Landscape Project, de Vik Muniz, forma enorme collage de basura

Con más de 3 toneladas, el artista brasileño Vik Muniz, con miles de personas, construirá con basura una enorme réplica de la Bahía de Guanabara, Brasil.


A simple vista se percibe como un montón de basura, pero si se mira desde varios metros arriba, esos desperdicios comienzan a tomar la forma de la Bahía de Guanabara en Brasil.

Se trata del nuevo proyecto del artista brasileño Vik Muniz, llamado Landscape Project.

En el marco de conferencia Rio+20 de las Naciones Unidas sobre desarrollo sustentable, el artista carioca convertirá los desechos en un collage que represente el rápido crecimiento de la cultura consumista en Brasil.

En las instalaciones del proyecto, miles de personas se dan cita para colocar un botella de plástico, un envase de jugo, entre otras, en donde los coordinadores del evento se los indique, a fin de que la imagen no quede desproporcionada.

Landscape Project inició el viernes pasado y fue todo un éxito en el evento organizado por la ONU.

Se necesitarán más de 3 toneladas de desperdicios para que el proyecto quede terminado en su totalidad. Los toque finales serán por parte de un grupo de reciclaje que apoyará al proyecto con piezas de gran tamaño.

“Con este proyecto se pretende que la gente reflexione su papel en el planeta Tierra. Quizá no logre un cambio significativo, pero el hecho de que la gente se vaya pensando en si hace algo por el planeta, es satisfactorio para mí”, dijo Vik Muniz.

[HUFFINGTONPOST]



¿Volverías a tirar basura al mar o la calle después de ver este video?

Aún si estás en una ciudad, tu basura pude viajar a espacios impensables y causar un sufrimiento intolerable a los animales.

La basura que arrojas fuera de su lugar es capaz de recorrer inesperados parajes y kilómetros sin que tengas la menor idea… Cuando alguien tira, por ejemplo, desechos en las calles de la capital de Chiapas, México, está documentado cómo la lluvia puede arrastrarlos a sitios como el emblemático Cañón del Sumidero. Así, la basura recorre más de 5 km, luego esa agua en algún punto también desembocará en el mar.

Sabemos que la mayoría de los desechos no orgánicos no son biodegradables. Prácticamente cada lata, plástico o vidrio que no es tratado tardará cientos de años en desintegrarse; pero no es solo este fenómeno el peor, sino su tránsito en el que puede mermar la vida de numerosos seres vivientes.

Un video que ha recorrido a internet se ha viralizado, advertimos que es un poco crudo, pero quizá ver este tipo de cosas sean las que nos orillen a jamás arrojar basura fuera de su lugar, sea donde nos encontremos.



Estremecedoras fotografías que te inspirarán a reciclar

¿Te has cuestionado a donde van a parar tus desechos?

En el mundo cada persona genera al rededor de 500kg al año; somos más de 7 mil millones de personas, así, los desechos entonces se convierten en un problema extenuante.

Algunos países cumplen cabalmente con los procesos de reciclaje, como Suecia, que incluso importa basura de otros países para generar energía, pero en muchos otros, quizá en la gran mayoría, la basura no es tratada como debe hacerse. 

Se ha documentando cómo los desechos que no son correctamente aprovechados suelen recorrer enormes distancias y llegar hasta los sitios más insospechados, muchos de ellos, repletos de naturaleza. 

El sitio Alternet ha recopilado fotografías de basura que ha alcanzado los hábitats de animales, causándoles irreparables daños. 

Las imágenes, más que escandalizarte, te invitarán a reciclar de la manera más sugerente que quizá pueda hacerse.



Algunas tendencias en el pensamiento sustentable de aquí al 2050

Algunos cambios de mentalidad como el pensamiento circular acrecentarán el reciclaje.

En Europa se estarán aplicando algunas metas sobre basura y reciclaje de aquí al año 2050, luego de la aprobación de un nuevo paquete legislativo en la Comisión Europea. En el caso de la comida, se espera que para ese año los desperdicios no rebasen más del 30%, y en el de la basura, se harán programas concretos para acrecentar la cantidad de reciclaje. 

Sin embargo, para alcanzar estas metas hay algunos conceptos que deben cambiar en la mentalidad de todos los involucrados; desde políticos, empresarios y ciudadanos. The Guardian ha hecho una recopilación de aquellas nuevas maneras de pensar que llevarán la batuta para lograr estas metas de reciclaje y cero desperdicios: 

Pensamiento Circular

Los productores deberán pensar sus servicios o productos desde una cadena circular, donde el desperdicio pueda ser convertido en otra cosa. Lo que se encuentre a la venta deberá seguir algunos lineamientos básicos para que prácticamente el producto nunca pierda su vida.  Incluso la noción de la palabra desperdicio deberá cambiar, pues, de hecho,  en una lógica circular nada es desperdicio.

Convertir los desperdicios en energía

Ya no solo se trata de mutar de la energía de los hidrocarburos a métodos más amables con el medio ambiente, sino también de aprovechar la totalidad de los desperdicios existentes para generar otra forma de energía que de cualquier manera es necesaria. 

Responsabilizar a los consumidores

Algunas estrategias para cobrar a las personas por sus desperdicios de comida podrían funcionar. El desperdicio no es en realidad solo un tema que concierne individualmente, pues también tiene efectos colectivos.



¿Sabías que, de separarse la basura en Latinoamérica, 90% podría reutilizarse?

Como combustible y reciclado, la separación de los desechos sería altamente productiva

En Latinoamérica muchos países tienen el problema de que, tras separase la basura al interior de los hogares, los recolectores, generalmente del gobierno, vuelven a unir los desperdicios; lo anterior, naturalmente, desalienta notablemente la separación de basura. 

En este contexto, según El País, 4 millones de personas en Latinoamérica trabajan separando basura bajo condiciones insalubres, montados en enormes pilas de desechos, intentando encontrar materiales reciclables como cartón, vidrio, latas, etc…  Lo anterior es una realidad, aunque poco a poco van agrupándose iniciativas que buscan dar mejores condiciones a las personas que trabajan separando la basura. 

Según cifras del Banco Mundial, en Latinoamérica una persona produce entre 1 y 14kg de basura por día y, si esta fuera separada desde casa, alrededor de 90% podría ser convertido en combustible o reciclado.

Por lo tanto es indispensable que los ciudadanos comiencen no sólo a separar la basura, sino a exigir a escala local que los desperdicios sean tratados con un sentido ecológico. Si las demandas a nivel regional ponen énfasis en este renglón los gobernantes se verían orillados a incluirlas en sus propuestas de campaña y de gobierno, una forma de comenzar a pensar los desechos de una manera distinta.



Cada mexicano genera 37kg más de basura que hace 20 años

El nivel de consumo de productos desechables sigue en aumento

Si hacemos una reflexión superficial sobre cuántas cosas desechables consumimos, ¿cuál sería el resultado? Cuando compras comida o bebidas para llevar, ¿estás consciente de que ese empaque será basura? La premura de la vida cotidiana ha hecho que busquemos la eficiencia, la rapidez y sobre todo, la comodidad. Nuestros asuntos personales, como el trabajo o nuestra vida social, nos apabullan en tal magnitud que nuestros pensamientos para con nuestros efectos sobre el entorno natural suelen ser secundarios.

Una mentalidad de consumismo no sólo ha permeado a los países desarrollados, que han llevado por más de un siglo la batuta en este renglón. Hoy, los países en desarrollo también producen cada vez más basura, como producto del consumo. Recordemos por ejemplo que México es el principal comprador de agua embotellada y de Coca-Cola en el mundo, y esto pese a sus niveles de pobreza (la mitad de la población).

El consumismo que a su vez ineludiblemente se traduce en la generación de basura, se refleja en la mayoría de los países. Aludiendo a México, recientes cifras develan cómo es que cada mexicano produce alrededor de 37kg más de basura cada año, en comparación con hace 20 años. 

Aunque la educación en el país incluye temas ecológicos cada vez  más frecuentemente, al parecer la cultura del consumo es aún más fuerte que los cambios de mentalidad que se promueven. ¿Hará diferencia si rellenan tu café en un termo? ¿o si evitas comprar productos desechables lo más que puedas? La respuesta es muy simple: lo más seguro es que cada plástico, cada envase, o producto sintético, tardará más que lo que dure tu vida en desaparecer del entorno. Un cambio de cultura es inexistente si no se culmina en la vida cotidiana.

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca