sobre la vitamina K y la salud humana. Los autores del estudio llegaron a la conclusión de que la  ingesta diaria recomendada para  dicha vitamina debe ser revisada a la alta para contribuir a proteger a la población contra la osteoporosis, la enfermedad cardiovascular, la formación de cálculos renales, y ciertos tipos de cáncer (4).

 USO DE ANTICOAGULANTES.

 La warfarina, fármaco anticoagulante, actúa inhibiendo la función de la K1 en el hígado, pero también impide la actividad de la K2 en los tejidos no hepáticos. Se sabe que la warfarina produce, a largo plazo,  calcificación de la aorta y las coronarias, de las carótidas, de las arterias femorales y de las válvulas cardiacas. El uso prolongado de warfarina también produce osteoporosis. 

OTROS FARMACOS:

Los antibióticos de amplio espectro y los salicilatos, pueden producir déficit de vitamina K. En el caso de los antibióticos esto se debe a su efecto destructor sobre las bacterias intestinales. Las cefalosporinas, por su parte, inhiben la activación hepática de dicha vitamina y su reciclamiento. El abuso de laxantes también puede generar déficit de vitamina K, así mismo, la quimioterapia y la mayoría de los fármacos contra la epilepsia pueden producir déficit de vitamina K. 

La ingesta de dosis elevadas de vitamina E (más de 600 UI), y de vitamina A, durante varios meses, pueden producir déficit de vitamina K. La vitamina E porque bloquea su acción, la vitamina A porque inhibe su absorción.

EFECTOS SECUNDARIOS

La vitamina K1, y la K2, son bien toleradas. En un estudio, por ejemplo, se administraron 90 mg. al día de vitamina K2, durante 24 semanas. Sólo unos pocos efectos secundarios fueron observados: en algunos pacientes se elevaron los valores de los exámenes de perfil hepático, lo cual volvió a la normalidad al retirar los suplementos. Resulta muy importante señalar que LA INGESTA DE SUPLEMENTOS DE VITAMINA  VITAMINA K NO TIENEN EFECTOS COAGULANTES. 

Por el contrario la vitamina K3 (su forma artificial) puede producir anemia  y elevación de la bilirrubina.

BIBLIOGRAFÍA.

1. Margueritta S. El Asmar,1 Joseph J. Naoum,2 and Elias J. Arbid2,, Vitamin K Dependent Proteins and the Role of Vitamin K2 in the Modulation of Vascular Calcification: A Review,  Oman Med J. 2014 May; 29(3): 172–177. 

2. Vitamin K status in healthy volunteers

E. TheuwissenE. J. Magdeleyns, L. A. J. L. M. BraamK. J. Teunissen,M. H. KnapenI. A. G. Binnekamp, M. J. H. van Summerenand   C. Vermeer,  Food Funct., 2014,5, 229-234. .

  1. Cranenburg ECM, Schurgers LJ, Vermeer C.,  Vitamin K: The coagulation vitamin that became omnipotent.,  Thrombosis and Haemostasis July 2007, Volume 98, Issue 1, Pages 120-125). 
  2. McCann JC1, Ames BN., Vitamin K, an example of triage theory: is micronutrient inadequacy linked to diseases of aging?,  Am J Clin Nutr. 2009 Oct;90(4):889-907. 

.

Conclusión

Vitamin K2 has promising potential to be used as treatment or prevention for the development of vascular calcification especially in at risk patient groups with high incidence of calcification or vitamin K deficiency. Through its peripheral distribution in low density lipoproteins, VK2 exercises its effect by activating various VKDPs including the soft-tissue calcification inhibitor MGP. Clinical trials looking into the effect of VK2 on vascular calcification and its beneficial cardiovascular effects will help elucidate its potential role as a therapeutic strategy.



Comprueban que los probióticos pueden ayudar a combatir el cáncer

Las bacterias de los productos fermentados fortalecen el sistema inmunológico y disminuyen la muerte celular

Los probióticos son bacterias benéficas que ayudan a digerir algunos alimentos y fortalecen nuestro sistema inmunológico. En los últimos años los probióticos han acumulado popularidad, pues se han demostrado algunos de sus sanos beneficios: podemos encontrarlos en los alimentos fermentados y en algunas bebidas tan comunes como el yogurt.

De entre las cualidades probadas de los probióticos, algunos científicos han descubierto que son alicientes para combatir el cáncer. Por su propiedad inmunológica y otros atributos, como el hecho de que pueden combatir el crecimiento de los procarcinógenos, los probióticos estimulan la mucosa secreción de INF-gamma, que revierte la programación genética que provoca la muerte celular.

En los tratamientos tradicionales contra el cáncer, las células benignas suelen ser afectadas simultáneamente cuando son atacadas las malignas, pero los probióticos no causan esta nociva secuela. Los probióticos no son considerados una cura para el cáncer sino un aliciente para combatirlo.

Afortunadamente los estudios abren cada vez más el conocimiento hacia el mundo de las bacterias; tras ser consideradas malignas por mucho tiempo, se está encontrando que, de hecho, estamos conformados por ellas: 90% de nuestro organismo está hecho de bacterias y microorganismos, más de 250 familias distintas.

Aquí puedes conocer algunos alimentos probióticos y porqué son benéficos para tu organismo.



¿La guanábana podría ser la clave para prevenir el cáncer?

Además de su sabor inigualable, la annona muricata cuenta con anonacina y acetogenina, compuestos conocidos como anticancerígenos.

La guanábana, también llamada annona muricata, es un fruto cuya cáscara verdosa envuelve una pulpa deliciosa. La podemos disfrutar como desayuno o postre, en paletas, jugos o dulces. 

Además de su sabor inigualable, la annona muricata cuenta con anonacina y acetogenina, compuestos conocidos como anticancerígenos. Razón por la cual, investigadores del Instituto Tecnológico de Tepic, en el estado de Nayarit (México), se han encargado de analizar la pulpa de la guanábaba para probar sus propiedades quimioterapéuticas. 

Anteriormente se habían hecho estudios acerca de las propiedades de esta fruta, sin embargo la mayoría se enfocaba en las hojas, las raíces, la semilla y la cáscara: ninguno en la pulpa. Hasta ahora, que la doctora Efigenia Montalvo, galardonada con el Premio Nacional en Ciencia y Tecnología de Alimentos, se dedicó a analizar la pulpa en su estado natural y congelada con el fin de observar si contienen esos compuestos anticancerígenos. 

Nos encontramos en la etapa de análisis de acetogeninas en pulpa hasta de un año en congelación, en yogurt y helado hecho con el fruto. Hemos probado tres métodos de extracción en dichos alimentos (sonicación, microondas y lixiviación). Las primeras conclusiones son que la congelación del fruto y el almacenamiento no afectan la presencia de acetogeninas. […] La investigación también busca darle valor agregado al fruto para que se desperdicie la menor cantidad posible. Nos centramos en los compuestos de acetogeninas porque en el país, el cáncer es una patología que va en aumento entre la población y las investigaciones científicas muestran que el compuesto de este fruto puede encapsular los tumores, pero depende de la concentración en que se consuma.

Por el momento, la investigación pasará a la segunda etapa, donde se aislará y purificará la acetogenina del fruto para ser tratada en ultrasonido. El objetivo es identificar la estructura del compuesto, y así conocer los efectos químicos sobre una célula cancerígena. Este proceso podría reforzar la producción de alimentos derivados de la guanábana, como el helado, yogurt, jugo o puré.



Los insospechados beneficios de la naranja (y en particular del jugo de naranja)

El etnólogo Andrés Sierra hace un discernimiento detallado de las increíbles propiedades de la naranja.

 ¡México es  el consumidor número uno de refrescos en el mundo!

Consumimos –y hablo en plural porque a veces tomo alguno;  ¿usted también, querido lector? ¿qué tanto?– 163 litros per cápita, por año,  en promedio. Lo cual arroja la espeluznante cifra de 17930 millones de litros por año.

El consumo de refrescos y bebidas azucaradas contribuye significativamente a la epidemia de  sobrepeso y obesidad en México, a la de diabetes y a la de infartos. Su ingesta representa, en promedio, una cuarta parte del total de las calorías de la dieta de los mexicanos, lo cual, dicho sea de paso, nos habla de que vivimos una situación de desnutrición generalizada: dichas bebidas no solo no nutren, sino que desplazan a los verdaderos alimentos. ¡Obesos pero desnutridos!

Los gastos generados solo por la obesidad en México absorberán, en 5 años, 170 mil millones de pesos: el equivalente al total del presupuesto actual de la Secretaría de Salud. El 30% de nuestros niños – la fuerza laboral del mañana- sufre hoy de sobrepeso u obesidad: ¿ Qué futuro nos espera?

De acuerdo con la OMS y la FAO (Fomento del consumo mundial de frutas y verduras, 2004): “Un consumo suficiente de frutas y verduras podría salvar hasta 1,7 millones de vidas cada año. La ingesta insuficiente de frutas y verduras es uno de los diez factores principales de riesgo de mortalidad a escala mundial. Se calcula que la ingesta insuficiente de frutas y verduras causa en todo el mundo aproximadamente un 19% de los cánceres gastrointestinales, un 31% de las cardiopatías isquémicas y un 11% de los accidentes vasculares cerebrales”.

Sin embargo, las recomendaciones mundiales (OCDE, Naciones Unidas) para que los gobiernos acoten de inmediato y severamente el consumo abusivo de todo tipo de bebidas azucaradas es mediante la aplicación de impuestos, la regulación de su venta en las escuelas, la normatividad en la publicidad, etc. Pero no han tenido eco en México.

Ahora, ¿alguna ves has visto un comercial sobre las virtudes del jugo de  naranja o de zanahoria?

Es evidente que el cambio debe originarse en los hogares, en las elecciones de cada individuo. Claro, siempre tomando en cuenta las condiciones socioeconómicas de la población. México produce frutas y verduras todo el año; podemos fácilmente optar por el consumo de jugos y/o de aguas de sabor (sin azúcar) como una medida práctica para transformar esta situación. En esta ocasión quiero compartir con mis lectores algo de información sobre la naranja, fruta que nos deleita con uno de los jugos más sabrosos, versátiles y saludables que podemos encontrar.

UN POCO DE HISTORIA

Al parecer esta fruta es originaria de la India y el sureste de China. Existen las variedades amargas (Citrus aurantium) y la dulces (Citrus cinensis).

ED109281-Oranges-Opener-041-340x453La palabra “naranja” viene del sánscrito “narang”, idioma que a su vez la tomó de otras lenguas. El nombre y la fruta viajaron poco a poco hacia Occidente: del sánscrito “narang” pasó al persa “narensh”, luego al árabe “naranj”  para el árbol, y “naranjah”, para el fruto, y desde ahí al español: naranjo y naranja. Durante la edad Media, en Europa solo se conocía la naranja amarga, hubo que esperar hasta el  hasta el siglo XV para que los portugueses introdujeran las variedades dulces traídas de la India. Durante los siglos XV y XVI, los navegantes españoles, portugueses, árabes y holandeses plantaron naranjos a lo largo de las rutas comerciales para prevenir el escorbuto (enfermedad asociada con deficiencia de vitamina C, que segó a miles de vidas entre las tripulaciones de marinos de aquellos tiempos), contribuyendo así a la difusión mundial de la naranja. En su segundo viaje a América, Colón llevó semillas de naranja y de limón al Caribe. El conquistador Juan Ponce de León las introdujo en la Florida en 1513.

En la actualidad son muy numerosas las variedades de naranja que se cultivan a lo largo y ancho del mundo. Los principales productores son Brasil, Estados Unidos, India, China y México, en ese orden.

La producción mundial de naranjas se aproxima a los 70 millones de toneladas anuales, sólo superada por la producción de uva, cuya mayor parte se destina a la producción de vino. La naranja es, pues, la fruta más consumida en el mundo, seguida por los plátanos (sólo los que se consumen crudos).

.

.

CONTENIDO NUTRICIONAL ( 100 G.)

CARBOHIDRATOS 11.57 G.
Azúcares 9.35 g.
Fibra 2.4 g.
GRASAS 0.12 G.
PROTEÍNAS 0.94 G.
AGUA 86.75 G.
FLAVONIODES 5-10 MG/ 100 ML.

.

VITAMINAS

Vitamina A 11 μg (1%)
 • β-caroteno 71 μg (1%)
Tiamina (Vit. B1) 0.087 mg (7%)
Riboflavina (Vit. B2) 0.040 mg (3%)
Niacina (Vit. B3) 0.282 mg (2%)
Ácido pantoténico (B5) 0.250 mg (5%)
Vitamina B6 0.060 mg (5%)
Ácido fólico (Vit. B9) 30 μg (8%)
Vitamina B12 0 μg (0%)
Vitamina C 53.2 mg (89%)
Vitamina D 0 μg (0%)
Vitamina E 0.18 mg (1%)
Vitamina K 0 μg (0%)

.

MINERALES

Calcio 40 mg (4%)
Hierro 0.10 mg (1%)
Magnesio 10 mg (3%)
Manganeso 0.025 mg (1%)
Fósforo 14 mg (2%)
Potasio 181 mg (4%)
Sodio 0 mg (0%)
Zinc 0.67 mg (7%)

.

( % respecto de la  cantidad diaria recomendada. Tabla según datos de la Secretaría de  Agricultura de Estados Unidos.)

.

DSC_0023

LAS VIRTUDES TERAPÉUTICAS DE LA NARANJA A LA LUZ DE LA CIENCIA MODERNA

La naranja pertenece a la familia de los cítricos, grupo de frutas que ha despertado un gran interés por parte de la ciencia moderna debido a su riqueza en flavonoides. En la actualidad, el así llamado “síndrome metabólico” constituye el núcleo principal de las patologías propias de los países del primer mundo y de los países en desarrollo. Este síndrome incluye el sobrepeso y la obesidad, la diabetes, las enfermedades cardiovasculares, algunos tipos de cáncer, el hígado graso y ciertas patologías del aparato reproductor femenino.

El síndrome metabólico está asociado principalmente con malos hábitos alimenticios: alto consumo de carbohidratos densos (azúcar refinado, harinas blancas, glucosa de maíz, y otros), bajo consumo de frutas y verduras y consumo elevado de grasas de mala calidad (sobretodo grasas trans): margarina, aceites comerciales de cocina, grasas hidrogenadas presentes en todas los productos chatarra y en muchos alimentos industrializados. La vida sedentaria y el estrés son también factores que han contribuido a la masificación del síndrome metabólico.

Hoy sabemos que dos de los principales mecanismos patológicos involucrados en el síndrome metabólico son la inflamación silenciosa crónica y el incremento del estrés oxidativo. Se trata de procesos que cursan sin producir grandes síntomas, pero de manera  persistente e insidiosa, de suerte que, a mediano o largo plazo, son suficientes para contribuir de manera decisiva al desarrollo de enfermedades crónico degenerativas.

Diversas investigaciones han demostrado que el consumo de jugo de naranja puede contribuir a combatir la inflamación silenciosa y el estrés oxidativo producido por la mala alimentación moderna, ayudándonos a prevenir patologías asociadas con estos procesos. Vale la pena, a título de ejemplo, reseñar los trabajos realizados por un grupo de investigadores del Departamento de Endocrinología de la  Universidad de Búfalo en Nueva York, que han demostrado sin lugar a dudas “ el poderoso efecto protector” del jugo de naranja.

En un estudio preliminar, los investigadores compararon los efectos producidos en el organismo por el consumo de 75 g de glucosa, o de una cantidad de jugo de naranja que aporta 75 g de azúcares (sucrosa, glucosa y fructosa), equivalentes a 300 calorías en ambos casos. A pesar de representar la misma ingesta calórica, el efecto fisiológico fue muy distinto: mientras que la glucosa generaba un incremento agudo en el estrés oxidativo y en la respuesta inflamatoria en el organismo,  el jugo de naranja no. Paralelamente, los autores demostraron en tubos de ensayo que dos flavonoides presentes en el jugo de naranja (a saber: la esperidina y la naringenina) lograban disminuir en un 50% el estrés oxidativo a nivel celular, lo cual no se obtenía con vitamina C, que según vimos también está presente en cantidades importantes en el jugo de naranja.

En otro estudio, estos investigadores demostraron que la ingesta de una comida rápida, rica en grasas y carbohidratos, generaba un efecto deletéreo semejante a la ingesta de glucosa. Hoy sabemos, comentan dichos autores, que el consumo regular de alimentos rápidos, ricos en grasas y carbohidratos, tienen potencial aterogénico (contribuyen a formar las placas que obstruyen las arterias), alteran la función de las células que revisten los vasos sanguíneos, producen vasoconstricción y promueven la formación de coágulos sanguíneos;  además, generan una cascada de sustancias y procesos proinflamatrios y oxidativos.

Continuando con su investigación, decidieron averiguar si el jugo de naranja también era capaz de inhibir el efecto deletéreo de una comida rápida alta en grasa y carbohidratos. Para esto, los científicos proporcionaron a un grupo de 30  individuos sanos una comida rápida alta en grasas y alta en carbohidratos (muffins de huevo y de salchicha y papas horneadas: en total 900 calorías) y después los dividieron en tres grupos de 10 personas cada uno, que,  después del alimento, consumieron una bebida: agua o jugo de naranja (3 tazas) o glucosa,  respectivamente, (equivalentes a 300 calorías , las dos últimas). Se tomaron muestras de sangre antes de la comida y  1, 3 y 5 horas después de ingeridos los alimentos y bebidas. Los autores evaluaron diversos parámetros celulares, moleculares y genéticos que permiten medir la respuesta inflamatoria y el estrés oxidativo en nuestro organismo. Todos los parámetros se elevaron considerablemente en los grupos que consumieron glucosa o agua , pero no ocurrió así en el grupo que consumió jugo de naranja.

Uno de los diversos mecanismos estudiados por estos autores puede servir de ejemplo hacia la importancia de sus hallazgos. La ingesta de una comida rica en grasas activa un mecanismo genético conocido como TLR4, que se ha demostrado que juega un papel importante en la activación genética de mecanismos inflamatorios útiles para nuestro sistema inmunológico, pero cuya activación excesiva juega un papel fundamental en la formación de las placas que obstruyen las arterias, en el desarrollo de la obesidad ligada a la dieta y  en el origen de la resistencia celular a la insulina; uno de los disturbios básicos del síndrome metabólico. AL SER CONSUMIDO JUNTO CON DICHA COMIDA, EL JUGO DE NARANJA TIENE LA CAPACIDAD DE INHIBIR TODOS ESTOS EFECTOS.

En los comentarios de este artículo, los autores señalan varias cosas que vale la pena destacar:

1)     Por primera vez, hasta donde ellos alcanzan a saber, se demuestra científicamente que el jugo de naranja puede inhibir los procesos inflamatorios y el estrés oxidativo desencadenados por la ingesta de una comida chatarra rica en grasa y en carbohidratos, acompañada de agua o de bebidas azucaradas. Asimismo, se demostró que el jugo de naranja pudo inhibir también los mecanismos inflamatorios genéticamente mediados que se asocian con la ingesta de una dieta rica en grasas; mecanismos relacionados con el origen de la ateroesclerosis, la resistencia a la insulina y la obesidad ligada a la dieta, según vimos.

2)     Los datos ofrecidos en su artículo, comentan nuestros autores, enfatizan que la ingesta de una comida rica en grasa y carbohidratos acompañada de glucosa, “es profunda y rápidamente proinflamatoria”; proceso que ocurre a nivel celular y molecular e involucra mecanismos genéticos.

3)      En la actualidad es común que estos efectos deletéreos se hagan permanentes en gracia a la masificación de una dieta rica en grasas y carbohidratos.

