Este cinturón convierte el exceso de grasa corporal en energía eléctrica

Este cinturón promete ser no sólo una cura al sobrepeso mundial, sino una excelente fuente de energía verde, pues a partir de la grasa corporal produce energía eléctrica. El Energy Belt fue presentado en la Semana del Diseño en Holanda.

Si te preocupa subir kilos extra esta Navidad, aquí hay un diseño conceptual que puede convertir el exceso de grasa corporal en energía eléctrica, que después podría servir para incluso cargar un celular.

La diseñadora del Energy Belt, la holandesa Emmy van Roosmalen, cuenta que el secreto se encuentra en un proceso natural para las células: toman el tejido adiposo marrón y lo transforman en ATP (Adenosine TriPhosphate), que es la molécula básica de la energía química.

El Energy Belt fue presentado en Holanda, durante la Semana del Diseño, junto con otros diseños que utilizan lo último de la tecnología disponible, en stands llamados The Nano Supermarket, por Next Nature.

Esperemos que se siga desarrollando este prototipo, si en realidad puede hacer lo que promete, puede ser una gran solución al sobrepeso peor además una buena fuente de energía verde.

[inhabitat]



La cerveza Heineken comenzará a usar energías renovables para su producción

Blanca Brambila, gerente de Sustentabilidad de CM/Heineken, actualmente se están evaluando a diferentes empresas para producir energía a través de fuentes renovables.

Heineken, considerada como la primera cerveza lager premium de Holanda, ha alcanzado las tierras mexicanas a través de la cervecera mexicana Cuauhtémoc Moctezuma –CM–. Desde 1890, esta fusión ha creado alrededor de 13 marcas y 20 productos cerveceros, convirtiéndola así en una de las empresas más importantes de la industria cervecera a nivel mundial. 

 

 De acuerdo con su reporte de sustentabilidad del 2015, CM/Heineken ha impulsado seis principales áreas para alcanzar sus metas propuestas para 2020:

 

– Protección del agua, cuyo consumo en el 2015 fue de 3.3hl/hl, superando la meta de 3.5hl/hl para 2020 a nivel global;

– reducción de emisiones de CO2 hasta en un 10 por ciento en comparación con las emisiones de CO2 del 2014; 

– abastecimiento responsable a través del Código de Proveedores;

– consumo inteligente a través de programas como Mesero Responsable, Conductor Designado y No te hagas güey –en conjunto con Cerveceros de México– para promover el consumo responsable de alcohol en mayores de 18 años;

– comunidad brindando programas y becas de educación a través de la escuela de música Studio CM, Fondo de Becas con el TEC de Monterrey y la Universidad de Yale, y el programa Gimnasios al Aire Libre que se ha encargado de instalar 57 gimnasios en 21 estados del país; 

– salud y seguridad. 

 

El objetivo de CM/Heineken es convertirse en la cervecera más verde del mundo; por tanto, ha decidido que 2/3 partes de la energía eléctrica que utiliza provendrá de fuentes renovables. Para lograrlo, evaluará a las empresas locales que se conviertan en proveedores como parte de su estrategia de sustentabilidad hacia el 2020. 

Blanca Brambila, gerente de Sustentabilidad de CM/Heineken, actualmente se están evaluando a diferentes empresas para producir energía a través de fuentes renovables: “Estamos analizando diferentes opciones y lo que sucede es que estas empresas generan dicho recurso, lo ponen en la red nacional y nosotros contratamos energía que proviene de esas fuentes. Estamos en el proceso para definir quienes pudieran ser nuestros proveedores.” El objetivo es lograr que el 35 por ciento del recursos provenga de energías limpias y así reducir las emisiones de carbono mediante un 40 por ciento menos en la cadena de producción, 50 por ciento en refrigeración y 20 por ciento de distribución. 

 

 

 

Para lograrlo, el gerente de Ingeniería de Plantas y Sustentabilidad, Hugo Martínez, informó que actualmente se utilizan 3.3 litros de agua por litro de cerveza, pese que la media internacional de Heineken es de 3.7 litros. Además, que se están implementando embarques marítimos para exportar productos a la Costa Este de EE.UU., para reducir el transporte por tierra: “Enviar un hectolitro de producto por tierra representa una emisión de 3.14 kg de CO2 equivalente. En contraste, enviarlo en un contenedor marítimo causa 2.08 kg de CO2 equivalente.”

Brambila concluye en el reporte de sustentabilidad de CM/Heineken, la empresa ha logrado mejorar su servicio al cliente y el control de inventarios en las exportaciones hacia EE.UU. 

En México, las cervezas Sol, XX y Tecate. 



Chile comienza a regalar energía renovable

Chile se ha posicionado como el principal mercado de energía renovable a nivel internacional.

Imagen:radio.uchile.cl

Con el desierto más soleado del mundo, costas ventosas y una extracción de combustible fósil limitada, Chile se ha posicionado como el principal mercado de energía renovable a nivel internacional.  

Desde que el país comenzó a enfrentar numerosas crisis debido a la sequía, como la disminución de las reservas de las represas hidroeléctricas, ha tenido que importar más del 90 por ciento de sus combustibles fósiles pagando las tarifas de electricidad más altas de América Latina. En otras palabras, Chile se ha vuelto cada vez más dependiente del carbón y del diesel para la operación de sus plantas de energía.

Frente a la rápida expansión de la industria solar, Chile ha tenido que adaptarse a la constante demanda de energía a través de 76 proyectos de energía renovable solar y eólico. Y como respuesta, el gobierno de la presidenta chilena Michelle Bachelet, ha logrado conseguir numerosos contratos que proporcionen electricidad a minas que operan compañías como Anglo American Plc y BHP Billiton Ltd –los cuales consumen la tercera parte de la energía del país–. Para Ben Warren, jefe del equipo de renovables de Ernst Young LLP, “Chile es el mercado que tiene el mayor nivel de actividad del mundo.”

La producción de energía de Chile alcanzó un límite que se ha visto obligado a regalar electricidad. El crecimiento surgió principalmente en la industria de minería, pues los precios de energía se vieron estancados debido al suministro excesivo de energía en regiones que no poseen la habilidad de distribuir la energía. 

Los principales problemas de Chile son, entonces, la sobreproducción de energía y el poco consumo de la misma en ciertas regiones. Esto ha causado un desbalance de energía entre las mismas zonas así como en los precios. Este problema de infraestructura se podrá resolver hasta que haya una solución que permita regular los consumos. 

 

 



Niña de 15 años crea un dispositivo para generar energía con pocos recursos en las costas (VIDEO)

Herbst llamó a su invención Ocean Energy Probe, el cual ganó el concurso de Discovery Education 3M Young Scientist Challenge.

Podríamos decir que las acciones dedicadas al cuidado del medio ambiente son una extensión –o un reflejo– de los cuidados que realizamos hacia nosotros mismos. Por tanto, en un esfuerzo de brindarnos un buen trato, también somos capaces de brindar un buen trato al medio ambiente. Aún con detalles mínimos como el reciclaje o la separación de la basura.

Un ejemplo de esta circunstancia de buen trato es el de Hannah Herbst, una adolescente de 15 años quien desarrolló con 12 dólares –alrededor de 200 pesos mexicanos– un instrumento económico de energía renovable para las aguas intercostales.

Herbst llamó a su invención Ocean Energy Probe, el cual ganó el concurso de Discovery Education 3M Young Scientist Challenge. Este proyectó se trató de reunir tan sólo un propulsor impreso en 3D, unas pipas de PVC y un generador hidroeléctrico sobre la hidrovía Boca Ratón para producir la suficiente energía para encender unos focos de LED. De acuerdo con su ganadora, quien recibió un cheque de 25 000 dólares por su creación, si se extrapolara este instrumento, se produciría suficiente energía para recargar tres coches de baterías en una hora.

Te compartimos la presentación de su proyecto:

 

 



Te decimos porqué deberías evitar freír tus alimentos

En el primer bocado de alguno de este tipo de alimentos, uno se descubre gozándolo casi pecaminosamente: garnachas, pizza, papas, pollo frito, pescado frito, en fin…

Seamos sinceros: la comida frita es deliciosa y, en ocasiones, adictiva. En el primer bocado de alguno de este tipo de alimentos, uno se descubre gozándolo casi pecaminosamente: garnachas, pizza, papas, pollo frito, pescado frito, en fin…

Sabemos que ese placer culposo trae consecuencias ciertamente negativas a nuestro cuerpo, como la grasa acumulada. Sin embargo, ¿realmente conoces los efectos nocivos de la comida frita?

La comida frita bloquea las arterias y venas ocasionando infartos cardíacos, aneurismas y Alzheimer. Esto se debe a que el aceite de canola o de maíz, producto genéticamente modificado que contiene pesticidas, priva de oxígeno a las células, lo cual provoca enfisemas, problemas respiratorios e inclusive cáncer. Además los productos fritos cuentan con altos niveles de sal tóxica (MSG), la cual reduce la producción de enzimas naturales en el cuerpo y provoca una protección menor contra los parásitos e infecciones. En ocasiones, en vez de sal se hace uso de altas cantidades de azúcar y carbohidratos, los cuales incitan a desear más y más a pesar de contar con ningún nutriente saludable.  

Mientras tanto, la mayoría de la carne (roja o blanca) usada en estos productos se encuentra repleta de hormonas y antibióticos, los cuales pueden incrementar los niveles de toxicidad en el cuerpo, que se pueden acumular largos periodos en riñones, hígado, intestinos, próstata, colon y en otras áreas del cuerpo.

La buena noticia es que puedes desbloquear a las arterias sin la necesidad de cirugías ni drogas. Basta con desintoxicar tanto la sangre como los órganos con vitamina B en productos como la raíz del diente de león y el cardo de leche, además de empezar a comer alimentos más saludables según tu creatividad y salud. Remplaza los productos fritos con alcachofas, champiñones y aceite de oliva.



Documental denuncia el verdadero enemigo de la obesidad: las grandes corporaciones alimenticias

Su objetivo, al poner en evidencia el problema global de la obesidad y las enfermedades relacionadas con ésta, planea combatir contra décadas de mentiras acerca de las dietas y el ejercicio, de las buenas o malas calorías, de los genes y el estilo de vida.

Durante la década de los 60, incrementó alarmantemente la tasa de enfermedades cardíacas en habitantes de Europa occidental y EE.UU. Como respuesta de esta situación, los nutriólogos de la época se encargaron de descubrir la causa: el alto nivel de grasa en la comida diaria. Se recomendó que se empezara a ajustar a una “dieta mediterránea”.

Entonces, la gran industria de la comida se mostró entusiasta en presentar productos “saludables y bajos en grasa”, y con altos niveles de sacarosa. De la noche a la mañana, estos alimentos se popularizaron.

Hasta que, en 1972, John Yudkin, autor de Azúcar, pura, blanca y mortal, denunció los efectos nocivos de este ingrediente. De acuerdo con su rigurosa investigación, encontró que existía una fuerte correlación entre numerosas enfermedades y la elevada ingesta de azúcar. Por ello, en una ocasión sentenció que: “Si tan sólo una pequeña fracción de lo que conocemos acerca de los efectos del azúcar fuera revelado en relación a cualquier otro material usado como aditivo alimenticio, ese material se prohibiría de inmediato.”

A pesar de esta llamada de atención y del control de grasas en los alimentos, incrementó la incidencia de enfermedades relacionadas con el estilo de vida y la dieta. ¿Significa entonces que el problema no era la grasa sino el azúcar? ¿Quiénes fueron los responsables de la propagación de conceptos erróneos? ¿Cuál fue el resultado de esa situación?

El documental Fed Up, producido por Katie Couric, se atreve a responder esas preguntas. Su objetivo, al poner en evidencia el problema global de la obesidad y las enfermedades relacionadas con ésta, planea combatir contra décadas de mentiras acerca de las dietas y el ejercicio, de las buenas o malas calorías, de los genes y el estilo de vida.

5ytdI

Desde 1980, el índice de obesidad ha ido en aumento a nivel mundial. Alrededor de 1 400 millones de adultos viven en condición de sobrepeso; mientras que 200 millones de hombres y 300 millones de mujeres, son obesos. En 2010, la Organización Mundial de la Salud denunció que cerca de 40 millones de niños menores de cinco años tenían sobrepeso.

De acuerdo con Robert Lustig, neuroendrocrinólogo y presidente del Institute for Responsible Nutrition, señala que el enemigo non plus ultra de la obesidad no es la grasa, sino el azúcar:

El verdadero problema no es la obesidad ni la grasa. [Es] la industria de la comida que quiere que nos enfoquemos en tres mentiras, las cuales nos mantienen en un estado de culpa. La primera, es la obesidad. La segunda, una caloría es una caloría. La tercera, todo es acerca de una responsabilidad personal. Es decir que, si la obesidad hubiera sido el problema desde un principio, las enfermedades relacionadas con el metabolismo no hubieran aumentado en los últimos años. Si fuera sólo un problema conductual, más de la mitad de la población no tendría problemas. Entonces debe ser la presencia de otro factor. Y ése es el azúcar.

En la década de los 60, proliferaron las cadenas de comida rápida y los alimentos procesados. En ambos casos, era característica la presencia de “comida baja en grasa”, la cual contenía más azúcar de lo normal.

De acuerdo con el profesor Yudkin, el azúcar no sólo es un aliciente del sobrepeso y la caries, sino también la causa de otras enfermedades crónicas: como el cáncer, el Alzheimer, asterosclerosis, hipertrigliceridemia  la diabetes y padecimientos cardiacos. Dado que no contiene vitaminas, minerales ni proteínas, el azúcar aporta energía de “calorías vacías”; en consecuencia, absorbe las reservas orgánicas que el cuerpo contiene para el proceso de digestión, como los minerales, la vitamina B, aminoácidos, etcétera. Además, al ser un elemento adictivo, interfiere con el apetito creando una urgencia irresistible a seguir comiendo.

Entonces, las grandes corporaciones alimenticias no se enfocaron en un bienestar común de la población, sino en el dinero. El negocio es envenenar a la población con comida procesada bajo el disfraz de ser un producto saludable. Los productores de la película explican que no existe un interés en el mejorar la calidad de la comida, ya que es un mercado rentable: “La industria de la comida crea una enfermedad y la industria farmacéutica la cura. Lo logran como si fueran bandidos, mientras que llevan a la población a purificarse.”

¿La solución?

De acuerdo con los productores del documental, apoyado por el Dr. Lustig, es necesario no sólo tomar consciencia de lo que está sucediendo, sino también es importante controlar el consumo de los productos.

A partir de un modelo de leyes y de regularización, es posible romper con la mafia de las corporaciones alimenticias. Una de las propuestas es informar y motivar a la población a reducir el consumo de azúcar. De lo contrario, en un futuro, las generaciones que vienen vivirán en un estado de inmovilidad y enfermedad.

Con el fin de tomar consciencia de la situación, les compartimos un video resumiendo la película de Fed Up

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca