¿Qué medidas ha tomado la Ciudad de México para mejorar la calidad del aire?

2012 trajo una enorme noticia para una de las ciudades más grandes del mundo: se registraron 248 días con un nivel de calidad de aire considerado bueno. ¿Qué medidas han tomado en los últimos 25 años para lograr esto?

thumb

2012 trajo una enorme noticia para una de las ciudades más grandes del mundo: El gobierno del Distrito Federal registró 248 días con una calidad de aire considerada buena. “La ciudad, sin duda, ha dejado de ser el patito feo de la comunidad internacional”, dijo el antiguo Jefe de Gobierno, en su último informe, en diciembre, antes de ceder el puesto a Miguel Mancera.

Esto es resultado de programas a largo plazo: corredores de autobuses de cero emisiones como el Metrobús, que motivan a los conductores a dejar el coche en casa; Ecobici, un programa de préstamos de bicicletas que se volvió tan popular que hubo una lista de espera de 6 semanas; “Hoy No Circula”, un programa que restringe el uso de los coches un día entre semana, dependiendo de su número de placas.

chapultepec1

Es un gran cambio desde hace ya varias décadas, cuando los problemas de la ciudad se veían insuperables, producto de una geografía nada favorable y mala planeación urbana, pues la capital se encuentra a una altura muy alta en un valle que atrapa la contaminación.

El gobierno federal comenzó a tomar acciones para remediar la situación en los 80’s. Comenzó a registrar la calidad del aire con los grados IMECA (Índice Metropolitano de la Calidad del Aire). Los primeros resultados fueron aterradores, pues sólo obtuvo niveles buenos y que no representan riesgos a la salud 8 veces en 1992.

Hoy, por el contrario, han aumentado enormemente los días con buena calidad de aire: 181 días en 2008, 211 días en 2011 y 248 en 2012. Además desde mayo de 2003 no se han registrado días con índices mayores a 200 (en una escala de 500), una medida que representa que el gobierno debía cerrar las escuelas y la industria.

Hoy en día, la verificación de los automóviles también se ha vuelto más exigente y ya no es tan fácil de manipular.

Todo esto es resultado de una planeación a largo plazo, pues son programas que el Partido de la Revolución Democrática ha instaurado desde que ganó el poder en 1997, el primer año en que se realizaron elecciones (antes, el DF era gobernado por un regente que el presidente designaba).

Ahora, los nuevos retos son medir las partículas más pequeñas. “La calidad del aire ha mejorado en términos de ciertos contaminantes, pero el servicio de monitoreo que tenemos en la Ciudad de México no mide contaminantes menores a 2.5’’ (partículas que miden menos de 2.5 micrómetros de diámetro)”, dijo Gabriel Niño, coordinado en el Centro de Medio Ambiente.

Además, los subsidios del gobierno mantienen los precios de la gasolina menores que en otros países, lo que beneficia a los ricos y desmotiva a los conductores a dejar el volante, afirma Guillermo Velasco Rodríguez, coordinador de Proyectos en el Centro Mario Molina.

Aun así, ha habido enormes progresos en los últimos 25 años. “Es como correr un maratón”, dice Velasco, “Vamos a la mitad del camino”.

[GreenBlogsNYT]

 

 



¿Por qué es tan necesario que la agricultura y los bosques se unan a favor de la conservación?

Aunque suelen percibirse como enemigos, existen formas de coexistencia sustentable enre el cultivo del campo, el bosque y la ganadería.

La agricultura, sobretodo a gran escala, se ha convertido en una amenaza de la biodiversidad. La expansión desmedida e irresponsable de las áreas de cultivo ha provocado la pérdida de miles de hectáreas de bosques y atentado contra la diversidad biológica que se concentra abundantemente en estos territorios. Según cifras de la FAO, alrededor de 4,400 millones de hectáreas en el mundo son destinadas al cultivo y esta superficie constantemente gana terreno a los ecosistemas originales.

Sin embargo, la agricultura es la base alimentaria del mundo desde épocas inmemorables. En el caso, por ejemplo, de México, el cultivo de la tierra tiene, y ha tenido, un rol crucial en el sustento, estilo de vida y cosmovisión de sus habitantes.

Debido a que ambos, agricultura y bosques, son esenciales para el futuro de las poblaciones del planeta, su alianza a favor de una coexistencia sostenible se presenta como algo imprescindible.

La problemática

Al igual que en otros lugares, en México ocurre un frecuente cambio de uso de suelo, de bosque a campo de cultivo, por la falta de incentivos en torno al aprovechamiento de recursos forestales frente al cultivo de, por ejemplo, aguacate o palma africana. Esto se debe en buena medida a que las comunidades, que por cierto poseen buena parte de las tierras boscosas, no encuentran en el bosque una fuente de ingresos, misma que si hallan en el campo.

Lo anterior tiene que ver con políticas que desincentivan la rentabilidad sustentable de los bosques. Por ejemplo, en México existen los pagos por servicios ambientales (PSA) que se otorgan a los dueños de las tierras ejidales, y que se tornan en una especie de compensación “pasiva” que no estimula a las comunidades a emprender como una empresa forestal comunitaria económicamente rentable, ni mucho menos a conservar su ecosistema con una correcta gestión del bosque y sus recursos. Esto en muchas ocasiones incentiva más bien la conversión de bosques en tierras agrícolas o la concesión a otros mecanismos de aprovechamiento, no sustentable, como lo son la minería o el desarrollo urbano.

Soluciones

A raíz de estas problemáticas han surgido planteamientos, desde la filosofía del manejo forestal comunitario, como el de practicar la agroforestería comunitaria –una especie de agricultura climáticamente inteligente– para impulsar la variabilidad de la diversidad biológica dentro de los bosques.

Como bien señala el Consejo Civil para la Silvicultura Sostenible, se ha comprobado que la agroforestería o agrosilvicultura es un sistema efectivo en el manejo sostenible de los suelos forestales. Básicamente se trata de conjugar, bajo un mismo terreno, dos, o incluso tres, de los actores en disputa: agrocultivo, bosque y ganado. En México esta técnica de cultivo inteligente, y otras más como la agricultura orgánica y la silvicultura comunitaria, han demostrado sus incontables beneficios, tanto para las economías locales como para la mitigación del cambio climático.

La importancia de sustituir las prácticas agrícolas contaminantes, por otras más sustentables, adquirió mayor fuerza en el país a propósito de la última convención sobre Diversidad Biológica, la COP13.

 

En México, la agricultura y el bosque podrían aliarse a favor de la conservación

En México, históricamente se ha incentivado, por medio de subsidios y alicientes, la agricultura y la ganadería a costa de la superficie forestal. Lo anterior se traduce en uno de los principales motores de deforestación, en buena medida por falta de políticas y regulaciones que eviten que se termine subsidiando el derribo de los bosques para producir carne, aguacates o aceite de palma.

Con los acuerdos emitidos en esta cumbre realizada en Cancun, México concretó dos importantes convenios que podrían, en caso de aplicarse correctamente, facilitar la relación entre agricultura y bosques en el país de manera sostenible:

Por un lado se encuentra el acuerdo de colaboración entre SAGARPA y SEMARNAT, que enuncia una nueva etapa en la coordinación de sus sectores correspondientes. Se trata de una alianza para promover estrategias conjuntas y evitar que más zonas forestales sean convertidas en agropecuarias o ganaderas. Aunque todavía no se especifican los métodos para lograrlo, se ha acentuado principalmente la prohibición de proyectos que intenten trasmutar tierras forestales en agrícolas, como ha sido el caso del cultivo del aguacate, que es responsable de la pérdida de millones de hectáreas forestales en México. Mediante este acuerdo, básicamente se prevé una compatibilidad entre desarrollo económico, sustentabilidad alimentaria y preservación del medioambiente, tres conceptos que remiten a la silvicultura y agroforestería y que, esperemos, se encuentre dentro de las metas a impulsar.

Por otro lado, durante la COP13 se acordó un convenio entre SAGARPA y CONAFOR, que versa sobre la posibilidad de mitigación de cambio climático en áreas rurales, por medio del buen manejo de incentivos agropecuarios y forestales, –ya que éstos no se encuentran en equilibrio–, los sistemas agroforestales y la inclusión de políticas y programas para el desarrollo de actividades sustentables en el campo.

Son más de 8 mil comunidades forestales las que habitan en México. Personas con conocimientos de campo, preparadas y dispuestas a aprovechar sus recursos de una manera rentable y sustentable. La solución al cambio climático bien podría estar en manos de estas comunidades que ya comienzan a practicar la agricultura y manejo forestal inteligentes a favor de la conservación, solo hay que garantizarles la oportunidad.