4)      Los autores del estudio han demostrado que el jugo de naranja permite inhibir francamente estos efectos perniciosos de la dieta típica moderna, por lo cual puede contribuir a prevenir enfermedades crónico-degenerativas masificadas hoy en día, como la resistencia a la insulina, el sobrepeso y la obesidad, la diabetes, los infartos y otros males cardiovasculares. El jugo de naranja puede ayudar a prevenir la formación de las placas que obstruyen las arterias.

5)     Los autores hablan del “POTENTE EFECTO DEL JUGO DE NARANJA” y se declaran sorprendidos de que la ingesta del jugo de naranja logre regular los niveles de glucosa después de la mencionada comida chatarra.

Por último, los autores amplifican los resultados observados –siempre guardando la conservadora formalidad cientificista-  al señalar que:  “deben existir productos alimenticios no inflamatorios y protectores contra los efectos proinflamatorios de otros alimentos”. ¡Por supuesto, alimentos que durante millones de años sostuvieron la salud de las poblaciones que seguían dietas tradicionales¡. Hoy redescubrimos sus cualidades terapéuticas, no meramente nutricionales,  de la mano de la ciencia. Qué bueno, pero no hay que olvidar que  los saberes médicos tradicionales han insistido milenariamente al respecto.

 article-0-071A1B1C000005DC-861_468x479

EL JUGO DE NARANJA Y LA SALUD CARDIOVASCULAR

Mencionemos otro trabajo reciente, realizado por un equipo de investigadores del Departamento de Ciencias Humanas de la Universidad de Texas.

Este estudio observó los efectos del consumo diario, durante 90 días seguidos, de 600 ml de jugo de naranja recién exprimido en un grupo de 24 personas que presentaban niveles elevados de colesterol y de triglicéridos. Los investigadores controlaron la presión arterial, las grasas sanguíneas, las hormonas metabólicas, la oxidación de las grasas en sangre y diversos  marcadores inflamatorios. Durante esos 90 días los participantes en el estudio no introdujeron ninguna modificación en sus dietas salvo la ingesta del jugo de naranja. Los resultados obtenidos mostraron que la ingesta de jugo de naranja no generaba cambios en la presión arterial, ni en los niveles de grasas sanguíneas, ni en los perfiles de grasa corporal, ni en las hormonas metabólicas, ni en los marcadores de la inflamación. Sin embargo, los autores encontraron un incremento significativo de  los niveles totales de actividad antioxidante en la sangre de los paciente y una disminución significativa en la oxidación de las grasas sanguíneas. Todo esto los llevó a señalar en sus conclusiones que beber jugo de naranja puede tener un efecto cardioprotector. Y es que, déjeme recordarle, estimado lector(a), que si  no es aconsejable tener elevados el colesterol y/o los triglicéridos, lo que en verdad resulta mortífero es su oxidación.

Para el lector que quiera profundizar en esta área, resulta recomendable revisar la bibliografía resumida que ofrece el “Departamento de Cítricos de Florida”. Paso a resumir algunas de las publicaciones ahí reseñadas:

1) PUBLICACIÓN: Nutrition Research 2010;30(10):689-94.

DÓSIS: consumo de 250 ml de jugo de naranja al día durante 60 días.

OBJETIVO: efectos sobre los niveles de colesterol en personas con el colesterol en niveles normales y personas con niveles elevados de colesterol.

RESULTADOS: en las personas con colesterol alto que consumieron jugo de naranja se observó una disminución de 12% en el colesterol de baja densidad (el que agrede a las arterias).

 

2) PUBLICACIÓN: Maturitas 2010;67(4):342-7.

DÓSIS: consumo de 2 tazas de jugo de naranja al día por 90 días, en combinación con un programa de ejercicio aeróbico.

OJETIVO: observar los efectos sobre los niveles de colesterol, en mujeres con sobrepeso de edad mediana.

RESULTADOS: las mujeres que tomaban jugo de naranja tuvieron un descenso del 15% mayor de su colesterol de baja densidad y un incremento del 18% mayor en su colesterol de alta densidad (que protege a las arterias), en comparación con las mujeres que no tomaban el jugo de naranja.

 

3) PUBLICACIÓN: Journal of Nutrition 2008;138(7):1274-81.

OBJETIVO: estudiar in vitro los mecanismos de acción de los jugos cítricos vs los niveles altos de colesterol.

RESULTADO: los flavonoides hesperidina y nobiletina, presentes en el jugo de naranja , demostraron ser capaces de disminuir los niveles elevados de colesterol en sangre.

4)  PUBLICACIÓN: The American Journal of Clinical Nutrition 2000;72(5):1095-1100.

DÓSIS: 3 tazas al día de jugo de naranja, durante 4 semanas.

OBJETIVO: observar los efectos en 25 individuos sanos con niveles de colesterol total elevado de la asociación entre el consumo de jugo de naranja y una dieta coadyuvante para combatir los niveles altos de colesterol.

RESULTADOS: se observó un incremento del 21% en los niveles del colesterol protector de las arterias (el de alta densidad) y una disminución  del 16% en la proporción entre colesterol de baja/ colesterol de alta densidad.

 

5) PUBLICACIÓN: The American Journal of Clinical Nutrition, 2011, 93(1):73-78.

DOSIS: 2 tazas de jugo de naranja natural diariamente durante 2 meses.

OBJETIVO: observar los efectos sobre la presión arterial en  varones saludables con leve sobrepeso.

RESULTADOS: reducción notoria de presión diastólica, mejoría de la vasodilatación en los microcapilares y disminución de los niveles de ácido  úrico. La elevación del ácido úrico se puede considerar un signo de incremento del  estrés oxidativo y se ha asociado con mayor riesgo de enfermedad cardiovascular. Los autores atribuyeron la disminución del ácido úrico al aporte de vitamina C por el consumo de jugo de naranja.

 

6) PUBLICACIÓN: The American Journal of Clinical Nutrition, 2003; 78(3): 454-60.

DÓSIS: 500 ML al día de jugo de naranja, por 14 días; 6 hombres y 6 mujeres.

OBJETIVO: observar los niveles de vitamina C en sangre y los efectos benéficos asociados.

RESULTADOS: mientras consumieron el jugo de naranja los niveles de vitamina C en sangre se mantuvieron elevados, los niveles de ácido úrico disminuyeron y el estrés oxidativo disminuyó.

 

Comentario:

La investigación científica actual pone en evidencia la importancia de una alimentación natural para el cuidado de nuestra salud. Antes que el recurso farmacológico, a todas luces muy limitado, debemos poner en práctica una mejora de los hábitos de alimentación y de vida, mismos que constituyen la base natural de nuestra vida y de nuestra salud.

¿Qué más podemos decir? ¡Ah … sí! Recuerde: si nos pasamos de grasa, en lugar de una drogacola, un juguito de naranja.

 

 BILIOGRAFÍA.

-American Journal of Clinical Nutrition, 03/210/; 91(4):940-9. “Orange juice neutralizes the proinflammatory effect of a high-fat, high-carbohydrate meal and prevents endotoxin increase and Toll-like receptor expression”. Husam Ghanim, Chang Ling Sia, Manish Upadhyay, Mannish Upadhyay, Kelly Korzeniewski, Prabhakar Viswanathan, Sanaa Abuaysheh, Priya.

 – J Med Food, 2014, Jan 29.

Drinking Orange Juice Increases Total Antioxidant Status and Decreases Lipid Peroxidation in Adults

Foroudi S1, Potter AS, Stamatikos A, Patil BS, Deyhim F.

———————–

Andrés Sierra es licenciado en Etnología. En 1983, por necesidades de cuidado de su propia salud, se acercó a las Medicinas Alternas. Desde entonces se ha dedicado al estudio, la práctica y la enseñanza de la Medicina Natural, con especial énfasis en el uso curativo de los alimentos. Ha participado en numerosos programas de radio, y ha impartido múltiples cursos y diplomados en la materia. Actualmente funge como subdirector académico de la Licenciatura en Medicinas Alternativas y Complementarias, impartida en la Escuela de Estudios Superiores en Medicinas Alternativas y Complementarias MASHACH en la ciudad de Puebla, y dirige el Centro Naturista “Naturalmar” en esa misma ciudad.

 

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca