Close

Top: 10 remedios caseros para tu mascota

Se estima que este año se invertirán $53 mil millones de dólares en mascotas, sólo en Estados Unidos. De ese total, $26 mil millones estarán destinados a artículos que requieren empaque, envío o que están fabricados con objetos plásticos o tóxicos para el medio ambiente.

Podemos fácilmente sustituir muchos de estos objetos con ingredientes naturales que se pueden encontrar en casa. Los beneficios serán para la Madre Tierra, tu bolsillo y para tu mascota.

  1. Pulgas y cítricos. A las pulgas no les gusta el ácido cítrico, así que puedes frotar el pelaje de tu mascota con pequeñas cantidades de limón, naranja o alguna fruta similar.
  2. Pulgas y levadura. Añade una pizca de levadura a la comida de tu mascota para ayudarlo a combatir a las pulgas.
  3. Pulgas y agua. Uno de los remedios más antiguos y eficientes para eliminar a las pulgas es simplemente el agua. Recuerda bañar a tu mascota seguido (¡sólo ten cuidado con no desperdiciar agua!). Puedes usar un shampoo suave o el jabón para lavar los platos.
  4. Pulgas y la limpieza de la casa. Recuerda asear la casa para ayudar a combatir a las pulgas. Aspira frecuentemente los lugares faoritos donde se acuesta tu mascota, sillones, alfombras o colchonetas y limpia el suelo con un desinfectante natural.
  5. Manzanilla y piel irritada. Haz un té de manzanilla, vacíalo en una botella y déjala en el refrigerador, después aplícala a la piel de tu mascota. Es excelente para aliviar las irritaciones de la piel.
  6. Vitamina E y piel irritada. Aplica aceite con Vitamina E en las zonas irritadas de la piel de tu perro.
  7. Avena para la comezón. Si notas que tu perro se razca demasiado, haz una pasta con avena (colada muy fina, o bien, de bebé) y un poco de agua. Aplícala en las zonas afectadas. Déjala por unos 10 minutos y luego enjuaga.
  8. Para la vejiga. Los gatos tienden a padecer de la vejiga y la uretra. Si es el caso, puedes darle jugo de arándano diluido en su tazón de agua o bien una cápsula de arándano. Sólo consulta con tu veterinario la dosis apropiada.
  9. Bolas de pelos de gato. Cepilla regularmente a tu gato y al terminar pasa una toalla húmeda por su pelaje.
  10. Prefiere los platos de metal o vidrio. Las bacterias que anidan en los platos de plástico pueden ser irritantes para los ojos o la cara de tu mascota. Elige mejor platos de vidrio o metal (además de la evidente razón de que así no consumes objetos plásticos) y lávalos a fondo al menos una vez por semana.

 

Otros remedios en el sitio Treehugger.

 

Ver Más
Close