20 minutos al aire libre son tan revitalizantes como un taza de café

Un estudio científico demuestra que el contacto con la naturaleza tiene efectos significativos en la salud, estado de ánimo y bioenergía de un individuo.

 

Con tan sólo salir un poco de la caja de la oficina o de nuestras habitaciones en medio de la mancha urbana el organismo humano se revitaliza tanto como si hubiera tomado una taza de café. Y no se tiene que hacer ninguna actividad, sin esfuerzo sólo estar ahí entre el verde de las plantas y la luz del sol, esto energetiza aún más, según muestra un estudio de la Universidad de Rochester.

El profesor Richard Ryan senañala que “Generalmente cuando nos sentimos exhaustos tomamos café, pero esto sugiere que una mejor forma de retomar energía es conectando con la naturaleza… La naturaleza es combustible para el alma”, algo que ya decían los escritores Emerson y Thoreau.

Su equipo realizó un estudio con 537 estudiantes exponiéndolos a una variedad de situaciones tanto activas como pasivas dentro de un edificio y al aire libre a lado del río. Luego los investigadores midieron sus niveles de energía y estado de ánimo mientras realizaban las diferentes tareas en los dos ambientes.

Los resultados mostraron que incluso solo imaginándose que estaban en el aire libre los niveles de energía de los sujetos experimentales subieron, algo que se notó aún más cuando sí estaban realmente en el aire libre.

Los beneficios no son solamente un sentido de vitalidad, según Ryan el contacto con la naturaleza también ayuda a mejorar el sistem inmunológico, por lo cual uno de los senderos hacia la salud podría ser simplemente salir más al aire libre y relajarse ahí.

Ryan no aclara si tal vez los efectos del agua o del campo electromagnético del lugar tienen una característica especial que determine el tipo de lugares que se deben de buscar para obterner este reverdecimiento. Puesto que ciertamente existe una variación de intensidades entre cada lugar, aunque claro en general la combinación de la clorofila, el color verde y el azul del cielo, la  luz del sol y el oxígeno hacen que el el organismo humano se sienta acariciado por la fuente energética planetaria.

Por otra parte, el hecho de que sólo imaginarnos estar en la naturaleza tenga efectos positivos sobre nuestra bioenergía demuestra que la mente y la imaginación actúan sobre la materia y la transforman.

Curiosamente otro estudio reciente publicado en el Daily Mail hace referencia a que el café en realidad no nos despierta, esto es sólo un placebo mental, o en algunos casos sólo nos restablece al estado normal en el que estabamos antes de ingerir cafeína. Esto es cuestionable o contraintuitivo según nuestra experiencia individual pero es interesante analizar hasta que punto nos podemos engañar mentalmente. Pero bueno de caulquier forma, la nota puede verse aquí.

[Telegraph]



La belleza de un verano con niños sin tablets ni computadoras (FOTOS)

Una madre polaca documenta en expresivas fotos la diferencia del tiempo para los niños sin tecnología que los sustraiga.

Entre algunos de los efectos nocivos de la tecnología, están la pérdida de la memoria, y quizá su más dañina consecuencia es la sustracción. Vamos inmersos en la información o “contactos sociales” por medio de los dispositivos pero perdemos el contacto profundo con los que nos rodean.

Estamos y no estamos, es quizá esta la premisa de nuestra época; el tiempo que damos a los otros y a nosotros mismos no es de calidad; “compartimos” pero en realidad no lo hacemos.

Por su parte, en el caso de los niños, no existen estudios todavía que nos hablen sobre la imaginación y su estado de posible apagamiento. Para las generaciones pasadas de niños su imaginación era su principal instrumento de distracción: un palo podía ser un rayo de poder o una piedra una isla. Las tables, y las computadoras, sobre todo por medio de juegos interactivos, simplemente hacen el trabajo a los niños; mostrándoles una realidad preconcebida en la que ellos sencillamente siguen las reglas del juego.

Ahora que estamos en verano, ¿has pensado en renunciar a tu comodidad para que, en lugar de que los niños estén enajenados, vuelvan a perderse pero en el entorno? Lo anterior implica más esfuerzo y atención de tu parte, pero vale la pena.

Izabela Urbaniak, una madre polaca muy consciente de la necesidad del contacto real entre sus hijos y otros niños y la naturaleza, ha hecho una serie que documenta unas vacaciones en el campo fuera del contacto con la tecnología como el internet, PlayStation, las tabltes o computadoras: las fotos hablan por sí mismas.

IMG_1257__880 IMG_1866__880 IMG_1936__880 IMG_2061__880 IMG_17561__880 NB2A0814a__880 NB2A0859__880 NB2A2014__880 NB2A8387__880 NB2A9958__880 NB2A8492__880 NB2A9466__880

NB2A3336__880

[Boredpanda]

*También en Ecoosfera:¿Por qué procurar que tu hijo tenga contacto con la naturaleza y se desapegue de la tecnología?



Algunos beneficios de caminar descalzo en el pasto

Conforme se acostumbre el pie a estar en contacto directo con el suelo a través del ejercicio, la planta del pie se hará resistente

Los pies, considerados como la base de una persona, son el contacto directo que tenemos con la Madre Tierra. Este apego a lo natural fue disminuyendo conforme los estándares sociales impusieron una demanda de la conglomeración urbana. Así, el éxito, la fama y el dinero se volvieron el centro de atención, convirtiendo a la indumentaria más costosa en la clave para llegar al cielo (y “perder los pies del suelo”). Un ejemplo evidente son los zapatos con tacones inmensos.

Ahora, con esta interrumpida cercanía a la naturaleza, las personas resienten este cambio a través de dolores o enfermedades emocionales que, en cierta medida, afectan también a su salud física. Para revertir este cambio, una solución viable es caminar o ejercitarse sin zapatos. De este modo se permite desarrollar más fuerza muscular en pies, piernas y caderas al favorecer la circulación sanguínea y la musculatura de la zona.

Además,caminar descalzo permite reajustar la posición más adecuada para el restablecimiento del equilibrio y la agilidad. En especial si se trata de una superficie natural (pasto), ya que se fomenta bienestar, relajación, entusiasmo, fuerza y equilibrio.

Conforme se acostumbre el pie a estar en contacto directo con el suelo a través del ejercicio, la planta del pie se hará resistente. Así, se podrán realizar más actividades sin la contención de zapatos, estimulando las terminaciones nerviosas encargadas de generar endorfinas (los neurotransmisores del placer y recompensa).

Fotografía principal: Suzi Duke

Más en Ecoosfera

Ocho beneficios extraordinarios de salir a caminar

Algunos beneficios de caminar descalzo en el pasto

¿Por qué caminar te hace más inteligente?

Pasear y caminar entre los árboles alivia el cansancio del cerebro y mejora la concentración

Caminar ayuda a aliviar algunos síntomas de la depresión, afirma estudio



Si necesitas consejos para “vivir mejor”, mejor observa la naturaleza

Concebir la naturaleza como un manual práctico-poético de existencia podría reducir notablemente nuestra ansiedad y ayudarnos a encontrar más respuestas de las que hoy imaginamos.

La naturaleza y los libros pertenecen a aquel que los mira. 

Ralph W. Emerson

La naturaleza, como símbolo de sabiduría, es un concepto que se ha honrado, en práctica y teoría, dentro de múltiples tradiciones y cosmogonías. Su contemplación, la de sus ritmos, sus gestos y sus esencias, ha sido propuesta por algunos de los más notables sabios de la historia como máximo proveedor, que el hombre tenga a su disposición, del verdadero conocimiento. Desde el budismo Zen y el taoísmo, hasta el credo de grupos étnicos, como los Hopi, los Raramuris o los Sioux, y pasando por innumerables tradiciones chamánicas y escuelas místicas, la naturaleza se ha venerado como un mapa impecable para guiar nuestra existencia.