¿Las ciudades como refugios sustentables? conoce UN-Habitat

A partir de los objetivos del milenio fijados por las Naciones Unidas, las ciudades son consideradas como refugios que deben proporcionar seguridad a sus habitantes, Un-habitat es la agencia encargada de que las urbes se conviertan en esto conjugando multifactores enfocados en la sustentabilidad. Resulta evidente la importancia del lenguaje para explicar y configurar la […]

A partir de los objetivos del milenio fijados por las Naciones Unidas, las ciudades son consideradas como refugios que deben proporcionar seguridad a sus habitantes, Un-habitat es la agencia encargada de que las urbes se conviertan en esto conjugando multifactores enfocados en la sustentabilidad.

Resulta evidente la importancia del lenguaje para explicar y configurar la realidad pues su correcta aplicación puede contribuir, entre otras cosas, a ubicar los desafíos. En este contexto la Organización de las Naciones Unidas ha enfatizado en la importancia del desarrollo de las ciudades desde el adjetivo de “refugios”. Estos se definen, según la Real Academia de la Lengua Española, como sitios de asilo, acogida o amparo, es decir, es ahí donde encontramos seguridad para desarrollarnos –una especie de cálido hogar común para llevar nuestras decisiones y vivir felizmente.

Está comprobado que la felicidad a largo plazo, entendida como satisfacción de vida, está estrechamente relacionada con la seguridad social, ecológica y económica que sentimos en nuestros contextos. A partir de esta idea, la ONU ha creado Un-habitat, una agencia encargada de generar los acuerdos necesarios para promover ciudades-refugio, basadas en la sustentabilidad.

Hoy más de la mitad de la población vive en las ciudades, y por lo menos la mitad de los habitantes de las urbes en los países en desarrollo carecen de los servicios básicos como agua y drenaje. Resulta urgente, por lo tanto, que las ciudades sean consideradas como motores de evolución social, para lo cual es fundamental que se regeneren los barrios y zonas castigadas de toda ciudad.

La inclusión y la sustentabilidad son los principales objetivos de esta agencia, y únicamente un entorno que garantice la equidad en el acceso a los beneficios, podría considerarse como un refugio. De acuerdo a esta misión, en 2001 la ONU publicó la declaración sobre las ciudades y otros asentamientos humanos, que incluye una serie de objetivos orientados a honrar el propósito original de las ciudades: unirse y cerrar filas alrededor de un objetivo específico, compartir los beneficios de unificarse en un mismo espacio físico.



Estas son las 20 mejores ciudades del mundo para andar en bici

En la lista aparecen tres ciudades holandesas y tres francesas.

Los beneficios individuales y colectivos de usar la bici como transporte en las ciudades son muchísimos. En el plano del individuo está comprobado que acrecienta la felicidad y mejora el sistema cardiovascular entre otros atributos; en el colectivo la disminución del tráfico, la contaminación y hasta el crecimiento de la economía local.

Aunque no al paso que debieran, cada vez más ciudades adecuan su infraestructura para privilegiar el uso de la bicicleta por sobre el automóvil. El ranking 2015 sobre las mejores ciudades del mundo para usar la bicicleta  realizado por Copenhagenize Design Company (y elaborado desde hace 4 años) ha dado algunas sorpresas, incluyendo por primera vez a una ciudad de Estados Unidos.

Este índice mide 13 indicadores como infraestructura traducida en carriles o aparcabicis, la cantidad de personas usando este medio; las políticas públicas en torno a esta práctica e incluso factores como el clima.

No por ser este índice elaborado es esta ciudad, Copenhague encabeza la lista, casi el 50% de su población usa la bici y es considerada una ciudad que está haciendo una revolución verde. Llama la atención la presencia de 3 ciudades holandesas, tres francesas, y una latinoamericana, con la presencia de Buenos Aires.

Aquí la lista:

1.Copenhague, Dinamarca.

2.Amsterdam, Holanda.

3.Utrecht, Holanda.

4.Estrasburgo, Francia.

5.Eindhoven, Holanda.

6.Malmö, Suecia.

7.Nantes, Francia.

8.Burdeos, Francia.

9.Amberes, Bélgica.

10.Sevilla, España.

11.Barcelona, Cataluña.

12.Berlín, Alemania.

13.Lubliana, Eslovenia.

14.Buenos Aires, Argentina.

15.Dublín, Irlanda.

16.Viena, Austria.

17.París, Francia.

18.Minneapolis, Estados Unidos.

19.Hamburgo, Alemania.

20.Montreal, Canadá.

 

3047349-inline-i-2-00indexgraphics02

 

Aquí puedes ver el índice completo y los motivos por los que fueron elegidas.



¿Por qué se dice que Copenhague está haciendo una revolución verde?

Las modificaciones en los hábitos, sobre todo de sus habitantes, son impresionantes.

 

“El cambio empezó en los años setenta, cuando, durante la crisis del petróleo de 1973, sus ciudadanos exigieron a sus representantes que apoyasen una nueva forma de transporte urbano: la bicicleta.”

Dinamarca siempre ha sido un país de resistencia. Un interesante artículo de El País narra cómo hicieron una importante fuerza contra el holocausto y consiguieron salvar a la mayoría de sus judíos. Ahí se gesta una especie de consciencia colectiva que avanza incluso antes que la política (acaso sucede así también en todo el mundo).

Su capital, Copenhague, conocida en todo el mundo como un centro de revolución verde está llevando la delantera y el país entero está comprobando cómo la tendencia ecoamigable puede ser bueno para la economía. Esta ciudad ha sido nombrada por Monocle como la ciudad más habitable del planeta, capital verde europea en 2014 y designada por una investigación de The Economist Inteligence Unit como la capital más sostenible de Europa.

Te presentamos algunos puntos que explican el por qué esta ciudad está encabezando una revolución verde: 

  • Desde 1990 han reducido las emisiones un 40% y desde 1980 el PIB de Dinamarca ha subido un 80% con un consumo energético que se ha mantenido al mismo nivel.
  • Se ha convertido en la exportación de un modelo de crecimiento ecológico.
  • Solo en 2014, 2.600 delegaciones de todo el mundo visitaron State of Green, el organismo mitad público mitad privado encargado de promover las soluciones verdes.
  • Casi el 50% de los ciudadanos se mueven en bici.
  • Las personas se han ido desplazando al centro de la ciudad en el que habitan unas 700.000 personas, y la bicicleta ya se usa en el 63% de los desplazamientos.
  • El 90% de los padres llevan a sus hijos al colegio en bicicleta o caminando. 
  • Actualmente, el 33% de la energía se produce por renovables, aunque el objetivo es que para 2020 sea el 50%.
  • La construcción de una nueva incineradora para calentar la ciudad con biomasa y basura orgánica
  • Energía eólica, que se han convertido en uno de los símbolos del país –actualmente representan el 20% del total de las exportaciones de Dinamarca–
  • Hizo obligatorios los techos verdes.


Estas son las 4 ciudades más limpias del mundo por continente

Algunas urbes están haciendo un trabajo notable en la reducción en la emisión de carbono a la atmósfera.

Muchos esfuerzos para disminuir las emisiones de CO2 a la atmósfera, y con ello el calentamiento global, se han estado haciendo a nivel local, es decir, en las ciudades. Por lo anterior, algunas urbes están a la cabeza de la vanguardia en la construcción de ciudades más limpias, independientemente de los avances a su nivel nacional. 

Así, muchas ciudades avanzadas en la lucha contra el cambio climático, lo están haciendo gracias a iniciativas ciudadanas o de los gobiernos regionales. Como parte de una lista elaborada por la aplicación Hassle.com y con base en criterios de iniciativas para contrarrestar el cambio climático en las ciudades, las siguientes urbes han sido catalogadas como las ciudades más limpias del mundo. Evidentemente el criterio es un tanto subjetivo pero los argumentos quizá podrán convencerte. 

 

En América del Norte 

Chicago, E.U: esta ciudad tiene más techos verdes de todos los que existen en la totalidad de las ciudades de este país, con dos millones de pies cuadrados de áreas verdes altas.

 

Asia

 Tokyo: A pesar de sus 13 millones de habitantes, sorprendentemente, la ciudad tiene los menores niveles de emisión de CO2 en todo Asia. 

 

Sudamérica y África: 

Bogotá, Colombia: tiene uno de los sistemas de transporte público más eficientes de todo el mundo. Gran parte de sus más de 8 millones de habitantes hacen uso de este sistema, lo que permite que la ciudad sea limpia. 

 

Oceanía: 

Sidney, Australia: una de las metas de esta ciudad es la reducción de sus emisiones de CO2 en 30% para el año 2030 y sus metas han ido ganando terreno por lo que el objetivo pinta muy alcanzable.

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca