Close

Al Gore y su negocio billonario alrededor del movimiento verde

Poca gente ha sabido rentabilizar el fenómeno del calentamiento global y las nuevas tecnologías ecológicas como Al Gore. El “zar pop” de la sustentabilidad ha consolidado empresas “verdes” que han registrado ganancias multimillonarias. Esto le ha permitido ser el primer “billonario de carbón”, título sui generis que lo acredita como el primer empresario que ha captado miles de millones de dólares en recursos para sus empresas sustentables.

Lo que podría considerarse como una práctica bastante cuestionable, éticamente, le ha redituado gigantescos beneficios al ex vicepresidente de los Estados Unidos desde que decidió adoptar el rol de portavoz de las amenazas climáticas. Actualmente se ha convertido en una especie de eco-héroe y es quizá el más cotizado conferencista sobre temas de sustentabilidad y salvación planetaria.

El año pasado, la firma de venture capital propiedad de Gore, otorgó 75 mdd a una pequeña empresa californiana que buscaba desarrollar tecnologías que permitieran hacer más eficiente el uso de la energía. El invertir en la empresa Silver Spring parece haber sido un acierto monumental, o más bien una jugosa movida, para el buen Al. Recientemente, según anunció el NY Times, el Departamento de Energía de los Estados Unidos otorgó un paquete $3,400 mdd a empresas del ramo tecno energético. De estos, $550 mdd fueron a parar a contratos relacionados con Silver Spring.

Las críticas evidentemente no se han hecho esperar ante la posibilidad de que Gore este sacando ventaja de las políticas ambientales que promueve y el discurso pro sustentabilidad que maneja en prestigiados foros alrededor del mundo.

Incluso, este tipo de prácticas han alimentado la postura de grupos que afirman que el calentamiento global no es más que una simulación mediatizada para detonar una multimillonaria industria en un futuro inmediato, sobretodo tomando en cuenta el desgaste de algunas de las más redituables industrias tradicionales. Lo que no se puede negar es que el escenario “verde” le ha generado una enorme ganancia financiera a este cada vez más cuestionado portavoz del movimiento “anti calentamiento global” y las dudas sobre su genuina integridad crecen día con día.

via Pijama Surf

Ver Más
Close