Eco Copa del Mundo: 5 estadios verdes en Sudáfrica 2010

Tres estadios que hospedarán los juegos de la Copa del Mundo Sudáfrica 2010 mantienen, ya sea estética o funcionalmente, una relación armónica con el entorno

Soccer City Complex

El macho alfa de la sedes mundialistas este majestuoso estadio fue completamente renovado bajo una iniciativa conocida como Populous “una práctica global de diseño especializada en crear ambientes que unen a la gente y sus comunidades en torno a experiencias inolvidables”. Su renovación estuvo inspirada por la forma de una vasija llamada calabash, una de las artesanías más típicas de Sudáfrica. La estructura principal del estadio, segmentada en cientos de micro módulos, adquiere un efecto de transformación frente al entorno a través de variaciones cromáticas y luminosas. El Soccer City Complex se encuentra en Johannesburgo y aquí se jugaran varios partidos entre ellos el inaugural y la final.

Loftus Versfeld Studium

En una franca crítica a la popular tendencia de derruir estadios por completo y luego construir uno nuevo, con el gasto de material y energía que ello implica, el Loftus Versfeld Studium dicta una cátedra arquitectónica de cómo aprovechar edificaciones ya existentes. Construido en 1928, el estilo clásico de este inmueble demuestra una grata sobriedad a la vez que ofrece todas las comodidades de un estadio nuevo a los 50,000 espectadores que pueden disfrutar un juego desde sus tribunas.

Green Point Stadium

Esta elegante estructura situada al pie de la Signal Hill (Colina de la señal) dialoga con la belleza en su entorno natural a través de una sutil estética. La superficie de los muros del estadio es translucida por lo cual se mimetiza con la cromática del entorno. El techo esta hecho con un material semitransparente que permite el paso de la luz pero filtra el calor solar, permitiendo un franco ahorro en aire acondicionado. De noche, la construcción se ilumina con una tenue luz que empalma con el reflejo lunar plateado que espejean las montañas que lo cobijan.



6 sorprendentes ideas de diseños arquitectónicos ecosustentables

En México va incrementando la consciencia entorno a la arquitectura verde.

La arquitectura ecosustentable es una ola de diseños urbanos ambientalmente conscientes que buscan optimizar los recursos naturales y los sistemas de edificación que minimicen el impacto ambiental. Para cumplir con este fin, es importante tomar en consideración las siguientes nociones:

– Las condiciones climáticas, la hidrografía y los ecosistemas del entorno para obtener el máximo rendimiento con el menor impacto;

– la eficacia y moderación en el uso de materiales de construcción, priorizando los de bajo contenido energético

la reducción del consumo de energía para calefacción, refrigeración, iluminación y otros equipamientos, cubriendo el resto de la demanda con fuentes de energía renovables; 

– la minimización del balance energético global de la edificación durante las fases de diseño, construcción y utilización y final de vida útil. 

La realidad es que la mezcla entre la funcionalidad ecológica y el diseño moderno no ha sido nada sencilla de realizar, principalmente a la hora de valorar las necesidades de la región –de acuerdo con el clima y el ecosistema–, considerar las fuentes de energía renovables y agua, evitar riesgos para la salud, usar materiales obtenidos de materias primas generadas localmente y materiales reciclables, y gestionar ecológicamente los desechos. Sin embargo, desde la antigüedad, hay lugares que se han dedicado a la arquitectura ecosustentable. 

En México va incrementando la consciencia entorno a la arquitectura verde. Principalmente en regiones como en Mérida, en donde se ha implementado calentadores solares, llaves ahorradoras de agua y aisladores térmicos para techos; o Guadalajara, en donde se han empezado a construir edificios sustentables con “azoteas verdes”, impermeabilización ecológica, calentadores solares, sistemas fotovoltaico para la iluminación, dispositivos ahorradores de agua, llaves automáticas, mingitorios secos, captación de aguas fluviales, materiales constructivos de la región, muebles de cartón y macetas de fibra de coco. 

Para conocer más proyectos arquitectónicos de esta ola ambientalmente consciente, te presentamos la siguiente lista: 

 

Sisaket, en Tailandia. 

En 1984, un grupo de monjes pidieron a los locales llevar botellas de cervezas para reciclarlas y crear con ellas un templo. De acuerdo Atlas Obscura, el “Templo de un millón de botellas” está construido por botellas recicladas –desde el crematorio, áreas de dormir y baños–. 

Million Bottle Temple, Tailandia, arquitectura ecosustentable Million Bottle Temple, Tailandia, arquitectura ecosustentable

Barcos terrestres –earthships–.

Si bien sus diseños empezaron en Taos, Nuevo México, por el arquitecto Michael Reynolds, los barcos terrestres comenzaron a expandirse a lo largo del planeta. Estos hogares futuristas están hechos con materiales sustentables: llantas, botellas con cemento, paja y barro, etcétera. 

arquitectura ecosustentable, barcos terrestres, earthships

arquitectura ecosustentable, barcos terrestres, earthships

Sonoma County, en California. 

Construido con pacas de pajas y jardines sustentables, este sitio es una de las construcciones ecosustentables más representativas del estado. 

sonoma county

 

Biblioteca Comunitaria de Bishan, en Singapur.

Este sitio aprovecha la luz sola reduciendo el gasto en energía eléctrica, pues permite el paso de la luz natural a la zona más transitada. Cuenta con numerosos tragaluces, celosías y vidrios de colores, transformando la luz del día en una gran variedad de tonos. El proyecto estuvo estuvo a cargo de la firma Look Architects. 

Biblioteca Comunitaria de Bishan, arquitectura ecologica

 

Casas de paja, en Huixquilucan –México–. 

Estas casas son consideradas como una opción amigable con el planeta por la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales del gobierno federal. Aquí, los arquitectos y albañiles utilizan materiales de construcción como paja, adobe, heces de ganado, madera y barro. Tienen, además, sistema de recolección de agua de lluvia y de drenaje. 

casas de paja huixquilucan, arquitectura ecosustentable

Hospital Bioclimático, en Susques –Argentina–

Se trata de uno de los primeros hospitales bioclimáticos de Sudamérica, el cual fue construido con materiales de la región para crear innovaciones de tecnología moderna –como calefacción y páneles de energía solar–. La construcción se llevó a cabo por el Instituto de Investigación en Energías No Convencionales –INENCO– de Argentina. 

Hospital Bioclimatico de Argentina, Susques, arquitectura ecosustentable

 



Sencillos consejos para cuidar los árboles urbanos

La arboricultura moderna ofrece una serie de prácticas rutinarias para mejorar las condiciones de los árboles, así como sus infalibles beneficios al ambiente

Árboles plagados de chicles, invadidos de basura o simplemente muertos; estas son algunas de las imágenes que cualquier transeúnte puede observar a lo largo de su jornada. A pesar de que los árboles son proveedores de vida, la mayoría de ellos que se encuentra dentro de la infraestructura urbana sufre de contaminación del suelo, agua y aire, así como de la inaccesibilidad de los mismos. Se altera su medio ambiente a través de la modificación del drenaje, iluminación, clima y trato de los habitantes, entre otros. 

La arboricultura moderna ofrece una serie de prácticas rutinarias para mejorar las condiciones de los árboles, así como sus infalibles beneficios al ambiente. 

A fin de generar un cuidado adecuado de estos seres vivos, se necesita tomar en consideración que los árboles jóvenes cuentan con menos de 5 años de plantados, mientras que los maduros son los que llevan más de 5. 

Cada uno de estos seres necesita una apropiada aireación del suelo, es decir, un lugar que permita la circulación del aire y agua al interior del sistema de las raíces. De acuerdo con Árboles y Jardines: “debe dejarse libre 30cm a nivel alrededor del tronco, sin removerse, ni hacer cajeta, ni amontonar suelo, ni colocar pasto u otras plantas, tampoco regarse. El resto de la superficie libre bajo la copa debe aflojarse con el empleo de un pico, golpeando sin que la punta penetre muy profundamente”. Cuando el árbol se encuentra en una zona cubierta de pavimento o pasto, puede seguirse el mismo procedimiento pero antes de la temporada de lluvias. 

A continuación puedes hacer uso de fertilizantes orgánicos para regular la composición química del suelo. Es recomendable aplicar entre 1 y 2kg por cada 100m2 de superficie (debajo de la copa). Se recomienda hacerlo a principios de la primavera. 

Fotografía principal: Christian y Sergio Velasco / Flickr 



Persuasivas frases de Tatiana Bilbao, la mexicana ganadora del Premio Global de Arquitectura Sostenible

Calificada como creadora de “edificios icónicos que se integran al mismo tiempo en su entorno”, esta singular arquitecta dejó algunas frases memorables que nos sirven a todos.

La arquitectura puede ser aliada o acérrima enemiga del ecosistema. Desde siempre los humanos hemos intervenido el paisaje para acoplarlo a nuestras necesidades, pero sobre todo, tras la era industrial, lo hemos hecho con criterios poco ecológicos.  La mala o nula planeación de las ciudades, invasión de espacios naturales, y la acoplación de espacios que no reciclan su energía son un problema. De hecho, los espacios arquitectónicos sostenibles suelen pertenecer a personas con muchos recursos, o bien  a instituciones públicas responsables.

La mayoría de los hogares en el mundo aún son construidos sin criterios sostenibles. Siendo así, quizá el problema sea que los propios arquitectos no han acatado su responsabilidad social. ¿No debiera a estas alturas ser una obviedad, la obligación de construir bajo estos criterios? Algo así cree la recién ganadora del Premio Global de Arquitectura Sostenible, Tatiana Bilbao.

La arquitecta ha generado interesantes espacios de una vanguardia geométrica fascinante, pero además se ha  casado con la idea de honrar el paisaje y el ecosistema con construcciones acordes al ambiente. La sustentabilidad, para ella, es una obviedad ética.

Aquí algunas de las trascendentales frases que compartó en distintos momentos de su carrera, y que imprimen un sentido ético a esta ciencia:

 

“Añadir el adjetivo “sostenible” a la arquitectura es, redundante, pues ya está implícito en una disciplina, debe actuar siempre con responsabilidad social”.

“Desde muy pequeña, mis memorias son siempre espaciales. (…) Mis recuerdos son de formas, de espacios frescos o calientes, luz y sombra”.

“La arquitectura es un reflejo de su tiempo”.

“El capitalismo exacerbado ha provocado excesos”.

“No hace falta innovar siempre: con hacer una arquitectura responsable, que sirva a la gente para vivir mejor es suficiente”.

“Los arquitectos no somos nada bohemios”.

“La arquitectura es un medio para generar o llevar calidad de vida a las personas. Para hacer esto, lo que hacemos es entender todo, el contexto, el usuario y el programa. Nos ayudamos de muchas cabezas y disciplinas para poder traducir esto en un espacio que sea sensible a estas variables”.



Coyotes que cruzan semáforos y otros animales salvajes en la ciudad

Al parecer la vida salvaje está retomando los espacios urbanos de un tiempo para acá. Desde coyotes que aprenden a cruzar la calle hasta halcones peregrinos que sobrevuelan los edificios.

Normalmente pensamos en las ciudades como páramos inhabitables para especies salvajes, donde sólo los animales domésticos y los más adaptativos (como las ratas o las cucarachas) pueden sobrevivir. Pero como algunos científicos en el área de la ecología urbana han encontrado, esto no necesariamente es verdad.

Más y más animales nativos se están ajustando, increíblemente, a la vida en las calles. En Nueva York, por ejemplo, los venados blancos han regresado después de doce años de casi desaparición. Focas, hurones, halcones peregrinos y águilas de cola roja también lo han hecho.

Al parecer, lo que está pasando en Nueva York –que además es la metrópolis más edificada del mundo—no es del todo anormal. Los expertos apuntan que la adaptación de la vida salvaje a áreas urbanas ha incrementado en todo el mundo, en parte porque las ciudades se están reverdeciendo, gracias al control de contaminación y el énfasis creciente en los espacios abiertos.

El coyote, como sabemos, merodeaba por ciudades hace alrededor de veinte años. Un reciente estudio del área de Chicago encontró que los cachorros urbanos tienen cinco veces más posibilidad de sobrevivir que sus contrapartes rurales. “Los coyotes”, apunta Stan Gehrt, ecologista de la Universidad Estatal de Ohio, “pueden absolutamente existir incluso en la parte más urbanizada de una ciudad, sin ningún problema. Aprenden los patrones del tráfico y aprenden cómo funcionan los semáforos”.

Otros animales como los tlacuaches y los halcones obtienen grandes beneficios de vivir en la ciudad, que al contrario de la creencia popular, es cada vez más un ecosistema con interesante biodiversidad. Y aunque esto se parezca mucho al fin del mundo, es una buena señal de que algo estamos haciendo bien.



¿Qué es “sustentable” y por qué lo sustentable no es la panacea?

Sustentable no es igual que verde, y ninguna de las dos (aplicadas a la energía, el ambiente o la arquitectura) es una solución por sí misma. La educación y la investigación son lo que harán posible la vida en la Tierra a largo plazo.

La definición más sencilla de sustentable es una obviedad: algo que puede ser sostenido. Algo que puede mantenerse haciendo lo que sea que esté haciendo durante un tiempo relativamente largo, posiblemente para siempre. Sin embargo, el adjetivo sustentable se ha utilizado con mucha ligereza durante los últimos años, especialmente cuando se trata de hablar de fuentes de energía.

Las fuentes de energía sustentables implican a aquellas que pueden seguir dándonos energía aprovechable durante un tiempo considerablemente largo; sin embargo, sustentable no es igual a verde (como cuando decimos “energía verde”). El adjetivo verde no es solamente un color, sino un acuerdo metafórico que indica que dicha energía no daña al planeta Tierra, ni a la flora y fauna (nosotros, los humanos, incluidos) que viven en él.

Si la civilización humana constara de unos pocos cientos de individuos, probablemente los hidrocarburos serían una fuente de energía sustentable, en el sentido de que podrían utilizar las técnicas petroquímicas para refinar combustibles fósiles que permitieran mantener una civilización a pequeña escala por un periodo considerablemente largo de tiempo; sin embargo, incluso en esa pequeña e hipotética civilización, tales hidrocarburos no serían una energía verde, pues dañarían en alguna medida el medio ambiente circundante.

Las fuentes de alimento también son (o no) sustentables: la agricultura, la ganadería, la pesca y los demás procesos productivos que alimentan a todos los seres humanos del mundo no necesariamente son sustentables o verdes. El proceso de convertir una vaca en una hamburguesa implica un considerable deterioro del medio ambiente (en forma de agua, alimento, almacenamiento del ganado, etc., sin contar los residuos derivados de su procesamiento y transporte).

Para algunos teóricos ecologistas como Ruben Anderson, lo verde tampoco es una panacea –es decir, algo que soluciona por sí mismo todos los problemas del mundo. Aunque podemos tener energía verde (pues no daña el medio ambiente), la escala de la civilización humana en nuestros días la vuelve no sustentable, al menos por el momento. Lo que decimos al pensar en energía nuclear, autos eléctricos, fuentes de energía renovables y alternativas a los hidrocarburos es que estas opciones son verdes en la medida en que son menos malas para el planeta, es decir, que lo deterioran menos, pero el deterioro sigue estando presente.

Una combinación de varias tecnologías sustentablesverdes son lo que el planeta necesitará para seguir permitiendo la vida en el planeta durante algún tiempo más.

[Small and Delicious]

Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca