Close

Comunidades hacen justicia y enfrentan la escasez de alimentos con sus propias manos

El cambio climático ha tenido consecuencias sobre la producción de alimentos. Se han perdido toneladas de producto y se han disparado los precios. De por sí el sistema con el que se manejan los alimentos permite que unos mueran de hambre mientras otros cargan kilos de más.

En ciertas comunidades, los jardines caseros se han vuelto una rebelión al sistema, pues permiten obtener control sobre los alimentos, además de que ayudan a enverdecer el vecindario.

En Sacramento, Charles Mason, Jr. comenzó un movimiento así. En 2009 fundó el grupo Ubuntu Green, con el que dio a su comunidad herramientas y técnicas para el uso de la tierra, eficiencia de la energía, transporte y acceso a comida saludable. Su meta es crear 350 jardines caseros para 2013, para procurar alimentos más saludables, mientras se reducen las emisiones de carbono.

Sembrar y consumir alimentos locales provoca menores emisiones de gases pues se reducen las millas recorridas para su distribución. Además, el hecho de que sean productos orgánicos evita que se utilicen pesticidas o fertilizantes que contaminan tierra, aire y agua.

Ubuntu Green ha logrado ofrecer alimentos de calidad a cientos de personas que no tenían acceso a ella, ha creado consciencia ecológica entre el vecindario, ha ayudado a los locales a mejorar en sus decisiones alimenticias (cada vez se consumen menos productos chatarra), ha convertido un lugar potencialmente peligroso en un espacio y, por si fuera poco, ha creado un sentimiento de comunidad, por ejemplo, las tiendas ahora venden productos locales.

Este es sólo un ejemplo de lo mucho que se puede lograr a partir de mejoras tan pequeñas. Gradualmente, ha cambiado la comunidad y la mentalidad de las personas; han aceptado un estilo de vida sustentable como una parte completamente natural. Para muchos puede parecer un logro pequeño, pero están contribuyendo a nivel global.

[Alternet]

 

Ver Más
Close