¿Te imaginas tener a tu disposición, de forma gratuita, y sin requerimientos académicos o méritos socioculturales, un libro infinito en el cual pudieras sumergirte y encontrar la respuesta a absolutamente todas las interrogantes que jamás se hayan planteado? ¿Qué harías con él? ¿Lo aprovecharías? ¿Seguro? Curiosamente todos tenemos acceso a esa flor de conocimiento perenne pero, absurdamente, cada vez menos personas nos tomamos el tiempo para leerlo.

Concebir la naturaleza como un libro del cual fluye toda la información que necesitas puede hacer una diferencia determinante en la vida. Uno en donde la prosa es poesía y se sintetizan elegantemente todas las metáforas posibles. Un texto sagrado, pero que es a la vez el instructivo más práctico de todos. Una edición de bolsillo que no cabría en la más grande biblioteca. Una versión multimedia, siempre actualizada, del Aleph, de Borges. Un libro de Paulo Coelho que, en un acto de gentileza, se autodestruye cada vez que alguien intenta abrirlo. Una Biblia que cita al Corán y está escrita en sánscrito. En fin, la naturaleza como el manual de agricultura astral o el libro de cabecera del corazón, como el bestseller que no necesita vender una sola copia. Como el espejo.

landscapes nature grass 1920x1080 wallpaper_wallpaperswa.com_19

Hoy estamos inundados de protocolos y técnicas de autoayuda, con millones de libros y cientos de gurús que ofrecen, a cambio de una módica suma o una pequeña porción de dignidad, los secretos hacia una vida mejor, con miles de personas acudiendo a sesiones de coaching, y otros tantos buscando la respuesta en fármacos, fiestas o fellatios, resulta genial darnos cuenta que el instructivo está siempre ahí, a disposición de todos, gratis y reluciente, perfecto –pero preferimos embarrarnos en la frívola comodidad de una búsqueda pseudo-trascendental condenada al loop.

Más allá del romanticismo ecológico, de visceralidad contracultural, o de optimismo neo-medioambiental, lo cierto es que a lo largo de miles de años todas las culturas encontraron en la naturaleza sus más grandes respuestas. Sé que tal vez parezca cómodo, quizá hasta iluso, proponer que todas las respuestas probables están ahí inscritas, en el libro natural. Pero me temo que desde aquí no podría demostrar está hipótesis –pues eso solo puede hacerse allá afuera y no por medio de un teclado o una pantalla. Y este es finalmente el momento de enfrentar las dos preguntas que dan sentido a este texto y a su lectura ¿qué haces leyendo esta nota en lugar de estar descifrando las nubes, las hormigas, o las ramas? y ¿qué hago yo escribiéndola en lugar de platicar con un búho o contemplar una vaca?

La naturaleza es siempre coherente. Nosotros, por ahora, no.

Twitter del autor: @ParadoxeParadis 



¿La respuesta a problemas ambientales y emocionales? Reconecta con la naturaleza

La manera en que vivimos en muchas urbes, completamente aislados entre muros de cemento y practicando hábitos insustentables, no sólo es dañina para el medio ambiente, también afecta nuestra salud mental y emocional.

Dew-drops-microphotography28

Tanto la desconexión y la reconexión con la naturaleza han sido temas ampliamente tratados en este sitio. Esto se debe a que en el fondo, la idea de vivir sustentablemente nace de darle prioridad a nuestro medio ambiente, en vez de a un consumismo irresponsable.  Innegablemente, estar lejos de la naturaleza tiene efectos evidentes en nuestra salud, por ejemplo, las personas que habitan en ciudades tienden a ser más sensibles al estrés. Pero la importancia de llevar una vida sustentable, va más allá de un simple hobby, lo que deseamos es un cambio en nuestro estilo de vida: reconectar con el medio ambiente que nos rodea, nos hará más felices en todos los aspectos de nuestra vida.

Explorando lo que reconectar con la naturaleza significa, recientemente Llewellyn Vaughan-Lee de The Guardian, escribió un artículo que se enfocaba en el efecto nocivo que la crisis ambiental tiene sobre el aspecto íntimo del ser humano. En sus palabras “Si vamos a la raíz de la actual crisis ambiental encontraremos un estado de desconexión. Parecemos estar alarmantemente desconectados de una verdadera conciencia de los efectos que nuestra cultura materialista tiene sobre el ecosistema que nos sostiene”. Su punto además de valido, es irrefutable.

Si observamos nuestras actividades cotidianas nos daremos cuenta como a cambio de un poco de comodidad, algunos de los hábitos que practicamos son completamente anti natura. Ir al supermercado por ejemplo, a comprar alimentos que se cosecharon a miles de kilómetros, en otros países, que se manipularon genéticamente para verse de cierta manera o para combatir a ciertas plagas, —y luego se cubrieron con cera para verse más atractivos— es algo que hace 200 años hubiera sido considerado una locura. Y mientras que pensamos que cosechar nuestros propios alimentos es la mejor manera de ayudar al medio ambiente (y por lo tanto a nosotros mismos) por el momento no es una posibilidad para todos. ¿Entonces qué podemos hacer?

Según Vaughan-Lee, la única manera de asegurar nuestra supervivencia y la de la biodiversidad del planeta es enfocarnos en crear y apoyar un modelo económico sustentable, “tenemos que explorar maneras de crear negocios que puedan servir a la humanidad en un sentido profundo, en vez de crear una pobreza espiritual y un baldío ecológico —debemos estar más conscientes de la comida que comemos, la ropa que usamos, la energía que utilizamos no son sólo comodidades que están ahí para ser consumidas, pero parte de la tela viviente de un planeta sagrado. Sólo así podemos establecer una verdadera relación con nuestro medio ambiente.”

Aunque para muchos sea difícil de entender la idea de que somos parte de una Tierra sagrada, quizá sea más lógico  relacionarlo a la esfera mental y física en vez de la espiritual. Alejarnos un poco del ajetreo de nuestra vida diaria y pasar un rato en la naturaleza nos lleva a sentirnos mejor de manera casi inmediata. ¿Entonces por qué no hacerlo diario? ¿Por qué no desafiar al orden establecido y unirnos a la revolución verde?

También en Ecoosfera: Zonas urbanas con más árboles son también en las que menos delitos se cometen y Pasear y caminar entre los árboles alivia el cansancio del cerebro y mejora la concentración.

[The Guardian]



El mejor espacio de recreación es el que nos provee la Naturaleza

Estudios han demostrado que nuestro cuerpo y alma responden mejor cuando nos encontramos cerca de áreas verdes. Recientemente se encontró que a los niños les gustan más las zonas de juegos de madera y que asemejan escenarios naturales.

Aunque el homo sapiens salga de la Naturaleza, la Naturaleza no ha salido del interior del homo sapiens. Por algo se ha demostrado que nuestro cuerpo y alma responden mejor cuando nos encontramos cerca de áreas verdes.

Estudios han probado que la sola presencia de árboles y pasto reduce la agresión y violencia reportadas. También otro estudio encontró que las personas sometidas a pruebas estresantes, se recuperaban más rápido y de forma más completa cuando se les exponía después a ambientes natrales.

Ahora, un nuevo estudio de la Universidad de Tennessee examinó la influencia de las zonas de juego en la actitud y comportamiento de los niños. Por un lado las que son artificiales, construidas con metal y plástico, y por otro lado, los de estructuras de madera, rodeados de jardines y de otras características naturales.

Se encontró que a los niños les gustan más los patios naturales, crean una relación más cercana con ellos, los frecuentan casi el doble de tiempo y además realizan actividades más activas.

Esta podría ser una medida que contribuyera a la epidemia de obesidad y sedentarismo. Al menos eso afirma Dawn Coe, profesor en el Departamento de kinesiología de la Universidad de Tennessee: “Los patios y jardines naturales parecen ser una alternativa viable a las zonas de juegos tradicionales”. Además, es una buena forma de acercar a los niños a la Naturaleza y a que tengan una mayor interacción con ella.

[Co.EXIST]


Observatorio

Seguimiento a los asuntos ambientales y de ecología más urgentes de México.

Biblioteca Ecoosfera

Una compilación de lecturas (libros, ensayos, etc) disponibles en PDF sobre temas como sustentabilidad, medioambiente y salud.

Ir a Biblioteca