Close

Instalación reutiliza 600 mil discos compactos para crear un mar en Inglaterra

El CD o compact disc se consagró como uno de los objetos icónicos de la década de los noventa. Su alta fidelidad frente a la cinta, su mayor resistencia frente al vinilo (aunque carente del cache del acetato) y su portabilidad, provocaron una frenética aceptación social que lo consagraron como un elemento indispensable en la vida cotidiana. Sin embargo, una vez asentada la revolución digital, con contenidos que se manejan como lo que son, simple información, y que son fácil y masivamente  almacenados, transportados, y compartidos, en computadoras o dispositivos móviles,  el legendario objeto ha quedado marginado de los hábitos sociales y cada vez son menos las personas que aún guardan su información o disparan un poco de música desde un CD.

¿Pero que hacer con ellos ahora? Bruce Munro es un artista inglés dedicado a realizar masivas intervenciones y que frente a esta pregunta, y aprovechando la naturaleza material del CD, que raya entre lo espejeante y lo holográfico, decidió construir un lmar con todos esos discos compactos que han quedado en el olvido y que hoy, más que nunca, corren el riesgo de ser considerados como basura.

Para ello consiguió un campo de más de cuatro hectáreas llamado Long Knoll Field en Wiltshire, Inglaterra, y con ayuda de 140 amigos y colaboradores, dispusieron 600,000 CDs simulando una lúcida porción de oceáno. La segunda fase de la intervención busca añadir 400,000 discos más para lograr cubrir el área completa. Una vez completada la obra, permanecerá  instalada durante dos meses para luego desmontarse y llevar los discos a una planta de reciclaje. A través de esta intervención, titulada CD Sea, Munro practicará un poco de alquimia del espacio, al transformar un amplio valle de la campiña ingles en una especie de lúcido mar tecno vintage.

Nota cortesía de Pijama Surf

Ver Más
Close