Close

Alimentándote del sol: sungazing

El sungazing, o contemplación del sol, parte de la noción de que la luz es el máximo nutriente que existe en el universo, una especie de culto solar llevado al extremo.  Al parecer esta disciplina es practicada desde hace miles de años entre yogis de la India y, según su máximo exponente en la actualidad, Hira Ratan Manek, también fue parte de la civilización egipcia y algunas culturas nativo americanas que divinizaban al sol.

Aunque la ciencia establecida descarta que el sol provea algún tipo de nutriente que pueda reemplazar la comida, el yogi Hira Ratan Manek sostiene vivir solamente de sol y agua (con ocasionales tomas de té, café y jugo a manera de cortesía). Las proezas solares de Hira Ratan Manek fueron observadas por una serie de científicos, entre los cuales estaba el presidente de la Asociación Médica India. Según este estudio el yogi solar estuvo 411 días sin probar alimento y sin tener ningún deterioro de sus funciones corporales y cerebrales y, salvo bajar 18 kilos, no se le encontró ninguna abnormalidad. Generalmente, después de 8-10 semanas sin comer una persona corre peligro de morir.

En el sitio web de Hira Ratan Manek se habla de otros dos estudios científicos de sus ayunos a base de sol y agua, uno de los cuales fue realizado por la Universidad de Thomas Jefferson en Filadelfia, sin embargo no se muestra el documento en línea de este estudio. Hira Ratan Manek fue destacado en la película What the bleep do we know?

El método utilizado por los sungazers consiste en ver al sol todos los días cerca del amanecer, cuando los rayos ultravioletas están debajo de un índice de 2.  El primer día se debe contemplar al sol por 10 segundos, y cada día subsiguiente se debe hacerlo por 10 segundos más, así hasta llegar a 45 minutos al día. Este proceso funcionaría como una especie de fotosintesis en la que se activan funciones cerebrales inertes. Se dice que permite activar la glándula pineal, la cual tiene los vestigios de una retina y es considerada el asiento del tercer ojo u ojo espiritual (también llamada el sol secreto). Hira Ratan Manek dice que su glándula pineal ha sido examinada por científicos y está creciendo (normalmente con la edad esta glándula se encoge).

Para Hira Ratan Manek el sol es una entidad inteligente que regula y codifica con su energía nuestro sistema planetario. Según el principio de metempsicosis astral platónica: “En las estrellas nos acordamos, en los planetas olvidamos“. Recientemente el biólogo inglés ha especulado sobre la posible conciencia de macroorganismos como el Sol y la Tierra.

Curiosamente uno de los más grandes científicos de la historia compartía esta fascinación seudo-científica por la luz y ver directamente al sol, Sir Isaac Newton, quien descubriera la gravedad, pero cuyo mayor interés era la alquimia y la óptica, realizó experimento viendo directamente al sol, hasta el punto de casi quedarse ciego, teniendo al sol y a la luz como principio rector de su universo espiritual.

Wired ha publicado una nota sobre un hombre ucraniano que sostiene comer sol por los ojos, al parecer este hombre ha demostrado una gula solar ya que presenta quemaduras después de ver al sol 13 horas seguidas. Nikolay Dolgorukiy, el hombre anaranjado, dice haber sido examinado por científicos japoneses que comprobaron que vive sólo de luz solar.

Más allá de que esto sea posible (habría que experimentarlo) o sea un nuevo faux encantamiento de serpientes, no hay duda que ver un poco al sol en la mañana o en el atardecer es una de las más enriquecedoras prácticas, sea por  estética o espiritualidad, beber un jugo de naranja de fotones en pijama (y tal vez un bagle con mantequilla de sol) o viajar con el fénix del atardecer en una proyección fotonaútica son parte de una sana relación con el reino de la imaginación y los mundos posibles.

Nota cortesía de Pijama Surf

Ver Más
Close