Close

Nueva York destinó más presupuesto a la lucha contra el terrorismo que a la prevención de desastres naturales

Para Nueva York estos días serán algunos de los más críticos en su historia. El huracán Sandy ha azotado sus costas, lo que se traduce en devastación y pérdidas millonarias. ¿Qué tan preparados están los gobiernos de los países y las ciudades para hacer frente a estos fenómenos?

De acuerdo a Douglas Hill, miembro de Storm Surge Research Group de la Universidad Stony Brooke, las autoridades de la ciudad de Nueva York carecen de un sentido de preocupación. “En vez de planificar qué hacer en caso de una inundación”, como dijo Hill, los esfuerzos se deberían en centrar en nuevas tecnologías que prevengan los desastres productos de huracanes, como, por ejemplo, compuertas para impedir el paso del agua hacia la isla.

Una de las preocupaciones que imperan hasta el momento es el Bronx y Sunset Park. Estas zonas de la ciudad cuentan con enormes frentes de agua con plantas de fabricación de productos químicos, centro de almacenamientos de petróleo y estaciones de transferencia de basura. A menos que los materiales estén protegidos, los residentes podrían ser alcanzados por aguas contaminadas por estos productos.

Un estudio del 2004 muestra una posible solución: barreras marinas móviles. Estas podrían construirse las zonas bajas de Manhattan, zona más amenazada por fenómenos como Sandy. Sin embargo, la colocación de este sistema costaría alrededor de unos $10 mil millones de dólares. Aunque, en comparación a los daños a consecuencia de estos fenómenos, esta cantidad no resulta una barbaridad.

Después del 9/11, Nueva York se ha convertido en bunker contra ataques terroristas, incluso sus medidas han atentado contra la libertad de los ciudadanos, pero, por otro lado, está el cambio climático y el ascenso del nivel del mar. ¿Quién realmente se ocupa de ello?

[TREEHUGGER]

Ver Más
Close