Top: 5 delicias gastronómicas que el cambio climático podría arruinar

Si el calentamiento global sigue aumentando, tal vez en unas décadas las fresas y el chocolate se vuelvan alimentos de lujo y tal vez se pierda por completo la producción de miel maple.

Si el calentamiento global sigue aumentando, se podrían ver afectados numerosos alimentos que nos encanta degustar. Por ejemplo, las fresas y el chocolate se podrían volver productos de lujo, así que dejaría de haber fondues o frutas cubiertas.

Tal vez apelando al sentido del gusto haya más motivación para cuidar nuestra Tierra.

1. Miel de maple

De acuerdo con un estudio de la Universidad de Cornell, el cambio climático en la tierra provocará que el mes de producción del jarabe de maple se recorra hasta un mes. Pero eso no es lo peor, en los próximos 100 años declinará notablemente y en algunas regiones, por ejemplo al sur de Pennsylvania, se perderá por completo, de acuerdo con el Telegraph.

2. Degustación de vino

Los viticultores en la región de Champagne, Francia, han notado cambios en los últimos 25 años, como “un incremento en el azúcar de las uvas, y por consecuencia un decremento en su acidez. Además, el tiempo de cosecha se ha recorrido dos semanas”. En otras regiones como el norte de Estados Unidos también se reducirá en un 50% la producción y, en un caso más extremo, en Burdeos, también hay riesgo de que en 2050 se vuelva imposible el cultivo de las uvas.

 

3. Chocolate

El chocolate podría volverse un artículo de lujo si los productores no se adaptan a las temperaturas cada vez más altas, sobre todo en Ghana y en Costa de Marfil, donde provienen la mayor parte del cacao del mundo.

 

4. Fresas

Debido al clima cada vez más árido, en Gran Bretaña se comenzó a desarrollar un tipo de fresas que sobrevivan en temperaturas cada vez más altas y con menos agua. Si las fresas y el chocolate peligran, se podrá poner en riesgo los fondues de San Valentín o las fresas cubiertas de este delicioso dulce.

5. Café

El café también podría volverse un producto escaso. En una entrevista de The Guardian, Jim Hanna, el director de Starbucks declaró que el cambio climático está amenazando al grano de café arábico.

[HuffingtonPost]

 



Estas son las escalofriantes imágenes del calentamiento global en la Antártida

El hielo se está derritiendo en todo el mundo, principalmente el de las zonas del oeste de la Antártida, Groenlandia y el mar Ártico, debido al calentamiento global.

En el último siglo, una capa cada vez más gruesa de contaminación –compuesta de dióxido de carbono y otros gases invernadero–, ha atrapado el calor en el interior de la atmósfera. Esto provocó el aumento de la temperatura mundial de un 1ºF, y esto, a su vez, ha tenido un impacto importante en diferentes partes del planeta: sequías, huracanes, destrucción, deshielo de los polos, pobreza y hambre. De modo que si las ondas de calor aumentan en intensidad, las sequías, incendios forestales y deshielo de los polos –el cual aumenta el nivel del mal, inundando las áreas costeras–, ocurrirán más seguido y empujarán a especies al borde de la extinción. Este fenómeno se le llamó calentamiento global

Frente a esto, numerosos líderes del mundo han propuesto medidas de prevención y contención para reducir significativamente las consecuencias sociales, ambientales y económicas relacionadas con el calentamiento global; por ejemplo, la reeducación ambiental brindando consejos que reduzcan la contaminación desde el hogar. Es decir que al informarse adecuadamente sobre los efectos del calentamiento global, es mucho más fácil encontrar alternativas ecológicas que cuiden el equilibrio en cada uno de los ecosistemas coexistentes en la Tierra. Por esta razón es importante saber cuáles son las verdaderas consecuencias del deshielo de la Antártida. ¿Alguna vez te has preguntado qué pasaría con el planeta si los polos se deshielaran por completo? 

El hielo se está derritiendo en todo el mundo, principalmente el de las zonas del oeste de la Antártida, Groenlandia y el mar Ártico. Esto ha generado una serie de consecuencias, tales como:

– La reducción en la población de pingüinos Adélie en la Antártida. Su número ha descendido de 32 000 parejas reproductoras a 11 000 en los últimos 30 años. 

– La migración de mariposas, zorros y algunas plantas alpinas hacia zonas más frías y elevadas. 

– El aumento de inundaciones y sequías en todo el mundo. 

– La expansión de los escarabajos de abeto en Alaska, los cuales han devorado alrededor de 4 millones de acres de abetos. 

– La intensificación de huracanes y otras tormentas en diferentes partes del mundo. 

– La extinción de la biodiversidad vegetal y animal en las regiones polares. 

– La desincronización de las especies, provocando que las plantas florezcan antes de que los insectos que las polinizan estén activos. 

– Cada vez hay una menor disponibilidad de agua dulce. 

– El cambio de ecosistemas, de modo que las especies que no puedan trasladarse podrían extinguirse; como es el caso de los osos polares y los pingüinos. 

– La expansión de enfermedades como la malaria transmitida por los mosquitos. 

Mientras que así se ve el efecto del cambio climático en la Antártida. Las fotografías fueron tomadas por Mario Tama (Getty Images) como parte del proyecto Operación IceBridge de la NASA: 



Cambio climático causa migración de inuits en Alaska

La población inuit votó por la reubicación pero no han tenido los fondos suficientes para lograrlo.

El cambio climático ha provocado una serie de afectaciones ambientales, sociales y económicas. De acuerdo con la ONU, las poblaciones indígenas han sido las más afectadas por este fenómeno, pues han tenido que enfrentar temporadas críticas de sequía o inundaciones –que impactan negativamente en la agricultura y ganado–.  Como es el caso de la población inuit en Alaska, en un pequeño pueblo de la isla Sishmaref, justo al norte del Estrecho de Bering. 

Esta comunidad esquimal es de tan sólo 600 miembros indígenas, y planean mudarse a tierra firme debido a los efectos del cambio climático, como por ejemplo la erosión costera. Para ello han realizado un referéndum: 89 de los miembros están a favor de la reubicación, 78, optaron por quedarse siempre y cuando se añadiera una serie de acciones ambientales preventivas. 

Desgraciadamente ambas opciones requieren un alto costo: el mudarse implicaría un gasto de 180 millones de dólares; quedarse con protección de control de erosión, 110 millones de dólares. Sin embargo, esta no es la primera vez que la comunidad está siendo amenazada por la naturaleza: tanto en en 1970 como 2002, la población inuit votó por la reubicación pero no han tenido los fondos suficientes para lograrlo. 

Para este pueblo inuit en Sishmaref es una cuestión importante pues implicaría un cambio de paradigma de la cultura misma. Han estado en esa isla por más de 10 000 años, por lo que la reubicación impactaría en cada una de las generaciones que han crecido –y crecerán– ahí. Pero hay algo seguro: “Cualquier decisión que se tome, necesitamos pensar hacia el futuro.”



Cambio climático incrementa número de guerras, estudio confirma

Los desastres climáticos no son los detonadores directos del conflicto, sino facilitadores que aumentan el riesgo de un conflicto violento dentro del contexto de las etnias.

Fotografía principal: porttada.com

Sequías e inundaciones son sólo algunas de las afectaciones más populares del cambio climático. Estas han conllevado a pobreza extrema de las poblaciones rurales, migración de etnias o trabajadores del campo hacia zonas urbanas para sobrevivir, expropiación de terrenos rurales por parte de grandes empresas que buscan recursos básicos como agua, madera, fosas petroleras, etcétera. Y parece relacionarse también con el incremento de guerras en el mundo.

En su investigación por parte del Potsdam Institute for Climate Impact Research, el Dr. Carl Schleussner explica que a lo largo de 30 años ha analizado estadísticamente la relación entre los conflictos armados y los desastres naturales causados por el cambio climático. Descubrió que al menos uno de cuatro conflictos en países divididos por etnias, coincidía con calamidades climáticas. Para él, las guerras deberían también agregarse en la lista de las consecuencias asociadas con el cambio climático: “Los desastres naturales asociados con el devastador cambio climático tienen un potencial disyuntivo que parece jugar un rol importante en sociedades étnicamente fraccionadas, en una manera particularmente trágica.”

refugiados climaticos, cambio climatico, consecuencias del calentamiento global

Los desastres climáticos no son los detonadores directos del conflicto, sino facilitadores que aumentan el riesgo de un conflicto  violento dentro del contexto de las etnias. La idea de asociar la violencia con desastres naturales es controversial. Pero se ha comenzado a considerar la diversidad étnica de un país como un factor indispensable en el surgimiento de guerras; principalmente con un bagaje de conflictos históricos, pobreza y desigualdades comunitarias. 

Globalmente hay un 9 por ciento de coincidencia entre un conflicto armado y un desastre natural como sequías y olas de calor; pero en los países con diversidad étnica, como en África, Asia Central y América Latina, aumenta hasta un 23 por ciento. Los países con mayor diversidad étnica son los más “fraccionados” y los “focos rojos” de conflictos violentos. 

En las proyecciones del cambio climático se ignoran las efectos sobre estas regiones que están necesitando apoyo para contener no sólo los efectos inmediatos de los desastres naturales, también prevenir la incidencia de eventos violentos. Por ello, el autor invita a considerar el efecto del cambio climático sobre la alta incidencia de guerras en el mundo y así reforzar una educación ecosustentable. 



5 islas desaparecen como consecuencia del cambio climático

Los investigadores, oriundos de Australia, argumentaron que la desaparición de estas islas es una dramática consecuencia del calentamiento global en las costas y estilos de vida de las personas en el Pacífico.

Imagen: https://familysearch.org

De acuerdo con un artículo publicado en el periódico digital Environmental Research Letters, cinco pequeñas islas del Pacífico desaparecieron debido a la erosión e incremento del nivel del mar en la región. Se trataba de un archipiélago de 5 hectáreas que conformaban las Islas Solomon, las cuales habían sido testigos de cómo el nivel del mar se elevaba 10 mm cada año. 

Los investigadores, oriundos de Australia, argumentaron que la desaparición de estas islas es una dramática consecuencia del calentamiento global en las costas y estilos de vida de las personas en el Pacífico. Para llegar a esta conclusión, se utilizaron imágenes satelitales y aéreas con las que se hizo la comparativa desde 1947 hasta la actualidad de 33 islas.

Así se descubrió que otras seis islas con grandes terrenos para villas, fueron destrozadas provocando que sus habitantes tuvieran que reubicarse en tierra firma. Una de ellas, Nautambu, por ejemplo, era el hogar de 25 familias; cuando el mar inundó la isla en 2011, once de ellas perdieron sus hogares haciendo que la zona fuera inhabitable. 

Frente a esto, tanto los investigadores como el director del Consejo Nacional de Desastres Naturales de las Islas Salomón, Melchior Mataki, comenzaron a cuestionarse sobre el papel que tiene el gobierno en la reubicación de estas familias. Y parece ser que sólo algunas de las personas recibieron apoyo de instituciones financieras internacionales tales como Green Climate Fund, parte de la Convención de las Naciones Unidas enfocada en el Cambio Climático, la cual fue creada para ayudar a países lidiando con los efectos del cambio climático

Mientras que otros habitantes de las islas tuvieron que mudarse hacia la zona volcánica de la misma, o de plano abandonar la isla por completo. Sirilo Sutaroti, habitante de la isla desde hace 94 años, tuvo que reubicarse en Nararo pues “el mar comenzó a adentrarse a la isla, lo cual nos forzó a movernos hacia la cima y reconstruir nuestra villa lejos del mar.”

 



Sacerdotes japoneses predijeron el cambio climático hace 600 años

Los sacerdotes Shinto comenzaron a monitorear la evolución del clima como parte de la leyenda acerca de cómo el dios Takeminakata cruzó el lago para visitar a la diosa Yasakatome.

Hace casi 600 años, los sacerdotes Shinto del Lago Suwa, en los Alpes japoneses, comenzaron a monitorear la evolución del clima como parte de la leyenda acerca de cómo el dios Takeminakata cruzó el lago para visitar a la diosa Yasakatome. Sin darse cuenta, los sacerdotes recaudaron evidencia científica desde 1443.

John Magnuson, ecologista acuático de la Universidad de Wisconsin-Madinson,  consideró que esta data, casualmente científica, se trata de un registro que permite medir el impacto del cambio climático en los últimos siglos. Por lo que, “esta data es única; fue registrada por humanos que sólo observaban y registraban cómo se congelaba el lago año con año durante siglos, mucho antes de que el cambio climático se convirtiera en un tema de discusión.”

Los registros del Lago Suwa demostró que las fechas en que el lago se congelaba fue cambiando, casi imperceptiblemente entre 1443 y 1683, moviéndose sólo 0.19 días por década. Pero, tras la Revolución Industrial, el invierno ocurrió significativamente después, retrasando el congelamiento  del lago 4.6 días por década –24 veces más rápido que en época preindustrial–. Estas medidas corroboraron entonces la evidencia que fue la intervención del humano que fue provocando el cambio climático, la llegada tardía del invierno y el deshielo temprano de los lagos. 

Lago Suwa

 Mientras que Sapna Sharma, de York University en Canadá, explica que hay factores locales que están influyendo en el cambio climático asociado con un incremento en las emisiones del dióxido de carbono y la alteración en la temperatura. Esto ha provocado que el Lago Suwa sólo se congele la mitad de los inviernos –en vez del 99 por ciento que solía suceder–, generando una serie de alteraciones negativas tanto en el medio ambiente como en la vida de los locales. 

Sharma concluyó que esta información no sólo refuerza lo que los científicos han tratado de advertir durante décadas, si no también muestra las implicaciones del derretimiento del hielo en numerosas regiones del mundo: “La disminución de las cubiertas de hielo erosiona el ‘sentido de lugar’ que el invierno brinda en numerosas culturas, con una pérdida potencial de actividades de invierno, tales como transporte, pesca en hielo, skii, entre otras.”

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca