¿Qué tan interesada está la gente en consumir productos sustentables?

En las encuestas, la gente afirma sentirse interesada en consumir productos sustentables y ayudar un poco a la Madre Tierra, sin embargo, en el mercado no se ve reflejada una diferencia en los hábitos de consumo ¿por qué sucede esto?

En las encuestas, la gente afirma sentirse interesada en consumir productos sustentables y ayudar un poco a la Madre Tierra, no obstante, en el mercado no se ve reflejada una diferencia en las cantidades ni en los hábitos de consumo.

Y es que todavía juegan factores de mucho peso. Por ejemplo, los productos no están disponibles en todas las ciudades, y muchos no están etiquetados correctamente para informar al comprador de lo que ofrecen.

De acuerdo con una encuesta, publicada por BBMG, GlobeScan y SustainAbility, realizada a 6,224 compradores en Brasil, China, India, Alemania, Reino Unido y Estados Unidos, el 66% de los participantes respondieron sentirse interesados en “consumir menos para ayudar al medio ambiente y a las futuras generaciones”, mientras que el 65% sentían una “responsabilidad de comprar productos que son buenos para el medio ambiente y para la sociedad”.

El reporte muestra que los países en vías de desarrollo muestran más interés por la sustentabilidad. Por ejemplo, más consumidores en Brasil, India y China (51%) dicen comprar por razones ambientales y sociales que en Reino Unido, Estados Unidos y Alemania (22%). También, están más dispuestos a persuadir a sus amigos (70% contra 34%).

La encuesta divide al mercado global en cuatro segmentos:

Abogados (14%) “tienen un sentimiento de culpa por el impacto personal sobre el medio ambiente y la sociedad”, buscan información y comparten “sus ideas y experiencias para ayudar a las compañías a desarrollar mejores productos”.

Aspirantes (37%) son la media, los persuasibles, los orientados materialmente, los preocupados por el estilo y estatus, pero preparados a considerar alternativas.

Prácticos  (34%) se preocupan por el precio, son escépticos sobre los impactos sociales y ambientales y ven los beneficios ecológicos como factores adicionales, no centrales.

Indiferentes (16%) son quienes piensan “hay muy poco que un individuo puede hacer” o que “la gente exagera la seriedad de los problemas ambientales”.

El reporte dice que los “aspirantes”, tienen la llave del mercado, porque son el grupo más grande. Son quienes establecen las tendencias, quienes pueden moldear una nueva forma de consumo si optan por productos más sustentables.

La gran barrera para un consumo sustentable es la mala comunicación. Por ejemplo, existe una percepción general que los productos verdes cuestan más y no funcionan tan bien. Es por esto que el reporte recomienda a las nuevas marcas eco-amigables que reconsideren sus estrategias publicitarias, por ejemplo: que los mensajes, en vez de promover un beneficio personal, incluyan un “¿en que nos beneficia a todos?”, que promuevan el valor total como sociedad.

[Co.EXIST]

 



¿Cuántos productos consumirás a lo largo de tu vida? (LISTA)

Ser consciente de lo que se consume y desecha implica una serie de pequeñas decisiones día con día, ¿beber café en vaso de unicel?, ¿reutilizar o no el papel?, ¿qué envoltura utilizar para envolver un regalo?

Todos los días consumimos, ya sea alimentos, ropa, tecnología, papelería, agua o cualquier otro artículo que nos resulte necesario para sobrevivir. El planeta nos brinda todos estos elementos con la materia prima para transformarlos a nuestra utilidad.

Sin embargo, actualmente se consumen recursos naturales más rápido de lo que se pueden volver a generar y se desechan residuos más rápido de lo que pueden ser degradados. Se calcula que actualmente el medio ambiente tarda 18 meses en recuperarse de lo que los humanos gastan y desechan en un año.

Ser consciente de lo que se consume y desecha implica una serie de pequeñas decisiones día con día, ¿beber café en vaso de unicel?, ¿reutilizar o no el papel?, ¿qué envoltura utilizar para envolver un regalo?, etc.

A lo largo de toda una vida habremos consumido una gran lista de productos naturales y manufacturados, mismos que se traducen en enormes cantidades de residuos, por ejemplo, se calcula que en México existen 65,000,000 de teléfonos celulares y cada año se desechan 15,000,000 de los mismos.

Para hacernos una idea de cuánto consume una persona en toda su existencia, la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) hizo el cálculo promedio de una vida de 65 años.

Los resultados son los siguientes:

* 13,345 huevos

* 5,272 manzanas

* 400 cremas

* 5,800 pañales

* 4,280 barras de pan

* 15 cerdos

* 845 latas de alimentos

* 190 shampoos

* 78 cepillos de dientes

* 35 geles para el cabello

* 270 desodorantes

* 2,450 periódicos

* 16 teléfonos celulares

* 1,200 pollos

* 7,550 litros de leche

* 10,866 zanahorias

* 276 pastas de dientes

* 5.6 bronceadores

* 21 borregos

* 4 vacas

* 4,500 litros de cerveza

* 5,600 litros de refrescos de cola

* 4,000 rollos de papel higiénico

* 11,000 toallas sanitarias o tampones

* 10,000 barras de chocolate

A cada habitante del planeta nos corresponde un promedio de 1.8 hectáreas para satisfacer nuestras necesidades, el equivalente a 2.5 canchas de fútbol, sin embargo, actualmente cada persona consume 2.7 hectáreas, es decir, 3.6 canchas.

Sin duda, estas cifras nos hacen considerar integrar prácticas a favor del consumo responsable que pueden resultar muy sencillas como consumir productos locales, frutas de temporada y elegir productos ecoamigables. Con pequeñas acciones se pueden resultar grandes resultados. Y tú ¿cuánto consumes?

COLABORACIÓN DE EARTHGONOMIC MÉXICO, A.C. Nuestra misión es fomentar el desarrollo de la sociedad en armonía con el entorno natural y el respeto a los seres vivos. Para más información visita: www.earthgonomic.org @Earthgonomic y /Earthgonomic



5 buenas opciones de pañales ecológicos en México

Consumir pañales desechables es cada vez más irresponsable; te compartimos algunas opciones y te sorprenderás de lo prácticos que pueden ser los pañales ecológicos.

Parece increíble que aún en esta época en que la consciencia sobre el medio ambiente permea (al menos nuestro discurso) aún miles de familias usan los pañales desechables como su primera opción. Cuando el tiempo disponible es una argumento en contra de usar los pañales lavables, la verdad es que ha dejado de ser uno válido pues hoy los materiales de los que están hechos permiten que, simplemente, los pongas en la lavadora.

En el caso mexicano unos 5 mil millones de pañales son desechados anualmente (es importante considerar que sus materiales llegan a  tardar cientos de años en desintegrarse). Por ello consideramos en Ecoosfera que es muy necesario esparcir una cultura de consumo ecológico acercando opciones que muchas veces desconocemos que existen. 

Te mostramos algunas opciones de pañales ecológicos que están al alcance en este país. Para que te des una idea, la nueva ola de los pañales ecológicos (incluso para adultos) son sofisticados y están elaborados, en su mayoría, con distintas capas de tela muy absorbentes y que evitan que la piel de la persona o el bebé se irrite. Además generalmente tienen una capa de poliuretano por fuera (sobre todo en el caso de los bebés) que hace que los desechos no ensucien todo el pañal. 

 

Aquí algunas opciones (la mayoría también tienen ventas por internet):

Bebe2go

Esta opción tiene su sede en la ciudad de México pero también tienen ventas por internet y envíos a domicilio. En esta tienda podrás encontrar hasta tres marcas de pañales ecológicos de unos diseños muy vivos y de materiales finos. Encontrarás aquí marcas como Ninios; conocida por su tela Microfleece que mantiene seca la piel. También la marca Grovía; un pañal híbrido de tela con velcro. 

 

Mami Planet:

Es una marca mexicana que tiene tiendas en todo el país, aunque también hacer compras por internet.  

 

Hola Bambino: 

Una marca mexicana que hace pañales híbridos con capa exterior de poliuretano y con un suave tejido en interior de Microvellon. Tiene sus sede en D.F. pero igualmente puedes hacer también tus pedidos por internet. 

 

Ecopipo: 

Tiene su sede en Guanajuato; es también una marca mexicana y  sus precios son accesibles. 

 

My Little Baby:

Otra marca mexicana, con sede en Guadalajara, pero igualmente podrás hacer compras en línea. Aquí encontrarás tallas que te durarán hasta por 3 etapas del bebé. Sus pañales tienen velcro reforzado y felpa para cuidado.



Una nueva ecomezcla de residuos de agave y plástico será usada en la construcción

Emprendedores mexicanos han creado este material que, curiosamente, es muy parecido a la madera

Gracias al inminente movimiento verde, la industria de la construcción será una de las que más modificaciones adoptará. Además de que la arquitectura responderá cada vez más a una producción sustentable de energía, también sus materiales deberán ser cada vez más ecoamigables. 

Desde el siglo pasado, el uso del cemento (cuyo proceso de elaboración es altamente contaminante pues el gasto de energía para crearlo es descomunal) se generalizó de una manera alarmante. Hoy, científicos y emprendedores de todo el mundo están haciendo nuevas creaciones ecoamigables que sustituyan a los ya clásicos materiales de construcción existentes. 

Entre estos emprendedores, mexicanos de la empresa Plastinova han creado una especie de bloques parecidos a la madera pero construidos a base de residuos de agave y plástico reciclado. El material es de tal resistencia que incluso puede usarse como cimbra en la industria de la construcción (la cimbra es el sostén de la construcción).

El nuevo producto también podrá emplearse para la elaboración de muebles, como sillas y mesas. Sus creadores han estado también experimentando con fibras de coco, en simbiosis con los residuos de plástico. 

El reciclaje de productos comunes como el plástico en combinación con la materia orgánica podría ser una nueva tendencia en poco tiempo. La necesidad de opciones que compitan en precios pero que a su vez diversifiquen la oferta en la rama de la construcción está moviendo un nuevo mercado que, afortunadamente, apunta hacia lo sustentable.



El lado oscuro de los supermercados: los secretos del consumismo

Utilizando técnicas de psicología y de marketing, los especialistas del tema analizan y ejecutan programas diseñados para influir en el comportamiento voluntario del target.

La tendencia inmoderada a adquirir bienes materiales ha alterado los principios básicos de la naturaleza. El consumismo desplazó al ser humano como el centro de todo bienestar social, y en su lugar condecoró a los intereses físicos y económicos.

Se innovaron ciencias con el fin de estudiar las demandas de los consumidores, de incrementar las ventas de las empresas interesadas. Utilizando técnicas de psicología y de marketing, los especialistas del tema analizan y ejecutan programas diseñados para influir en el comportamiento voluntario del target. Les compartimos algunas de los recursos mercadotécnicos que utilizan los supermercados: 

grocery-store-cashier

  • Refuerzan la asociación del color rojo con descuentos. Este color se asocia con el estímulo placentero de ahorrar dinero, razón por la cual estamos inclinados a comprar en tiendas de autoservicio que cuenten con muchos anuncios de este aspecto.
  • Los carros de la tienda son más grandes de lo que realmente necesitamos comprar. Por ello, cuando vemos que no está tan lleno, tendemos a consumir más.
  • Colocan la fruta y la verdura al inicio del recorrido, ya que genera cierta sensación positiva y confortable al entrar al establecimiento. Además, científicos creen que existe la tendencia a comprar productos precocinados al adquirir comida saludable desde el principio.
  • Generan confusión al comparar precios por kilo, unidad, paquete, cuarto, gramos, etcétera. Aun cuando muestren los precios de un producto de la competencia, en muchas ocasiones la unidad realmente varía (y por lo tanto, ahí el engaño).
  • Procuran aparentar que las frutas y verduras son productos frescos. Para lograrlo, cuidan desde la forma de colocarlas hasta rociarlas con agua fresca. El objetivo es engendrar una sensación de cuidado y salud.
  • Provocan la sensación de hambre. Tanto el aroma de comida recién preparada como la visión de los productos activan los crepúsculos sensoriales, suscitando el hambre y la propensión a compras compulsivas.
  • Los productos están tan dispersos que, al recorrer pasillo por pasillo, fomenta el consumo de otros artículos (que ni se tenía pensado llevar).
  • Los productos de las repisas de la derecha son más caros que los de la izquierda.
  • Los productos más caros están siempre a una altura fácil de encontrar a la vista; por lo que, los artículos que les gustan a los niños, están a su altura.
  • Con las supuestas promociones, hacen pensar que sus productos son más baratos (cuando no lo son).
  • Sugieren, de manera subliminal, los condimentos para diferentes tipos de comida. Por ejemplo, los refrescos y las papas fritas siempre están uno a lado del otro.
  • Venden la carne y el pescado con fondos blancos, para que se vean más frescos.
  • Los productos adquieren una mejor presentación para que consumas más. Incluso, los promocionales implicarán que las personas que lo compren, son de un rango social o económico, serán apreciados por los demás y por lo tanto serán felices.
  • Las paredes de los supermercados siempre son de colores cálidos, generando una sensación de bienestar y comodidad; y por consiguiente, puedas pasar más tiempo comprando.
  • Eso también incluye en la música tranquila o alegre. Algunos experimentos han demostrado que escuchar música francesa en el área de vinos, incrementa la venta de vinos franceses.
  • Ubican artículos en la caja para incitar las compras impulsivas y “de último momento”. Por ejemplo, pilas, desodorantes, rastrillos y ¡hasta dulces!



10 preguntas que te harán un consumidor más responsable

Muchos piensan que llevar una vida sustentable requiere mucho dinero y tiempo, pero no es así. Aquí te decimos como puedes ahorrar y cuidar el planeta al mismo tiempo.

Es un error pensar que vivir sosteniblemente no va de la mano con la comodidad o con cuidar de la economía familiar. Muchas veces, llevar una vida sustentable es más barato que depender del consumismo para sentirnos cómodos o felices.

Te proponemos 10 sencillas preguntas que te puedes hacer antes de comprar algo, estas te ayudarán a determinar si realmente necesitas hacer esa compra o si mejor puedes arreglar algo que ya tienes o quizá compartirlo con alguien. Te aseguramos que si realmente las aplicas en tu día a día podrás ahorrar algo de dinero y cuidar el planeta al mismo tiempo:

  1. ¿Realmente lo necesito?
  2. ¿Ya tengo algo que pueda llevar a cabo la misma función?
  3. ¿Podría pedirlo prestado en vez de comprarlo?
  4. ¿Puedo comprar uno usado?
  5. ¿Podría dividir el costo con alguien que también lo necesite y compartirlo?
  6. ¿Puedo conseguir uno fabricado localmente?
  7. ¿Puedo comprar uno a base de materiales eco-amigables?
  8. ¿Existe algo similar pero que también tenga otras funciones?
  9. ¿puedo convertirlo en composta o reciclarlo después?
  10. ¿Cuál será el impacto ambiental del producto, desde su manufactura, empaque, hasta que lo deseche?

Sea una licuadora, un suéter, el último gadget o una caja de galletas, pregúntate qué pasaría si decides no comprarlo. Si no pasa nada, lo más probable es que no lo necesites. Parece obvio, pero cuidar del medio ambiente no tiene por qué hacer que tu vida sea más cara o difícil. Piensa que esos “lujos” innecesarios que serán utilizados una vez para después ser relegados  a un rincón en donde acumularán polvo, contaminan al planeta, en algunos casos contribuyen a la explotación de personas, y, además, te hacen gastar dinero que podrías invertir en algo realmente necesario y sostenible.

Otra manera de ser autosustentable es evitar alimentos procesados: si cocinas todo a partir de productos básicos evitas ingredientes nocivos, paquetes contaminantes y, en muchos casos, calorías.

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca