Casi la mitad de los alimentos del mundo terminan en la basura

Entre el 30 y 50% de los alimentos producidos en todo el mundo terminan en la basura. En cifras, esto equivale a 1.2 ó 2 mil millones de toneladas de comida que nunca llegan a un plato.

Food waste

Entre el 30 y 50% de los alimentos producidos en todo el mundo terminan en la basura. En cifras, esto equivale a 1.2 ó 2 mil millones de toneladas de comida que nunca llegan a un plato.

El Instituto de Ingenieros Mecánicos (IMechE), de Gran Bretaña, presentó estas cifras, y culpa a las prácticas en el manejo de los alimentos, tales como:

  • prácticas de agricultura poco eficientes,
  • infraestructura inadecuada,
  • malos métodos de transporte y almacenamiento y
  • la demanda de los consumidores por alimentos perfectamente cosméticos (en Gran Bretaña, el 30% de los vegetales no se recolectan ya que no cumplen con los estándares de apariencia física, además, la mitad de la comida que se lleva a Europa y a EU se tira por los mismos consumidores).

Por otro lado, la ONU predice que podría haber 3 mil millones de personas más para el final del siglo. Así que la presión crece, pues se necesitaría producir más comida y con ello, se necesitaría más tierra, más agua y más energía.

IMechE está llamando a tomar medidas inmediatas, pues también obtuvo las siguientes cifras:

  • Se desperdician alrededor de 550 mil millones de metros cúbicos de agua en cultivos que nunca llegarán al consumidor
  • Las dietas carnívoras añaden presión al tema, pues producir 1kg de carne requiere de 20-50 veces más agua que para producir 1kg de vegetales.
  • La demanda para la producción de agua podría alcanzar los 10-13 billones de metros cúbicos al año para 2050. Esto es 2.5-3.5 veces más que el uso de agua hoy en día. Por lo que habrá aún más escasez de agua mundial.

Las buenas noticias: IMechE afirma que si se eliminan las pérdidas, se puede proveer 60-100% más alimentos, además se ganaría más tierra y se ahorrarían combustibles y agua.

“Esta es comida que podría utilizarse para alimentar a la población creciente y a los millones que padecen desnutrición hoy en día”, dice Tim Fox, de IMechE. “Es un uso innecesario de tierra, agua y energía para la producción, procesamiento y distribución de esta comida”.

Se necesita pensar una nueva forma de distribuir correctamente estos alimentos, se necesitan nuevas prácticas a todos los niveles: agricultores, productores, distribuidores y consumidores, para dejar de tirar a la basura tanta comida.

[Guardian]

 



La tierra del desperdicio: escenarios futuros que te harán cambiar la manera de producir basura

Un estudio reciente sugiere tres escenarios que exponen como el futuro de la humanidad se desbordara con desperdicios.

Una de las consecuencias más nocivas del crecimiento poblacional y económico ha sido la desbordante producción de desperdicios. Basta mencionar la isla de basura del Pacífico para que todos recordemos la enorme extensión de nuestra obsesión por productos baratos y desechables.

Actualmente producimos 3.5 millones de toneladas de basura al día, 10 veces más de lo que producimos el siglo pasado. Estudios recientes sugieren que para el año 2025 produciremos 7 millones de toneladas al día y si seguimos el mismo patrón destructivo produciremos 11 millones de toneladas al día en el 2100, y la mayor parte de esta basura será producida por África subsahariana, razón por la cual un grupo de científicos advierte que debemos poner un alto inmediato al incremento en la producción de desperdicios. Explican que:

Producimos basura mucho más rápido que otros contaminantes ambientales, más rápido inclusive que gases de efecto invernadero. El plástico bloquea los océanos y los ríos del mundo, causando inundaciones en ciudades de países en desarrollo. El problema del desperdicio es más agudo en ciudades emergentes. Vertederos como Laogang en Shanghái, Sudokwon en Seúl; Jardim Gramacho en Río de Janeiro; y Bordo Poniente en la Ciudad de México son algunos de los que compiten por ser el más grande del mundo. Cada uno de estos recibe alrededor de 10 mil toneladas de basura por día.

Los investigadores Daniel Hoornweg, Perinaz Bhada-Tata y Chris Kennedy, presentan tres escenarios para el futuro del desperdicio del planeta. El primero es un ideal en el que ya no dependemos de combustibles fósiles, no explotamos irresponsablemente los recursos del planeta y el 90% de la población (7 millones) está urbanizada y todos están mejor educados en términos del medio ambiente y los niveles de pobreza en países en vías de desarrollo están históricamente bajos. En este escenario para el año 2075 produciremos 8.4 millones de toneladas de basura diario.

landfill-trash-photo-001.jpg.662x0_q100_crop-scaleEn el segundo escenario, aquel en el que mantenemos nuestra actual forma de vida, las cosas han cambiado muy poco. Se han hecho algunos ajustes para reducir la emisión de gases y la desigualdad de ingresos, pero los cambios son mínimos y lentos. Para el año 2100 la población alcanza los 9.5 billones, de los cuales el 80% está urbanizado. Se producen 11 millones de toneladas de basura por día.

Finalmente, en el tercer escenario la población está claramente dividida en tres regiones, una de pobreza extrema, una de riqueza moderada y una de subsistencia básica. No ha habido ningún progreso para reducir los gases emitidos, y todas las metas de desarrollo han fallado. La pobreza extrema y una mala educación confluyen para incrementar la población hasta 13.5 billones, de los cuales el 70% habitan en ciudades. Y la producción de basura alcanza 12 millones de toneladas por día.

Partiendo del segundo escenario (que es el más probable), los investigadores dividieron el planeta en 7 regiones principales: África subsahariano, el Este de Asia y el Pacífico, Europa y Asia Central, el Sur de Asia, Latinoamérica y el Caribe, el Medio Oriente y el Norte de África, y un grupo de países de alto ingreso. En este sistema Estados Unidos y otros países desarrollados aún producen un gran porcentaje del desperdicio global, sin embargo, el Este de Asia produce la mayor parte de la basura. Actualmente China produce medio millón de toneladas de basura, pero se estima que para el 2025 incrementen hasta 1.4 millones. Después del 2050, se estima que África subsahariano será la región que más basura produzca, alcanzando las 3.2 millones de toneladas al día.

Lo que estos científicos exponen en el artículo de Nature, es la urgencia de cambiar la manera en la que consumimos productos desechables. No hay mejor momento que el presente para cambiar el futuro. Es el deber de aquellas personas que están conscientes de la situación actual educar a otros, así posiblemente cambiaremos el futuro.

También en Ecoosfera: La sociedad del desperdicio: 11 datos increíbles sobre la basura

 



20 de agosto de 2013: hasta ese día hemos consumido ya los recursos que produciremos en todo el año

El Día de la Deuda Ecológica representa el momento en el que consumimos todos los recursos que produciremos en el año, obligándonos a utilizar reservas.

EOD2013-A_web2El sitio Global Footprint Network ha publicado una nota y un infográfico para alertarnos de que hoy es Earth overshoot day 2013 (Día de la Deuda Ecológica), el día en que hemos consumido todos los recursos que produciremos en el año.  Según la página, en lo que resta del año estaremos “operando con números negativos… mantendremos nuestro déficit ecológico al utilizar nuestras reservas de recursos locales y acumularemos dióxido de carbono en la atmósfera”.

Lo que el Global Footprint Network hace es calcular la demanda y la oferta de recursos naturales y servicios ecológicos. De acuerdo a sus cálculos, en 1993 el Día de la Deuda Ecológica fue el 21 de octubre, en el 2003, fue el 22 de septiembre —evidenciando que cada año, el día en que consumimos más recursos de los que producimos llega antes. En el infográfico “¿Cuántas Chinas se necesitan para mantener a China?” podemos observar un lista de los países cuyos hábitos son más insustentables, por ejemplo, Japón consume 7.1 veces más recursos de los que produce, mientras que China requiere 2.5 veces más.

Print

Estas cifras apuntan a que antes de llegar a la mitad del siglo, necesitaremos dos veces más recursos de los que el planeta puede producir y que las crisis económicas y ambientales a las que nos enfrentamos actualmente (extinción de especies, disminución de tierras forestales, el colapso de las industrias pesqueras etc.) son síntomas innegables de una catástrofe inminente.

Para averiguar si tu país es un acreedor o un deudor ambiental visita la página Global Footprint.

[Global Footprint Network]



Arca del Sabor, un catálogo de alimentos deliciosos en peligro de desaparecer

El Ark of Taste es un catálogo de más de doscientas variedades de alimentos en peligro de extinción. Al promover y comer productos de Ark ayudamos a asegurar que se sigan produciendo y comiendo.

El Ark of Taste [Arca del sabor] es una colección viviente de alimentos distintivos y significativos en peligro de extinción. Fue creado para resaltar la existencia de estos productos, llamar la atención al riesgo de su extinción en unas cuantas generaciones e invitar a todos a tomar acción para ayudar a protegerlos. En algunos casos esto será mediante su compra o consumo, en otras será al contar su historia y apoyar a sus productores y en otras, como es el caso de las especies en peligro de extinción, esto significará comer menos o nada de ellos para preservarlos y favorecer su reproducción.

Desde 1996, más de 1,100 productos de más de cincuenta países han sido añadidos al Ark of Taste internacional. En Estados Unidos, el Ark of Taste tiene más de doscientos alimentos regionales raros y es una herramienta que ayuda a que granjeros, rancheros, pescadores, chefs, verdulerías, educadores y consumidores celebren la diversidad biológica, cultural y culinaria. Potencialmente, esto se podría hacer en cada país. Pero por lo pronto, si conoces algún producto que entre dentro de las siguientes categorías:

–       que tenga un sabor sobresaliente;

–       que esté en peligro;

–       capaz de ser producido sustentablemente;

–       vinculado con la cultura o la historia;

–       producido en cantidades limitadas;

entonces puedes nominarlo en el Ark of Taste para su promoción y conservación. Para nominar ingresa aquí: http://www.slowfoodusa.org/documents/Ark-of-Taste-Guidelines-for-Nomination.pdf

Algunos de los productos ya registrados en el arca son:

Bebidas: whiskey americano de centeno y té de thelesperma (o té navajo)

Pan: pan francés de Nuevo Orleans y pan pinki

Quesos: queso crema criollo y queso seco Monterrey Jack

Frutas: distintas especies de manzana, oliva misión de Florida, uvas del Bronx, plátano Hua Moa, ciruela mariposa

Para ver los muchos otros productos protegidos por Ark of Taste, ingresa aquí.

[SlowFood]



¿Por qué el consumo de carne perjudica (también) el medio ambiente?

Mientras unas organizaciones proponen sacar al mercado una carne de res más amigable con el medio ambiente, otros científicos proponen que la mejor ayuda para combatir el cambio climático es simplemente reducir nuestro consumo.

Cada vez seremos más personas en la tierra y, si seguimos consumiendo estas cantidades de carne, se necesitará producir más.

Esto significa más metros cuadrados de tierra para el ganado y menos para la agricultura; más combustible para transportarlo, más agua contaminada por los excrementos; más gases de efecto invernadero del ganado; más uso de antibióticos y medicinas en el alimento; enormes cantidades de granos y agua para darles de comer y beber.

“El crecimiento en la industria del ganado ha contribuido a cientos de problemas al medio ambiente, a la salud pública, a la seguridad de las personas y al bienestar de los animales”, afirma un reporte de  Food and Water Watch.

¿Carne más verde?

Organizaciones como WWF (World Wildlife Fund) están tratando de enverdecer la producción de la carne de res. Quieren ofrecer al mercado una carne con un sello que garantice al consumidor que es de mejor calidad y que es más amigable para el medio ambiente.

Para ello, se realizó una mesa redonda. Entre otras medidas, se propone que cada vez haya más ganado que crezca en corrales, en lugar de a campo abierto, para tener más oportunidad de mejorar la agricultura y porque, según sus cifras, las reses crecen más rápido de esta forma.

No obstante, además de comprometer el bienestar de los animales, hay otras razones para sospechar del trasfondo de estas mesas redondas. Entre los participantes se encuentran miembros de la industria de las granjas, de las medicinas para estos animales, de JBS (el productor más grande de carne), e incluso McDonald’s y Wal-Mart.

¿La solución más fácil?

Científicos afirman que una de las mejores medidas para combatir al cambio climático es dejar de comer tanta carne.

Además es bien sabido que la carne de res es un pésimo convertidor de plantas en proteína. Según las cifras, se necesita el 60% de la tierra destinada a la producción de alimentos, pero sólo genera el 1.3% de las calorías del Mundo. También, la carne de res emite cuatro veces más gases de efecto invernadero que el pollo y 13 veces más que las proteínas vegetales, como los frijoles, lentejas y tofu (de acuerdo con Environmental Working Group).

Estos y muchos otros problemas podrían ahorrarse si simplemente se redujera nuestro consumo de carne. Si no en un 100%, comenzar por un 20% luego un 50% y seguirlo aumentando. Por el bien de la Tierra, de los otros seres humanos, por el desequilibrio en el reparto de la comida, es necesario hacer el intento.

[alternet]



El cambio climático llevó a los Mayas a su declive. ¿Provocará lo mismo a nuestra sociedad?

Un grupo de arqueólogos reconstruyó los cambios climáticos que ocurrieron durante 2000 años y que coincidieron con los altibajos de la Cultura Maya. Como siempre, conocer la historia nos sirve para reflexionar sobre la situación presente.

Un grupo de arqueólogos reconstruyó los cambios climáticos que ocurrieron durante 2000 años y que coincidieron con los altibajos de la Cultura Maya. Como siempre, conocer la historia nos sirve para reflexionar sobre la situación presente.

El artículo se publicó en la revista Science y explica cómo los sistemas políticos y sociales se desarrollaron y luego se desintegraron en respuesta a los cambios climáticos, como las abundantes lluvias o las épocas de sequía. Los datos se obtuvieron a partir de muestras de estalagmitas de la Cueva Yok Balum, al sur de Belice.

“Cantidades inusualmente grandes de lluvia favorecieron un incremento en la producción de comida y al crecimiento de la población entre los años 450 y 660 d.C.”, dijo el Dr. Douglas Kennett, el autor principal y antropólogo en Penn State, “eso conllevó a la proliferación de ciudades como Tikal, Copan y Caracol”.

Sin embargo, le siguieron temporadas de sequía de hasta 4 siglos (la más severa ocurrió entre los años 1020 y 1100 d.C.) y que contribuyeron a un declive en la agricultura, a la fragmentación social y al colapso político.

“Las condiciones como el cambio climático y el crecimiento de la población conllevaron a un estrés en las sociedades y en la fragmentación de las instituciones políticas”, afirma Kennett.

Estos registros históricos nos permiten examinar las consecuencias de los cambios climáticos en una sociedad ―inclusive en una cultura tan grande e importante como la Maya― y realizar paralelos con nuestra realidad actual.

[phys.org]

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca